* Entrevista a MARTA MERCADÉ mujer, profesora y madre. “La aceptación familiar y el apoyo social son fundamentales para las personas afectadas por una enfermedad mental.”

15 10 2010

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.

MARTA MERCADÉ ISANT:

El hecho de tener una enfermedad y convivir con la sensación de que la has de esconder porque la gente no lo puede entender hace que la angustia se duplique porque, además de tener la enfermedad, has de poner energía en evitar que los demás se enteren.

Hemos de ser capaces de aceptar que hay personas afectadas por enfermedades mentales, muchas más de lo que pensamos. Son personas que conviven con nosotros y que probablemente tenemos muy cerca, pero a las que no podremos ayudar mientras nuestra sociedad las siga negando.


Me llamo Marta Mercadé,  soy profesora de inglés y alemán en un instituto de secundaria. Estudié filología inglesa y después me reenganché y estudié filología alemana.  Posteriormente realicé un máster en didáctica de la enseñanza del alemán. Hace dos años aprobé las oposiciones a catedrática, tengo la cátedra de secundaria.

Soy madre de un niño de 12 años, Nil, y de una niña de 8, Elsa. Y soy viuda.

Me quedé viuda hace 5 años, cuando Elsa todavía no tenía 3 años y Nil tenía 7.

Mi marido estaba enfermo, sufría depresiones, y finalmente… se suicidó. El pasado mes de mayo se cumplieron 5 años.


  • ¿DESDE CUÁNDO SUFRÍA TU MARIDO EPISODIOS DE TRISTEZA?

Cuando  nos conocimos él ya estaba enfermo, lo que pasa es que tantos años atrás, yo evidentemente era muy joven, no sabía qué era una depresión ni las consecuencias que podía llegar a tener

Sí que sabía que tenía una depresión, pero con 20 años te imaginas que encontrando un buen médico, con un poco de medicación y con tu amor, será suficiente para tirar adelante.

Es más, una vez siendo novios, Joan me dijo que quería que dejáramos la relación, yo no lo entendía porque estábamos bien como pareja. Joan me dijo que sabía que esto que le pasaba le pasaría siempre y no quería arrastrarme con ese problema, con esa enfermedad.

Yo le contesté que en todo caso, la decisión de si quería continuar a su lado o no sabiendo esto era mía. Y decidí que quería seguir con él.

  • ¿EL DIAGNÓSTICO ERA DEPRESIÓN?

Sufría depresiones pero no sé si estaba bien diagnosticado. Un poco de ansiedad, un poco de estrés, pero el tipo de depresiones que tenía yo creo que ya eran endógenas.

Tan pronto estaba bien como, sin ningún motivo aparente, se empezaba a hundir en si mismo, le invadía aquel sentimiento de inferioridad de “yo no sirvo para nada, esto no lo sé hacer, no tengo amigos”,… todo negativo.

Después poco a poco se iba recuperando, volvía a estar bien. Había más temporadas buenas que malas al principio, luego con los años eso fue cambiando y llegó un momento en que estaba dos meses bien y tres mal, hasta que al final se enlazaban los meses de estar mal.

  • ¿QUÉ CREES QUE PROPICIÓ EL EMPEORAMIENTO?

Yo pienso que el primer motivo fue que él nunca fue plenamente consciente del alcance de su enfermedad, consciente quizás sí, pero no lo aceptaba.

Cuando se encontraba un poco bien anulaba algunas visitas,, renunciaba a la ayuda profesional, dejaba de tomar bien la medicación sin consultarlo con el médico. Nunca hizo del todo bien ningún tratamiento, cuando se encontraba un poco mejor…, lo dejaba.

Creo que este fue uno de los principales problemas que lo llevó a no aceptar lo que pasaba y tomarse en serio que tenía que ponerse en manos de un buen profesional, y finalmente al suicidio.

Otra de las cosas fue evidentemente el tipo de enfermedad que era. Yo creo que si hubiera sido no sé, un cáncer de estómago, cuesta decir la palabra cáncer, pero decir que tienes una depresión y que tienes que ir al médico o al psicólogo,… intentábamos esconderlo tanto como podíamos porque él no quería que lo hablara con nadie, excepto con mis padres.

Más tarde ya entendió que yo tenía necesidad de poder hablar o de compartir mi angustia con la familia o amigos más íntimos. Pero él siempre intentó esconderlo, tenía amigos que no sabían que tenía depresiones.

El hecho de tener una enfermedad y convivir con  la sensación de que la has de esconder porque la gente no lo puede entender hace que la angustia se duplique porque ,además de tener la enfermedad, has de poner energía en evitar que los demás se enteren.

  • ¿HUBO ALGÚN PUNTO DE INFLEXIÓN A LO LARGO DE SU PROCESO?

Recuerdo que cuando nació la niña, Joan tuvo un periodo de euforia que no le había conocido hasta entonces. Deseaba aprender a volar y comprarse una avioneta. Después de aquel difícil verano vino el bajón en picado, pasó un otoño horroroso. Y me di cuenta de que estaba empeorando. Nunca lo había visto así, pasando de la euforia a la depresión extrema.

Empecé a leer libros sobre depresión, trastorno bipolar, etc. y a plantearle la búsqueda de otra opinión más, ir a otro psiquiatra para descartar un trastorno bipolar,  pero él negaba la fase de euforia.

No paré hasta que los visitó un psiquiatra que nos habían recomendado, el jefe de psiquiatría del Hospital Valle Hebrón en aquel momento. Pienso que quizás es un buen psiquiatra pero con Joan no comenzó bien porque fue demasiado duro en su primera intervención diciéndole “está en tus manos que te quieras curar o no”.

Le hizo análisis y pruebas y le dijo que tenía una descompensación química  además del carácter introspectivo. Le recetó un inyectable diario y en 15 días ¡noté un cambio!  La medicación que le recetó le iba bien, estaba mucho mejor.

Pero Joan anuló la siguiente visita, ponía excusas para no ir…

Fue una pena. Aquel psiquiatra no estableció una relación terapéutica con Joan, le presionó demasiado en la primera visita y él ya no quiso volver.

Lo vi después, porque cuando mi marido murió necesité informes médicos para realizar los trámites legales y aquél psiquiatra no quiso hacerme ningún informe. Yo le dije que no necesitaba una etiqueta diagnóstica concreta, sólo que había visitado a mi marido y que estaba en tratamiento con él. No me lo quiso hacer, no se quiso implicar .

No pongo en duda sus conocimientos como médico psiquiatra, pero como persona me defraudó. Fue una situación muy desagradable.

  • ¿QUÉ OCURRIÓ DESPUÉS DE ESE EPISODIO DE EUFORIA-TRISTEZA EXTREMA?

Joan siempre había trabajado en la empresa familiar de género de punto, pero estaba cansado de eso.

Es cierto que era pesimista de base pero, con visión de futuro, ya vio que China perjudicaría a la industria téxtil como ha pasado y está pasando. Vio que no había futuro.

Estaba cansado de trabajar en la empresa y quería hacer lo que toda la vida había querido hacer: conducir camiones.

Yo fui la primera que me opuse. Entendía que necesitara un cambio de trabajo pero me parecía que trabajar de camionero no era la actividad que más le convenía. Le decía que él estaba acostumbrado a la flexibilidad de horarios, comía en casa, hacia una pequeña siesta, y de eso a pasar a conducir 8 horas diarias, dormir en las cabinas, … No estaba acostumbrado a eso, y con la enfermedad que él tenía y la medicación que tomaba consideraba que no podía hacer ese trabajo. Conduciendo de noche podía ser un peligro para los demás.

Y él no quería ver nada, contra- argumentaba continuamente. Al final, como no podía seguir discutiendo con él todo el día, le apoyé.

  • ¿SIGUIÓ ADELANTE CON SU PROYECTO?

Si y con éxito. Aunque prepararse para aprobar los carnets de camión no es fácil precisamente, los aprobó todos. Estuvo mucho tiempo estudiando y trabajando. Hacía las dos cosas, con la familia en contra, prácticamente a escondidas, se pasaba las noches estudiando y finalmente trabajó como camionero.

Cuando se  suicidó llevaba un año, año y medio aproximadamente trabajando en una empresa y contento.

Yo creo que este fue el último intento que él hizo para superar su depresión. En teoría ya tenía lo que todo el mundo considera necesario para ser feliz: “tengo una familia, tengo unos hijos preciosos, no tengo problemas económicos, tengo un trabajo que hasta ahora me ha gustado, lo tengo todo, pero aun así, no estoy bien”.

Supongo que al ver que  contra todo pronóstico lo había conseguido pero aún así, le volvía a pasar lo mismo,… al llegar la primavera debió pensar, ¡pues a la porra, no puedo más!

Aunque él no me lo contó jamás, yo  imagino que debió ser así.

  • ¿DEJÓ ALGÚN MENSAJE PARA VOSOTROS?

Me dejó una carta, si. Yo evidentemente no noté nada. A veces piensas, ¿pero cómo puede ser que no notara nada?

Lo preparó con días de antelación. Dejó una única carta de despedida. A  mí me dedicó la mayor parte de la carta, hablaba de los niños también, era una de las mejores cosas que le habían pasado pero que aún así no le habían dado suficiente fuerza. Decía que estaba cansado de la inseguridad que llevaba arrastrando durante tantos años y de siempre tener que disimular delante de la gente. Veía que no era como los demás, era luchar una vez y otra y no acabar de superarlo. Ya estaba  cansado de luchar contra lo mismo…

  • QUÉ DURO…

Si, es cierto. Leías la carta y veías un sentimiento de inferioridad y una autoestima bajísima que impactaba. Me decía que sobretodo no me sintiera culpable, que yo había hecho todo lo que podía y más! y que sencillamente nadie podía hacer nada más, que se había acabado.

Yo pienso que tuvo mucho coraje, cuando la gente me decía: “¡qué egoísta, con todo lo que te ha hecho pasar!”

¡¿Qué egoísta?! para mí no era egoismo sinó una última salida. Estaba enfermo. Además la carta  no era una nota improvisada sinó una revisión cronológica de vida, empezaba por sus padres, después por mí, los niños y acababa conmigo diciéndome que sabía que yo pasaría una temporada muy difícil pero que él sabía que era fuerte y que saldría adelante y que sólo esperaba que algún día encontrara a alguien que pudiera hacer de padre a nuestros hijos.

El mensaje era este. La carta era muy dura porque reflejaba una decisión pensada, meditada.

Yo de hecho Elena, al encontrar la carta ya lo pensé, sabiendo lo perfeccionista y meticuloso que era, y que cuando quería hacer algo lo conseguía… pensé, no habrá sido un intento,  no. Lo ha hecho y así fue.

  • ¿HUBO ALGÚN INTENTO CON ANTERIORIDAD?

