* CECÍLIA Y MERCÈ:¡De seda más!…La aventura de vivir en color.

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


CECÍLIA I MÈRCÈ: APERTURA, CONFIANZA Y VALOR.


¿Quien está detrás de DESEDAMÁS?

Hola, somos Cecília y Mercè, y somos hermanas. Compartimos vida, familia y trabajo. Lo que comenzó como una afición y un sueño, desde hace una década se ha convertido en nuestra forma de vida. Y es que realmente nuestro trabajo está tan entrelazado en nuestra vida que no podríamos separar una cosa de la otra.

Nos consideramos muy afortunadas, porque podemos vivir realizando lo que nos gusta. No es fácil y a veces puede resultar muy duro, pero no lo cambiaríamos por nada.

Vamos vendiendo nuestras sedas y creaciones en ferias de artesanía, muchas de ellas lejos de casa. Esto nos ha permitido disfrutar de muchas experiencias.

No pondremos nuestro currículum, que es largo, pues hemos participado en numeras exposiciones y concursos. Sólo apuntaremos que hemos quedado finalistas en las dos últimas ediciones de los Premios Nacionales de Artesanía (y es algo de lo que nos sentimos particularmente orgullosas).

  • Vuestra infancia entre ropa, máquinas de coser, ganchillos, madera… Familia, manos y alma.

CECÍLIA: Tengo muchos recuerdos de telas, botones, ovillos de lana, ganchillos. La máquina de coser omnipresente y siempre proyectos en marcha. No recuerdo la primera vez que cosí a máquina o hice mi primera labor de ganchillo, porque fue algo adquirido al mismo tiempo que aprendía a leer o escribir. Siempre estuvo presente. Hice vestidos para muñecas desde pequeña, y empecé a llevar la ropa que yo misma me cosía con 12 años. En casa, y especialmente nuestra madre, siempre nos animó a crear y realizar cosas por nosotras mismas.

MERCÈ: Desde niñas nos han dado rienda suelta a la imaginación y al juego, lo que nos ha ayudado a que ese juego se haya convertido en una forma de vida.


  • ¿Cómo era vuestra vida antes de “desedamás”?

CECÍLIA: Mucho más prosaica, aunque no menos feliz, pues aunque el inicio de este proyecto fue en un momento difícil de mi vida, no dejé de apreciar todo lo que me estaba aportando esta experiencia. Lo que sí puedo decir es que todo esto me hizo tomar las riendas de mi vida a muchos niveles y que la sensación a partir de ese momento fue de libertad. Una libertad que proviene del poder que da depender de ti mismo para ganarte la vida. Esto puede parecer obvio, pero a veces al trabajar para otros caemos en la trampa de la “seguridad”.

MERCÈ: Era ingeniera técnica química, y estaba trabajando de ello (digo era, ya que no sé si recuerdo algo!). Creo que mis conocimientos de química se han ido diluyendo entre colores y texturas, aunque algo queda….igual más de la parte ingeniera.

  • “El talleret” Conservo recuerdos de risas, lecturas, pasteles, seda, lana y la amistad  como hilo conductor.

CECÍLIA: “El talleret” funcionó los viernes por la noche durante dos largos años. Reunía a las mujeres y amigas de la familia. Empezó dos meses antes de navidad para confeccionar regalos para toda la familia, y nos lo pasamos tan bien que decidimos instaurarlo oficialmente. Allí cosíamos, ganchillábamos, merendábamos y sobre todo compartíamos. Casi siempre risas, y también momentos trascendentes. Marta, mi hija de 23 años, recuerda “el talleret” con nostalgia, y de vez en cuando dice que deberíamos hacerlo otra vez, pero hay cosas que surgen y no se pueden forzar…

MERCÈ: Fue el principio donde se fue cociendo a fuego lento desedamas, comienzos en que empezamos a pintar y a coser de nuevo después de reencontrarnos (yo había estado trabajando fuera unos seis años y retorné a Igualada.

  • ¿Cuándo surge la necesidad de convertir vuestra afición en profesión?

CECÍLIA: Creo que esta necesidad estuvo latente siempre en mí. Hace poco me encontré a un amigo con el que había trabajado hace años, y me recordó algo que ya había olvidado: en una convención de empresa, en la que por la noche a veces salen conversaciones trascendentales, comentando lo que nos gustaría hacer en un futuro, yo dije que lo que me gustaría sería tener una tienda de manualidades y enseñar; ‘… has conseguido lo que querías…’ me dijo, y es cierto. Incluso es mejor de lo que había imaginado. Las circunstancias hicieron el resto.

MERCÈ: Hay un momento en que la afición domina y tu mente y tus ganas se decantan hacia allí. Entonces hay que decidir si seguir con el trabajo “convencional” o lanzarte a una aventura que solo sabes cuando empieza.


