LA CURACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE EDWARD BACH. (VIII), último capítulo.

22 10 2012

Obras completas del Doctor Edward Bach.

 

CÚRESE USTED MISMO

(Publicado por C.W.Daniel Co., 1931)

Una explicación de la causa real y de la curación de la enfermedad.

Capítulo ocho

“De este modo, vemos que nuestra victoria sobre la enfermedad depende principalmente de lo siguiente:

  • Primero, tener conciencia de la divinidad que hay en nuestra naturaleza y de nuestro consiguiente poder para sobreponernos a todo lo que es erróneo.
  • Segundo, saber que la causa básica de la enfermedad obedece a la desarmonía entre la personalidad y el alma.
  • Tercero, hay que tener la voluntad y la capacidad para descubrir el defecto que causa semejante conflicto.
  • En cuarto lugar: hay que suprimir ese defecto desarrollando la virtud opuesta.

El deber del arte de la curación consistirá en ayudarnos a alcanzar el conocimiento necesario y en proporcionarnos los medios para superar nuestras enfermedades, y además, en administrarnos los remedios que fortalecerán nuestros cuerpos físicos y mentales, y nos den mayores probabilidades de éxito. Entonces sí estaremos en disposición de tratar la enfermedad en su base con esperanza de éxito.

La escuela médica del futuro no se interesará particularmente por los resultados finales y consecuencias de la enfermedad, ni les dará tanta importancia a las actuales lecciones físicas, ni se administrará drogas y productos químicos para paliar simplemente los síntomas, sino que , conocedora de la verdadera causa de la enfermedad y consciente de que los resultados físicos obvios son meramente secundarios, concentrará sus esfuerzos en aportar esa armonía entre cuerpo, mente y alma que conlleva el alivio y la curación de la enfermedad. Y en los casos en que se emprenda lo bastante pronto la corrección de la mente, se evitará la enfermedad inminente.

Entre los tipos de remedios que se utilizarán, estarán los que se obtienen de las plantas, y las plantas más hermosas que se encuentran en la botica de la naturaleza, plantas enriquecidas divinamente con cualidades curativas para el cuerpo y la mente del hombre.

Por nuestra parte, debemos practicar la paz, la armonía, la individualidad y la firmeza del propósito y desarrollar progresivamente el conocimiento de que en esencia somos de origen divino, y por tanto tenemos en nuestro interior, esperando a que los desarrollemos, como haremos con toda seguridad en tiempos venideros, el poder de alcanzar la perfección.

Y esta realidad crecerá en nosotros hasta que se convierta en el rasgo más destacado de nuestra existencia. Debemos practicar firmemente la paz, imaginando que nuestras mentes son como lagos que siempre hay que mantener mansos, sin olas, ni siquiera ondas que perturben su tranquilidad, y gradualmente desarrollar ese estado  de paz hasta que ningún avatar de la vida, ninguna circunstancia, ninguna otra personalidad pueda bajo ningún pretexto estremecer la superficie del lago o fomentar en nosotros sentimientos de irritabilidad, tristeza o duda.

Nos ayudará materialmente el aislarnos unos momentos todos los días para pensar tranquilamente en la belleza de la paz y en los beneficios de la calma, y darnos cuenta de que no será con prisa ni preocupaciones como mejor lo realizaremos, sino con calma, tranquilidad y sosiego en la acción: así seremos más eficientes en todo cuanto emprendamos.

Armonizar nuestra conducta en esta vida de acuerdo con los deseos de nuestra propia alma, y permanecer en un estado de paz tal que las tribulaciones y preocupaciones del mundo nos dejen impasibles es algo muy importante, y lograrlo nos da esa paz que trasciende la comprensión; y aunque al principio nos parezca un sueño fuera de nuestro alcance, con paciencia y perseverancia estará al alcance de todos nosotros.

No se nos pide en absoluto que seamos santos o mártires, o personas de renombre; a casi todos nosotros se nos reservan trabajos menos vistosos; pero se espera de nosotros que entendamos las alegrías y las aventuras de la vida, cumpliendo con agrado la parcela de trabajo particular que nuestra divinidad nos ha reservado.

Para todos los enfermos, la paz mental y la armonía con el alma son las mayores ayudas para la curación. La medicina y la enfermería del futuro prestarán mayor atención al desarrollo de esto en el paciente de lo que lo hace hoy cuando, incapaces de juzgar los progresos de un caso más que por medios científicos materialistas, piensan más en tomar la temperatura con frecuencia y en prestar otras atenciones que interrumpen, más que promueven, el descanso tranquilo y la relajación del cuerpo y la mente, que tan esenciales son para la curación.

No cabe duda de que al parecer los menores síntomas del mal, en cualquier caso, si logramos estar unas horas completamente relajados y en armonía con nuestro yo superior, se abortará la enfermedad. (…)

Nuestra visión de la vida depende de lo cerca que se entre la personalidad del alma. Cuanto más íntima sea la unión, mayor será la armonía y la paz, y más claramente brillará la luz de la verdad y la radiante felicidad que pertenece a los más elevados dominios; ambas nos mantendrán firmes y sin desmayos ante las dificultades y temores del mundo, pues tienen su fundamento en la verdad eterna de Dios.

El conocimiento de la verdad también nos da la certeza de que, por trágicos que parezcan los acontecimientos del mundo, forman una mera etapa temporal en la evolución del hombre, y que incluso la enfermedad es en sí beneficiosa y obra bajo el imperio de ciertas leyes destinadas a producir un bien final con la presión que ejercen sobre nosotros impulsándonos hacia la perfección.

Aquellos  que saben esto no pueden verse afectados, ni deprimidos, ni desconsolados por aquellos hechos que tanto pesan sobre los demás, y toda incertidumbre, miedo y desesperanza desaparecen para siempre. Con sólo que podamos estar en comunión constante con nuestra alma, el mundo será un lugar de alegría y nadie podrá ejercer sobre nosotros una influencia adversa.

No se nos permite ver la magnitud de nuestra divinidad, ni darnos cuenta del alcance de nuestro destino, ni del glorioso futuro que se abre ante nosotros; pues si así fuera, la vida no sería una prueba y no comportaría esfuerzo ni mérito. Nuestra virutd consiste en que nos olvidemos en gran medida de todas esas cosas hermosas y, sin embargo, tengamos fe y ánimo para vivir bien y enfrentarnos a las dificultades terrenales. Sin embargo, por comunión con nuestro yo superior, podemos mantener esa armonía que nos permite superar todas las oposiciones mundanales y caminar por el recto camino de nuestro destino, sin que nos desvíen de él malas influencias.

Luego debemos desarrollar la individualidad y liberarnos de todas las influencias del mundo, para que, obedeciendo únicamente los dictados de nuestra alma y sin dejarnos conmover por las circunstancias o por otras personas, nos convirtamos en nuestros propios amos gobernando el timón de nuestra barca por los encrespados mares de la vida sin abandonar la barra de la rectitud y sin dejar el timón del barco en manos ajenas. Tenemos que conquistar nuestra libertad absoluta y completamente, de forma que cuanto hagamos, todas y cada una de nuestras acciones – incluso todos y cada uno de nuestros pensamientos -, tenga su origen en nosotros mismos, permitiéndonos de ese modo vivir y darnos libremente por decisión nuestra, y sólo nuestra.

Nuestra mayor dificultad en este sentido estriba en nuestros allegados en esta época en la que el miedo a los convencionalismos y a los falsos modelos de vida y de deber se nos presentan de modo tan atractivo. Pero debemos enaltecer nuestro ánimo, que a muchos puede bastarnos para enfrentarnos con las cosas aparentemente más importantes de la vida, pero que nos fallará con las pruebas más íntimas.

Tenemos que poder determinar impersonalmente lo bueno y lo malo, y actuar sin miedo en presencia de un familiar o un amigo. ¡Cuántos de nosotros son héroes en el mundo externo y cobardes en casa! Por sutiles que sean los medios que tratan de apartarnos de cumplir nuestro destino, el pretexto del amor y el afecto, o un equivocado sentido del deber, métodos que nos esclavizan  y nos mantienen prisioneros de los deseos y exigencias de los demás, debemos rechazarlos suavemente.

La voz de nuestra alma y sólo esa voz,  habrá de indicarnos cuál es nuestro deber, sin que nos absorban los que nos rodean. Hay que desarrollar al máximo la individualidad, y tenemos que aprender a andar por la vida sin fiarnos más que de nuestra alma como consejera y auxiliadora, aprender a aferrarnos a nuestra libertad con ambas manos y sumergirnos en el mundo para adquirir todas las particularidades posibles de conocimiento y experiencia.

Al mismo tiempo, tenemos que estar en guardia para permitir que cada uno ejerza su libertad sin esperar nada de los demás sino, al contrario, estando siempre dispuestos a tender una mano para ayudarles en los momentos de necesidad y dificultad. Así, toda personalidad con la que nos encontremos en esta vida, ya sea madre, marido, hijo, desconocido o amigo, se convierte en compañero de viaje, y cualquiera de ellos puede ser más grande o más pequeño que nosotros en cuanto a desarrollo espiritual; pero todos somos miembros de una fraternidad común y parte de una gran comunidad de embarcados en el mismo viaje y con la misma meta gloriosa final. (…)

Ningún pensamiento sobre errores pasados debe deprimirnos; ya han pasado y terminron, y el conocimiento así adquirido nos ayudará a no repetirlos. (…)

Hay que desechar el miedo; no debería existir nunca en la mente humana, y sólo es posible cuando perdemos de vista nuestra divinidad. (…) El desarrollo del amor nos lleva a darnos cuenta de la unidad, de la verdad de que todos y cada uno de nosotros pertenecemos a una gran creación.

La causa de todas nuestras tribulaciones es el egoísmo y el aislamiento, y éstos desaparecen cuando el amor y el conocimiento de la gran unidad pasan a formar parte de nuestra naturaleza. El universo  es Dios hecho objeto; al nacer el universo, renace Dios; cuando perece, Dios evoluciona aún más. Así ocurre con el ser humano; su cuerpo es él mismo externalizado, es una manifestación objetiva de su naturaleza interna; es la expresión de í mismo, la materialización de las cualidades de su conciencia. (…)

No hay atajo para la humanidad. Hay que conocer la verdad, y el ser humano debe unirse con el esquema de amor infinito de su creador. Y así llegaremos, hermanos y hermanas, al glorioso resplandor del conocimiento de nuestra divinidad y empezaremos a trabajar firme y resueltamente para cumplir el gran designio de ser felices y comunicar la felicidad. (…)”

* * *

Queridos Lectores:

Si algo caracteriza la obra de Bach es su insitencia en la sencillez; todo en la naturaleza es sencillo y por tanto, también los caminos hacia la curación deben serlo. Sin embargo,  no debemos confundir sencillez con simplicidad, o con comodidad. Sus propuestas implican un deseo sincero de crecimiento personal y espiritual.

Bach habla de hermanos mayores y hermanos menores refiriéndose a que todos somos al mismo tiempo alumnos y maestros en el gran aprendizaje del amor incondicional. Es primordial aportar luz donde hay sombra, conocimiento donde hay ignorancia, sabiduría donde hay error. El concepto de separación que impera en el mundo y que es la base del egoismo en todas sus manifestaciones, y semilla del temor, nos lleva a actuar inconscientemente.

Edward Bach educa a través de sus palabras y a través de la luz que aportan los remedios florales. Cada vez que una pesona toma el remedio o remedios florales  que en ese momento precisa, experimenta en su interior una transformación sutil, suave y poderosa, siente que algo ha cambiado para siempre. Los remedios florales aportan luz, conocimiento, son un impulso para conectar con nuestro tejido trascendente y por tanto, nos ayudan a despertar la capacidad de mejorar nuestra propia vida y en consecuencia, la de los demás.

Gracias por seguir esta serie de capítulos que he ido compartiendo con vosotros con la intención de profundizar en Edward Bach y mantener vivo su legado. En un próximo post me adentraré en la idea que tenía Bach sobre la medicina y la enfermería del futuro, sobre su concepto de “hospital” y los tratamientos que lejos de anular la enfermedad, favorecen el restablecimiento de la salud.

“Sencillez, comprensión, compasión”

 

<De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero





* Entrevista a PILAR SÁNCHEZ-CUENCA, Enfermera y Defensora de los Usuarios del Sistema Sanitario Público de las Illes Balears.

1 09 2010

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


PILAR SÁNCHEZ-CUENCA:

- Me siento emocionada y orgullosa. Soy la única mujer y la única enfermera entre los defensores de pacientes/usuarios de España y espero en los cinco años que dura el mandato mejorar el funcionamiento de los servicios asistenciales de nuestra comunidad autónoma y de manera especial la atención a los colectivos más vulnerables.

- Es importante que los nuevos graduados reconozcan que no han acabado de estudiar, que deben investigar y que ese conocimiento nuevo lo deben transferir a la práctica. Las nuevas generaciones son las que tienen que construir un mundo mejor, más solidario y más justo.


Me llamo Pilar Sánchez-Cuenca, soy enfermera. Estudié ATS en la Escuela de ATS de San Francisco en Madrid (1968-1971) y posteriormente  convalidé el título por Diplomada Universitaria de Enfermería por la UNED en 1985.