No, nunca. Él se suicidó en mayo, pero el noviembre anterior un amigo nuestro tuvo un infarto y estuvo muchos días enfermo. Y un día estábamos cenando, como si lo viera ahora, una tortilla con bacon y una ensalada, y yo le comentaba:

“Ostras, que mala suerte ha tenido Albert” y él contestó:

“si que es mala suerte, si, porque tantas ganas de vivir que tiene Alberto y que le pase a él esto. Esto me tendría que pasar a  mí, y así acabar de una vez con todo”. Joan continuó cenando como si nada, yo creo que no fue ni consciente de lo que dijo.

Yo no me pude ni acabar la dichosa tortilla, que me quedé atónita “¿Pero que me está diciendo? ¿Qué ojalá se muriera?”

Aquella noche cuando nos fuimos a la cama yo no podía dormir, en cuanto noté que él respiraba profundamente, me levanté, subí a la buhardilla y lloré toda la noche de angustia porque capté la profundidad de lo que había dicho, él quería morirse.

  • ¿CÓMO AFECTÓ A TUS HIJOS?

Elsa ni se dio cuenta, todavía no tenía 3 años. Hasta al cabo de 15 días no se lo dijimos porque estaba acostumbrada a los horarios de su padre con el camión,  a veces pasaba una semana sin ver a los niños.

Nil pobrecito estaba desesperado, con 7 años se enteró perfectamente de todo. Yo enseguida hablé con la psicóloga de la escuela, le expliqué lo que había pasado y le pedí consejo sobre qué debía hacer con los niños.

Me dijo  que con 7 años Nil no entendería nada, y finalmente decidimos decirle que había sido un accidente, sin entrar en detalles,  sin decir nada más.

Ha sido un accidente, no especificando con el camión, sólo un accidente. Intenté no engrosar demasiado la mentira pensando en el día que tuviera que deconstruirla.

A pesar de lo que le dijimos y de tener sólo 7 años él veía que algo no cuadraba, y me preguntaba:

“¿Cómo es que papá ha tenido un accidente si él no bebe nunca? ¿Le ha deslumbrado algún coche? Además papá siempre conduce despacio. Hacía comentarios y preguntaba ¿Cómo ha ocurrido? Y le contestaba que no lo sabía.

Nil le decía a mi madre  que cuando fuera mayor sería mosso d’esquadra para que le explicasen que le había ocurrido a su padre, “porque como vosotros no me lo queréis contar …”

  • TU DESEO ERA LLEGAR A EXPLICARLE LO OCURRIDO ¿VERDAD?

Si,  siempre.

Yo pensaba que a lo mejor Nil  intuía lo que había pasado, pero no. Y el verano de 2009 se lo expliqué, me armé de valor y se lo expliqué.

Ya hacía tiempo que tenía esta preocupación: “que no se lo digan, que nadie se lo explique antes que yo. Que le pueda explicar yo la verdad. Soy yo quien se lo tiene que decir, no la gente de la calle.”

Fue  a raíz de un incidente con otro niño durante un recreo en el que discutieron: < ha sido gol, no ha sido gol> cosas de niños, y el compañero le dijo: “Pues tú te mereces que se te haya muerto tu padre”. Y esto ocurrió en dos ocasiones, y piensas: “pues este niño, lo mismo que le ha dicho esto, le puede decir, que se merece que su padre se haya suicidado. Y me lo destrozarán.”

No sabía cuál sería el mejor momento, pero me asesoré con amigos psicólogos y con mi psicóloga y me aconsejaron que fuera antes de que llegara a la adolescencia porque no sabemos cómo será su adolescencia, si será de esas turbulentas o la pasará tranquila.

Entonces pensé que si lo tenía que hacer antes, mejor hacerlo entre quinto y sexto porque el niño aún está en una escuela pequeña, tiene a sus amigos de toda la vida, está en un entorno conocido y seguro.

  • ¿CÓMO LO AFRONTÓ NIL?

En verano de 2009 se lo expliqué y ni lo sabía ni lo intuía. Se quedó perplejo, no se lo podía creer, empezó a llorar, a llorar, él ya sabía lo que significa la palabra suicidio.

Empecé explicándole que su padre estaba enfermo. Nil me preguntaba si tenía dolor de barriga, o en una pierna, y yo le contestaba que tenía una enfermedad mental, esas que están en la cabeza y no se ven.

“¿Entonces si no se ven como se sabe?” Y se lo fui explicando, quería que él mismo llegara a la conclusión de que se mató, pero no fue así, tuve que decírselo yo.  Él me preguntaba cómo había sucedido pensando en que hubiera sido un accidente, que quizá se  había quedado dormido conduciendo…

Pero tuve que decirle que no, que lo hizo expresamente, se quitó la vida.

Entonces quiso saber detalles de dónde y cómo lo  había hecho y su primera reacción fue buscar un culpable:

“¿Y cómo es que aquella mañana tú no lo oíste?” “¿Qué no te pusiste el despertador”?” Y seguía insistiendo como diciéndome “tú tendrías que haberlo oído, tú tendrías que haberlo visto”.

Supongo que es normal, necesitaba encontrar un motivo, una respuesta del tipo: se habría podido evitar…

Después  me preguntó  si algún miembro más de la  familia había tenido depresión alguna vez y mi actitud fue tranquilizarlo, sin faltar a la verdad.

“¿Y a ti, también te podría pasar?” “A mi no me ha pasado nunca, pero si podría ser que mamá tuviera una depresión pero bueno, se va al médico, etc..” intenté calmarlo un poco.

Estuvo un día o dos mal, haciendo preguntas…, no las típicas preguntas que  yo me esperaba sino cosas.. que yo pensaba “¿y esto que tiene que ver?”  preguntaba cosas respecto a su padre que no se relacionaban ni con la muerte, ni con la enfermedad. Por ejemplo, un día me preguntó que si yo hubiera sabido que su padre se mataría, si me hubiera casado igual! Me lo dijo este verano, no tenía ni doce años. Le dije que yo quería a su padre, y que cuando me casé sabía que estaba enfermo, y lo hice a pesar de todo. Pero pensé: “¡vaya pregunta!”

  • ¡QUÉ TAREA TAN DÍFICIL PARA UNA MADRE…!

Si, seguía preguntándome si a mí me pasaría, y yo aprovechaba esas ocasiones para transmitirle el mensaje que considero primordial: que cuando algo nos angustia es bueno hablarlo con los padres, con los hermanos, los amigos, las personas que nos quieren. Hay que saber pedir ayuda, guardarlo dentro nos perjudica.

Intenté que el camino quedara abierto, que siempre que quisiera hablar, me preguntase y yo le contestaría, siempre podremos hablar. Le dije, “sabes que voy a una psicóloga cuando lo necesito y como también es psicóloga infantil, nos ha ofrecido su ayuda si la necesitas, no porque te pase nada en especial, sino para poder desahogarte, si quieres…

Después de dos o tres días de pasarlo mal no quiso hablar nunca más. Un día en una salida con las bicicletas le dije tranquilamente que si quería saber algo más de su padre me lo podía preguntar abiertamente. Y me contestó algo sobre la rueda trasera de mi bicicleta, como diciendo, no quiero hablar del tema.

  • ¿CÓMO LO LLEVA AHORA?

Ahora por lo menos lo sabe, no lo ha procesado, lo tiene aparcado en un lugar donde no le hace daño, en espera. Saldrá cuando tenga que salir.

A pesar de la angustia que suponía para mí pensar que no se enterara por otra persona, que no se lo explicaran mal. No se lo conté para liberarme de ese peso, sino porque creo que tiene derecho a saber como murió su padre, poderlo hablar y compartir. Cuando llegue el momento oportuno también se lo explicaré a Elsa y tal vez Nil podrá ayudarme a hacerlo. Estoy segura de que será un gran apoyo para su hermana.

  • NACER Y VIVIR EN UN PUEBLO PEQUEÑO ¿CONDICIONÓ LA VIDA DE JOAN, INFLUYÓ EN EL CURSO DE SU ENFERMEDAD?

Joan  me lo decía: “Hasta que no he sido adulto no me he dado cuenta de lo que me pasaba, ahora lo veo, mirando hacia atrás.Cuando tenía doce años ya tenía depresiones, porque estaba en casa y estaba deseando irme al internado, estaba en el internado y estaba deseando volver a casa, esta especie de ansiedad de no sentirme bien en ninguna parte, una continua angustia interior.En aquél momento no sabía lo que era, era un niño de 12 años, pero ahora sé que yo ya no estaba bien.Pero en aquel momento no se le daba la importancia que tenía, se pensaba que eran problemas con los estudios, …”

Joan y su familia eran de un pueblo pequeño. Estas enfermedades no se aceptan bien en ningún lugar, pero en un pueblo pequeño, todavía menos. La ignorancia, la negación, los tabúes y el estigma social pesan más.

  • ¿ES POR ESTE MOTIVO QUE DESEAS COMPARTIR TU VIVENCIA, PARA ROMPER CON LA ESTIGMATIZACIÓN SOCIAL DE LA ENFERMEDAD MENTAL?

Si, así es. Cuando vi el anuncio del programa que realizó Tv3 en diciembre de 2008 sobre las enfermedades mentales sentí un impulso, un instinto, llamé y ofrecí mi testimonio. Tomaron los datos y al cabo de 1 semana me llamó Mónica Huguet para entrevistarme. Estaba interesada en mi testimonio sobre suicidio, me invitó a escoger un lugar en el que yo me sintiera cómoda para realizar la entrevista y escogí  la playa donde Joan y yo íbamos siempre; es un lugar que me conecta con él.

Le expliqué a Nil mi colaboración en el programa para que supiera que aunque no es fácil hablar de lo que ocurrió, mi testimonio podía ayudar a otras personas. A pesar de que cada vez que hablas de lo sucedido todo se remueve,  pienso que hacerlo ayuda a llamar a las cosas por su nombre y a aceptarlo.

Por eso también aprovecho la oportunidad de participar en tu blog,  donde he podido explicar ampliamente mi experiencia con la esperanza de que ayude a otras personas.

  • ADMIRO TU CORAJE, NO TENGO PALABRAS…

Mira Elena, el pasado mes de mayo hizo 5 años, antes yo no hubiera podía hablar de todo esto, sólo recordarlo ya me ponía a llorar. Y ahora hay momentos en que todavía lloro, pienso en él, veo alguna foto o escucho alguna canción que me lo recuerda y lloro pensando “¿cómo no pediste ayuda?”

Hay momentos especialmente difíciles por ejemplo en los cumpleaños de mis hijos,  ellos están muy contentos, pero yo me paso el día llorando recordando cuando estábamos en el hospital, con la alegría inmensa de sentir que empieza una nueva vida, tenemos un hijo sano. En esos momentos sí que pienso….también a final de curso en los festivales de la escuela, pienso lo orgulloso que estaría Joan de sus hijos.