Os presentáis en vuestro blog: “pintar seda una forma de vida.”

CECÍLIA: La pintura en seda es una alegoría de la vida. Tiene unas características particulares que la convierten en especial, además de que los factores ambientales de humedad y temperatura afectan al modo en que la pintura se comporta. Por ello, cuando pintas en seda, puedes partir de una idea, pero es muy difícil que quede exactamente como piensas. Así, inicias un diálogo con la seda y la pintura, en el que lo importante es disfrutar del proceso. Si te obcecas en conseguir un resultado de una forma determinada puede ser muy frustrante. Aquí es donde entra la alegoría: puedes y debes tener objetivos en la vida, pero tienes que saber amoldarte a los cambios y disfrutar del camino.

Por otro lado, pintar es una forma de meditación. Cuando estás pintando, te centras en el color, en cómo el pincel se desliza por la seda, en el susurro de este movimiento…

MERCÈ: Es un aventura en color donde el aprendizaje y la sorpresa es continuo y hay que aprender a convivir con ellos. A veces lo consigo y otras no.


  • ¿Cómo ha ido evolucionando “desedamás”?

CECÍLIA: Empezamos pintando pañuelos y foulares para amigos y familiares, luego nos atrevimos con algún cuadro, aprendimos a enmarcar… Nos atrevimos con las primeras ferias de artesanía, en las que vendíamos cuadros, lámparas, marca-páginas y bisutería, todo en seda pintada por nosotras y pieza única. Un día una propuesta de nuestra madre nos hizo cambiar el rumbo.

MERCÈ: Es una evolución continua, creo que sobretodo con mucho trabajo.


  • En un momento con gran oferta y de poca fidelidad por parte de los usuarios, la dedicación, la innovación son primordiales. Aún así, siempre habláis en términos de gratitud y de gratificación.

CECÍLIA: Desde que empezamos, además de familia y amigos (tengo que decir que tenemos una familia genial y unos amigos incondicionales), muchos de nuestros clientes nos han ayudado en nuestro camino. No solo porque nos hayan comprado, sino porque nos han animado y confiado en nosotras. Algunos de ellos tienen más cuadros en su casa que nosotras en el taller. Y esto es lo que nos llena, porque necesitamos que nos compren para comer y llenar la barriga, pero cuando alguien se enamora de alguna de nuestras obras nos emociona, y eso llena nuestras almas.

MERCÈ: Siempre nos sorprende y nos alegra que a la gente le guste lo que hacemos y nos lo comunique. Estar haciendo lo que te gusta y que puedas vivir de ello, ¿Cómo no vamos a estar agradecidas?


  • Vuestra última apuesta el patchwork.

CECÍLIA: Sí, gracias a una propuesta de nuestra madre para uno de sus proyectos, nos planteamos pintar seda para patchwork. Creo que cuando empezamos no nos imaginábamos todo lo que estamos realizando actualmente, no solo en productos para vender sino también a nivel creativo personal. El patchwork y el arte textil tienen unas posibilidades creativas enormes, y juntamente con la pintura en seda nos proporciona muchos recursos artísticos. Por suerte, teníamos un bagaje de costura aprendido durante la infancia que nos ha resultado muy útil. Yo estoy absolutamente “enganchada” al patchwork, sobre todo con sedas…

MERCÈ: Es la última evolución que nos ha llevado al arte textil y al patchwork, descubriendo un mundo de posibilidades tanto en la pintura en seda como en sus aplicaciones hacia este mundo con texturas.

  • Co-crear. Vuestros kits se pueden transformar en multitud de posibilidades.

CECÍLIA: Siempre nos ha gustado buscar un punto diferencial con la oferta que hay en el mercado, por eso apostamos por una línea en la que nuestro producto sólo es el punto de partida o una parte del proyecto, y que el resto dependa de quien está realizando la obra. Hay una línea de la que estamos especialmente orgullosas, que son los “paneles de inspiración”, (piezas únicas en seda pintada), llamados así precisamente porque pretendemos que sirvan para inspirar y crear obras diferentes. Realmente co-crear es la palabra que mejor lo define.

MERCÈ: Esa es la idea, nosotras pintamos una parte y proponemos una idea de cómo transformar esa obra, la otra parte de la creación la dejamos en las manos de quien nos lo compra.


  • “Coser y cantar”….muchas personas a través del patchwork, el punto de cruz, la pintura, descubren su creatividad.