Aunque he nacido en Madrid 1948, vivo en Palma de Mallorca desde 1988, ciudad que considero “mi casa”. Vine para incorporarme al proyecto de gestión del Hospital Son Dureta y me sentí atrapada desde el primer momento. La intensidad del proyecto, la calidad de vida de Mallorca y la calidez de las personas con las que compartí trabajo y amistad, hicieron que tanto mis hijos como yo decidiéramos quedarnos aquí.

Desde marzo de 2010 ejerzo el cargo de Defensora dels Usuaris del Sistema Sanitari Públic de les Illes Balears, y anteriormente fui Directora de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia de la Universitat de les Illes Balears (UIB), desde 2007 hasta  marzo de 2010.

De 2000 hasta 2007 fui Directora del Departamento de Enfermería y Fisioterapia de la UIB.

He ejercido la docencia comoProfesora Titular de Escuela Universitaria en las asignaturas de Enfermería Médico Quirúrgica, Administración de Servicios de Enfermería y Cuidados Paliativos de la carrera de Enfermería en la Escuela de Enfermería y Fisioterapia de la UIB. También fui Profesora colaboradora, entre otros, en el Curso de Postgrado de Gestión de Servicios Sanitarios  y  en el de Cooperación al Desarrollo, que se han desarrollado a lo largo de diferentes cursos en la UIB.

He trabajado como enfermera asistencial en hospitalización de medicina interna en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid (1971-1972) y como enfermera en hospitalización de pacientes adultos oncológicos en el Hospital Son Dureta de Palma (1992-1993, 1994-2000). Este tiempo aunque corto, ha sido vital para no olvidar la esencia de ser enfermera durante las etapas de gestión.

La trayectoria más larga ha  sido en  diferentes puestos de gestión:

- Directora de Organización y Sistemas, Complejo Hospitalario de Santiago de Compostela, España (1994).

- Directora de Enfermería, Hospital de Verín, Ourense (1993-1994).

-Coordinadora del equipo de trabajo del Ministerio de Sanidad para la definición y medida de la producción enfermera en el ámbito hospitalario, Proyecto Signo II-Enfermería (1989-1993).

-Directora de Enfermería,  Hospital Son Dureta, Palma de Mallorca (1988-1992).

-Subdirectora del Hospital 12 de Octubre, Madrid (1986-1987), Supervisora de Dietética, Hospital Puerta de Hierro, Madrid (1985-1986), Supervisora de Hospitalización, Hospital Puerta de Hierro (1972-1973; 1976-1985).

Compaginando mi trabajo he intentado dar salida a otras inquietudes personales. Desde el año 2000 he venido colaborando en organizaciones comprometidas con la defensa de los servicios públicos. Primero en el OCSP (observatorio para la calidad de los servicios públicos), siendo evaluadora principal del Premio Ciudadanía a la calidad de los servicios públicos en tres ediciones y después presidiendo  la Fundación Internacional para los Compromisos de Calidad hasta el mes de febrero de 2010. Desde abril de 2008 hasta mi nombramiento como Defensora dels Usuaris del Sistema Públic de Salut he formado parte del Consejo Económico y Social de Baleares en representación del Consell de Mallorca.


  • ¿QUÉ DESTACARÍAS DE TUS INICIOS COMO ENFERMERA?

Inicié mis pasos como enfermera en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid –entonces se llamaba Clínica Puerta de hierro- al acabar mis estudios de ATS en el año 1971. En esa época se estaban abriendo los grandes centros hospitalarios de todas las capitales de provincia y la oferta de trabajo superaba ampliamente el número de tituladas que salían de las escuelas. Empezar mi trabajo profesional en un hospital como Puerta de Hierro me influyó profundamente por el estilo de gestión del centro, por la organización y sobre todo por la cultura enfermera. Los valores que me supieron transmitir no se me olvidaron nunca. Dos personas del equipo directivo de enfermería me marcaron de manera importante, María Caballero, Mari Paz Mompart y sobre todo, Milagros Segura. Nunca le agradeceré bastante a Milagros su ejemplo y su generosidad para compartir su conocimiento y experiencia.

Me acuerdo que cuando me incorporé de enfermera y veía con admiración a las supervisoras –se distinguían en el uniforme por llevar un cinturón ancho azul marino- pensaba que nunca llegaría a ser como ellas…

  • ¿QUÉ HA CARACTERIZADO TU TRAYECTORIA PROFESIONAL?

Mi trayectoria profesional ha sido bastante atípica, ya que al año de trabajar como enfermera me  inicié en la gestión como supervisora de hospitalización. Esto fue debido a que en Puerta de Hierro existía una idea clara de la importancia de tener otro estilo de supervisión para liderar la profesionalización de los cuidados y se puso en marcha un proceso de selección de personas para ser formadas en uno de los primeros cursos de supervisión en enfermería.

Tuve la suerte de estar en el sitio adecuado en el momento oportuno y fui seleccionada. Enseguida comprendí la importancia de tener un liderazgo sobre las propias enfermeras; lo normal era que las enfermeras considerasen a los médicos como los jefes naturales y que la supervisora sólo sirviese para organizar los turnos y hacer los pedidos de la unidad. Cambiar eso fue un reto apasionante desde el primer momento.

  • RESPECTO A TU EXPERIENCIA COMO ENFERMERA ONCOLÓGICA ¿QUÉ ASPECTOS DEL CUIDADO TENÍAN ESPECIAL RELEVANCIA PARA TI?

Cuando dejé la dirección de enfermería tuve claro que quería recuperar mis raíces enfermeras y que esta recuperación sería más completa si lo hacía como enfermera “a turno rodado” en una unidad de hospitalización.  La elección de la unidad fue debida a la pasión por el liderazgo de los cuidados y al compromiso con los pacientes que me supo transmitir la supervisora, Ascensión Maya.

Cuando llegué a la unidad desconocía todo, había dejado la práctica asistencial usando jeringas de cristal que se reutilizaban y cuando volví ¡tenía que usar abbocats  portacats, bombas de infusión, quimioterapia  etc! Eso en cuanto a la técnica, pero además los pacientes oncológicos requerían una atención personalizada, integral, tanto de los riesgos del tratamiento y control de las complicaciones de la evolución de la enfermedad como de las necesidades emocionales y psicológicas que supone enfrentarse a una enfermedad que provoca, en quien la padece y en sus allegados, un efecto emocional devastador.

Tuve que aprenderlo todo nuevamente y, hasta que me sentí segura, sufrí bastante pero al mismo tiempo  notaba una gran energía interior. Tuve que sacar lo mejor de mí misma. Fue muy gratificante encontrar el reconocimiento inmediato que hace el paciente y la familia cuando siente que son bien atendidos. Es una gratitud inmensa, sobre todo cuando les ayudas en el trance de la muerte y el duelo. Tuve la suerte de compartir una equipo profesional excelente que me enseñó a ser enfermera “de verdad”.

Entre los aspectos del cuidado  que tenían mayor relevancia era transmitir  seguridad en el manejo de tratamientos complejos, el respeto al sufrimiento, y sobre todo, el esfuerzo por mantener la dignidad del paciente ante el deterioro físico que provoca el avance de la enfermedad oncológica. Aprendí a manejar la información acercándola al paciente para hacerla soportable, a manejar las emociones y a mantener un entorno terapéutico en todo momento. Lo que más me costaba era a cuidar a los chicos jóvenes y adolescentes con leucemias u otro tipo de cáncer. Verlos enfrentarse a la enfermedad y al tratamiento cuando estaban empezando vivir …rompía el corazón.


  • ¿CUÁNDO SURGE TU INQUIETUD POR LA GESTIÓN -DIRECCIÓN ?

En el año 1986 se publica el Decreto de organización y funcionamiento de los hospitales  del recientemente creado Sistema Nacional de Salud y pidieron mi colaboración para formar parte del primer equipo de gestión según la nueva orientación. Yo había pasado la selección para ocupar puestos de gestión que realizó el Ministerio de Sanidad. Me nombraron subdirectora de enfermería del Hospital Doce de Octubre de Madrid –entonces se llamaba 2 de Octubre, fecha que conmemoraba el nombramiento de Franco como Jefe del Estado-.

Fue el primer hospital que tenía un gerente que no era médico y que la dirección de enfermería estaba al mismo nivel que la dirección médica y la de los servicios generales. Este hecho puso en pie de guerra al sindicato médico y a la organización médica colegial y fue el detonante de una huelga a nivel nacional que duró más de seis meses y supuso la alteración del funcionamiento de prácticamente todos los hospitales españoles.

Enseguida me di cuenta de la capacidad de cambio que tiene la gestión y la oportunidad de tomar decisiones que aportan valor enfermero.

  • HÁBLANOS DE LOS DIFERENTES CARGOS QUE HAS OCUPADO Y OCUPAS COMO GESTORA: COYUNTURA, DIFICULTADES, …

He ocupado diferentes cargos de gestión, cada uno tiene aspectos diferentes según el lugar y el ámbito de actuación, pero todos tiene en común la posición estratégica, es decir la capacidad de mirar la totalidad de la organización y de imaginarse el futuro.

Tengo un recuerdo muy especial de la etapa de coordinación del Proyecto SIGNO II-Enfermería para la definición del producto enfermero y la imputación de sus costes en el conjunto del proceso asistencial. Estamos hablando del año 1991-1992 y algunas de las avanzadas propuestas que se hicieron siguen de actualidad. Otras han sido superadas o transformadas, pero supusieron un potente embrión de cambio.

Recuerdo la vez que presenté el proyecto ante un auditorio eminentemente masculino y eminentemente médico en la Fundación Jiménez Díaz. Me sentí potente y orgullosa de representar a la profesión enfermera. Ante el tono paternalista de algunas preguntas tuve que responder de tal manera que después un gerente me pidió disculpas. Eran tiempos difíciles.

  • ¿CÓMO HA SIDO LA RELACIÓN CON EL RESTO DE GESTORES?

Cuando empecé era un mundo muy masculino, había pocas gerentes o directoras y sólo se veía la enfermería como un elemento instrumental para la verdadera atención que era la que daban los médicos. Cambiar la posición fue difícil pero se avanzó bastante rápido al principio aunque con mucho desgaste personal mío y del resto del equipo de enfermería. Mi relación ha estado más condicionada a las personas que a los cargos.

A los directivos de enfermería se nos pedían informes detallados de todo, justificar cualquier aspecto, fundamentar cualquier solicitud. Nada de lo cual era necesario para el director médico o el de gestión,  que con su palabra era suficiente para iniciar un planteamiento determinado. La necesidad de superación sirvió para aprender muy por delante de los demás.


  • ¿QUÉ DISTINGUE LA GESTIÓN  DESDE LA MIRADA ENFERMERA DE LA GESTIÓN QUE REALIZAN OTROS PROFESIONALES DE LA SALUD?

Desde mi punto de vista la visión de la realidad que aportan los gestores enfermeros es única. Además tienen un conocimiento global y en detalle de cómo funciona la organización. El estar en contacto con los pacientes a lo largo de todos los procesos, durante todo el día y durante todos los días del año aporta una visión y un conocimiento únicos. Creo que en esto reside la fuerza y también es la causa del recelo que sienten los otros gestores.


  • SEGÚN TU EXPERIENCIA ¿CÓMO SE CONSIGUE ORGANIZAR BIEN PERSONAS, RECUROS, SITUACIONES CRÍTICAS…?

Bueno, conseguir esto es muy difícil cuando te enfrentas a una organización que ya está en marcha, con una cultura que se arrastra desde atrás con muchas inercias para el cambio, sin poder seleccionar el personal de nueva incorporación, con diferentes visiones de lo que hay que hacer. Es más fácil cuando se abre un centro nuevo.

De todas maneras, aunque existe una metodología para la elaboración de un plan estratégico, el éxito al final depende tu capacidad para la negociación y el entendimiento con los otros. Sin olvidar la capacidad de ilusionar con un proyecto.


  • ¿CÓMO LLEGAS A LA DOCENCIA?

La docencia me ha acompañado en cada etapa profesional, pero dar el paso a la universidad fue una oportunidad que no hubiera podido realizar sin el apoyo de compañeros de otras etapas que ya eran profesores. Mi recuerdo y gratitud especial para Joan de Pedro y Carmen Alorda, sin su apoyo creo que no me hubiera atrevido a dar el paso, primero como profesora asociada y luego como profesora titular.

  • ¿QUÉ TE HA APORTADO?

Muchísimo. Tuve que volver a empezar una actividad nueva con cincuenta años. Tuve que reconocer lo que no sabía, fundamentar el conocimiento adquirido, profundizar en el marco conceptual enfermero para no desvirtuar el enfoque de la enfermería médico quirúrgica y aprender técnicas pedagógicas.

Ser profesora universitaria me ha permitido entrar en contacto con otras áreas de conocimiento y sobre todo, estar contacto con los estudiantes. Cada curso tú tienes un año más y los estudiantes nuevos siguen teniendo los mismos años. Esto supone un gran reto.