O cuando hay algún problema, claro que tengo a mis padres, mucho apoyo de amigos que me quieren, pero pienso que siempre me toca a mí, estoy sola, la que está delante recibiendo los golpes soy yo, y piensas, ¡Joan! …. A veces hablo con él: “no sé dónde estás pero estoy segura de que me ves, de que me oyes, de que ves a los niños y sabes que están bien”.

Joan  me decía en la carta que sabía que soy fuerte y que saldría adelante con los niños, y a veces le dijo: “mira chico, hago lo que puedo, estoy sola y hago lo que puedo” y le hablo como si lo tuviera delante.

Ahora te reirás, un día me levanté y al abrir el grifo no había agua. Joan me había enseñado mil veces como solucionarlo si me pasaba, un cambio de grifos complicadísimo que me había enseñado mil veces, y no me había fijado nunca, y aquél día por la mañana estaba enfadadísima porque no recordaba cómo hacerlo! Es una tontería, pero me acuerdo también en momentos así.

Lo peor es cuando pienso lo que se ha perdido con los niños, porque creo que podríamos haber encontrado una solución, podríamos haber seguido luchando juntos.

  • ¿QUIÉN FUE TU APOYO DURANTE LOS AÑOS DE CONVIVENCIA CON JOAN?

Mis padres, siempre.

Algunas veces también nos discutíamos con Joan: cuando dejaba de acudir a las visitas, o tomaba mal la medicación, o dejaba la psicoterapia. No llegó a  hacer nunca una terapia psicológica continuada que le ayudara a llegar al fondo del problema. Yo ya no podía luchar más, le decía que no podía ir todo el día detrás vigilando si se había tomado o no la medicación. Tengo dos hijos pequeños a quienes también tengo que cuidar.

Entonces iba a ver a mis padres llorando, necesitaba desahogarme y mi madre siempre me decía que tuviera paciencia, es una buena persona, el padre de tus hijos y yo le decía: “ si  mama, la historia de siempre, buena persona,  buen marido, padre de mis hijos, ¡pero es que ya no puedo más!”

Y sé que cuando yo acababa las fuerzas y la paciencia mi madre y mi padre siempre me recordaban que Joan estaba enfermo, y lo mucho que nos quería. Joan a veces se sinceraba con mis padres y les hablaba de su enfermedad, con ellos se sentía cómodo y comprendido.

Siempre me han ayudado mis padres y los amigos, tengo la suerte de tener buenos amigos.

  • ¿CÓMO FUE TU PROCESO DE DUELO?

El primer medio año no tenía ni tiempo ni ganas de ir a la psicóloga porque sólo pensaba en sacar a mis hijos adelante y en continuar con mi vida y pensaba, ya me saldrá el disgusto más adelante.

Además fue un tiempo en el que la gente no entendía lo que había pasado. Recuerdo que vino un amigo a casa y recriminaba, ¡cómo te ha podido hacer esto! Y yo le dije: “ a mí no me ha hecho nada, estaba enfermo, se lo ha hecho a él”. Su amigo no lo entendía…

Tuve que luchar además contra la incomprensión de algunas personas. Una de las cosas que a mí me tranquilizaba era saber que él ya no sufría más y esto me ayudaba a mí a seguir adelante. Y llegó un momento  en que me dije: ” lo mismo que él ya ha dejado de sufrir,  también ha llegado el momento de que los que estamos aquí dejemos de llorar y sufrir, y nos pongamos las pilas para salir adelante. No sólo por mi hija y por mi hijo, que son la prioridad evidentemente, también por mí.

Pasé el primer medio año mal, evidentemente, pero el bajón fuerte no llegó hasta  los ocho-nueve meses después de su muerte aproximadamente. Entonces fui a la psicóloga 2 años seguidos, después lo dejé una temporada. Y ahora hace 1 año que vuelvo a ir, no por el proceso de duelo que ya está superado afortunadamente, sino porque me ayuda en algunos aspectos respecto a mis hijos, como por ejemplo cuando tuve que prepararme para explicárselo a Nil.

  • Y ACTUALMENTE ¿CÓMO ES TU DÍA A DÍA?

Yo diría que no tengo grandes planes de futuro, cuando ocurrió esto pensé que todo aquello de: “el día de mañana, el rinconcito que hay que guardar para el día de mañana”…

A mí el día de mañana me ha cambiado tan drásticamente, que no quiero hacer grandes planes a largo plazo. Vivo y disfruto el presente con las mismas responsabilidades y compromiso de siempre, concentrada en sacar a mis hijos adelante e intentar educarlos lo mejor que pueda a pesar de estar sola. Ver que mis hijos están bien es lo que más me ayuda.

En cuanto a mi trabajo, disfruto con lo que hago. Hace un par de cursos por ejemplo, tuve un grupo de 9 niños, sólo 9, pero era un grupo durísimo. Creía que podría llevar a un grupo de sólo 9 niños pero cuando acabó el curso pensé: “admítelo, no has podido!”. Conseguí muy poco, pero yo ya tenía clarísimo que no haría clase de inglés con aquellos niños. ¿Inglés? Ni inglés, ni catalán ni castellano! A esos niños sencillamente había que escucharlos porque cuando te contaban lo que habían hecho el fin de semana o algo que pasaba en su casa,…eran historias durísimas.

Me gusta mi trabajo. Estar todo el día con niños y gente joven te mantiene en la dinámica de estar activa y al día.

  • ¿QUÉ MENSAJE TE GUSTARÍA TRANSMITIR A LA SOCIEDAD?

Que hemos de ser capaces de aceptar que hay personas afectadas por enfermedades,  muchas más de lo que pensamos. Son personas que conviven con nosotros y que probablemente tenemos muy cerca, pero a las que no podremos ayudar mientras nuestra sociedad las siga negando.

Si las personas pudieran hablarlo abiertamente les ayudaría mucho. Es imprescindible  poder compartirlo y que no continúe siendo un tabú ni un estigma social.

Las personas que necesitan ayuda de un psiquiatra  no están locas, están enfermas.

  • MÁS ALLÁ DE LA ENFERMEDAD… ¿QUIÉN ERA JOAN EN ESENCIA?

Era una persona extraordinaria, una persona muy honesta, muy cariñoso. Él me aportó muchísimo, su generosidad. Era una persona afable, que no tenía nunca un no para nadie. Creo que en esencia, Joan era una muy buena persona.

<De tots els Colors>: La sonrisa de Marta  refleja a la mujer que yo conozco: fuerte, abierta, franca, y acogedora. Contagia energía, vitalidad y su presencia transmite la solidez y  entereza que se vislumbra a través de sus palabras.

Querida Marta,  agradezco de corazón tu valentía, coraje y generosidad; tu testimonio toca el alma . Espero que tu deseo sincero y comprometido de  hacer visible la realidad de la enfermedad mental y de ayudar a los demás, se vea cumplido.





* Entrevista a CRISTINA FRANCISCO, Enfermera: “Soy así porque soy enfermera, soy enfermera porque soy así”.

21 06 2010

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


CRISTINA FRANCISCO DEL REY:

- EN ENFERMERÍA URGE delimitar de una vez por todas el objeto de estudio de la disciplina y de interés de la profesión, que no es otro que los cuidados de salud de las personas y los grupos. Y sobre esta base investigar, construir explicaciones para fundamentar y enriquecer la práctica cuidadora, desde todos los ámbitos. Es lo que haría visible nuestra aportación a la salud y bienestar de los beneficiarios de los cuidados enfermeros.

- UN SISTEMA DE SALUD TIENE QUE GARANTIZAR LA ACCESIBILIDAD Y  EQUIDAD A TODA LA POBLACIÓN, A TODA. Y por supuesto respetar las decisiones de cada persona considerándola como sujeto activo de su proceso.


Me llamo Cristina Francisco, soy enfermera desde el año 1970. Ejercí en la clínica en diferentes hospitales de Madrid y Guadalajara, la mayor parte del tiempo en unidades de cuidados intensivos. Cuando yo comencé a trabajar como enfermera coincidió con la apertura de las primeras unidades de estas características y me supuso un reto muy estimulante, aprendimos todos juntos (enfermeras y médicos), recuerdo esta época como muy positiva en mi vida laboral.

He desempeñado diferentes puestos de gestión, como supervisora de unidad y como supervisora de área.

Posteriormente pasé a ocuparme de la planificación y desarrollo de la formación continuada en el hospital de Guadalajara. Más tarde me incorporo como profesora en la Escuela de Enfermería de esta misma ciudad.

Después vuelvo a Madrid como responsable de la unidad de Formación, Calidad e Investigación en el hospital Ramón y Cajal y otro periodo como supervisora en la unidad de pediatría de este mismo hospital.

Desde el año 1993 ejerzo como profesora en el Departamento de Enfermería de la Universidad de Alcalá.

Esto es a grandes rasgos mi vida profesional, de la que tengo la sensación de haber disfrutado mucho, he conocido a colegas muy interesantes, a gente con grandes valores, me quedan amistades de todos los lugares por los que he pasado y recuerdos muy gratos de mucha de la gente que he cuidado.


  • ¿QUIÉN ES CRISTINA FRANCISCO EN ESENCIA?

Pues soy una señora mayor, a punto de cumplir 60 años y ¿qué soy en esencia?, pues una profesora en los estudios de enfermería que trato de hacerlo lo mejor que puedo, de estar cerca de las estudiantes y los estudiantes, aunque a veces pienso que la diferencia de edad, que cada año es mayor por mi parte, es un impedimento… porque ellas y ellos siempre tienen la misma edad.

Y, en esencia, soy también madre, una madre que se siente muy orgullosa de sus hijos, soy una persona muy familiar, quiero mucho a mi familia más íntima, y muy amiga de mis amigas y de mis amigos.

Después de lo vivido, lo bueno, lo menos bueno y lo malo… me gusta la vida, comer, ir al cine, pasear, charlar, mirar fotografías, leer una novela, ver amanecer cada día y trabajar… en fin, las cosas cotidianas que están a nuestro alrededor y que después de cada palo, valoro más.


  • “¿ERES ASÍ PORQUE ERES ENFERMERA, O ERES ENFERMERA PORQUE ERES ASÍ?”

No se lo que es antes, esto me preguntaba mi hija María cuando tenia once o doce años, y no se cuando me he hecho como soy. Yo iba a ser maestra, que era lo único que se podía estudiar en la ciudad en la que vivía (Guadalajara), pero casualmente, cuando iba a empezar comenzaron los estudios de Enfermería (ATS, por entonces) y decidí estudiar enfermería (aunque nos llamábamos ATS, yo siempre me identifiqué más con el nombre de enfermera, no se porqué). La decisión fue porque como enfermera podía ir a trabajar a Madrid, y como maestra hubiese tenido que hacerlo en un pueblo. Entonces, para mi, Madrid representaba el no va más de lo cosmopolita.

