El Cuidado de lo Invisible, lo Intangible, lo Esencial en una UCI, Gracias a Gabi Heras.

De tots els Colors- Bringing Colour to NursingQueridos Lectores y Amigos:

Gabi Heras nos hace hoy un regalo precioso con el post que publica en su blog. Como él mismo dice, “genera consciencia de forma inmediata. No puedes mirar a otro lado.”

Somos seres trascendentes. Wes Ely consigue que conectemos sí o sí con nuestra Esencia, al margen de las creencias o la religión.

Generar consciencia es la premisa para crear realidad. De eso saben mucho los dos, Wes Ely y Gabi Heras. Con su permiso,  compartimos esta joya sobre el cuidado de lo invisible,  lo intangible, lo esencial.

* * *

LA ÚLTIMA PARADA, POR WES ELY

 
Hola a tod@s, mis queridos amigos:
Hoy reblogueamos y traducimos con su permiso un post del Dr. Wesley Ely, recientemente publicado en Pulse: voices from the heart of Medicine. Seguro que os dará mucho que pensar y os recordará cosas que probablemente todos hemos vivido de alguna u otra manera.
 
“La primera vez que vi a Jessa, yacía arrugada en su cama de la UCI, paralizada, inexpresiva e incapaz de hablar.  Ella era una militar veterana. Había luchado en la operación Tormenta del Desierto, pero ella ahora se enfrentaba a un enemigo más mortal y más inexorable: la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como la enfermedad de Lou Gehrig.
Esta enfermedad provoca la pérdida progresiva del control muscular, y Jessa era incapaz de hablar, comer o respirar por su cuenta. Su único medio de comunicación era a través de pequeños movimientos faciales, abrir y cerrar sus ojos o la boca, levantando sus cejas.
 
El equipo que estábamos a su cargo éramos 12 personas: tres internos, tres residentes, un farmacéutico, una enfermera, un terapeuta respiratorio, una trabajadora social, el capellán de hospital y yo, el médico intensivista. 
Mi mente intensivista, entrenada para buscar soluciones, pensó cuál era la lista de problemas de la paciente, en busca de respuestas. Y lista de Jessa era extensa: necesitaba una sonda de alimentación, líquidos intravenosos, pañales y una cama especial para prevenir úlceras de decúbito, antibióticos para una neumonía de reciente aparición, sedación intermitente para la ansiedad y analgésicos para el dolor de espalda crónico.
Pero ahora, escuchando al respirador meter aire en los pulmones de Jessa, sentía su mirada color cobalto intenso sobre mí,  y vi claramente una cosa: cualquier cuestión sobre antibióticos o nutrición pasó a un segundo plano por una pregunta mucho más importante: “¿Qué sabemos de sus deseos sobre estar conectada a un  ventilador, ahora y en las próximas semanas y meses?” Le pregunté al equipo salimos de su habitación. Puedes leer el post completo AQUÍ.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s