Al poco de llegar, algunos compañeros me pidieron que optase a la dirección del Departamento de Enfermería y Fisioterapia y esto me permitió ampliar el horizonte dentro de la universidad. Tuve que desarrollar otras estrategias para poder tomar decisiones en un entorno académico muy clasista, donde el valor reside en ser catedrático o doctor no en tus resultados ni en el valor social de tu conocimiento. Después de siete años como directora del Departamento fui elegida  Directora de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia en el momento crucial del cambio de los planes de estudio para adaptarlos al llamado Proceso de Bolonia

Además de dirigir la puesta en marcha de los planes de estudios adaptados al marco Europeo de Educación Superior  para las carreras de Enfermería y de Fisioterapia, he formado parte del Consejo de Gobierno, del Claustro Universitario y de diferentes comisiones académicas. También he dirigido el proyecto de cooperación entre la UIB y la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho de Tarija, Bolivia.

  • ¿TRABAJAS EN ALGUNA LÍNEA DE INVESTIGACIÓN?

Este es mi punto más débil porque la gestión ocupa mucho tiempo y absorbe mucha de la energía que se necesita para la investigación. Aún así he participado en numerosos congresos y reuniones científicas como conferenciante y como miembro de los comités científico y organizador.

De la producción científica quiero destacar mi participación en el Proyecto Signo, en el Plan de Salud de las Islas Baleares, la elaboración del material docente de la asignatura Enfermería Médico Quirúrgica I y mi colaboración en diferentes proyectos de investigación como el dirigido por Concepción Zaforteza sobre la relación de las enfermeras de las unidades cuidados intensivos con los familiares de los pacientes críticos.


  • ¿CUÁLES SON LOS RETOS DE FUTURO PARA LAS ENFERMERAS EN CUANTO A ASISTENCIA Y GESTIÓN?

Desde mi experiencia,  las nuevas enfermeras se tienen que enfrentar a varios retos, uno de ellos es que no pierdan la visión y los valores enfermeros que les hemos impregnado en la Escuela cuando se incorporan al sistema sanitario. Otro reto es que continúen formándose como parte de ese compromiso personal para dar la mejor atención posible en cada momento. Este conocimiento debe estar fundamentado científicamente, aportar evidencia, disminuir la variabilidad de la práctica y aumentar la seguridad de los pacientes.

Es importante que los nuevos graduados reconozcan que no han acabado de estudiar, que deben investigar y que ese conocimiento nuevo lo deben transferir a la práctica. Las nuevas generaciones son las que tiene que construir un mundo mejor, más solidario y más justo.


  • ¿QUÉ ES LO QUE TE SIGUE APASIONANDO?

Me sigue apasionando descubrir que hay cosas por hacer,  mucho por aprender. Me sigue doliendo descubrir las injusticias y la dificultad para corregirlas.


Me siento emocionada y orgullosa. Soy la única mujer y la única enfermera entre los defensores de pacientes/usuarios de España y espero en los cinco años que dura el mandato mejorar el funcionamiento de los servicios asistenciales de nuestra comunidad autónoma y de manera especial la atención a los colectivos más vulnerables.

  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGO MÁS CON NOSOTROS?

Sólo me queda dar las gracias a Elena Lorente por haberme dado esta oportunidad para participar en el blog. Estaré encantada de seguir en contacto.


<De tots els Colors>: Muchas gracias Pilar por compartir con nosotros tu sabiduría y experiencia. ¡Felicidades! y los mejores deseos en tu andadura como Defensora de los Usuarios. Es un honor tenerte en el blog.





* Entrevista a CRISTINA FRANCISCO, Enfermera: “Soy así porque soy enfermera, soy enfermera porque soy así”.

21 06 2010

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


CRISTINA FRANCISCO DEL REY:

- EN ENFERMERÍA URGE delimitar de una vez por todas el objeto de estudio de la disciplina y de interés de la profesión, que no es otro que los cuidados de salud de las personas y los grupos. Y sobre esta base investigar, construir explicaciones para fundamentar y enriquecer la práctica cuidadora, desde todos los ámbitos. Es lo que haría visible nuestra aportación a la salud y bienestar de los beneficiarios de los cuidados enfermeros.

- UN SISTEMA DE SALUD TIENE QUE GARANTIZAR LA ACCESIBILIDAD Y  EQUIDAD A TODA LA POBLACIÓN, A TODA. Y por supuesto respetar las decisiones de cada persona considerándola como sujeto activo de su proceso.


Me llamo Cristina Francisco, soy enfermera desde el año 1970. Ejercí en la clínica en diferentes hospitales de Madrid y Guadalajara, la mayor parte del tiempo en unidades de cuidados intensivos. Cuando yo comencé a trabajar como enfermera coincidió con la apertura de las primeras unidades de estas características y me supuso un reto muy estimulante, aprendimos todos juntos (enfermeras y médicos), recuerdo esta época como muy positiva en mi vida laboral.

He desempeñado diferentes puestos de gestión, como supervisora de unidad y como supervisora de área.

Posteriormente pasé a ocuparme de la planificación y desarrollo de la formación continuada en el hospital de Guadalajara. Más tarde me incorporo como profesora en la Escuela de Enfermería de esta misma ciudad.

Después vuelvo a Madrid como responsable de la unidad de Formación, Calidad e Investigación en el hospital Ramón y Cajal y otro periodo como supervisora en la unidad de pediatría de este mismo hospital.

Desde el año 1993 ejerzo como profesora en el Departamento de Enfermería de la Universidad de Alcalá.

Esto es a grandes rasgos mi vida profesional, de la que tengo la sensación de haber disfrutado mucho, he conocido a colegas muy interesantes, a gente con grandes valores, me quedan amistades de todos los lugares por los que he pasado y recuerdos muy gratos de mucha de la gente que he cuidado.


  • ¿QUIÉN ES CRISTINA FRANCISCO EN ESENCIA?

Pues soy una señora mayor, a punto de cumplir 60 años y ¿qué soy en esencia?, pues una profesora en los estudios de enfermería que trato de hacerlo lo mejor que puedo, de estar cerca de las estudiantes y los estudiantes, aunque a veces pienso que la diferencia de edad, que cada año es mayor por mi parte, es un impedimento… porque ellas y ellos siempre tienen la misma edad.

Y, en esencia, soy también madre, una madre que se siente muy orgullosa de sus hijos, soy una persona muy familiar, quiero mucho a mi familia más íntima, y muy amiga de mis amigas y de mis amigos.

Después de lo vivido, lo bueno, lo menos bueno y lo malo… me gusta la vida, comer, ir al cine, pasear, charlar, mirar fotografías, leer una novela, ver amanecer cada día y trabajar… en fin, las cosas cotidianas que están a nuestro alrededor y que después de cada palo, valoro más.


  • “¿ERES ASÍ PORQUE ERES ENFERMERA, O ERES ENFERMERA PORQUE ERES ASÍ?”

No se lo que es antes, esto me preguntaba mi hija María cuando tenia once o doce años, y no se cuando me he hecho como soy. Yo iba a ser maestra, que era lo único que se podía estudiar en la ciudad en la que vivía (Guadalajara), pero casualmente, cuando iba a empezar comenzaron los estudios de Enfermería (ATS, por entonces) y decidí estudiar enfermería (aunque nos llamábamos ATS, yo siempre me identifiqué más con el nombre de enfermera, no se porqué). La decisión fue porque como enfermera podía ir a trabajar a Madrid, y como maestra hubiese tenido que hacerlo en un pueblo. Entonces, para mi, Madrid representaba el no va más de lo cosmopolita.

Aunque pienso que la práctica de la enfermería, las enfermeras con las que he compartido el trabajo y las personas a las que he cuidado, son quienes me han ido haciendo como soy, sobre todo me han ayudado a desarrollar la parte más empática de mí, que era precisamente a lo que se refería mi hija cuando me lo preguntó, al verme actuar con una persona mayor a la que le atropelló un coche en la calle.


  • ¿QUÉ DESTACARÍAS DE TU TRAYECTORIA PROFESIONAL?

Como comentaba anteriormente, empecé ejerciendo en la clínica. Trabajando en la UCI del hospital Ramón y Cajal, a mediados de los años 1970, coincidiendo con el cambio del plan de estudios, el curso de nivelación, y a nivel más general con los “cambios sociales y políticos”, conocí a una de las enfermeras que más influido en mi evolución, Lucía Mazarrasa, esta enfermera que era responsable de la formación continuada en la hospital, me abrió el campo de la enfermería como disciplina. En esta época, y apoyada en lo que nos transmitía Lucia y los nuevos estudios, hice mis primeros trabajos y participación en Congresos, era un momento en que estas iniciativas contaban con el apoyo de los organismos y las instrucciones profesionales.

A partir de ese momento he compartido periodos con dedicación a la clínica y a la docencia, y también de una manera permanente a mi propia formación, reglada y no reglada, desarrollando una actividad científica e investigadora que finalmente concluye con mi doctorado.

Aunque, al hablar de mi trayectoria profesional, una conclusión que me gustaría destacar es que he disfrutado mucho con el ejercicio de la enfermería en sus diferentes ámbitos, no puedo saber como hubiese hecho otra cosa que no fuese la enfermería, pero lo que es cierto es que haciéndola he experimentado muchas satisfacciones.

Esta es una reflexión que frecuentemente hago con las estudiantes, les digo que pueden ser diversas las razones que les hagan haber llevado a estudiar y más tarde a ejercer la enfermería, pero que tengan la seguridad de que si se comprometen con un ejercicio profesional responsable serán muy felices.


  • ¿QUÉ APRENDISTE DE TU ETAPA COMO ENFERMERA ASISTENCIAL?

Muchas cosas, y de todas las personas que coinciden en los diferentes momentos de los cuidados. De las colegas he aprendido y aprendo constantemente. Recuerdo a un compañero que hablaba con las personas que estaban en coma, más tarde entendí que había explicaciones teóricas que fundamentaban esta manera de proceder. A otras compañeras que eran muy minuciosas con el cuidado de las necesidades básicas y las técnicas de los enfermos que cuidaban, a quienes se relacionaban muy bien con los enfermos y con el equipo, estas formas de hacer las fui incorporando a mi manera de hacer. Actualmente cuando me acerco a la clínica para el seguimiento de las estudiantes en sus prácticas observo actitudes similares.

De los enfermos también se aprende, recuerdo a personas que las guardo en mi memoria como modelos para cuando yo esté enferma. Igual que me hubiese gustado ser tan exquisita como Pilar Moreno con la higiene de mis pacientes, me gustaría llevar la enfermedad con tanta dignidad como lo hicieron Marcos, Elena o Teresa.

Un ejercicio de repaso a mi vida. Fue como coger una maraña muy liada y empezar a tirar de un cabo para ir haciendo un ovillo ordenado.

Viví momentos mágicos, porque un recuerdo me llevaba a otro, y este a otro, así comenzaron a cobrar cuerpo personas y situaciones de los diferentes momentos y cada vez eran más nítidas.

Aunque lo que ocurre con el recuerdo de las vivencias es que unas son positivas y me producían un buen estado de ánimo, me ponían contenta, pero también se materializaban recuerdos negativos y el efecto era el contrario. Mientras escribía hubo momentos en los que me descubría con una sonrisa y otros en los que llegaba a llorar.

  • ¿QUÉ TE APORTA LA DOCENCIA?

Me considero una privilegiada por dedicarme a esta área del ejercicio profesional. Me pagan por leer, estudiar, explicar e investigar y sobre todo por acompañar a jóvenes para que aprendan a ser enfermeras.

Aunque la dedicación a la docencia tiene una doble vivencia, por una parte, está el que no existen límites, se los pone cada uno, siempre se puede estudiar más, investigar más, preparar más y mejor las actividades con las estudiantes, compartir más con los colegas, hacerlo mejor…, la otra parte es que el poderlo haber hecho mejor frustra cuando no se hace tan bien como se hubiese deseado.

Las estudiantes aportan muchas satisfacciones, les ves como crecen en conocimientos y actitudes, y sobre todo cuando vuelven como profesionales, después de un tiempo tituladas, y valoran positivamente su paso por la escuela.


  • ¿QUÉ CUALIDADES, VALORES, COMPETENCIAS CONSIDERAS IMPRESCINDIBLES EN ENFERMERÍA?

La competencia profesional. La identificación de los cuidados humanos como la razón de ser de la enfermería y que se fundamente todo lo relacionado con ellos en los conocimientos que les den significado y por supuesto que se satisfagan de manera sistemática.

Claro que para ello es necesario establecer una buena relación de ayuda y amparar todas las acciones en principios éticos y deontológicos, pero con las bases conceptuales y metodológicas que comento.

Habrá personas que prefieran que les atienda una enfermera simpática, pero para otras puede ser más atractivo que sea seria, ocurre lo mismo con que hayan optado a la enfermería por “una llamada irresistible de vocación” o que lo hayan hecho por no poder acceder a otros estudios. Pienso que lo que si quieren todas las personas que necesitan atención enfermera es que se les atienda con profesionalidad, que no es otra cosa que con conocimientos, actitudes y habilidades que se aprenden y desarrollan, primero durante el proceso de formación y después con una práctica reflexiva.


  • SEGÚN TU OPINIÓN, ¿QUÉ URGE EN ENFERMERÍA?