Aunque pienso que la práctica de la enfermería, las enfermeras con las que he compartido el trabajo y las personas a las que he cuidado, son quienes me han ido haciendo como soy, sobre todo me han ayudado a desarrollar la parte más empática de mí, que era precisamente a lo que se refería mi hija cuando me lo preguntó, al verme actuar con una persona mayor a la que le atropelló un coche en la calle.


  • ¿QUÉ DESTACARÍAS DE TU TRAYECTORIA PROFESIONAL?

Como comentaba anteriormente, empecé ejerciendo en la clínica. Trabajando en la UCI del hospital Ramón y Cajal, a mediados de los años 1970, coincidiendo con el cambio del plan de estudios, el curso de nivelación, y a nivel más general con los “cambios sociales y políticos”, conocí a una de las enfermeras que más influido en mi evolución, Lucía Mazarrasa, esta enfermera que era responsable de la formación continuada en la hospital, me abrió el campo de la enfermería como disciplina. En esta época, y apoyada en lo que nos transmitía Lucia y los nuevos estudios, hice mis primeros trabajos y participación en Congresos, era un momento en que estas iniciativas contaban con el apoyo de los organismos y las instrucciones profesionales.

A partir de ese momento he compartido periodos con dedicación a la clínica y a la docencia, y también de una manera permanente a mi propia formación, reglada y no reglada, desarrollando una actividad científica e investigadora que finalmente concluye con mi doctorado.

Aunque, al hablar de mi trayectoria profesional, una conclusión que me gustaría destacar es que he disfrutado mucho con el ejercicio de la enfermería en sus diferentes ámbitos, no puedo saber como hubiese hecho otra cosa que no fuese la enfermería, pero lo que es cierto es que haciéndola he experimentado muchas satisfacciones.

Esta es una reflexión que frecuentemente hago con las estudiantes, les digo que pueden ser diversas las razones que les hagan haber llevado a estudiar y más tarde a ejercer la enfermería, pero que tengan la seguridad de que si se comprometen con un ejercicio profesional responsable serán muy felices.


  • ¿QUÉ APRENDISTE DE TU ETAPA COMO ENFERMERA ASISTENCIAL?

Muchas cosas, y de todas las personas que coinciden en los diferentes momentos de los cuidados. De las colegas he aprendido y aprendo constantemente. Recuerdo a un compañero que hablaba con las personas que estaban en coma, más tarde entendí que había explicaciones teóricas que fundamentaban esta manera de proceder. A otras compañeras que eran muy minuciosas con el cuidado de las necesidades básicas y las técnicas de los enfermos que cuidaban, a quienes se relacionaban muy bien con los enfermos y con el equipo, estas formas de hacer las fui incorporando a mi manera de hacer. Actualmente cuando me acerco a la clínica para el seguimiento de las estudiantes en sus prácticas observo actitudes similares.

De los enfermos también se aprende, recuerdo a personas que las guardo en mi memoria como modelos para cuando yo esté enferma. Igual que me hubiese gustado ser tan exquisita como Pilar Moreno con la higiene de mis pacientes, me gustaría llevar la enfermedad con tanta dignidad como lo hicieron Marcos, Elena o Teresa.

Un ejercicio de repaso a mi vida. Fue como coger una maraña muy liada y empezar a tirar de un cabo para ir haciendo un ovillo ordenado.

Viví momentos mágicos, porque un recuerdo me llevaba a otro, y este a otro, así comenzaron a cobrar cuerpo personas y situaciones de los diferentes momentos y cada vez eran más nítidas.

Aunque lo que ocurre con el recuerdo de las vivencias es que unas son positivas y me producían un buen estado de ánimo, me ponían contenta, pero también se materializaban recuerdos negativos y el efecto era el contrario. Mientras escribía hubo momentos en los que me descubría con una sonrisa y otros en los que llegaba a llorar.

  • ¿QUÉ TE APORTA LA DOCENCIA?

Me considero una privilegiada por dedicarme a esta área del ejercicio profesional. Me pagan por leer, estudiar, explicar e investigar y sobre todo por acompañar a jóvenes para que aprendan a ser enfermeras.

Aunque la dedicación a la docencia tiene una doble vivencia, por una parte, está el que no existen límites, se los pone cada uno, siempre se puede estudiar más, investigar más, preparar más y mejor las actividades con las estudiantes, compartir más con los colegas, hacerlo mejor…, la otra parte es que el poderlo haber hecho mejor frustra cuando no se hace tan bien como se hubiese deseado.

Las estudiantes aportan muchas satisfacciones, les ves como crecen en conocimientos y actitudes, y sobre todo cuando vuelven como profesionales, después de un tiempo tituladas, y valoran positivamente su paso por la escuela.


  • ¿QUÉ CUALIDADES, VALORES, COMPETENCIAS CONSIDERAS IMPRESCINDIBLES EN ENFERMERÍA?

La competencia profesional. La identificación de los cuidados humanos como la razón de ser de la enfermería y que se fundamente todo lo relacionado con ellos en los conocimientos que les den significado y por supuesto que se satisfagan de manera sistemática.

Claro que para ello es necesario establecer una buena relación de ayuda y amparar todas las acciones en principios éticos y deontológicos, pero con las bases conceptuales y metodológicas que comento.

Habrá personas que prefieran que les atienda una enfermera simpática, pero para otras puede ser más atractivo que sea seria, ocurre lo mismo con que hayan optado a la enfermería por “una llamada irresistible de vocación” o que lo hayan hecho por no poder acceder a otros estudios. Pienso que lo que si quieren todas las personas que necesitan atención enfermera es que se les atienda con profesionalidad, que no es otra cosa que con conocimientos, actitudes y habilidades que se aprenden y desarrollan, primero durante el proceso de formación y después con una práctica reflexiva.


  • SEGÚN TU OPINIÓN, ¿QUÉ URGE EN ENFERMERÍA?

Delimitar de una vez por todas el objeto de estudio de la disciplina y de interés de la profesión, que no es otro que los cuidados de salud de las personas y los grupos, como lo vienen poniendo de manifiesto las teóricas y pensadoras.

Y sobre esta base investigar, construir explicaciones para fundamentar y enriquecer la práctica cuidadora, desde todos los ámbitos. Para completar el circulo hacerse preguntas en la práctica que lleven a nuevas áreas de estudio e investigación, y así continuamente fundamentando los cuidados, aplicándolos, haciéndose nuevas preguntas, explicándolas y nuevamente aplicando los cuidados con las nuevas explicaciones.

Aunque puede sonar poco original es necesario aplicar el pensamiento enfermero desarrollado, los modelos de cuidados, en la práctica y hacerlo con la metodología propia, el proceso de cuidados y las clasificaciones más oportunas. Esta necesidad se viene planteando desde los años 1970 y no termina de cuajar y sin embargo es lo que haría visible nuestra aportación a la salud y bienestar de los beneficiarios de los cuidados enfermeros.


  • ¿QUÉ TRANSFORMACIONES CONSIDERAS NECESARIAS EN EL SISTEMA SANITARIO?

La salud es un derecho de todas las personas por el hecho de serlo, es lo que recogen las declaraciones de los organismos internacionales. Por lo tanto considero que los gobiernos, la sociedad, tienen que garantizar que todas las personas reciban la atención que precisan para gozar de la mejor salud posible. Dicho esto, entiendo que un sistema de salud tiene que garantizar la accesibilidad y equidad a toda la población, a toda. Y por supuesto respetar las decisiones de cada persona considerándola como sujeto activo de su proceso.

Por otra parte, respecto a las profesionales enfermeras, me parece que deben ser consideradas como cualquier otro profesional que tiene un campo propio. No entiendo bien, que se pueda elegir médico y no se pueda elegir enfermera, por ejemplo.


  • HÁBLANOS DE TU TRABAJO COMO COOPERANTE.

Hablar de mi actividad en países pobres como cooperante es muy pretencioso. Si que he realizado algunas actividades en países Africanos (Angola, Guinea Ecuatorial y Mozambique) y en América Latina (Nicaragua, El Salvador y Colombia), pero la actividad de cooperante requiere de una dedicación y manteniendo en las acciones que yo no realizo.

Mi estancia más larga fue en Guinea Ecuatorial, que ejercí como profesora en la Escuela de Enfermería durante un cuatrimestre, experiencia que fue muy significativa en todos los aspectos de mi vida.

Otras actividades han sido aportaciones concretas, “como experta” en algún proyecto, la coordinación de un proyecto de estudiantes de la Universidad de Alcalá en Centroamérica y la dirección de un proyecto de alfabetización para personas desplazadas en Colombia.


  • ¿QUÉ TE HA IMPRESIONADO MÁS?

La generosidad de quienes menos tienen. Así de concreto y sin tenerlo que pensar. Las gentes de las zonas más pobres son más generosas, parece como si existiera una relación entre cuanto menos se tiene más se comparte.


  • ¿CÓMO CUIDAN DE LOS NIÑOS, DE LOS ANCIANOS? ¿CUÁLES SON SUS VALORES?

Ancianos he visto pocos en los lugares que he estado, aquí en nuestro entorno las plazas están llenas de personas mayores, en los países pobres están llenas de niñas y niños. A los ancianos se les respeta, son un referente de sabiduría y experiencias para los más jóvenes.

En cuanto a los niños y niñas es muy llamativos verles sonreír, es raro ver llorar a una criatura, como se les suele nombrar. No se suelen observar cuidados especiales con los más pequeños, ni mimos especiales, ni expresiones especialmente tiernas. Si que se ve, frecuentemente, que los que son un poco más crecidos se ocupan de los más pequeños, y sobre todo de lo que impresionan es de estar felices, contentos… da mucho gusto ver a los niños y a las niñas por la calle, vestidos pobremente pero contentos, aunque sea vendiendo cualquier cosa con una cesta en la cabeza, aunque, por supuesto, es más grato verles con la cartera ir a la escuela.

  • ¿QUÉ DEBERÍAMOS APRENDER DE ELLOS E INCORPORAR EN NUESTRA FORMA DE CUIDAR, DE ENTENDER EL CONTINUUM SALUD-ENFERMEDAD Y LA MUERTE?

No se, no tengo conocimientos, ni percepciones para hablar de esto. Me parece que se ayudan mucho entre ellos cuando tienen cualquier problema. Si que he observa que ante cualquier acontecimiento, positivo o negativo, como puede ser la primera comunión, la fiesta de los 15 años de las niñas, el matrimonio, la emigración, una situación de enfermedad, la muere, etc., son situaciones que congregan a la familia y a los cercanos, pues bien, la respuesta además de la participación se pone de manifiesto porque cada persona aporta lo que puede, lo que tiene, dinero, comida, su trabajo.

Me parece que podríamos aprender de su sentido de la solidaridad para todos los momentos de la vida.


  • ¿DÓNDE TE VACÍAS?