CECÍLIA: Hay mucha gente que cuando ve piezas creadas artesanalmente dice … yo no soy creativo…, pero no es cierto, porque la creatividad no está sólo en realizar cosas artesanales. También se puede ser creativo cocinando, haciendo jardinería, en las relaciones, jugando con tus hijos o explicando historias. Creo que todos tenemos nuestra parte de creatividad, solo que muchas veces no nos permitimos explorarla y descubrir en qué parcela y con qué herramientas la podemos desarrollar. Hay un gran miedo a “no hacerlo bien”. Es una de los grandes mitos que intentamos derribar cuando damos cursos. Cuando te permites ser creativo y experimentar sin miedo a equivocarte es genial.

MERCÈ: Son trabajos que nos ayudan a encontrar nuestra parte creativa, muchos de ellos porque no son complicados y aunque se necesite paciencia, poco a poco vas creando una gran obra. Creo que son como una meditación, sobretodo cuando son repetitivos, como el punto de cruz, acolchar…


  • Los viernes por la tarde taller abierto y gratuito para madres.

CECÍLIA: Bueno, creo que surgió como un recuerdo del “talleret” pero en unas circunstancias y con unos objetivos algo diferentes. El principal motivo es compartir un espacio creativo. Normalmente, y especialmente para las madres, cuesta tener un momento y un espacio para realizar esas pequeñas cosas que te gustan, ya sea pintar, ganchillar, coser… y la idea es ofrecer un marco para ello. También es un poco egoísta, porque me encanta reunir a la gente y compartir risas, conversaciones y manos que crean cosas…

MERCÈ: Volver a los orígenes!


  • ¿Dónde te vacías?

CECÍLIA: El cielo. Mirar el cielo. Lo miro y de forma espontánea el pecho se me ensancha y me sale una inspiración lenta y profunda. Mirar el cielo me hace ser consciente en un instante de lo pequeña y grande que soy, de la material y etérea… Es un recurso muy rápido y que siempre está cerca. Siempre me sorprende que me provoque estas sensaciones. Además actualmente tengo el privilegio de vivir en el campo, y apreciarlo todavía más.

Por la noche, en la cama antes de dormirme, hago un pequeño repaso del día e intento dejar lastre…

MERCÈ: Pintando


  • ¿De qué te llenas?

CECÍLIA: La vida misma. De las personas que tengo al lado: mi compañero, del que aprendo mucho; mi hermana, socia, amiga…; mis hijas, las mayores que ya vuelan solas y la pequeña Joana que con tres años también es mi maestra; nuestra madre, de la que admiro muchas de sus cualidades.  Los Amigos con Mayúsculas, que son muchos; algunos llegaron y se quedaron cerca, otros pasaron pero siguen cercanos. Otros nuevos que llegarán.

En definitiva la vida misma.

MERCÈ: De andar en la montaña, de amigos, de familia, de pintar y coser…

  • Creatividad, intuición, alma.

CECÍLIA: Todo va unido. Escucharnos, fluir, aprender, tener mentes, corazones y alma abiertos. Cuando dejamos de lado la mente, es cuando trabajamos más intuitivamente y somos más creativos y sinceros.

Hace poco hice un curso de “art journaling” con una artista, Dina Wakley, y decía “no pienses, pinta, pinta, pinta”…

MERCÈ: No soy muy intuitiva, me cuesta dejarme llevar y al final hago demasiado caso a la razón. Tengo que trabajar más este tema.

  • ¿Algo más que queráis compartir con nosotros?

CECÍLIA: Creo que la vida nos brinda cada día un pequeño regalo. A veces, es tan pequeño que puede pasar desapercibido. Otras veces estamos mirando hacia otro lado y no nos damos cuenta. O quizás la rutina nos lleva de la mano y no lo vemos… Pero está ahí, por eso necesitamos de la intuición para percibirlo allí donde esté, de la creatividad para apreciarlo como se merece y del alma para que lo atesore y nos proporcione luz cuando la necesitemos.

Gracias Elena por darnos la oportunidad de compartir esto, y gracias sobre todo por tu amistad, que es un gran tesoro.

MERCÈ: Agradeceros el ratito que habéis pasado leyéndonos y agradecer a Elena la oportunidad.

<De tots els Colors>: Gracias Cecília y Mercè por compartir con nosotros vuestra magia, luz y color!

2 thoughts on “* CECÍLIA Y MERCÈ:¡De seda más!…La aventura de vivir en color.

  1. trini 28/01/2010 / 23:43

    Yo sé que en otra vida ya os conocía, a toda la familia. Hay un dicho japonés que cuenta que la mujer del hijo, pasa a ser familia carnal del marido, por que ya habia sido su familia en otras vidas..

    Y yo me siento así. Grácias por compartir esta vida juntos. En el taller de los viernes a mi tambien me resurgió el ron ron musical de la maquina de coser a pedales de vuestra madre. Ahora, en estos momentos, estoy en mi barquito particular haciendo mis falditas..y a veces, me quedo distraida, con una sonrisa en los labios pensando: lo maravillosa que es la vida, rodeada de personas Geniales!!.

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s