Delimitar de una vez por todas el objeto de estudio de la disciplina y de interés de la profesión, que no es otro que los cuidados de salud de las personas y los grupos, como lo vienen poniendo de manifiesto las teóricas y pensadoras.

Y sobre esta base investigar, construir explicaciones para fundamentar y enriquecer la práctica cuidadora, desde todos los ámbitos. Para completar el circulo hacerse preguntas en la práctica que lleven a nuevas áreas de estudio e investigación, y así continuamente fundamentando los cuidados, aplicándolos, haciéndose nuevas preguntas, explicándolas y nuevamente aplicando los cuidados con las nuevas explicaciones.

Aunque puede sonar poco original es necesario aplicar el pensamiento enfermero desarrollado, los modelos de cuidados, en la práctica y hacerlo con la metodología propia, el proceso de cuidados y las clasificaciones más oportunas. Esta necesidad se viene planteando desde los años 1970 y no termina de cuajar y sin embargo es lo que haría visible nuestra aportación a la salud y bienestar de los beneficiarios de los cuidados enfermeros.


  • ¿QUÉ TRANSFORMACIONES CONSIDERAS NECESARIAS EN EL SISTEMA SANITARIO?

La salud es un derecho de todas las personas por el hecho de serlo, es lo que recogen las declaraciones de los organismos internacionales. Por lo tanto considero que los gobiernos, la sociedad, tienen que garantizar que todas las personas reciban la atención que precisan para gozar de la mejor salud posible. Dicho esto, entiendo que un sistema de salud tiene que garantizar la accesibilidad y equidad a toda la población, a toda. Y por supuesto respetar las decisiones de cada persona considerándola como sujeto activo de su proceso.

Por otra parte, respecto a las profesionales enfermeras, me parece que deben ser consideradas como cualquier otro profesional que tiene un campo propio. No entiendo bien, que se pueda elegir médico y no se pueda elegir enfermera, por ejemplo.


  • HÁBLANOS DE TU TRABAJO COMO COOPERANTE.

Hablar de mi actividad en países pobres como cooperante es muy pretencioso. Si que he realizado algunas actividades en países Africanos (Angola, Guinea Ecuatorial y Mozambique) y en América Latina (Nicaragua, El Salvador y Colombia), pero la actividad de cooperante requiere de una dedicación y manteniendo en las acciones que yo no realizo.

Mi estancia más larga fue en Guinea Ecuatorial, que ejercí como profesora en la Escuela de Enfermería durante un cuatrimestre, experiencia que fue muy significativa en todos los aspectos de mi vida.

Otras actividades han sido aportaciones concretas, “como experta” en algún proyecto, la coordinación de un proyecto de estudiantes de la Universidad de Alcalá en Centroamérica y la dirección de un proyecto de alfabetización para personas desplazadas en Colombia.


  • ¿QUÉ TE HA IMPRESIONADO MÁS?

La generosidad de quienes menos tienen. Así de concreto y sin tenerlo que pensar. Las gentes de las zonas más pobres son más generosas, parece como si existiera una relación entre cuanto menos se tiene más se comparte.


  • ¿CÓMO CUIDAN DE LOS NIÑOS, DE LOS ANCIANOS? ¿CUÁLES SON SUS VALORES?

Ancianos he visto pocos en los lugares que he estado, aquí en nuestro entorno las plazas están llenas de personas mayores, en los países pobres están llenas de niñas y niños. A los ancianos se les respeta, son un referente de sabiduría y experiencias para los más jóvenes.

En cuanto a los niños y niñas es muy llamativos verles sonreír, es raro ver llorar a una criatura, como se les suele nombrar. No se suelen observar cuidados especiales con los más pequeños, ni mimos especiales, ni expresiones especialmente tiernas. Si que se ve, frecuentemente, que los que son un poco más crecidos se ocupan de los más pequeños, y sobre todo de lo que impresionan es de estar felices, contentos… da mucho gusto ver a los niños y a las niñas por la calle, vestidos pobremente pero contentos, aunque sea vendiendo cualquier cosa con una cesta en la cabeza, aunque, por supuesto, es más grato verles con la cartera ir a la escuela.

  • ¿QUÉ DEBERÍAMOS APRENDER DE ELLOS E INCORPORAR EN NUESTRA FORMA DE CUIDAR, DE ENTENDER EL CONTINUUM SALUD-ENFERMEDAD Y LA MUERTE?

No se, no tengo conocimientos, ni percepciones para hablar de esto. Me parece que se ayudan mucho entre ellos cuando tienen cualquier problema. Si que he observa que ante cualquier acontecimiento, positivo o negativo, como puede ser la primera comunión, la fiesta de los 15 años de las niñas, el matrimonio, la emigración, una situación de enfermedad, la muere, etc., son situaciones que congregan a la familia y a los cercanos, pues bien, la respuesta además de la participación se pone de manifiesto porque cada persona aporta lo que puede, lo que tiene, dinero, comida, su trabajo.

Me parece que podríamos aprender de su sentido de la solidaridad para todos los momentos de la vida.


  • ¿DÓNDE TE VACÍAS?

Me cuesta vaciarme, me cuesta pedir ayuda en la cosa de los sentimientos, decir que estoy mal, sin embargo para las cuestiones materiales es todo lo contrario, pido ayuda sin pudor. Generalmente me reconcomo y rumio los problemas hasta que se solucionan o aprendo a convivir con ellos.

  • ¿DE QUÉ TE LLENAS?

De mi familia más intima y de mis amigas y amigos.

  • ¿QUÉ TE APASIONA?

No se, creo que nada me gusta tanto como para apasionarme, me gustan muchas cosas, que comentaba anteriormente, pero apasionarme… solamente la utopía de vivir en un mundo más justo, más sostenible y mejor preparado para la vida futura.


  • EN UN MOMENTO COMPLEJO COMO EL QUE ESTAMOS VIVIENDO, ¿QUÉ MENSAJE TRANSMITIRÍAS A LA SOCIEDAD?

Sería bueno que cada persona fuésemos capaces de ser con los demás como somos, y nos gusta que sean, con nosotras y nosotros.


  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGO MÁS CON NOSOTROS?

Me parece que con mis respuestas he compartido mis pensamientos y sensibilidades sobre la profesión y la vida en general ¿qué más puedo compartir? Simplemente daros las gracias por dedicarme vuestro tiempo.

<De tots els Colors>: Muchas gracias Cristina por compartir tus experiencias con la misma cercanía y autenticidad que percibí al leer tus memorias, y por tu mensaje claro para enfermería. Gracias “por ser así”!






* Entrevista a CRISTINA MORENO, Enfermera y Consellera del Consell de Mallorca:”Todo lo que he aprendido y ha valido la pena me lo han enseñado las personas”.

11 06 2010

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


CRISTINA MORENO MULET:

- EL SISTEMA ES PERVERSO. Despersonaliza, deshumaniza a las personas y las despoja de lo único que tienen: Su historia Vital.  El sistema NO SE ARTICULA EN TORNO A LAS PERSONAS, el centro todavía son los profesionales.

- ENFERMERÍA debe estar presente en las decisiones políticas como el resto de miembros de una comunidad muy especialmente, cuando constituye la profesión  mayoritaria del sistema sanitario.

- Creo que los “valores de la profesión” son una construcción teórica y que LO IMPORTANTE SON LOS VALORES DE LAS PERSONAS: la solidaridad, la justicia social, la lucha contra las desigualdades.



Me llamo Cristina Moreno, soy Enfermera y tengo 35 años. Soy profesora de ética y casi “licenciada en filosofia” (Tengo aparcado el último año hace unos meses). He ejercido durante 13 años como enfermera asistencial y gestora básicamente en unidades de cuidados intensivos. Profesora colaboradora en la Universidad de les Illes Balears desde 2008;  he  estado 7 años como profesora asociada.

Desde 2007 soy Consellera en el Consell de Mallorca.

Todo lo que he aprendido y ha valido la pena me lo han enseñado las personas. Creo que lo mejor que he hecho en mi vida fue irme a trabajar con la Madre teresa de Calcuta en el año 1997.

Mis experiencias como familiar en el sistema sanitario, muy especialmente la muerte de mi padre en 2002, también me han ayudado a intentar ser y luchar por la mejora de la profesión enfermera.

Las experiencias vitales resultan claves, -aunque no para todo el mundo imprescindibles-,  para construir nuevas formas de ver la vida y en nuestro caso, la profesión.


  • CON PERMISO DE CARL R. ROGERS ¿EN QUÉ CONSISTE EL PROCESO DE CONVERTIRSE EN ENFERMERA?

En un proceso de crecimiento profesional, no desvinculado de lo personal. A mi modo de ver se trata de una forma de entender el mundo en la cual se prioriza una acción: ayudar y atender a las personas, las comunidades y los grupos dentro de su proceso de salud-enfermedad. Precisa de una cualidad básica, la no trivialización ni menosprecio del sufrimiento del otro y de unos conocimientos y habilidades que provienen del campo profesional.


  • ¿QUÉ ES PARA TÍ LA EXCELENCIA EN EL CUIDADO?

El concepto excelencia tiene diferentes significados y sus raices se encuentran en el concepto de virtus o areté. Combinando ambos creo que se trata de combinar los componentes científicos como el rigor y los éticos como el respeto por las personas, el diálogo, etc… y poder responder a las necesidades que tienen.


  • ¿ÉTICA PERSONAL O ÉTICA PROFESIONAL?

Las dos, no creo que se construya la segunda sin la primera. Sé que los planteamientos de la ética de la virtud por los cuales  debemos saber cómo deben ser las personas: responsables, tolerantes, solidarias, etc.… aplicados a la ética profesional pueden parecer muy complejos de implementar pero cada vez más, creo que de no ser así serán muy difíciles de llevar a la práctica.

  • CUANDO UNA PERSONA INGRESA EN UN HOSPITAL , DE REPETENTE DEJA DE SER PERSONA PARA CONVERTIRSE EN PACIENTE Y EN MUCHAS OCASIONES YA NADA LE PERTENECE: NI EL DIAGNÓSTICO, NI LA INFORMACIÓN, NI LA CAPACIDAD DE TOMAR DECISIONES, … ¿POR QUÉ ES TAN AGRESIVO EL SISTEMA SANITARIO?

El sistema es perverso, como dice Marta Durán en su artículo “La intimidad del cuidado y el cuidado de la intimidad”, porque despersonaliza a la persona, la deshumaniza y la despoja de lo único que tiene: su historia vital. Esto sucede porque el sistema no se articula en torno a la personas, sino alrededor de los profesionales.


  • LAS DECISIONES CLÍNICAS ¿SON SIEMPRE DECISIONES ÉTICAS? ¿SE RESPETA LA AUTONOMÍA DE LA PERSONA?

Sí. Se ha diferenciado la parte técnica y la ética a nivel analítico pero cada vez más, soy más reacia a ese tipo de clasificaciones. Hacer las cosas bien técnicamente demuestra un gran compromiso a nivel ético. Lavarse las manos no sólo es una acción dentro de un procedimiento es un compromiso con el deber de no causar ningún daño a la persona a la que cuidamos. Por otra parte, una decisión que de verdad quiera integrar el componente ético y clínico no puede olvidarse de los valores del sujeto: de la persona, de la familia o el grupo. En este aspecto, a a pesar de que los pasos son cada vez mayores , creo que todavía nos encontramos en pañales. La incorporación en la toma de decisiones del usuario es un camino que se ha comenzado a transitar.

  • ¿QUÉ DERECHOS TIENEN LOS USUARIOS? ¿ESTÁN CONTEMPLADOS EN ALGUNA LEY?

Las personas usuarias del sistema sanitario tienen muchos derechos reconocidos en el marco jurídico estatal y de las comunidades autónomas. Tienen derecho a recibir información y a rechazarla, a que se respete su intimidad no sólo la relativa a la confidencialidad de los datos, también a otras dimensiones como la espiritual, la corporal, la emocional, etc.

Por otra parte, también tienen derecho a morir de una forma digna y a recibir los cuidados necesarios en caso de falta de autonomía o de encontrarse en una situación de dependencia.


  • HÁBLANOS DEL ROL DE LA ENFERMERA COMO DEFENSORA DEL PACIENTE.

A mi modo de ver este rol es crucial en el momento en el que se encuentra el sistema. El usuario, si verdaderamente pudiese ejercer su poder con autonomía, no necesitaría esta defensa. Pero dada la perversión de la que hemos hablado antes, es necesario que las enfermeras/os y el resto de profesionales de la salud adquieran un compromiso fuerte por defender al paciente y orientarle sobre la utilización adecuada de los recursos. El papel de “nursing advocacy” debe ser visto como un papel necesario hasta conseguir que el usuario ejerza su autonomía de forma independiente, lo que no creo que sea posible hasta que el sistema le permita hacerlo.

  • ¿QUÉ FUNCIÓN TIENEN LOS COMITÉS DE ÉTICA DE LOS HOSPITALES? ¿RESUELVEN LOS CONFLICTOS DE EQUIPO?

Los comités de ética asistencial tienen un papel de asesores dentro del sistema. Pueden ayudar a clarificar algunas situaciones complejas que a los profesionales asistenciales les causen dificultad, pero la resolución de un conflicto precisa de la voluntad de todas las partes.