Me cuesta vaciarme, me cuesta pedir ayuda en la cosa de los sentimientos, decir que estoy mal, sin embargo para las cuestiones materiales es todo lo contrario, pido ayuda sin pudor. Generalmente me reconcomo y rumio los problemas hasta que se solucionan o aprendo a convivir con ellos.

  • ¿DE QUÉ TE LLENAS?

De mi familia más intima y de mis amigas y amigos.

  • ¿QUÉ TE APASIONA?

No se, creo que nada me gusta tanto como para apasionarme, me gustan muchas cosas, que comentaba anteriormente, pero apasionarme… solamente la utopía de vivir en un mundo más justo, más sostenible y mejor preparado para la vida futura.


  • EN UN MOMENTO COMPLEJO COMO EL QUE ESTAMOS VIVIENDO, ¿QUÉ MENSAJE TRANSMITIRÍAS A LA SOCIEDAD?

Sería bueno que cada persona fuésemos capaces de ser con los demás como somos, y nos gusta que sean, con nosotras y nosotros.


  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGO MÁS CON NOSOTROS?

Me parece que con mis respuestas he compartido mis pensamientos y sensibilidades sobre la profesión y la vida en general ¿qué más puedo compartir? Simplemente daros las gracias por dedicarme vuestro tiempo.

<De tots els Colors>: Muchas gracias Cristina por compartir tus experiencias con la misma cercanía y autenticidad que percibí al leer tus memorias, y por tu mensaje claro para enfermería. Gracias “por ser así”!






* Entrevista a CARME RABADÀ Presidenta de Ampgil y ALBERT ARCARONS Activista: “Que uno de nuestros cuatro hijos sea homosexual nos ha enriquecido plenamente”.

12 04 2010

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


Carme Rabadà es  presidenta de AMPGIL (Associació de mares i pares de gays i lesbianes). Albert Arcarons es presidente de la Asociación internacional de familias por la diversidad sexual.Son matrimonio y tienen 2 hijas y 2 hijos en común. Uno de ellos, Jordi, es homosexual.

MARIA CARME RABADÀ PASCUAL:

“Me siento afortunada, agradecida. Tener claro que tu hijo forma parte de una minoría te ayuda a aceptar todo el resto de minorías que pueda haber. Es algo que te enriquece plenamente.”

ALBERT ARACARONS IBÁÑEZ:

“Mi hijo me ha ayudado a dejar de ser machista, incluso ha mejorado la relación con los otros hijos.”


¿Cómo reaccionasteis cuando vuestro hijo os dijo que era homosexual?

CARME: Cuando nuestro hijo nos dijo que era homosexual tuvimos un shock, como tiene cualquier padre y madre que se entera, no te lo imaginas. La diferencia entre mi marido y yo fue que él dijo: “ya te llevaremos a un psicólogo para que te cure” y yo no es que me lo imaginase, pero había tenido alguna vez aquella sensación de “es diferente de los demás”. Al tener 2 hijos ya notaba que él era diferente al otro pero no sabía ver en qué.

Lo que hacemos muchas madres que pensamos que tal vez nuestro hijo o hija es homosexual es no preguntarlo por miedo a que nos conteste que sí. A partir de aquí estuvimos un par de años aceptando a nuestro hijo, desde el primer momento, eso si, el amor es demasiado fuerte para romperse, pero la verdad es que no hablábamos del tema. Fue entonces cuando fuimos a una asociación- Ampgil-que es la asociación que yo presido en este momento y allí me ayudaron a ver la necesidad de hablar  del tema y fue cuando en casa empezamos a hacerlo. Primero me hago activista yo, después mi marido, ahora lo somos los dos.

  • ¿Os ha cambiado la vida?

CARME: Nos ha cambiado totalmente la vida. Tener claro que tu hijo forma parte de una minoría te ayuda a aceptar todo el resto de minorías que pueda haber, es algo que te enriquece plenamente. Nos sentimos muy afortunados, contentísimos, estamos agradecidos. No podía pasar otra cosa mejor que tener un hijo gay para hacernos abrir todos los horizontes.

ALBERT: Te abre a la diversidad. Incluso la relación con el otro hijo y las hijas ha mejorado mucho, es mucho más abierta.


  • ¿Qué edad tenía vuestro hijo cuando os lo dijo? ¿Por qué en ese momento?

CARME: Jordi tenía entonces 21años. Acababa de pasar una relación con una chica ,  no debía de sentirse bien, estuvo unos días meditando y vio que realmente necesitaba salir de ese armario. Él  empezó diciendo: “quizá también me gusten los hombres”… que es lo que hacen muchos gays o tal vez soy bisexual porque salía con una chica… , sin embargo cuando descubren el sentimiento del enamoramiento, entonces es cuando se dan cuenta de que “tal vez pueda salir con alguna mujer, pero yo realmente me enamoro de un hombre”.

Nosotros como padres nunca estamos hablando de sexo, siempre estamos hablando de sentimientos. Nuestro hijo homosexual y nuestro hijo heterosexual son idénticos, lo único que varía es que mi hijo mayor se enamorará de una chica y mi hijo menor de un chico. Estructuralmente son idénticos, los sentimientos son los mismos. El sentimiento del deseo, del amor nace a la misma edad, no hay ningún tipo de diferencia.

ALBERT: No tienen nada que ver las prácticas sexuales con la orientación afectivo-sexual, con el sentimiento, con enamorarse.

Cadena simbólica


  • ¿Cuándo nace AMPGIL?

CARME: El pasado noviembre celebramos 15 años de la asociación. Nace porque hay una madre que viene de EEUU, allí existen cientos de asociaciones de este tipo y cuando llega a Barcelona busca una asociación, y no encuentra ninguna. Ella junto con dos o tres madres más constituye Ampgil. Pasan muchos años y estas tres madres solas hacen lo que pueden, hasta que esto empieza a tirar adelante. La presidenta anterior a mi es la que realmente ha hecho más activa la Asociación porque ha creído que nuestro principal objetivo no sólo es acoger a los padres y madres, sino que se ha de trabajar por los jóvenes.

ALBERT: Nosotros tenemos que velar por las personas de 0 a 17 años,  una vez ya son mayores de edad  ya se montan sus propias asociaciones, ya se espabilan.

CARME: La presidenta anterior, como he dicho, vió que no era suficiente con acoger a los padres y madres sinó que se había de trabajar por los niños,  niñas y  jóvenes, y es cuando empezamos a hacer actos relacionados con esta franja de edad como decía mi marido: de 0 a 17 años.

ALBERT: Lo que nos han explicado sobre la identidad de género, si una persona se siente hombre o mujer,  es que a los 3 ó 4 años de edad ya está adquirida y la orientación afectivo-sexual, de quien se enamora uno,  es entre los 7 y los 10 años de edad que es generalmente cuando separan a los niños y las niñas por ejemplo en los vestuarios de las piscinas, por algo los separan. A esta edad ya empiezan los niños y las niñas a saber quien les gusta.

CARME: A pesar de eso hay muchos chicos y chicas que hasta que  son bien mayores no lo tienen claro, ellos tienen una intuición, se preguntan ¿Por qué me pasa esto, por qué siento esto? parece que soy diferente de mi compañero/compañera…

ALBERT: A veces es porque no quieren serlo y siempre se hacen la pregunta y se responden que no porque la sociedad les ha enseñado que ser gay es malo y ser hétero es lo correcto y pasan años desde que se despierta la sexualidad hasta que salen del armario con estos sufrimientos internos de esconderse, de no decirlo. Lo tienen que pasar ellos solos porque no lo comparten con sus padres ni con nadie y este es el gran peligro.

ALBERT: Una de las cosas en las que me ha ayudado mi hijo es en dejar de ser machista porque claro, ¿por qué existe la homofobia? Porque de alguna manera se piensa que tienen comportamientos de personas que socialmente se han considerado o se siguen considerando de segunda categoría, las mujeres, y los estigmatizan.

  • ¿Por qué decides hacerte activista?

CARME: Entré en la asociación hace séis o siete años porque mi hijo me dijo que fuera. Nosotros pensábamos que habiendo aceptado a nuestro hijo era suficiente, pero con esto evidentemente no es suficiente, se ha de aceptar al hijo o a la hija y compartir su vida, eso es lo importante. Entonces como mi hijo debió ver que no había suficiente con lo que habíamos hecho nosotros insistió en que fuera a la asociación, y yo pensaba: “bueno, para que calle iré, pero yo no lo necesito”; estaba bien convencida de que no era necesario”. Fui a la asociación y hablando con la antigua presidenta me di cuenta de que no estábamos haciendo nada.

ALBERT: Te preguntan: “¿En casa veis películas en las que los protagonistas sean homosexuales igual que veis de las otras?” No…”¿En casa tenéis revistas, libros que traten sobre homosexualidad?” No… “¿En casa habláis del tema?” No… y entonces es cuando te das cuenta: ¡En casa tenemos un problema! Esto no lo hemos integrado. Siempre decimos que esto no se ha de aceptar, se ha de compartir la vida del hijo.

CARME: Esto último es muy bonito y cuesta mucho que sea así porque tenemos toda una serie de padres y madres que, sobretodo al principio de saberlo, cuando les dices: “¿no veis que es el mismo chico/chica hoy que ayer? si ayer lo amabais lo tenéis que seguir amando, si ayer era inteligente hoy sigue siéndolo. Pero claro es un trancazo tan fuerte que hay muchos padres y madres que llegan a decir, más madres que padres:” he perdido a mi hijo” y es porque no se ajusta a sus expectativas y porque deja de ser como  pensaban que era… Entonces han de recuperarlo y ese es el proceso que nosotros ayudamos a hacer. Recuperar ese hijo que en un momento dado se ha perdido.

ALBERT: Antes de que nazca su hijo muchos padres ya quieren saber si será niño o niña, ya tienen el nombre pensado, ya se imaginan como será su hijo/hija: “será arquitecto, se casará, tendrá hijos…” Cuando te dicen que es gay todas estas expectativas se van de repente y pierdes al hijo. Tienes que volver a descubrir y reconstruir a tu hijo. Es durísimo porque además todo lo que me habían enseñado a mí de los homosexuales es que eran unos pervertidos, unos promiscuos, malas personas, pederastas, todo era malo, y lo primero que piensas es” ¿Cómo puede ser que un hijo mío haya salido así si yo a los 4 los he educado igual?”

CARME: y que no es así, es un buen chico.

ALBERT: ¡ Claro! Y entonces te rompe los esquemas. Todo lo que te han enseñado no es la realidad, y tienes que buscar la verdadera realidad.


  • Vuestro hijo fue muy generoso deseando compartir su vida con vosotros; que participaseis.

ALBERT: Sí, él quería recibir el mismo trato que sus hermanos.

CARME: La gente ha de tener muy claro qué es la vida pública y qué es la vida privada. La vida privada es lo que puedas hacer con tu pareja en la cama y a nadie le interesa. Pero tu vida pública, por ejemplo si yo ahora te pregunto: ¿Qué estás casado?  ¿tienes hijos?  Todas estas cosas no las pueden decir.

ALBERT: ¿Por qué uno de mis hijos no ha de poder exteriorizar todo esto y los otros si?

CARME: Nos podemos encontrar con chicos y chicas que ya antes de decírselo a sus padres y  madres tenían una mala relación con ellos o madres y padres que no sabían lo que hacía su hijo. No podemos pretender que estos padres y madres estén mejor que antes al saber que su hijo es homosexual, eso es imposible. Pero si  piensas que lo sabes todo de tu hijo o hija,  porque es de aquellos que llegan a casa y te explican lo que han hecho, etc.,  … resulta que lo más importante no lo sabías…

  • Y ahora presides l’Associació de Mares i Pares de Gays i Lesbianes, AMPGIL.

CARME: La expresidenta ya llevaba 10 años y había dejado muy bien encarriladas las cosas, sintió la necesidad de poner en marcha la asociación nacional. Como miembros de la asociación dispuestos a trabajar  éramos solo unos cuantos padres y madres, porque en las asociaciones ya se sabe, entra mucha  gente pero dispuesta a trabajar no hay tantos, ¿no? Y me propuso que lo fuera yo. No me sentía preparada,  pero como ya llevaba varios años desarrollando las funciones de secretaria y cuando entré en la asociación mis palabras fueron: “vengo aquí para ver si puedo hacer algo, no porque necesite ayuda” y a partir de aquí dijeron: fantástico! porque necesitamos gente que trabaje.

Tenemos claro lo que queremos. Cuando has entrado tanto en el tema has de decirlo a los 4 vientos, se ha de expandir.

ALBERT: Además  AMPGIL Catalunya funda AMPGYL España. Generalmente cuando el hijo o la hija sale del armario y te lo dice, los padres y madres nos encerramos en el armario, y entonces has de hacer el mismo proceso que ha hecho tu hijo o hija y llega un momento en que te sientes tan ahogado que también tienes la necesidad de decírselo a todo el mundo, te abres y lo dices a los 4 vientos.

CARME: es como cuando te explican algo y te dicen:” no se lo digas a nadie”, bueno tú estás allí, pero en el momento en que puedes decírselo a una sola persona uf! es un alivio. Fíjate lo nuestro que es tan importante, piensas ¿A quien le interesa? A nadie, pero pasa el tiempo y dices ¡que puñeta! Le interesa a todo el mundo porque si digo algo de Jordi, he de decir lo que sea, que tiene novio, o que se va de viaje…


  • ¿Cuál es la misión de AMPGIL?

CARME: En Ampgil Acogemos, Escuchamos, Compartimos, y ayudamos a no silenciar los Sentimientos.

Hay muchas madres y padres  que no son activistas pero les decimos que dentro de su círculo de relación pueden hacer algo, todos podemos hacer alguna cosa. Realmente los padres y las madres que va saliendo del armario ayudan muchísimo.

ALBERT: Hace poco Carme fue a comprar a una tienda de lencería del barrio y el dependiente le dijo:

“ven te daré una cosa que es una mariconada …” y ella le contestó: “ ¡ah! Pues muy bien porque mi hijo es maricón y le encantará”.

CARME: La gente se queda parada pero es muy importante, ayuda a normalizar.

ALBERT: en la siguiente ocasión ya se lo piensan. No somos conscientes del leguaje que utilizamos, la homofobia que hay es tremenda.

“A la pell de l’Altre” es un reportaje divulgativo con motivo del 15 aniversario de Ampgil. Recoge los testimonios de personas homosexuales y de sus familiares. Disponible en:

A-la-pell-de-laltre

  • ¿Cuáles son las prioridades de la Asociación?

CARME: Que cambie la educación, que llegue esta realidad a toda la sociedad y que se den cuenta de que una  educación no  heterocéntrica no significa que vaya a haber más gays o lesbianas, serán los que serán, pero en cambio todo el mundo será más buena persona. 

ALBERT: Se trata de educar en la verdad, explicar lo que es el sexo biológico, que es la educación afectivo-sexual, qué es la identidad de género, que son las prácticas sexuales, que son los roles de género. Todo esto que no nos han explicado nunca debería enseñarse en estas asignaturas de valores y ciudadanía. Además para mí homofobia, machismo y violencia de género son hermanos gemelos.

  • <De tots els Colors>: ¿PADRES Y MADRES ACUDEN A AMPGIL POR IGUAL?

CARMEN: Al principio vienen más las madres, después también vienen muchos padres pero normalmente el primer paso mayoritariamente lo dan las mujeres, las madres, llevamos la parte social nosotras. Si vas a comprar al mercado te preguntarán si estás casada, si tienes hijos, si tu hijo se ha casado…, mi marido puede estar yendo a comprar durante 10 años que nunca le preguntarán nada.

ALBERT: La parte social  de la familia la lleva mayoritariamente la mujer.

CARMEN: Ahora tenemos dos madres que están super preocupadas porque además de haberse enterado de que su hijo es gay les preocupa qué dirá la gente, y les preocupa enormemente.

ALBERT: Educar, educar y educar para erradicar la homofobia.


  • A lo largo del tiempo la demostración afectiva entre mujeres, al margen de la orientación sexual, ha estado más aceptada socialmente; no ha despertado sospecha…

CARME: Es cierto. Más del 90% de la asociación son chicos, lesbianas poquísimas. Sólo en el momento que se plantean ser madres surge la necesidad de exteriorizarlo pero mientras tanto pueden vivir tranquilamente y no pasa nada, con los chicos son más de demostrar, necesitan expresarse en el ámbito social.

Nosotros siempre decimos que la revolución feminista es la misma que están haciendo ahora los gays, y las lesbianas desde hace un tiempo. El día del orgullo gay también entra la mujer, pero hasta hace poco era el hombre el que se movía.

ALBERT: Marca más la genética cultural que la biológica, es más fácil la convivencia entre dos personas del mismo sexo, se comparten las tareas. En parejas de diferente  sexo todavía lo hace mayoritariamente la mujer. Al hombre no le han enseñado ni le enseñan a ser cuidador.

CARMEN: Afortunadamente está cambiando, pero cuantos matrimonios se rompen porque la mujer es quien se encarga de las tareas de casa.

Homosexualidad y Sociedad ¿Estructura heterocéntrica?

CARME Y ALBERT: ¡Totalmente!

CARME: Es importantísimo que reaccione todo el mundo. El trabajo que hacemos es en todos los estamentos: vamos a la Generalitat, a la Diputación, a los Ayuntamientos.  Este año que estamos trabajando el tema de la salud estamos yendo a todos los entes oficiales de salud y ahora como queremos hacer el Congreso también a todos los Colegios de profesionales de la salud a ver de qué manera nos pueden ayudar.

Hicimos una charla muy importante a matronas y es curiosísimo como ya en el preparto las mujeres ya están predispuestas, por ejemplo: “tú que llevas un niño y yo una niña, ¿a ver si seremos consuegras?” Y claro decían las matronas, estos comentarios los escuchamos nosotras, ¿Qué podemos decir? Nuestra respuesta es “pues muy sencillo: siempre que a tu hijo le gusten las niñas y a la tuya le gusten los niños”. Esta respuesta, buf! De las cuarenta o cincuenta matronas que había sólo una dijo, ah! Pues yo lo aplicaré!

ALBERT: la gente tiene miedo de hablar de este tema.

CARME: para la gente es fortísimo pero nos tenemos que acostumbrar a hablar así. Hay un joven antropólogo y psicopedagogo que hace charlas de este tipo y explica que cuando un niño nace ya se le da una maletita y esta maletita pesa, porque el niño no puede llorar, ha de ser fuerte, etc., la niña dulce, princesita. Cuando en la escuela se cae un niño y llora se le dice: ¡“va hombre que no te has hecho nada”!, cae una niña: “Qué te han hecho” o “ay pobrecita”.

ALBERT: Hace dos años hicimos un estudio patrocinado por la Unión Europea junto con Italia e Inglaterra,  dentro del Proyecto Dafne, nosotros en España,  sobre qué hace la Administración hacia las familias que tienen hijos LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales),  encontramos que sólo la Comunidad de Madrid tiene un convenio con una asociación de gays y lesbianas, con un psicólogo a disposición de los padres, es lo único que hay en toda España.

CARMEN: Una madre que vino hace poco a la asociación y que está en pleno proceso de aceptación nos explicaba que le dijo a su hijo que no fuera a casa con su novio y si le acompañaba, que en la escalera no  montaran el numerito. ¿Porqué? ¿Acaso no lo hacen los heteros y lo encontramos correcto?

ALBERT: Si entras en la escalera y hay una pareja hetero dándose un beso ¿A ti te molesta? No están enamorados, es bonito. Ahora si son dos hombres o dos mujeres sí. En la pareja de heteros en el beso ven el enamoramiento, en los homosexuales ven la práctica sexual.

CARME: Para los hombres, ver besarse a dos hombres ¡qué asco!, ver dos mujeres les pone.

CARME: Es un tema muy importante. Siempre se presupone que eres heterosexual. Por ejemplo vas a un hospital y nadie te pregunta, y si eres homosexual te puedes sentir incómodo compartiendo habitación con alguien de tu mismo sexo.

O el ginecólogo le preguntará a una mujer sobre los métodos anticonceptivos que usa, ¿y si es lesbiana y no los necesita?

ALBERT: La homosexualidad es la primera fuente de inmigración interna que existe, los jóvenes que viven en pueblos vienen a la ciudad para poder respirar.

CARME: Y ya no hablemos de la inmigración de fuera. Hay muchos italianos aquí debido a la homofobia que existe en su país.

ALBERT: y sudamericanos, magrebíes, son sociedades muy machistas todavía donde los homosexuales sufren mucho. Los gays tienen doble discriminación: inmigrantes y homosexuales. Las lesbianas triple: inmigrantes, homosexuales y mujeres.

CARME: Las personas que han recibido una herencia cultural o educacional en la que tiene tanta importancia lo que dirá la gente, lo tienen mucho más difícil.


  • Homosexualidad y política. Un discurso y una doble moral.

CARME: Si y ahora que estamos de cara a las elecciones, lo que llegaremos a oír.

ALBERT: Mi hijo es de convergays que es la sectorial de Covergència y hace poco presentó a Artur Mas y compañía una serie de carteles y cosas. Nuestro hijo desde los 16 años que está en la JNC, en política. Y claro nosotros le decíamos “¿Cómo puedes ser de un partido que te está negando tus derechos? “Y el dijo, padres si yo puedo hacer algo, lo podré hacer mejor desde dentro que desde fuera.

CARME: Él comparte las ideas del partido, y podrá trabajar desde dentro mejor que desde fuera y realmente es así.