  • PACIENTE Y FAMILIA: CUANDO LAS DECISIONES SON MOTIVO DE CONFLICTO.

Aquellas situaciones en las que se produce un conflicto entre el paciente y su familia son de una extremada complejidad. La enfermera debe intentar saber donde se encuentran lo límites entre el respeto  al paciente, el soporte a la familia, su papel como profesional y el marco jurídico que en determinadas ocasiones es clave. Las relaciones interpersonales son las situaciones más complejas a las que se enfrentan los profesionales cada día. A pesar de ello siguen siendo las menos habituales porque muchas enfermeras huyen de abordarlas.

  • ACABA EL TURNO DE TRABAJO, LA ENFERMERA SE QUITA LA BATA Y SIGUE CON SU VIDA, DESEMPEÑA OTROS ROLES, PERO PARA EL RESTO DE LA SOCIEDAD SIGUES SIENDO ENFERMERA LAS 24 HORAS DEL DÍAS. ¿IMPLICA RESPONSABILIDAD SOCIAL? ¿LA ENFERMERA ES UN MODELO, UN REFERENTE?

El turno se acaba, la ética no. La responsabilidad social basada en los valores de ciudadanía no se acaba el entorno laboral, se ejerce con las familias, con los vecinos, e tc. De hecho, muchas veces es más fácil llevarlo a cabo en el entorno profesional y más difícil en casa. La coherencia ética es clave para forjar valores y actitudes pero también requiere de un esfuerzo que en ocasiones puede resultar agotador, por eso, al menos, debemos conservar muchas de nuestras acciones en la práctica profesional.

  • ¿QUÉ TE HA APORTADO LA DOCENCIA?

La capacidad para creer que el cambio es posible y a la vez la necesidad de ser humilde y comprender que la educación no es un proceso de adoctrinamiento. El aprendizaje es un complejo entramado que precisa dedicación y perseverancia. ¡Pero hay que ser paciente! ¡Mira la maravilla de las estalactitas y las estalagmitas! ¡Contempla el trabajo de millones de años y dime si no es fácil soñar que algún día podrá ser!!

  • SEGÚN TE EXPERIENCIA ¿CÓMO VIVEN LAS ALUMNAS/OS DE PRÁCTICAS O LAS ENFERMERAS/OS NOVELES EL CHOQUE CON LA REALIDAD DEL SISTEMA SANITARIO? ¿SE LES PREPARA PARA ELLO?

Yo creo que sí. Se intenta equilibrar la energía y la ilusión por construir un sistema sanitario de calidad desde una capacidad crítica y transformadora ni pesimista ni utopista, simplemente realista. Ahora bien, no sé si los estudiantes de enfermería salen preparados para “batallar” en un sistema que no siempre reconoce ni refuerza al buen profesional.


  • TRABAJAR MANTENIENDO LOS PRINCIPIOS ÉTICOS, SER COHERENTE Y NO CONTAMINARTE CON LA DINÁMICA DE TRABAJO DEL DÍA A DÍA  RESULTA COMPLEJO. ¿QUÉ ESTRATEGIAS HAS SEGUIDO PARA CONSEGUIRLO?

Puedo comentarlas pero no me atrevo a aconsejarlas. Siempre he intentado poner por delante el beneficio de los pacientes y las familias por encima del corporativismo, pero eso también ha sido muy duro. He llorado mucho y no siempre ha sido fácil, pero lo volvería a hacer si fuese necesario.


  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGUNA EXPERIENCIA QUE HAYA SUPUESTO PARA TÍ UNA PARTICULAR COMPLEJIDAD?

Si me lo permites, más que complejidad me gustaría contar una experiencia que me hace estar muy orgullosa de ser Enfermera:

Una noche, a las 04 de la madrugada un señor al que operaban a las 08 del corazón me llamó y me dijo que tenía miedo a morir y que quería casarse con la que había sido su pareja. Hubo que llamar al juez, al sacerdote, a un amigo para poder celebrar la boda. A las 05:30h se casaban y yo soy su madrina de boda. Cada año, desde hace 12 años,  el día de Santa Cristina y para Navidad me llaman para felicitarme. ¡Gracias, Toni e Isabel! Creo que la enfermera que entienda esta historia entenderá el significado real de satisfacer las necesidades de las personas.


  • ¿QUÉ SON PARA TI LA ÉTICA Y LA ESPIRITUALIDAD EN ENFERMERÍA?

La espiritualidad la concibo desde un entorno íntimo  y personal.

La ética la concibo desde una perspectiva social y por lo tanto profesional. Los valores espirituales son propios de las personas, el papel de los profesionales de enfermería es conocer esta dimensión para poder proporcionar unos cuidados adecuados. Los valores éticos son la base de la vida social  y también deben, – a mi modo de ver- ser la base de la práctica clínica, la pregunta es ¿Qué valores son los adecuados? En este sentido, las y los enfermeros se han preocupado por contestar a esta pregunta y se han propuesto éticas profesionales desde diferentes perspectivas pero creo que todavía construimos desde patrones rígidos y en ocasiones poco fundamentados dando como resultado una ética profesional poco homogénea cuando observamos el sistema sanitario.

  • ¿QUÉ ES EL CUIDADO DE LA INTIMIDAD MÁS ALLÁ DE LOS CUIDADOS HUMANISTAS?

Si la intimidad es una dimensión humana no se puede cuidar más allá de estas dimensiones, ahora bien, se puede conocer mejor el alcance de estos aspectos de la experiencia a través de la ciencia, la fenomenología, etc….

  • ENFERMERÍA ESTÁ PRESENTE EN  LA POLÍTICA ¿CUÁLES SON LAS REPERCUSIONES SOCIALES?

Enfermería debe estar presente en las decisiones políticas como el resto de miembros de una comunidad, muy especialmente, cuando constituye la profesión  mayoritaria del sistema sanitario. Ahora bien, cada vez más creo que los “valores de la profesión” son una construcción teórica y que lo importante  son los valores de las personas: la solidaridad, la justicia social, la lucha contra las desigualdades.

Si hay enfermeras con estos valores deben dedicarse a la política, pero si hay personas con estos valores, aunque no sean enfermeras también. Abstenerse enfermeras o cualquier otro profesional sin valores.

Las personas con valores aportan lo verdaderament importante , la preocupación por las personas, el bien común y el interés general tan importante en un momento en el cual la política se encuentra muy desacreditada.


  • ¿QUÉ HA SUPUESTO PARA TÍ SER MIEMBRO ACTIVO DE LA POLÍTICA BALEAR?

Un aprendizaje sobre la importancia de las acciones  y la complejidad para garantizar el  bien común. Los resultados son complejos pero muy eficientes si se llevan a término. Pequeños cambios pueden mejorar la vida de muchas personas.


  • ¿QUÉ APORTACIÓN ESPECÍFICA, QUÉ VALOR AÑADIDO OFRECES COMO ENFERMERA A LA POLÍTICA BALEAR?

No sé si yo debería contestar a esta pregunta o preguntársela a mis compañeros. Algunos dicen que soy como “un Pepito grillo”, yo no sé si a veces resulto un poco pesada. Pero te puedo asegurar que la perspectiva del bien común está cada día presente.


  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGO MÁS CON NOSOTROS?

Te quisiera dar las gracias y acabar con un mensaje en positivo:

Soy consciente de las dificultades que tenemos para llegar a ser excelentes profesionales, pero también sé que sin esa voluntad de cada uno y cada una de nosotras, no será posible.

Una amiga mía dice: “El miedo es la brújula que indica el camino a seguir”. Animo desde aquí a todo el mundo, podemos llegar a tener la fuerza de las estalactitas, o estalagmitas, o como se diga, ¡que más da!

<De tots els Colors>: Muchas gracias Cristina por tu  compromiso con la sociedad,  tu trabajo coherente, y por la búsqueda de la excelencia personal y profesional. Gracias por tu ética de máximos.





* Entrevista a MONTSERRAT GASCÓN, Enfermera, Osteópata, practica la Osteopatía Bioenergética Celular: Pericardio libre y Emociones.

9 05 2010

Entrevista realitzada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


Montserrat Gascón estudió Enfermería, trabajó durante 6 años en el servicio de urgencias del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona y durante 30 años en hospitales de diferentes paises del mundo. Licenciada en Morfopsicología por la Universidad de París y licenciada en Osteopatía por la Universidad de Aix en Provence en Francia.

Ha estudiado en profundidad la relación entre las emociones y el pericardio y ha desarrollado la Osteopatía Bioenergética Celular: Liberar el Pericardio.  Es autora de los libros “Viva el pericardio libre” y “El secreto del corazón”  disponibles en www.vivalavida.org


MONTSERRAT GASCÓN SEGUNDO:

“La Osteopatía Bioenergética Celular  permite observar a los seres vivos en su globalidad, cuerpo, alma y espíritu. Respetar la Vida que los anima y respetar a cada uno como un ser ÚNICO.”

“Es necesario que las madres escuchen a sus hijos con atención, que los respeten y les hablen desde el corazón con la mayor claridad posible. Esto hará que sus hijos también las escuchen y las respeten. Cualquier decisión que tomen con respecto a sus hijos que sea desde el Amor y no desde el Miedo.”


¿Quién es Montserrat Gascón?

Soy pura energía que experimenta la Vida en este cuerpo llamado Montserrat.

¿Cuál ha sido el hilo conductor de tu vida?

Querer entender  lo que es La Vida y  la Salud.

Comprender el porque de la enfermedad.

Conocer el sentido de mi presencia aquí en la Tierra.


¿Qué es para ti la Vida?

La Vida es la energía que Anima y Crea el cuerpo, y cuando digo “cuerpo” me refiero a todos los cuerpos de todos los seres vivos, y de la materia en su globalidad.

No puede haber materia sin que la Vida la haya creado.

A la Vida se la puede llamar de muchas maneras, Chi, Qi, fuente divina, Dios, divinidad (que viene de di-vita), madre divina, padre creador, energía creadora femenina YIN,..

En realidad la Vida es el ALMA, ANIMA, Dios.

Es la madre divina que crea el cuerpo, o el Padre creador para otras religiones.

  • ¿Y la salud?

Es cuando nuestras  tres esencias , cuerpo, alma y espíritu, son respetadas, reconocidas, y  pueden manifestarse fluidamente, libremente.

El Alma crea el cuerpo.

AL L,, ÉL, IL, es la sílaba utilizada para nombrar la divinidad. Como en Allah, o en otras religiones cuando se habla de Dios se dice Él o IL.

MA es la sílaba que describe la madre, como mamá, mater, ayma, maya, mare,.. en todas las tradiciones.

Etimológicamente AL-MA significa la madre divina, es ella quien crea el cuerpo.

El cuerpo es la materia, es la manifestación del Alma y la materialización del espíritu. Todos los cuerpos están animados de la misma esencia, Alma-Vida, lo que varía es el cuerpo físico utilizado por ella, para expresarse y para experimentar la Vida a través de él. Eso me ha permitido entender la Unidad entre todos los seres vivos desde el respeto y la comunión.

El ESPÍRITU es quien da la información al Alma de qué cuerpo va a crear, así cada ser vivo es único, y cada Ser en el universo, tiene su razón de ser. El Espíritu es casi inimaginable para el cerebro humano. Es la fuerza de unión entre todo lo que ES, porque no puede haber materia que no haya sido “ideada” por el espíritu que es el Conocimiento máximo. Es la partícula más pequeña que lo contiene TODO.

Tenemos que saber que el Conocimiento no es algo ajeno y que tenemos que aprender estudiando mucho; esto son los conocimientos. En realidad es algo inherente en nosotros y en todo lo que Es, por eso se llama CO-NOCIMIENTO o CO-NACIMIENTO, CO-NAIXEMENT, CO-NAISSANCE, es decir que nacemos con Él y es nuestra esencia original, quien lleva la información de toda la Creación, de quienes somos y de lo que hemos venido a hacer a este mundo.

Es nuestra esencia espíritu-al, quien conoce TODO lo que es, lo que ha sido y lo qué será. Y Ésta, cual una semilla, la llevamos dentro de cada una de nuestras células y dentro de nuestro cuerpo que no es más que una constelación celular con un Sol central que es nuestro corazón/pericardio, guardián de nuestra célula original, de nuestra semilla.

En el Universo TODO está organizado y estructurado por fuerzas electromagnéticas liberadas por los átomos y las partículas esenciales, que con su cohesión crean y estructuran la materia. Cada elemento constituyente de este TODO lo contiene todo en si, cuerpo, alma y espíritu.

  • ¿Dónde se originan los primeros desequilibrios que desembocan en enfermedad?

Para entender lo que es la Salud y la Enfermedad, primero hay que comprender como funcionamos básicamente.

Nuestro cuerpo está formado por millones y millones de células y para entender nuestro funcionamiento global, aparentemente tan complicado, decidí ir a ver como funciona una célula, nuestra unidad de base.

Cada célula viva respira, sin tener pulmones, se mueve, se comunica y en realidad tiene vida propia. Es una unidad, una individualidad formada por cuerpo, alma y espíritu, con su propia misión bien específica.

Todas las células de los seres vivos, están regidas por tres leyes biológicas fundamentales:

MEMORIA : cada célula guarda en ella la memoria de toda la evolución de la Vida, desde el primer ser unicelular hasta la actualidad. Y también la memoria familiar, social, cultural, religiosa, sin hablar del ADN que lleva las informaciones específicas de la especie y que esta en constante adaptación y cambio con misión de proteger la perpetuidad de la especie.

CONSCIENCIA: Cada célula SABE EXACTAMENTE cuál es su función y su misión. En nuestro desarrollo embrionario, y sin que el cerebro este formado, cada célula “sabe” donde colocarse a nivel del tubo neural y que órgano va a crear. Esta consciencia es el conocimiento, del que hablaba más arriba, y que no tiene nada que ver con los conocimientos intelectuales.

LEY DE DILATACIÓN RETRACCIÓN: Todas las células de todos los seres vivos están regidas por esta ley universal, por este movimiento básico que nos permite abrirnos cuando nos sentimos en confianza, en placer; o cerrarnos cuando nos sentimos en peligro para protegernos.

Estos dos movimientos esenciales: dilatación – retracción están regidos por el sistema nervioso Neurovegetativo o Autónomo, que es quien nos mantiene en Vida dirigiendo nuestras funciones vitales o vegetativas, y no está bajo la dependencia del cerebro voluntario.

La Salud es cuando nuestra Alma se puede expresar en su grandeza y el cuerpo se pone a su servicio, bailando con Ella y respetando la dirección de su movimiento, su ritmo y su amplitud.

La dirección funcional de la energía de la Vida es la expansión, es decir, de dentro hacia fuera para abrirse, nutrirse, comunicar y crecer.

El miedo provoca una retracción celular por una acción del sistema simpático, y esta retracción  un cambio en la dirección de la energía de la Vida, entonces  aparece la enfermedad. Cuando estamos enfermos la Vida, el Alma está encerrada, prisionera, atrapada dentro de nuestros órganos y de nuestras células y su energía ya no es funcional y en este estado de Enfermedad pueden aparecer cualquier tipo de patologías, que no son más que la manifestación de una  disfunción al origen energética y emocional.

La inmensa mayoría de las patologías son llamadas funcionales, porque no presentan ningún trastorno a nivel de la estructura física pero el órgano “no funciona” bien.

  • La medicina ortodoxa da poca relevancia al pericardio, en cambio tu teoría lo sitúa como centro de las emociones. Háblanos de ello.

Si que se le da poca importancia ya que se le considera como una membrana que envuelve, protege, fija y mantiene el corazón en el mediastino. Como la medicina ortodoxa tiende a ver los órganos y los sistemas desde la separación, entonces una membrana es una membrana a diferencia de un órgano que tiene sus funciones, sus secreciones específicas.

Ha sido el estudio de la anatomía funcional global basada en la observación clínica de las personas que he tratado lo que me ha permitido descubrir esta llave esencial de nuestro funcionamiento físico, emocional y espiritual.

Sabemos la importancia del impacto  emocional en nuestra salud y de allá vienen las llamadas enfermedades psicosomáticas, sin entender realmente el mecanismo desencadenante de tantas patologías llamadas “esenciales” “idiopáticas” “funcionales” o sencillamente debidas al “estrés” o a los “nervios”. Es decir incomprensibles.

En la medicina china al meridiano del Pericardio se le llama “maestro corazón” y  dicen que el Pericardio rige directamente:

-       la consciencia

-       la memoria

-       El pensamiento

-       El sueño

-       Las emociones

-       La alegría

-       La felicidad

¿Como puede ser que un órgano tan anodino y casi desconocido como esta membrana, pueda tener repercusiones sobre las funciones principales relacionadas con nuestra salud y nuestro bienestar?

Lo más importante de este descubrimiento fue el darme cuenta que :

El pericardio a través de las asas subclavias forma una unidad anatómica con los ganglios estrellados.

El mínimo impacto emocional consciente o inconsciente, provoca una retracción del pericardio, que a su vez a través del asa subclavia excita el ganglio estrellado provocando una reacción simpática generalizada e instantánea.

Recordemos que del ganglio estrellado sale el nervio cardíaco, se anastomosa con el nervio Frénico (de la respiración) y con el nervio Vago que rige nuestro sistema parasimpático y la posibilidad de relajarnos, de abrirnos al placer a la Vida y a la confianza.

  • ¿Qué permite la osteopatía bioenergética celular?

Observar a los seres vivos en su globalidad, cuerpo, alma y espíritu. Respetar la Vida que los anima y respetar a cada uno como un ser ÚNICO.

Aunque seamos las personas más intelectualmente sabias del mundo, aunque hayamos estudiado todos los libros posibles e inimaginables de anatomía, fisiología, semiología, patología, etc etc.. Ningún libro nos ha hablado de la persona que tenemos delante nuestro “aquí y ahora”, esta persona es única y cada momento es único. Sólo su cuerpo, sus órganos, sus células, su alma nos pueden hablar de lo que esta viviendo.

Ha llegado el momento de “escuchar”  con nuestras manos, de “sentir” con nuestro corazón, para descubrir donde la Vida quedó atrapada, enferma y poderla ayudar en su liberación. Para encontrarle el “sentido”  y recuperar la Salud y la Alegría.

Este es el objetivo de la Osteopatía Bioenergética Celular: liberar la energía de la Vida sintiendo  donde se quedó atrapada, reconociendo la emoción que provocó la retracción y armonizar con nuestras manos  las tres esencias cuerpo, alma y espíritu, no solo en los seres humanos, sino en TODO lo que ES.


  • ¿Qué has aprendido de tus hijos?

Mis hijos han sido, y son, luces en mi camino que me han permitido ver mi nobleza en sus ojos, mi malestar en sus enfermedades, mi libertad en sus sonrisas, mi responsabilidad en su autonomía y mi ligereza en sus decisiones.

Con ellos he podido comprender que “mis hijos no son mis hijos”,  son hijos de su propia ALMA , de la Vida, divinos,  con un camino propio que va más allá del mío y de mis deseos, que sólo me eligieron a mi para llevar a cabo su plan de Vida.

Gracias a ellos entendí que mi madre tampoco es mi madre, es mi Alma quien ha creado mi cuerpo para experimentar LA VIDA a través de él.

Integrar estos conceptos me ha liberado del peso de la responsabilidad sobre la “familia humana”. Poder respetar el camino divino de cada cual, reconociendo la vibración de la familia de Alma, que a menudo no tiene nada que ver con los lazos de sangre, sin culpabilidad, con respeto y con Amor hacia mi y hacia los demás.

  • <El secreto del corazón> es:

Tomar consciencia de que nuestro pericardio-corazón guarda la esencia de quienes somos, esta esencia es de un poder ilimitado ya que  es DIVINA, es decir DI-VITA.

En esta Flor de Vida original, en esta semilla que llevamos dentro se encuentra el CONOCIMIENTO que nos permite conectarnos a TODO lo que ha sido, lo que es y lo que será. Cada ser vivo lleva esta misma semilla con su información específica.

Ser conscientes quiere decir darnos cuenta que somos seres creadores, ilimitados, omniscientes, omnipotentes, divinos, inmortales.

Ser conscientes es darnos cuenta de quienes somos realmente, más allá de las apariencias de nuestro cuerpo físico.

En cuanto tomaremos consciencia de nuestro poder divino dejaremos de vivir en el triángulo infernal de la víctima, el verdugo y el salvador, viejos patrones que solo conllevan  miedo, enfermedad y muerte.

Hemos venido a este mundo a RE-AL-IZAR-NOS , es decir a izar de nuevo nuestra divinidad, nuestra realeza.

  • ¿Qué opinas de las medicinas tradicionales, ancestrales?

No las conozco como para poder opinar por experiencia propia.

  • Aprender a liberar el pericardio ¿sería una buena asignatura para la educación de los niños?

¡IMPRESCINDIBLE.!

Los niños están perdidos porque no encuentran el sentido de la Vida, no entienden porque tienen que  estudiar, ni que sus padres trabajen tanto, no quieren  soportar la autoridad de personas que “no tienen ni idea” de lo que ellos perciben, no aguantan tener que estarse quietos durante horas en clase escuchando discursos sin sentido, etc..

Estos niños son diagnosticados de “trastornos de atención”, hiperactivos, rasgos esquizoides e incluso me vino a la consulta un niño de 4 años diagnosticado de psicótico..! Están medicados con Ritalin u otros fármacos para que puedan ser “adiestrados” sin perturbar el orden general de la clase.

Cada vez hay mas niños especiales, con una percepción y sensibilidad muy desarrolladas, y que busca otras respuestas que las convencionales por parte de sus padres o de sus maestros. La frustración  por no sentirse entendidos los lleva a la enfermedad y al encierre en si mismos, con dificultades en la comunicación y en la sociabilidad.

Los talleres que he dado a niños para sentir la Vida, han sido un bálsamo para mi y una alegría para ellos. Facilmente sienten vibrar la vida en los árboles, en los animales y en ellos mismos. Sienten con sus manos que dentro de todos se mueve la misma vibración, y entienden esta noción de Unidad y respeto, desde su sentir.


SINTIENDO  LA  VIDA  LE  ENCUENTRAN  EL SENTIDO


Lo primero que estudié fue Magisterio, pero sólo haciendo las prácticas ya me desanimé y no quise seguir por este camino.

Ahora les puedo enseñar el sentido de la Vida y pueden entender lo que es la Vida y lo que es la muerte, sencillamente.

Algunas maestras que se formaron conmigo instauraron en su clase la liberación del pericardio. El cambio fue espectacular. Cada día los niños se ponían por parejas, uno ponía las manos en el pericardio del otro y se lo liberaban con silencio, respeto y Amor. Esta relación cambió la energía de la clase, porque más allá de las apariencias podían sentir las manos del otro en su corazón con su vibración preciosa.

  • ¿Qué mensaje transmitirías a las madres?

- Que los escuchen con atención, los respeten y les hablen desde el corazón con la mayor claridad posible. Esto hará que sus hijos también las escuchen y las respeten.

- Que ellas son la mejor medicina y el mejor médico para sus hijos.

- Que no den su poder a nadie. Que no pongan la Vida de sus hijos en manos de otra persona por más profesional que sea, ya que nadie conoce, o tendría que conocer a su hijo, mejor que ellas mismas.

- Que cualquier decisión que tomen con respecto a sus hijos sea desde el Amor y no desde el Miedo escuchando siempre esta vocecita del corazón que “sabe”. Sin miedo a equivocarse.

- Que en cualquier caso no sea peor el remedio que la enfermedad.

- Que dejen a sus hijos decidir sobre su propio cuerpo, se quedarán sorprendidas de la sabiduría de estos seres, en apariencia pequeños pero cuya Alma es igual que la nuestra y menos perturbada.

  • ¿Qué transformaciones crees necesarias en el sistema de salud?

Para que sea realmente un sistema de salud, hay que entender lo que es la Salud.
Un sistema de Salud no puede estar basado en el Miedo, ya que el miedo provoca la enfermedad. Tiene que estar basado en la comprensión de las disfunciones que vivimos, en el acompañamiento, la confianza, el respeto, la libertad y la responsabilidad de cada cual frente a su propio proceso.
La ignorancia nos da tranquilidad porque nos quita la responsabilidad.


Aprender la medicina de otra manera, no solo  desde el punto de vista del tratamiento aplicable, sino desde la comprensión de los signos y síntomas como maneras de expresión de un malestar en nuestro cuerpo y en nuestra vida.

  • ¿Qué dirías a las Enfermeras?

Lo segundo que estudié fue enfermería.

En el hospital también me desanimé porque me di cuenta que nadie entendía nada. Pinchar, cortar, curar, calmar, rayos, pruebas, análisis, números , constantes, hacer lo que te mandan sin rechistar aunque te des cuenta que es todo lo contrario del sentido común más básico.

Yo solamente les diría que se preguntaran cada día antes de ir a  su trabajo :

- ¿A quién estoy sirviendo? ¿A quién estoy ayudando?

- ¿Al paciente? ¿Al médico? ¿A la industria  farmacéutica?

- ¿Bajo que criterios estoy administrando este tratamiento?

- ¿Qué responsabilidad tengo en la aplicación de un tratamiento que yo sé que es nocivo para esta persona?

- ¿Lo que cumplo en mi trabajo esta realmente al servicio de la Salud o de la enfermedad?

- ¿Por qué hago este trabajo, por Amor a mi o por Miedo?

Son las enfermeras las que están más cerca de los pacientes, aunque cada vez más están formadas tecnológicamente, para poder utilizar mejor las máquinas que el sentido común. Agobiadas de trabajo y de técnica, cada vez se alejan más de lo que es esencial : el ser humano y ellas mismas.

Son ellas las que pueden ayudar con su atención, su escucha, su mano, sus gestos mucho más importantes que tomar la temperatura o la tensión a tal y tal  hora.

Y sobretodo con sus palabras, una palabra bien dicha es una Bendición y una palabra mal dicha es una maldición. Palabras como : imposible, incurable, degenerativo, crónico, mortal, “le quedan tres meses de vida”, irreversible, …. Son “maldiciones” que pueden influir catastróficamente en el proceso curativo del paciente.


  • ¿En qué proyectos estás trabajando?

El gran proyecto es transmitir la buena nueva de nuestra divinidad, liberando pericardios y transmitiendo esta medicina maravillosa que nos permite despertar nuestra verdadera esencia y encontrarle el sentido a la Vida.

Viajando e impulsando la creación de centros FLOR DE VIDA que son espacios donde experimentamos la Vida desde el corazón y desde  la responsabilidad consciente de cada uno y de nuestros actos. Donde nos reconectamos con la Alegría y la ligereza de SER.

Espacios para RE-COR-DAR quienes somos.

Recordar quiere decir : reconectar con lo que da el corazón, es decir nuestra esencia divina.


  • ¿Qué nos recomendarías para mantener nuestro pericardio libre?

Leer los libros:

“Viva el pericardio libre”: para entender como funciona la Vida y la importancia del impacto emocional en nuestro Pericardio/corazón.

Y “El secreto del corazón”: Que más que un  libro es un manual de Vida, una novela agradable y sencilla para comprender LA VIDA..

Dentro del libro hay un DVD con música y animaciones originales. También hay una meditación guiada para aprender a liberarnos el pericardio y una charla con Ima Sanchís para recalcar las cuatro preguntas esenciales :

-¿Qué es la Vida?

- ¿Cómo funciona?

- ¿Quiénes somos?

- ¿Qué hemos venido a hacer a este mundo?

  • ¿Deseas compartir algo más con nosotros?

Que la consciencia no nos haga perder la alegria, ya que la búsqueda del GRIAL no es más que el re-encuentro de la ALE-GRIAL

Gracias por vuestra atención, os mando un “pericardiazo”; es decir, un rayo de mi esencia divina.

<De tots els Colors>: Muchas gracias Montserrat por compartir con nosotros tu Alegría, tu Esencia. Tu mensaje llega directo al corazón, es un impulso que anima a la apertura y a la reconexión con nuestra propia Esencia y con la Vida.





* Entrevista a MANUELA GUERRERO: Una historia personal de superación de cáncer desde el autoconocimiento y la autonomía.

25 03 2010

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


MANUELA GUERRERO GARCÍA:

-Para mi la salud es muy importante porque no me gusta depender de nadie. Busco información sobre temas relacionados con la salud para ayudarme, para estar preparada y para poder decidir. Quiero vivir bien, con tranquilidad y no pasivamente.

- Es importante tener una autonomía propia, no sólo a  nivel económico, sino ser tú misma. Trabajar el autoconocimiento.


Me llamo Manuela Guerrero y tengo 65 años. Mi vida ha sido una vida sencilla: ocuparme de casa, cuidar de mi hija, pero… siempre con inquietudes. No me he conformado con ser la clásica mujer de casa, siempre he tenido inquietud por aprender, por el conocimiento del cuerpo, de la persona. Para mí la salud es muy importante porque no me gusta depender de nadie. Busco información sobre  temas relacionados con la salud para ayudarme, para estar preparada, y para poder decidir. Es muy importante porque quiero vivir bien, con tranquilidad y no pasivamente. Me gusta disfrutar, voy buscando soluciones. La salud es muy importante porque reflejas también un optimismo, unas ganas de vivir. Si siempre estás enferma siempre tienes una apatía, una tristeza, y el que está a tu lado… aburres, ¿eh? Te lo digo de verdad.  No me gusta ser una carga para nadie.

  • Fuiste una adelantada a tu tiempo iniciándote en temas relacionados con el cuidado integral.

Si, empecé a hacer yoga antes de los 30 años. Tengo una buena amiga, Montse, pensamos parecido, hablamos mucho, compartimos opiniones… Ella encontró un libro sobre  yoga, lo leímos y estuvimos comentándolo. Ella es una chica tímida y  yo también pero me dijo: “¿por qué no nos apuntamos a un sitio que hagan yoga? así sabremos más lo que es porque estamos leyendo pero la gente cuando hablas de yoga te mira raro”. Y empezamos a hacer yoga con una chica que hacía las clases en  su casa . Enseñaba lo que aprendía pero no era profesora y llegó un momento en que aquello nos pareció poco. Entonces fuiamos a un centro que había en la calle Entenza. Hacíamos yoga, íbamos a conferencias, nos explicaban lo que servía para el cuerpo, para la mente, la importancia de la respiración para que la sangre circule bien… y sentimos como nos iba beneficiando físicamente. Tengo una buena elasticidad y  reflejos después de tantos años practicando; más que cuando era joven!  y los huesos los tenía muy bien hasta el tratamiento con quimioterapia… Yo sólo decía que hacía ejercicio, no decía qué tipo porque era joven y no me atrevía, pero luego de mayor perdí la vergüenza y me he atrevido a decirlo.

Y ahora es algo normal, todo el mundo hace yoga pero igualmente a veces hay que especificar: es un yoga de ejercicio físico, de respiración, no es un yoga espiritual. Si les hablas de yoga espiritual se asustan, como si fueras a una secta y eso no es así, el yoga te ayuda a potenciar la capacidad de relajación.

  • ¿Cómo lo llevaba tu marido?

Bueno,  como yo le explicaba lo que hacía y me veía que estaba bien, pues a Paco no le importaba, pero nunca le había hablado de la parte espiritual porque sabía que no lo iba a entender mucho y pensaba que ya llegaría  el momento en que se lo puediera decir, y llegó. Ha visto el resultado  y lo ha aceptado. Él no hace yoga, pero me escucha y apoya.

  • Además de la práctica de yoga ¿Fuiste incorporando en tu vida las terapias naturales y/o complementarias?

Siempre me ha interesado el mundo de las plantas, las hierbas. Ya desde pequeñita estuvieron presentes en casa, mi padre y parte de su familia utilizaban las plantas. Mi abuela hacía cataplasmas de hierbas para los dolores. Recuerdo que mi padre le pedía a mi madre infusiones de tomillo para depurarse porque tenía los ojos  rojizos y  no se le curaban y cuando hacía tomas continuas de tomillo y lavados tópicos mejoraba. Se lavaba con agua y sal para despejar la nariz y respirar mejor. Todas esas cosas las he vivido en casa. Y más tarde, con mi amiga Montse, descubrimos un herbolario en Barcelona en el que pedía consejo cuando necesitaba algún remedio.

Conforme fue pasando el tiempo fui conociendo la homeopatía. Yo soy  mujer de radio más que de televisión, a nuestra edad somos hijas de radio, para mí es más inmediata que la tv en muchas cosas, y escuchaba programas que hablaban de terapias naturales y me gustaban.

Soy una mujer muy autodidacta porque no tengo estudios, tengo lo básico, he aprendido mucho escuchando a médicos, a gente que no creía y que contrastaba en las tertulias y a partir de lo que escuchaba y de lo que había experimentado en mi misma y comprobado que funcionaba, fui construyendo mi opinión y mi criterio.

Empecé a utilizar homeopatía ya con 50 años coincidiendo con el climaterio y la menopausia. No quería tomar hormonas ni nada parecido porque creo que te benefician momentáneamente pero te traen otros problemas, y junto con Montse nos informamos, nos movimos y encontramos a una médico que nos habló ya entonces de la soja y de la homeopatía y me fue muy bien. El padre de esta médico había sido un terapeuta autodidacta, sus hijas  estudiaron y siguieron su camino y decidimos que nos trataran ellas porque eran médicos y nos convencían más.

  • Este camino de crecimiento con Montse, tu compañera de viaje… ¿Te ayudó cuando llegó el diagnóstico de cáncer de colon?

Si, me ayudó mucho. Y creo que me he puesto bien por la confianza que he tenido en muchas cosas: en que iba a salir adelante, y que estos tratamientos complementarios en los que mucha gente no cree pero yo sí, me iban a solucionar muchas cosas.


  • ¿Cuándo empezaste a notar que algo no iba bien?

Llevaba un par de años que no me encontraba bien, tenía malestar, diarreas, la doctora decía que tenía gastritis. Al cabo de 1 año estuve una semana muy enferma, no podía ni andar hasta el CAP y volvieron a diagnosticarme gastritis. Me tomé el tratamiento que me recetó, me fue bien, pero yo me levantaba por la mañana y no me encontraba bien, estaba como extraña, tenía malestar, decaimiento… y un día fui a ver a mi médico, la Dra. González Moreno, que por cierto le tengo que dar las gracias porque estoy aquí gracias a ella, por su insistencia en querer hacerme pruebas. Ella también creía que era una gastritis pero quería que me hiciera pruebas para asegurarse y ajustar el tratamiento pero yo no quería porque pensaba que no me sedarían. Me explicó que sí y me hicieron una fibrogastroscopia. Confirmaron gastritis y me trató. Mejoré pero al cabo de un tiempo seguía sin encontrarme bien, siempre tenía pequeñas infecciones de orina, y me propuso hacer una colonoscopia y salió bien. Pero seguía igual, y al cabo de medio año, como  no mejoraba volví a su consulta y recomendó una segunda colonoscopia y también salió bien. Me hizo una analítica al año de empezar con molestias y salieron los resultados alterados, y solicitó una tercera colonoscopia. Seguía cansada, malhumorada. Ahí me encontraron el tumor, noviembre de 2006.

Yo le dije al médico que me hizo la colonoscopia: “oiga: ¿en un año me puede salir esto? “Y él se puso un poco rojo y me dijo que no me podía responder muy claramente. Le dije que me habían hecho dos el año anterior! y él fue sincero y me dijo que “era tan pequeño que igual el año pasado no lo ví y este año ha crecido un poco y lo he visto, pero es que he tenido que estar buscando, buscando, porque la doctora ha insistido tanto!” Y le agradecí la sinceridad. Él me vio muy convencida.

  • ¿Cuál fue tu reacción cuando te confirmaron que era cáncer?

Cuando me dijeron que era cáncer me quedé impactada, no supe qué decir. He tenido suerte porque los médicos han sido delicados a la hora de informarme, desenfadados, y eso me ha ayudado mucho. Cuando me operaron por laparoscopia, me dijeron que había ido todo muy bien, pero cuando me dieron el alta  el cirujano Dr. Díez Caballero, me dijo que tenía que ir al oncólogo y me lo tomé muy mal, ¿Por qué si todo había quedado limpio? Era por prevención. El cirujano  estaba convencido de que yo me curaría. Me dijo así mismo: los oncólogos quieren asegurarse y te voy a decir una cosa, nosotros enviamos a los enfermos bien y ellos nos los mandan mal, claro la quimio perjudica mucho.

Yo confié mucho en él porque lo vi tan convencido de que me curaría y eso te da fuerza.

Cuando me visitó el oncólogo y me dijo que necesitaba quimioterapia se me juntó el cielo con la tierra, no entendía nada:  ¿estoy bien pero he de hacer quimioterapia?, y me explicó sobre las células, la prevención, has tenido 2 ganglios afectados sinó no habría hecho falta.

  • ¿Cómo afrontaste el tratamiento con quimioterapia?

En aquel momento no era muy consciente de lo que estaba pasando,  hice una especie de muro, de negación, dije: yo tengo que salir adelante, voy a buscar mis soluciones y me voy a curar. Me crecí y me sentí con una fuerza que yo no conocía,  lo había escuchado en otras mujeres y me costaba creerlo, pero eso a mí me pasó y ahora me lo creo.

Yo luché para estar bien, pensé en mi interior: he tenido estos ganglios pero no voy a tener más. Voy a buscar mis remedios, yo me voy a curar. Entre lo que me dijo el cirujano el Dr. Díez Caballero y lo que yo quería que fuese, creo que me ayudó.

A veces los médicos me preguntan, porque les he dado muchos problemas: “¿Y usted cómo se lo tomó?”

Pues yo creo que no era demasiado consciente de lo que me estaba pasando, me cerré en una idea propia e hice lo que yo quería. Ellos me daban medicación para el estómago, para hacer bien la digestión, para el hígado,¡ yo que sé cuántas pastillas! Y en unas horas concretas, parecía un sonajero con tanta pastilla y yo pensaba: “cuando llegue a casa dejaré tantas pastillas” y efectivamente cuando llegué a casa fui eliminando pastillas y mi hija Mireia me decía: “¡Mamá no hagas eso!” Y le contestaba: “tú déjame”… Las que veía importantes no ¿pero la medicación para que me siente bien la comida? ya me haré una infusión!

El Dr. Carles, el oncólogo,  me dijo que era la primera enferma que a él, no para su equipo, había tenido problemas con la quimio, que la rechazase y me parecía que a él esto en el fondo le sabía mal. Pero también le fue bien porque conmigo pudo ver que tipos de quimio iban mejor. Se reunían oncólogos, el digestólogo, mejoraron la quimioterapia pero seguía sentándome mal, con muchas secuelas. Un día en casa me encontraba fatal, vio mi amiga Montse y me vio tan mal que esperó que llegara mi marido y mi hija y llamaron a la oncóloga y me llevó a la Deixeus. Sólo mirarme me dijo que me iba a ingresar. Me tuvieron una semana sin quimio con sueros para recuperarme. Al cabo de 15 días volvieron con la quimioterapia. Me ingresaban de martes a viernes para que me pusieran la quimio super controlada, pero ya las últimas veces me sentía fatal, toda la comida me sentaba mal,  ni siquiera mejoró escogiéndola con el dietista.

Una de los días me sentía super hinchada y al cabo de dos días me dijeron que iban a interrumpir la quimioterapia definitivamente “porque tu cuerpo la está rechazando y no lo podemos forzar más, tenía el hígado muy mal”. No acabé el tratamiento completo que ellos habían propuesto.

  • ¿Antes de ese momento te planteaste dejar la quimioterapia en algún momento?

Siii, si, veía que sentaba tan mal, a mi me habían dicho que estaba curada y que me ponían aquello por si acaso, le decía a Mireia “lo voy a dejar”,  ella me decía ” no la dejes. ¿Quieres que busque una alternativa?”  No puedo decir que la quimio no me haya ayudado porque no lo sé. Lo que sé es que me ponía malísima, yo veía que estaba controlada, pero otras personas  a pesar de algunas molestias podían irse a su casa y hacer una vida un poquito normal, pero yo no. Continuamente me planteaba “¿me vabien, me va mal?” y los médicos me decían que se tenía que poner. Yo más que nada tenía miedo de que  hubiera alguna célula por ahí perdida. Por eso admití ponérmela. Si yo hubiera tenido más conocimientos de tratamientos nuevos como ahora sé lo hubiera dejado, pero como no era así me quedé con la quimioterapia. Luego si me he enterado de muchas mas cosas…

  • ¿Además de los médicos  recuerdas algún otro profesional de la salud que te haya ayudado especialmente?

Las enfermeras, a mi me trataban muy bien. Estuve ingresada en diferentes plantas, nunca estaba en la misma, las recorrí todas, ya me conocían todas. Yo he sido una buena enferma, no he molestado…

  • ¡¿Buena enferma?! cuando una persona se siente mal hace lo que puede…

Yo creo que las enfermeras te agradecen que tú también sepas cuidarte un poquito. Yo nunca estaba en la cama, estaba sentada o paseando, es una cosa que tengo en mente. Cuando estoy enferma no quiero estar en la cama, la cama me da la sensación de que estoy mucho más enferma de lo que estoy. Atenciones recibí muchas, se preocupaban de que la dieta fuera la mejor para mi, que tuviera compota de manzana natural, no podía tomar ningún lácteo. Todas me han tratado siempre  muy bien, con mucho cariño y siempre gente joven.

  • ¿Algún profesional de la salud se ocupó de acompañarte a nivel emocional?

No. Posiblemente si que hubiese necesitado un poco ese tipo de cuidado, pero no. Hay un aspecto de mi que es positivo y negativo al mismo tiempo. Doy  la imagen de ser muy fuerte, yo creo… y la gente no se preocupa tanto de ti, al contrario, posiblemente como me veían habladora… me veían bien. Luego cuando se iban y me quedaba sola…


  • ¿Qué tratamientos naturales compaginaste con la quimioterapia?

Cuando me operaron yo me encontraba bien, es después que te ponen enferma los oncólogos con la quimio. Yo sabía lo que era una quimio pero de saberlo a vivirlo cambia, no tiene nada que ver! Los conocimientos no vividos son distintos. Cuando el oncólogo me explicó los efectos secundarios de la quimioterapia yo pensé: “yo me quiero ayudar, no tengo bastante con lo que me vas a dar con la quimio” y busqué soluciones complementarias.

Como no tengo ordenador, se lo dije a mi hija Mireia y me ayudó. Dio la casualidad que una compañera suya cuyo padre había pasado un cáncer de colon  tomó litros de aloe vera y eso le fue de maravilla para aliviar las molestias gástricas. Mireia lo comentó  con la persona de confianza a la que suelo consultar en la tienda donde acostumbro a comprar, y lo ratificó, y le recomendó también unas pastillas de hongos Reishi, también leche de almendras. ¡Llegó Mireia cargada de cosas!

He bebido litros y litros de aloe vera y lo dejé por iniciativa propia cuando consideré que ya había tomado suficiente y no quería que el cuerpo se acostumbrara. Tengo varios lugares de confianza donde compro, en cada sitio hay personas más preparadas en unos temas u otros.

Me recomendaron unas pastillas para la toxididad hepática porque notaba que mi hígado se intoxicaba con tanta quimio, y siempre me controlaban la función hepática en las analíticas. Se lo expliqué directamente a la oncóloga para prevenir interferencias en los tratamientos y me preguntó qué estaba tomando. Le expliqué que tomaba aloe vera y me preguntó qué era, se lo expliqué, también la dosis, y me dijo que de acuerdo y que me aconsejaba que de momento no tomase un hongo que no recordaba como se llamaba porque habían comprobado que con la quimio no es muy compatible. Eso me asustó un poco y decidí no tomar de momento el hongo Reishi. Supe de este hongo a a través de Discovery Dsalud, una revista completa en la que hay información alternativa sobre cáncer. No están bien mirados los oncólogos que proponen otro tipo de tratamientos, les cuesta entrar, pero son un grupo, han hecho congresos en  Valencia…

Cuando se acabó la quimio inicié el tratamiento con el hongo Reishi y la persona de la tienda dietética me dijo: ” La Dra. X del Hospital Clínico de Barcelona la Dra. X ha venido aquí, se ha informado y se lo está recetando a los pacientes y les va bien”. Y yo lo comprobé en mi misma: las analíticas ya no salían tan mal, los marcadores tumorales bajaron. Hay que saber la dosis terapéutica, etc.. y se lo dije a la oncóloga y me preguntó como me notaba, le dije que mejor y ella corroboró que las analíticas salían mejor y le dije :

“Mire yo creo en estas cosas y me van bien, si no me funcionara no me lo tomaría. Lo que yo no quiero es engañarme ni engañar”. Me dijo, ¿tu te conoces tu cuerpo? Y le contesté: “Pues bastante”. Bueno, Manuela  pues tú misma….

Creo que la gente a veces se enferma porque no conoce su cuerpo, hay que saber lo que te sienta bien cuando comes, como reaccionas  ante según que medicación, …si le prestas atención a tu cuerpo, te ayudas más. Si es un dolor intenso y puedes decir con esta pastilla tengo suficiente, pero si es un pequeño dolor y lo puedo aguntar, para qué voy a tomarlas, vivo con ello, no me medico enseguida para no tener moletias ni dolor.


  • Cuando has explicado a los oncólogos, a los médicos que han intervenido en tu proceso que estabas utilizando paralelamente tratamientos naturales ¿Han tenido interés en conocerlos, en investigar, o se ha quedado el tema encima de la mesa?

Se ha quedado encima de la mesa. Ellos me miraban, me escuchaban, no me decían que no lo tomara, lo respetaban… sobretodo los médicos jóvenes. Los médicos más mayores no me decían nada porque me veían segura, convencida. Me miraban  un poquito así como diciendo “bueno, haz lo que quieras”.

  • ¿Tampoco les preocupaba que puedieran interferir o potenciar la quimioterapia?

No, no, no me preguntaban. Les decía que me habían funcionado, que me iba bien. Me visitaban, me veían mejor, la analítica estaba mejor, pues se callaban.

Al digestólogo le dije que me estaba tomando aloe vera y me preguntó qué era eso y se lo expliqué. Se me quedó mirando y le dije:

“mire doctor, ya sé que ponen aloe vera al jabón, a los limpiadores del hogar, pero no tiene nada que ver una cosa con la otra. Una cosa es el márketing y otra cosa es el aloe vera medicinal, aunque el primero desprestigie al uso medicinal”. Me hizo un gesto: bueno, vale.

Pero como vió que estaba bien a nivel digestivo y hepático la segunda vez me preguntó qué dosis tomaba -3 tomas al día antes de las comidas-, si era líquido. Le  expliqué dónde lo vendían, las diferentes calidades, “ya sé que en el supermercado también lo venden como tantas otras cosas naturales”…

No sé si en lo sucesivo lo probará o recomendará a sus pacientes. Muchas personas lo pasan muy mal. Yo había tomado muchas pastillas para facilitar la digestión, para el hígado, para proteger la mucosa, he tomado tantas medicaciones! El jarabe para proteger la mucosa me iba bien al principio pero un rato después de tomarlo me encontraba mal.

Fue el único que mostró interés por el aloe vera, no es muy mayor, debe tener unos 49 años.

  • ¿Quién fue tu apoyo a lo largo de todo el proceso?

Mi hija Mireia, es a quien tengo que agradecerle mucho, pero mucho! Mireia, aunque sea hija única, es muy independiente, es suya sin embargo la encuentras cuando la necesitas. Ella con respecto a la familia sabe que la tiene y la quiere pero no forma parte de su vida. Sin embargo ante un problema grave yo me la he encontrado al cien por cien, turnándose con su padre, hablando con los médicos, incluso llamándole yo la atención a veces cuando ella manifestaba su desacuerdo con algunas decisiones.

Tenía detalles que me ayudaban, por ejemplo me traía un bocadillito de jamón que luego me sentaba fatal pero me apetecía en aquel momento, se quedaba muchas noches haciéndome compañía, me explicaba cosas, nos reíamos, me distraía. El Dr. Carles, el oncólogo, me dijo una vez:“es usted una enferma muy pesada que siempre se queja” y me hizo un gesto señalándome a Mireia. “Pega caña su hija”… y ella le contestó: “no, yo no pego caña, es que yo quiero saber el por qué de las cosas”. Mireia  no paraba de preguntar.

Con Paco, mi marido también, pero era distinto. Mi hija me ayudó a nivel emocional, nunca le pedía nada, con su apoyo moral tenía bastante. Mi marido me ayudó en casa.


  • ¿Tener criterio es ser pesada?

Igual si. A veces solucionaba muchas cosas con las enfermeras especialistas en oncología, otras veces con el médico. Igualmente veía que trataban a mi hija con mucho cariño y agrado. Las enfermeras reconocieron que: “la mayoría de las personas vienen aquí, aceptan lo que se les dice, lo que hay, es por falta de conocimientos” Pero Mireia no, ella  se informaba, preguntaba, rebatía.

Actualmente me encuentro bien, superando las pequeñas secuelas que aún quedan. La Dra. Marta Suárez es quien está realizando el seguimiento, los controles y me siento arropada por ella. Agradezco su buena disposición yla alegría que me transmite cuando una prueba sale bien, se alegra conmigo, no por mí.

  • ¿Has cambiado a partir de la experiencia de cáncer?

A ver,  el 100% no cambias yo por lo menos. Hay gente que dice que si, igual tiene fuerzas para eso,  yo tanto no, y menos cuando eres mayor. Pero si que cambias en la forma de vivir, me ha ayudado a hacer las cosas más en consonancia con lo que yo soy. A  mi la vida cotidiana, la monotonía me ha agobiado siempre, había pasado etapas de tristeza por ese motivo, las superaba ,pero las he tenido. Una vida tan lineal no va conmigo, yo elegí una vida así, luego de mayor me di cuenta, y fui buscando soluciones. Antes del cáncer estaba más aburrida, más triste, y ahora me encuentro más contenta, por la mañana estoy más optimista, si tengo que hacer cosas que no me gustan las hago de otra manera, he asumido cosas que antes me costaban. Hay pequeñas cosas que antes no me distraían y ahora me distraen, le estoy sacando más partido a la vida.

Solucioné además un tema pendiente. Una de mis hermanas y yo estábamos distanciadas, mis padres hacía años que habían fallecido, yo quería mucho a mis padres, y cuando enfermé pensé mucho en ellos y más en mi madre, la encontraba a faltar. En aquel momento necesitaba a mi madre, la necesitas porque es la que realmente te da todo por nada y pensé que esta situación  no les gustaría nada ni a mi madre ni a mi padre. Además no sabía si iba a vivir o   no… ¡pues ahora es el momento! llamé a mi hermana y me limpié el sentimiento de que lo tenía que haber hecho  antes, no quería seguir así. Puse en orden temas que estaban pendientes.


  • ¿Deseas compartir algo más con nosotros?

No sólo me dirijo a las personas que tienen o han tenido cáncer,  sino a cualquier persona que vea que puede solucionarse sus pequeñas cosas:  que lo haga!, se sentirá bien.

Que luchen, que no tiren la toalla, que tienes épocas buenas y épocas malas. Creo que siempre hay que buscar alternativas para todas las cosas  y más en medicina que hay muchas. Hay que tomar ejemplo de Alemania y Suiza hace muchos años que han incorporado en la sanidad pública la homeopatía y terapias naturales.

Es importante tener una autonomía propia, no sólo a nivel económico, sino ser tú misma y trabajar el propio conocimiento del cuerpo y de la persona.

Quiero agradecer también los cuidados recibidos por los médicos, enfermeras y profesionales sanitarios que me han atendido durante el proceso de enfermedad. Me he sentido cuidada y acompañada.

<De tots els Colors>: Muchas gracias Manuela por compartir tu experiencia. Admiro tu confianza, tu determinación y coraje en momentos de tanta fragilidad. Tu testimonio es una luz para todos.

Al mismo tiempo, tus vivencias invitan a reflexionar sobre quién o qué es el centro de atención de nuestro sistema sanitario y sobre cómo estamos cuidando.








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 146 seguidores