ALBERT: Sí, ha creado el convergays, hace dos años lo presentó a Artur Mas. Hace poco hizo una presentación con toda una serie de reivindicaciones del grupo convergays de Convergència sobre educación, etc. y también estaba allí el Alcalde de Figueres que es el que presenta Convergència como número 1 para Girona y que es gay.

CARME: Fíjate la diferencia. ¿cómo queréis que el partido no crea en esto si el líder por Girona es gay?

ALBERT: Buscan el voto de los gays evidentemente, pero el cambio que ha hecho Convergència!  De hace unos años cuando salió la ley de matrimonio que dio libre voto y de los 10 diputados solo 2 votaron a favor, a ahora que ya tienen un número uno que es gay. Ayudará a normalizar una realidad.

CARMEN: Es importante para la visibilización de una realidad.


  • El descubrimiento dela sexualidad en la adolescencia, cuando empiezan a sentir interés por el otro ¿Qué ocurre si ese otro es de su  mismo sexo?

ALBERT: Una de las cosas que me dijo la antigua presidenta de la Asociación para entender esto fue: ¿ tú si te levantas una mañana puedes decir?:  “hoy me enamoraré de la persona que se me siente al lado en el autobús”, contesté: no… ella me dijo: el amor es un sentimiento innato en las personas. La emoción que sientes, las cosquillas en la barriga, el rubor, etc.. todo esto, el primer amor, a nuestros hijos les ha estado negado.

CARME: Tienen el mismo sentimiento, no hay ninguna diferencia.

ALBERT: Evidentemente no hay ninguna diferencia entre lo que siente un joven heterosexual de uno homosexual. La única diferencia entre mi hijo hetero y mi hijo gay es que uno se enamorará de una mujer y el otro de un hombre. El amor que sienten hacia la otra persona es el mismo.

CARME: El niño que sufre mucho es el que tiene mucha pluma y pasa a ser el maricón de la clase como ha pasado con un niño, hijo de un padre y madre asociados,  que le dijo a su madre: “mamá es que yo dejé de ser Álex, pasé a ser el maricón”, nadie le llamaba por su nombre, estuvo así durante tres años y su madre sin enterarse. Y la madre decía ¿Cómo puede ser que no nos hayamos enterado, que no hayamos visto una situación como esta?

ALBERT: La mayoría de gays no son deportistas, no les gusta el deporte porque desde pequeños el vesturario les causa pánico. Tú imagínate un adolescente que en plena pubertad entra en el vestuario ve al compañero que le gusta allí desnudo y tiene una erección, al principio todo esto no lo controlas ¿Qué le pasa a ese niño? Que lo machacan vivo.

  • ¿Estáis presentes en las Asociacines de Madres y Padres de las Escuelas?

CARME: Es donde nos cuesta más entrar. Tenemos prevista una reunión con FAPAES y FAPAC, no te dicen que no respecto a la colaboración, pero hechos no ves ni uno.

ALBERT: Propones una charla para padres sobre homosexualidad y no va nadie porque “yo no tengo este problema en casa, y si voy pensarán que lo tengo”. Ahora ya ponemos títulos del tipo “Cuando tus hijos no son como tú esperabas”.

CARME: Dentro de los roles de género ahora empieza a haber padres y mares que se preocupan porque hay niños que a los 4 años les gusta jugar con barbies, con cocinas. Aquél niño al que reiteradamente le gusta jugar a cocinar o con barbies a partir de los 8 años lo empieza a pasar mal, los propios compañeros de la escuela ya le cuestionan su orientación sexual, ya le llaman maricón.

ALBERT: Y se van cerrando, según donde estén ya no jugará con la muñeca, no se la levará al parque por ejemplo.

CARME: El año pasado hicimos el congreso de educación e implicamos a profesores.

ALBERT: Invitamos al acto desde al presidente Montilla, Ernest Maragall, toda la rama de educación de la Generalitat y del Ayuntamiento también e incluso a todos los directores de Institutos de Cataluña, que sepamos nosotros, de educación no vino nadie.

CARME: El tema de los más pequeños es muy importante. La AMPGYL (la asociación estatal) está trabajando el tema de transexualidad. Aquí no hay ninguna asociación específica para madres y padres de transexuales y lo que hacemos si vienen es acogerlos evidentemente, pero no es un tema  que estemos tratando cada día.

  • La sexualidad en las personas mayores es una realidad negada ¿Cómo lo viven los homosexuales?

CARME: Las personas de 60 años nos veneran porque ojalá hubieran tenido una madre y un padre como nosotros, han cambiado mucho las cosas en estos años. No han podido tener una vida familiar digna porque sus padres no lo han aceptado.

ALBERT: hay personas de 70, 80 años que todavía no se lo han dicho a la familia.

CARME: Si esta persona ha tenido la suerte de encontrar una pareja con quien compartir su vida, cuando llega la plenitud de su vida que es la vejez ¿ dónde ha de ir? A un lugar donde no le dejarán estar en una habitación con  la persona amada. Tendrá que compartir la habitación con otro hombre que no será el suyo.


  • ¿Qué aspectos trabajáis respecto a homosexualidad y salud?

ALBERT: Hay un estudio de la Dra. Cailin Ryan de la State University de San Francisco publicado en la revista Pediatrics en el 2009, en el que demuestra la importancia y repercusión de la aceptación familiar en la salud física y mental de los adolescentes lgtb (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales). Las diferencias entre un hijo o una hija aceptado o no aceptado por la familia se manifiestan en unos índices de 840% en los intentos de suicidio, un 340%  en prácticas sexuales sin protección, un 340 % de drogodependencias, 590% de depresiones fuertes.

La Dra. Ryan vendrá en mayo a presentar su estudio “Family rejection as a predictor of negative health outcomes in white and latino lesbian, gay and bisexual young adults”  a los profesionales de la salud: médicos de familia, enfermeras, psiquiatras, psicólogos, pediatras, y otra para el resto de la sociedad.

CARME: <Familia sana sociedad sana>, es el lema de nuestro congreso.


  • ¿Qué pediríais a las Enfermeras?

ALBERT: Las enfermeras que estáis en los institutos sóis básicas y esto lo tenéis que tener clarísimo para poder ayudar a los jóvenes.

CARME: y cuando un adolescente os consulta y quizá os explica algo que no tiene nada que ver detectar qué es lo que le está pasando realmente. Nosotros hemos tenido la suerte de tener una médico de familia que lo ha entendido perfectamente y ha hecho un folleto para el CAP para los padres y las madres y otro para las hijas y los hijos. Ella explica que desde que lo ha entendido la cantidad de madres que han ido a su consulta diciendo que no saben lo que tienen, que aparentemente estaban deprimidas y está captando tal cantidad de cosas que automáticamente les da el folleto en el que aparece la asociación y estas madres vienen y pueden abordar la causa de su malestar.

Y los jóvenes igual, pueden estar fatal y no saben que les pasa. A veces van al psicólogo o psiquiatra y todavía hoy hay profesionales que lamentablemente  no están preparados en estos temas y que no hacen lo que hay que hacer, es denunciable pero la gente tampoco sabe que es denunciable, y es un círculo que hay que cambiar.

ALBERT: Un niño al que le hagan bullying por algún otro motivo: porque sea gordo, porque sea negro, por lo que sea, llega a casa y dice mamá me dicen que soy negro y me están haciendo la puñeta y su madre o su padre le dice: tú eres negro porque nosotros también lo somos. Al que acosan por maricón, éste llega a casa y no puede decir nada porque en casa no lo saben y se lo tiene que tragar el solo y entonces sólo salen adelante los que son muy fuertes y los otros quedan marcados.

CARME: Además tanto el gordo, como el gafitas acaba siendo además maricón, el insulto siempre está. También nos encontramos muchos niños que sufren acoso, bullying en la escuela y no lo son, simplemente  son afeminados.

ALBERT: tienen unos roles de género no normativos, y nada más, pero su orientación es hetero. Y conocemos algún chico ya mayor que ha sufrido acoso en la escuela, insultos homófobos y sin embargo es hetero.

Nos gustaría hacer talleres para las enfermeras para que conozcan lo que explicaba antes mi marido sobre la cadena simbólica.

<De tots els Colors>: Carme, Albert, Muchas Gracias por vuestro testimonio y por la labor  de acogida, acompañamiento y comprensión que estáis llevando a cabo.





* CECÍLIA Y MERCÈ:¡De seda más!…La aventura de vivir en color.

22 01 2010

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


CECÍLIA I MÈRCÈ: APERTURA, CONFIANZA Y VALOR.


¿Quien está detrás de DESEDAMÁS?

Hola, somos Cecília y Mercè, y somos hermanas. Compartimos vida, familia y trabajo. Lo que comenzó como una afición y un sueño, desde hace una década se ha convertido en nuestra forma de vida. Y es que realmente nuestro trabajo está tan entrelazado en nuestra vida que no podríamos separar una cosa de la otra.

Nos consideramos muy afortunadas, porque podemos vivir realizando lo que nos gusta. No es fácil y a veces puede resultar muy duro, pero no lo cambiaríamos por nada.

Vamos vendiendo nuestras sedas y creaciones en ferias de artesanía, muchas de ellas lejos de casa. Esto nos ha permitido disfrutar de muchas experiencias.

No pondremos nuestro currículum, que es largo, pues hemos participado en numeras exposiciones y concursos. Sólo apuntaremos que hemos quedado finalistas en las dos últimas ediciones de los Premios Nacionales de Artesanía (y es algo de lo que nos sentimos particularmente orgullosas).

  • Vuestra infancia entre ropa, máquinas de coser, ganchillos, madera… Familia, manos y alma.

CECÍLIA: Tengo muchos recuerdos de telas, botones, ovillos de lana, ganchillos. La máquina de coser omnipresente y siempre proyectos en marcha. No recuerdo la primera vez que cosí a máquina o hice mi primera labor de ganchillo, porque fue algo adquirido al mismo tiempo que aprendía a leer o escribir. Siempre estuvo presente. Hice vestidos para muñecas desde pequeña, y empecé a llevar la ropa que yo misma me cosía con 12 años. En casa, y especialmente nuestra madre, siempre nos animó a crear y realizar cosas por nosotras mismas.

MERCÈ: Desde niñas nos han dado rienda suelta a la imaginación y al juego, lo que nos ha ayudado a que ese juego se haya convertido en una forma de vida.


  • ¿Cómo era vuestra vida antes de “desedamás”?

CECÍLIA: Mucho más prosaica, aunque no menos feliz, pues aunque el inicio de este proyecto fue en un momento difícil de mi vida, no dejé de apreciar todo lo que me estaba aportando esta experiencia. Lo que sí puedo decir es que todo esto me hizo tomar las riendas de mi vida a muchos niveles y que la sensación a partir de ese momento fue de libertad. Una libertad que proviene del poder que da depender de ti mismo para ganarte la vida. Esto puede parecer obvio, pero a veces al trabajar para otros caemos en la trampa de la “seguridad”.

MERCÈ: Era ingeniera técnica química, y estaba trabajando de ello (digo era, ya que no sé si recuerdo algo!). Creo que mis conocimientos de química se han ido diluyendo entre colores y texturas, aunque algo queda….igual más de la parte ingeniera.

  • “El talleret” Conservo recuerdos de risas, lecturas, pasteles, seda, lana y la amistad  como hilo conductor.

CECÍLIA: “El talleret” funcionó los viernes por la noche durante dos largos años. Reunía a las mujeres y amigas de la familia. Empezó dos meses antes de navidad para confeccionar regalos para toda la familia, y nos lo pasamos tan bien que decidimos instaurarlo oficialmente. Allí cosíamos, ganchillábamos, merendábamos y sobre todo compartíamos. Casi siempre risas, y también momentos trascendentes. Marta, mi hija de 23 años, recuerda “el talleret” con nostalgia, y de vez en cuando dice que deberíamos hacerlo otra vez, pero hay cosas que surgen y no se pueden forzar…

MERCÈ: Fue el principio donde se fue cociendo a fuego lento desedamas, comienzos en que empezamos a pintar y a coser de nuevo después de reencontrarnos (yo había estado trabajando fuera unos seis años y retorné a Igualada.

  • ¿Cuándo surge la necesidad de convertir vuestra afición en profesión?

CECÍLIA: Creo que esta necesidad estuvo latente siempre en mí. Hace poco me encontré a un amigo con el que había trabajado hace años, y me recordó algo que ya había olvidado: en una convención de empresa, en la que por la noche a veces salen conversaciones trascendentales, comentando lo que nos gustaría hacer en un futuro, yo dije que lo que me gustaría sería tener una tienda de manualidades y enseñar; ‘… has conseguido lo que querías…’ me dijo, y es cierto. Incluso es mejor de lo que había imaginado. Las circunstancias hicieron el resto.

MERCÈ: Hay un momento en que la afición domina y tu mente y tus ganas se decantan hacia allí. Entonces hay que decidir si seguir con el trabajo “convencional” o lanzarte a una aventura que solo sabes cuando empieza.


Os presentáis en vuestro blog: “pintar seda una forma de vida.”

CECÍLIA: La pintura en seda es una alegoría de la vida. Tiene unas características particulares que la convierten en especial, además de que los factores ambientales de humedad y temperatura afectan al modo en que la pintura se comporta. Por ello, cuando pintas en seda, puedes partir de una idea, pero es muy difícil que quede exactamente como piensas. Así, inicias un diálogo con la seda y la pintura, en el que lo importante es disfrutar del proceso. Si te obcecas en conseguir un resultado de una forma determinada puede ser muy frustrante. Aquí es donde entra la alegoría: puedes y debes tener objetivos en la vida, pero tienes que saber amoldarte a los cambios y disfrutar del camino.

Por otro lado, pintar es una forma de meditación. Cuando estás pintando, te centras en el color, en cómo el pincel se desliza por la seda, en el susurro de este movimiento…

MERCÈ: Es un aventura en color donde el aprendizaje y la sorpresa es continuo y hay que aprender a convivir con ellos. A veces lo consigo y otras no.


  • ¿Cómo ha ido evolucionando “desedamás”?

CECÍLIA: Empezamos pintando pañuelos y foulares para amigos y familiares, luego nos atrevimos con algún cuadro, aprendimos a enmarcar… Nos atrevimos con las primeras ferias de artesanía, en las que vendíamos cuadros, lámparas, marca-páginas y bisutería, todo en seda pintada por nosotras y pieza única. Un día una propuesta de nuestra madre nos hizo cambiar el rumbo.

MERCÈ: Es una evolución continua, creo que sobretodo con mucho trabajo.


  • En un momento con gran oferta y de poca fidelidad por parte de los usuarios, la dedicación, la innovación son primordiales. Aún así, siempre habláis en términos de gratitud y de gratificación.

CECÍLIA: Desde que empezamos, además de familia y amigos (tengo que decir que tenemos una familia genial y unos amigos incondicionales), muchos de nuestros clientes nos han ayudado en nuestro camino. No solo porque nos hayan comprado, sino porque nos han animado y confiado en nosotras. Algunos de ellos tienen más cuadros en su casa que nosotras en el taller. Y esto es lo que nos llena, porque necesitamos que nos compren para comer y llenar la barriga, pero cuando alguien se enamora de alguna de nuestras obras nos emociona, y eso llena nuestras almas.

MERCÈ: Siempre nos sorprende y nos alegra que a la gente le guste lo que hacemos y nos lo comunique. Estar haciendo lo que te gusta y que puedas vivir de ello, ¿Cómo no vamos a estar agradecidas?


  • Vuestra última apuesta el patchwork.

CECÍLIA: Sí, gracias a una propuesta de nuestra madre para uno de sus proyectos, nos planteamos pintar seda para patchwork. Creo que cuando empezamos no nos imaginábamos todo lo que estamos realizando actualmente, no solo en productos para vender sino también a nivel creativo personal. El patchwork y el arte textil tienen unas posibilidades creativas enormes, y juntamente con la pintura en seda nos proporciona muchos recursos artísticos. Por suerte, teníamos un bagaje de costura aprendido durante la infancia que nos ha resultado muy útil. Yo estoy absolutamente “enganchada” al patchwork, sobre todo con sedas…

MERCÈ: Es la última evolución que nos ha llevado al arte textil y al patchwork, descubriendo un mundo de posibilidades tanto en la pintura en seda como en sus aplicaciones hacia este mundo con texturas.

  • Co-crear. Vuestros kits se pueden transformar en multitud de posibilidades.

CECÍLIA: Siempre nos ha gustado buscar un punto diferencial con la oferta que hay en el mercado, por eso apostamos por una línea en la que nuestro producto sólo es el punto de partida o una parte del proyecto, y que el resto dependa de quien está realizando la obra. Hay una línea de la que estamos especialmente orgullosas, que son los “paneles de inspiración”, (piezas únicas en seda pintada), llamados así precisamente porque pretendemos que sirvan para inspirar y crear obras diferentes. Realmente co-crear es la palabra que mejor lo define.

MERCÈ: Esa es la idea, nosotras pintamos una parte y proponemos una idea de cómo transformar esa obra, la otra parte de la creación la dejamos en las manos de quien nos lo compra.


  • “Coser y cantar”….muchas personas a través del patchwork, el punto de cruz, la pintura, descubren su creatividad.

CECÍLIA: Hay mucha gente que cuando ve piezas creadas artesanalmente dice … yo no soy creativo…, pero no es cierto, porque la creatividad no está sólo en realizar cosas artesanales. También se puede ser creativo cocinando, haciendo jardinería, en las relaciones, jugando con tus hijos o explicando historias. Creo que todos tenemos nuestra parte de creatividad, solo que muchas veces no nos permitimos explorarla y descubrir en qué parcela y con qué herramientas la podemos desarrollar. Hay un gran miedo a “no hacerlo bien”. Es una de los grandes mitos que intentamos derribar cuando damos cursos. Cuando te permites ser creativo y experimentar sin miedo a equivocarte es genial.

MERCÈ: Son trabajos que nos ayudan a encontrar nuestra parte creativa, muchos de ellos porque no son complicados y aunque se necesite paciencia, poco a poco vas creando una gran obra. Creo que son como una meditación, sobretodo cuando son repetitivos, como el punto de cruz, acolchar…


  • Los viernes por la tarde taller abierto y gratuito para madres.

CECÍLIA: Bueno, creo que surgió como un recuerdo del “talleret” pero en unas circunstancias y con unos objetivos algo diferentes. El principal motivo es compartir un espacio creativo. Normalmente, y especialmente para las madres, cuesta tener un momento y un espacio para realizar esas pequeñas cosas que te gustan, ya sea pintar, ganchillar, coser… y la idea es ofrecer un marco para ello. También es un poco egoísta, porque me encanta reunir a la gente y compartir risas, conversaciones y manos que crean cosas…

MERCÈ: Volver a los orígenes!


  • ¿Dónde te vacías?

CECÍLIA: El cielo. Mirar el cielo. Lo miro y de forma espontánea el pecho se me ensancha y me sale una inspiración lenta y profunda. Mirar el cielo me hace ser consciente en un instante de lo pequeña y grande que soy, de la material y etérea… Es un recurso muy rápido y que siempre está cerca. Siempre me sorprende que me provoque estas sensaciones. Además actualmente tengo el privilegio de vivir en el campo, y apreciarlo todavía más.

Por la noche, en la cama antes de dormirme, hago un pequeño repaso del día e intento dejar lastre…

MERCÈ: Pintando


  • ¿De qué te llenas?

CECÍLIA: La vida misma. De las personas que tengo al lado: mi compañero, del que aprendo mucho; mi hermana, socia, amiga…; mis hijas, las mayores que ya vuelan solas y la pequeña Joana que con tres años también es mi maestra; nuestra madre, de la que admiro muchas de sus cualidades.  Los Amigos con Mayúsculas, que son muchos; algunos llegaron y se quedaron cerca, otros pasaron pero siguen cercanos. Otros nuevos que llegarán.

En definitiva la vida misma.

MERCÈ: De andar en la montaña, de amigos, de familia, de pintar y coser…

  • Creatividad, intuición, alma.

CECÍLIA: Todo va unido. Escucharnos, fluir, aprender, tener mentes, corazones y alma abiertos. Cuando dejamos de lado la mente, es cuando trabajamos más intuitivamente y somos más creativos y sinceros.

Hace poco hice un curso de “art journaling” con una artista, Dina Wakley, y decía “no pienses, pinta, pinta, pinta”…

MERCÈ: No soy muy intuitiva, me cuesta dejarme llevar y al final hago demasiado caso a la razón. Tengo que trabajar más este tema.

  • ¿Algo más que queráis compartir con nosotros?

CECÍLIA: Creo que la vida nos brinda cada día un pequeño regalo. A veces, es tan pequeño que puede pasar desapercibido. Otras veces estamos mirando hacia otro lado y no nos damos cuenta. O quizás la rutina nos lleva de la mano y no lo vemos… Pero está ahí, por eso necesitamos de la intuición para percibirlo allí donde esté, de la creatividad para apreciarlo como se merece y del alma para que lo atesore y nos proporcione luz cuando la necesitemos.

Gracias Elena por darnos la oportunidad de compartir esto, y gracias sobre todo por tu amistad, que es un gran tesoro.

MERCÈ: Agradeceros el ratito que habéis pasado leyéndonos y agradecer a Elena la oportunidad.

<De tots els Colors>: Gracias Cecília y Mercè por compartir con nosotros vuestra magia, luz y color!








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores