Entrevista a Joe Taylor, Enfermero Psiquiátrico Comunitario en Wester-Ross, Escocia: “Tenemos que conectar estrechamente con las personas. Estar ahí para ellas. Esa es la Esencia de la Enfermería “.

Es un reto para mi presentaros a Joe Taylor, Enfermero Psiquiátrico Comunitario con un amplísimo bagaje. Joe es el tipo de Enfermero con el que a todos nos gustaría trabajar para aprender de él cada día. Conocimientos, habilidades, experiencia, delicadeza y sentido común, ¡Casi nada!

Joe trabaja en las Comunidades de las Tierras Altas escocesas acompañando a personas con demencia y a sus familiares, ayudándoles a hacer frente a los desafíos del día a día.

Es un placer darle voz para conocer su trabajo con personas con demencia. Al mismo tiempo, nos brinda la oportunidad de conocer una realidad diferente a la nuestra, y el rol fundamental de las Enfermeras especializadas en Salud Mental.

Nos habla también de los cambios en los servicios de salud mental a lo largo de los años, de cómo han ido evolucionado acercándose a la gente,  a la atención comunitaria, que es donde transcurre la vida real.

Disfrutad de Joe y de su naturalidad para hablar toda una vida dedicada al cuidado de los demás, una carrera gratificante, una vida con sentido.

Soy Enfermero Psiquiátrico Comunitario. Incialmente el trabajo en Wester Ross estaba orientado a cualquier persona mayor de 65 años que tuviera un problema de salud mental. Pero esto cambió hace poco  y he pasado  trabajar con personas con demencia o sospecha de demencia. Cubro la totalidad de Wester Ross en Escocia.
 
Mi trabajo consiste en valorar a la persona que siente que tiene un problema, o si su familia nota que puede haber un problema y decide consultar. Generalmente visitan a su médico de familia que se pondrá en contacto con nosotros. Hago una valoración  y dependiendo de lo que encuentro, se inicia el proceso de diagnóstico. Christine McCallum, Trabajadora de Enlace en Demencia, participa tan pronto como puede, muy a menudo antes del diagnóstico, por lo que tenemos preparado el paquete completo de cuidados tan pronto como nos es posible.
 
  • ¿Qué ocurre después de que un persona es diagnosticada de Demencia?
 Ser diagnosticado de demencia es un gran problema, un enorme problema para las personas, hay muchas cosas en las que pueden necesitar ayuda. Puede ser que necesiten apoyo emocional, mucha comprensión y mucho que aprender tanto la persona con demencia, como la familia, marido, esposa, hijos que van a cuidar de su ser querido. Apoyo, asesoramiento en torno a las finanzas, las cosas legales, tratamiento, pronóstico. La gente suele preguntar: “¿Cuánto tiempo voy a vivir?Hay tantas cosas que la gente puede necesitar.
  • Acompañar y tranquilizar es fundamental.
 En cierto modo es un trabajo difícil de explicar porque aunque puedas idear en tu cabeza lo que vas a hacer, obviamente, trabajando con personas hay cosas surgen de la nada, te piden ayuda con cosas que no anticipaste, a veces hay que ayudarles a afrontar graves crisis.
 
  • ¿Qué desean los familiares de personas con demencia?

Las familias quieren cuidar a la persona con demencia durante el mayor tiempo posible, quieren que se queden en casa tanto como posible y hacer todo lo que esté en su mano para cuidarlos. Así, una gran parte de nuestro trabajo consiste en ayudar a que lo hagan, pero la naturaleza de la demencia hace que los cambios sean a veces dramáticos y los requisitos de cuidado de la persona cambia muy rápidamente. Las familias siguen haciendo todo lo posible para manejar la situación, pero puede hacerse evidente que ha dejado de ser una opción realista.

Así que a veces lo adecuado es negociar con la familia acerca de cuáles son los cuidados más adecuados para su familiar y probablemente el consejo que damos es el consejo que en realidad no quieren oír. “Debo decirle que la atención que necesita su ser querido está más allá de sus posibilidades en este momento, sé que quiere continuar cuidándole pero usted se está agotando, la cantidad de tiempo que le exige actualmente ya no corresponde a una perspectiva realista.” Eso es muy difícil de decir porque no quieren  escucharlo.

 
De todos modos, me he dado cuenta de que la gente quiere saber la verdad, la realidad de lo que está pasando. Quieren saber a que se enfrentan, cuáles sonn los desafíos, no con crueldad por supuesto, pero sí con amabilidad y de tal forma que lo puedan entender. Intento ayudar a la gente a afrontar la realidad de su situación.
 
Hace años Enfermería tendía a ser más paternalista, como si nosotros supiéramos más, tratando de proteger a la gente, y ese tipo de cosas. Pero ya no actualmente, se trata de ayudar a la gente a hacer frente a lo que está ocurriendo.
 
Por otro lado, a veces los cuidadores se sienten  bastante aliviados cuando les decimos que las cosas deberían cambiar. Sienten que tienen permiso para dejar de estar pendientes las 24 horas del día.
 
  • Nos cuentas que son muchos los retos a los que se enfrenan las personas con demencia y sus familiares, y probablemente de vez en cuando tendrás que darles malas noticas ¿Cuáles son tus fortalezas, tus habilidades para hacerlo?

Se me da bien comprender la situación desde el primer momento, tengo mucha experiencia, he hecho este trabajo durante muchos años y eso ayuda. Probablemente comprendo a las personas que están pasando por este tipo de situación.

Me importa lo que hago y creo que los demás se dan cuenta de ello, lo cual  realmente ayuda porque cuando hablo con ellos están más predispuestos tanto a escuchar como a hablar ya que notan que me intereso sinceramente.

Soy muy bueno escuchando a las personas e interpretando lo que intentan decir cuando a veces les cuesta hacerlo. Naturalmente, poner  en palabras los pensamientos y los sentimientos sobre la situación que están viviendo puede ser difícil para ellos, y es mi trabajo ayudarles a hacerlo.

Christine Mccallum: “Jose se pone a trabajar en el caso tan pronto como alguien manifiesta un problema, o si hay una crisis. Jose es muy honesto y cuidador.”

Intento tratar a las personas como los seres únicos que son y no como alguien con una etiqueta relacionada con salud mental. No intento de rescatar a nadie con el objetivo de mejorar las cosas, porque no se trata de eso. Tienes que desarrollar una forma de pensar para poder seguir adelante con tu trabajo, pero es muy gratificante.

  • Cuidados centrados en la persona y en la familia.

, se trata de tratar a las personas como personas. Si se trata a las personas como seres humanos con sentimientos, con opiniones, la relación es más constructiva.

Creo que lo hacemos bien. Christine y yo nunca tratamos a la persona con demencia de forma aislada, trabajamos con la familia siempre que podemos. Los familiares no nos dicen: “No sabemos lo que está pasando, nadie nos lo ha explicado”. Siempre les mantenemos informados y participan en las decisiones.

Ciertamente estamos atentos a la salud mental de la familia. Sabemos que los cuidadores son muy propensos a los problemas de salud mental debido a la tensión mantenida a la que están sometidos.

Les aconsejamos, nos aseguramos de que los cuidadores hagan descansos, aunque sean cortos, de tan sólo una hora, y obviamente alargándolos más a medida que pasa el tiempo. A menudo, darse esos descansos es muy difícil para los cuidadores  porque sienten que deben ser ellos los que cuiden todo el tiempo de su familiar, nadie lo hará tan bien como ellos, lo cuál es probablemente bastante cierto, pero si los cuidadores no descansan de vez en cuando, se agotarán y entonces si que puede derrumbarse todo.

Les ayudamos a manejar su propia ansiedad, comprobamos si las personas están deprimidas, ese tipo de cosas. Afortunadamente aquí, Andre du Plessis y Helen Robertson, nuestros trabajadores sociales, son extremadamente serviciales y muy comprensivos con las necesidades de las personas. Esto hace que el trabajo sea mucho más fácil ya que tienden a involucrarse desde el principio, y eso es bueno.

Una de las ventajas de trabajar en comunidades tan pequeñas es justamente el tamaño de la población. No estamos tratando con miles y miles de personas, grandes comunidades donde la gente puede desaparecer. Trabajamos con un número de comunidades rurales, aldeas, o incluso comunidades más pequeñas que una aldea, donde nadie es anónimo, oímos hablar de la gente, la gente sabe de nosotros, no suele perderse nadie en el olvido.
 
  • Vivir en una comunidad pequeña tiene las ventajas que mencionas. Sin embargo, al mismo tiempo, puede ser difícil en términos de estigma para las personas que no llevan bien todo lo relacionado con la demencia, o cuando en algún momento, no pudiendo ocultar más la situación, necesitan ingresar en una residencia. ¿Cómo enfocas esos aspectos?

Hablamos con cualquier miembro de la familia que quiera hablar y escuchar, los niños de la familia, por ejemplo. Cuanta más gente entienda lo que está pasando, mejor será para la persona con demencia.

Es difícil de predecir, ¿verdad? Algunas personas cuando van a una residencia mejoran enormemente debido a que reciben apoyo continuamente, el aspecto social de los cuidados también ayuda, siguen adelante con su vida.  Sin embargo, las personas que han vivido solas o sólo con otra persona durante toda su vida, de repente se encuentran en una situación comunitaria lo cual supone mucho trabaajo de adaptación.

  • Cuando llega el momento y la persona con demencia necesita 24 horas de cuidados en una residencia. ¿Seguís acompañando y cuidando a los familiares?

Sí. Tratamos de mantener el apoyo durante el tiempo que lo necesiten y mientras podemos. Una vez más, tener a Christine en el equipo hace que todo esto sea mucho más factible.

Nosotros no vamos con una especie de paquete de aprendizaje estándar para las personas, no creo que esa se la mejor manera de hacerlo. La gente ya posee de antemano sus propias habilidades. Creo que tiene que ver más con ayudar y apoyar a las personas para que puedan encarar los problemas a medida que se presentan.

Podemos tratar de prepararles para lo que pueda venir, pero las cosas surgen de la nada, de no sabes dónde, y la gente se asombra, se sorprende, y ese es un buen momento para enseñarles cómo hacer frente a esas circunstancias particulares.
 
Una vez más, una de los aspectos que siempre emergen en la atención a la demencia es que todo el mundo tiene que adaptarse constantemente porque no es una condición que se mantenga estable, cambia continuamente, por lo que la atención y los retos para las personas con demencia también cambia todo el tiempo.
Por lo tanto, el cuidador nunca puede anticiparse para hacer frente a cada problema que pueda surgir, es imposible. Esa es otra razón por la que necesitamos estar en contacto, para mantener canales de comunicación abiertos y poder apoyarlos cuando lo necesiten, bien sea por un problema de incontinencia, un aspecto particular de la conducta o de comunicación.
  • En ocasiones las personas pueden olvidarse de sus fortalezas, de como solían hacer frente a los problemas.
A veces es fácil que los cuidadores se puedan sentir abrumados por una sucesión de problemas. Podemos ayudar a las personas a concentrarse en áreas concretas sobre las que puedan tener alguna influencia.
 
Una de las cuestiones sobre demencia es que a veces no existe una solución, no hay un modo eficaz de encarar  un problema concreto de comportamiento, eso es algo difícil de aceptar para la gente. Por ejemplo, muy a menudo voy a hogares de ancianos y residencias para aconsejar sobre aspectos particulares de comportamiento. Revisamos todo lo que han estado intentando y a veces, no hay una solución, y la gente tiene que seguir haciendo lo que puede. No es culpa suya.
 
  • Háblanos de tu trayectoria profesional. ¿Por qué quisiste ser  enfermero? ¿Por qué te has dedicado a la salud mental?

Nací y crecí en el Gloucestershire rural, el quinto de cinco hijos. Mi madre y mi padre no tenían demasiados estudios y nos animaron mucho a que nosotros lo hiciéramos mejor. No fui un gran estudiante en la escuela, tenía capacidad pero no demasiado interés en nada en particular a parte de la literatura y el futbol, me hice fan del Chelsea y 50 años después, lo sigo siendo.

 
Cuando dejé la escuela no tenía una idea clara sobre mi futuro. Me formé como un maestro, ya que me pareció buena idea, y me gustó mucho, pero nunca encontré un trabajo fijo. Trabajé durante unos años en los tribunales de justicia en Inglaterra, pero sabía que eso no era lo mío. Me gustó no estudiar por un tiempo, pero al cabo de unos tres años pensé en que me gustaría formarme como Enfermero especializado en salud mental. No sé realmente porqué, sonaba interesante y quería una construir una trayectoria profesional. Como profesor aprendía a poner las ideas en palabras y se me daba bien escuchar, así que tal vez podía ser una buena opción para mi.
 
Tenía 26 años, me formé en Hereford, Inglaterra. En aquellos días la escuela de enfermeríaJoe formaba parte de los grandes hospitales, así que la formación estaba conectada al hospital. Pasé por muchos servicios,  la mayoría en el hospital. Tuve mi primera experiencia en Enfermería Comunitaria en el segundo año y me gustó, esto es lo que quiero hacer.
 

Quería trabajar como Enfermero Psiquiátrico Comunitario (EPC) tan pronto como pudiera y después de trabajar en planta durante 6 meses, lo solicité. Me quedé en ese trabajo durante 18 meses. Pude promocionar profesionalmente y acepté un trabajo en el este de Cumbria, Kirkby Stephen, una pequeña ciudad del tamaño aproximado de Ullapool, donde nunca había habido un EPC antes. Esto fue hace más de 30 años, cuando la idea de que hubiera servicios de salud mental comunitarios justo empezaba.

Cuidé a personas con todo tipo de enfermedad mental, problemas con drogas y alcohol, demencia, todo. Fue una experiencia fantástica, teniendo en cuenta que trabajé por mi cuenta, sin ayuda, durante nueve años. Para entonces, otros servicios llegaron a la zona y el servicio de salud mental evolucionó.
 
Me dediqué a la gestión durante algunos años dirección de equipos y gestión de unidades de salud mental. Estaba muy contento de volver a la enfermería clínica, en la costa oeste de Cumbria, en un lugar llamado Millom. Estuve allí durante 4 años, construí un nuevo equipo, pero finalmente sentí que quería un cambio.
 
Para entonces mis hijos ya eran mayores, yo tenía 50 años, podría retirarme a los 55 y siempre había querido trabajar en las Highlands. Surgió una oportunidad de trabajo como asesor para aconsejar a un equipo de dirección y a los equipos comunitarios pero no resultó ser un buen trabajo. La gente era muy hospitalaria y amable, pero los gestores, algunos de los altos directivos por lo menos, pensaban que sabían más que yo sobre salud mental y mi consejo era la mayoría de las veces ignorado.
 
Los gerentes locales fueron mucho más receptivos e hicimos buenas cosas juntos. No había disfrute ni satisfacción en el trabajo así que tan pronto como pude me fui a trabajar con el equipo de Salud Mental Comunitaria en Skye y Lochalsh, y más tarde en Wester Ross también. Volví a  donde pertenecía.
 
Con 55 años, después de 30 años de servicio, me jubilé, pero regresé a tiempo parcial como asesor contratado por un año. A los 6 meses me dijeron que no habría más fondos al final del año, pero afortunadamente para mí, mi trabajo actual quedó vacante en Wester Ross y tuve la suerte de empezar a trabajar aquí en octubre de 2010.
 
Joe tienes una imagen completa de como ha ido evolucionando la atención a la salud mental de las personas y lo necesario que es seguir invirtiendo en investigación y mejorar en recursos y apoyo.
  • ¿Qué desafíos nos plantea la demencia?
Históricamente en el Reino Unido los servicios de salud mental han recibido pocos recursos, ha sido siempre la Cenicienta de los servicios. La mayor parte de nuestro dinero todavía se gasta en hospitales, mientras que prácticamente todos los problemas de salud mental están en la comunidad. Necesitamos camas de hospital, por supuesto, pero una buena atención y recursos suficientes en la comunidad mantienen a la gente fuera del hospital.
 

Hay cosas muy importantes que han mejorado mucho. Cuando vuelvo la vista atrás, al inicio de mi carrera comparándolo con ahora, las cosas han cambiado enormemente. Cuando empecé teníamos salas de hospital llenas de personas con demencia, esas unidades ya no existen. Existe un mayor entendimiento de la demencia, pero todavía dependen de tener suficientes recursos tanto económicos como humanos para hacer el trabajo.

 
La función del médico de cabecera es importante. Nuestro trabajo, nuestro día a día está en estrecha colaboración con los médicos y con las familias. Muy a menudo nuestro trabajo es estar justo en el hueco que existe entre el punto de vista del médico y el de los familiares de la persona con demencia. Interpretamos ambos puntos de vista para asegurarnos de que todo el mundo comprende lo que está pasando.
 
Hasta hace muy poco tiempo formábamos parte del equipo de salud mental comunitario en la atención a adultos junto con la parte de adicciones, drogas y alcohol. Históricamente ha sido así porque la demencia no estaba en la agenda de nadie. Sin embargo, la estrategia sobre demencia en Escocia deja claro que la demencia es cosa de todos, no sólo los servicios de salud mental.
 
Como profesionales especializados en demencia nos daba la impresión de estar demasiado aislados dentro del equipo de salud mental. Para ser más eficaces lo verdaderamente necesario es integrarnos mucho más estrechamente con los trabajadores sociales, las enfermeras comunitarias, los médicos y el sector de la beneficencia. Ahí es donde las personas que se ocupan de la demencia y sus familias pasan más tiempo, así que tenemos que estar allí también. Nuestra relación con los colegas siempre fue buena, pero ahora es mucho mejor.
 
Por lo tanto, ahí es donde estamos ahora, mucho más cerca de la comunidad, de las personas,  en lugar de estar dentro del Equipo de Salud Mental Comunitario, un gran cambio. Lo es especialmente para mi por mi larga experiencia, 30 años trabajando en Equipos de Salud Mental Comunitaria empleando mucho tiempo y energía en la construcción y el desarrollo de los mismos. No obstante, las cosas cambian rápidamente, de modo que tenemos que asegurarnos de adaptarnos para no quedarnos atrás.
 
  • ¿Qué aconsejarías a las Enfermeras noveles ahora que justo empiezan su carrera profesional?

Que sean pacientes con ellas mismas. Es un trabajo difícil, en realidad no empiezas a aprender hasta que estás trabajando, cometiendo errores y haciendo cosas bien. Así que tengan pacienci. Que no se dejen deslumbras por las últimas teorías maravillosas, que pueden funcionar por un tiempo, puedes aprender algo útil de ellas, pero lo esencial del trabajo no cambia.

 
Nuestro éxito como enfermeras tiene que ver con que las personas sepan que nos importa lo que les pasa, de ahí nace el verdadero beneficio que obtienen de la enfermería. La gente sabe No estoy sólo afrontando este enorme problema, alguien me entiende y está haciendo todo lo posible para ayudarme. A veces hay mucho que podamos hacer mucho por ellos, pero la gente lo comprende y lo acepta.
 
Y también, las enfermeras que empiezan no deberían sentirse culpables por cometer errores. Siempre se cometen errores, no pasa nada, siempre que aprendamos de ellos. Cuando trabajé como director nunca fui duro con las personas cuando cometían un error, lo era si no se esforzaban, si no intentaban mejorar o si eran vagos.
 
Como parte de mi trabajo como consejero de salud mental tuve que investigar las muertes inesperadas o incidentes, así que tuve que entrevistar a enfermeras y revisar los registros de Enfermería y pude comprobar que las personas hacían todo el tipo de cosas que se suponía que tenían que hacer e, invariablemente, la gente lo había hecho todo lo mejor que estaba en su mano. Jamás encontré ninguna actuación negligente. En ocasiones las enfermeras podrían haber hecho mejor las cosas, pero nunca negligencia.
 
Cuando tratas a adultos con enfermedad mental se dan suicidios e intentos de suicidio, eso causa un gran impacto emocional en las enfermeras que están involucradas en el cuidado de esa persona. A menudo se sienten muy culpables, incluso a veces hasta el punto de llegar a pensar que si hubieran hecho algo diferente, ese suicidio se habría evitado. Esto puede ser así o no, pero mientras la enfermera haya cumplido con su deber correctamente, no debería haber reproches o  ser criticadas. Enfermería puede ser un trabajo muy duro, y las enfermeras somos nuestros peores jueces.
 
  • ¿Qué les dirías a las personas que cuidan de un ser querido con demencia?
No trates de asumir todo el cuidado por tu cuenta. Es un trabajo enormemente difícil para la familia. Acepta un poco de ayuda, las enfermeras, los médicos y los trabajadores sociales quieren ayudar, no tomar el relevo.

Trata de no ser demasiado duro contigo mismo. Eres un ser humano, y te equivocarás algunas veces. Es natural, es normal. No te olvides de que estás bajo  una gran presión, sé amable contigo mismo.

La persona a la que estás cuidando morirá antes que tú probablemente, de modo que todo esto terminará en algún momento,  pero tu vida no termina con la demencia, hay un después.
 
  • Una recomendación en una frase para alguien que acaba de ser diagnosticado de demencia.

Siempre les digo: ahora tienes un diagnóstico, pero disfruta de tu vida, haz todo lo que puedas durante el tiempo que puedas. No pierdas tu tiempo, ve de vacaciones, gasta tu dinero, ¡haz lo que quieras!

  • Joe, estás a punto de jubilarte ¿Cuáles son sus planes?

Voy a jubilarme en marzo. Estoy deseando que llegue, he sido enfermero durante tanto tiempo, 36 años es mucho tiempo. Simplemente se convierte en parte de tu identidad, no sólo eres persona, eres enfermero también. No ejerceré la enfermería después de que mi colegiación finalice a finales de marzo, pero no voy a estar “fuera de la foto, colaboraré como asesor en demencia para Alzheimer Escocia,  sólo cuatro días al mes.Tengo muchos intereses fuera del trabajo, correr,  la fotografía, el fútbol, la lectura. Estoy deseando ver más a mis hijos, están todos en Inglaterra.

  • ¿Qué ha aprendido después de toda una vida cuidando a los demás?

He aprendido que, aunque puede ser un trabajo difícil, no debería ser complicado. Las personas son personas, tienen necesidades muy similares donde quiera que se encuentren.

He aprendido que la gente tiene el poder de sorprenderme y enseñarme humildad constantemente con su coraje y su fortaleza, con su altruismo y su honestidad. No todo el mundo saca lo mejor de si mismo en los momentos difíciles, pero la mayoría lo hacen.

He aprendido a centrame en las cosas importantes, en cómo se sienten las personas en lugar de desviar mis energías en tareas que hagan que parezca que estoy ocupado.

He aprendido que está bien no saberlo todo, la gente no espera eso. Esperan ser escuchados, ser tratados como un igual.

He aprendido que nunca he dejado de aprender, y es por eso que he durado tanto tiempo, porque me he mantenido interesado.

  • ¿Qué es para ti la Enfermería?

Se trata de estar con las personas, presencialmente. El contacto cara a cara es enormemente beneficioso, es lo que la gente quiere y a lo que responden. Eso es lo que trato de ofrecer y es la esencia de la enfermería.

, las habilidades y los conocimientos son necesarios, pero tenemos que estar con las personas tan cerca como sea posible, por supuesto debes seguir siendo profesional, pero aún así conectar tan estrechamente como sea posible. De eso trata la Enfermería. Si no puedes hacer eso, diría que es mejor que se escoja otro trabajo.

  • ¿Qué nos recomendarías para mantenernos mentalmente sanos?

Nada ingenioso, me temo.

Todo con moderación, pero vuélvete loco de vez en cuando.

Afronta las cosas, no las pospongas, es una pérdida de tiempo.

Si se presenta una oportunidad y no hay ninguna buena razón para no hacerlo, hazlo. La vida gira en torno a cambios y oportunidades.

Ayuda a los demás, pero no olvides ayudarte a tí mismo.

  • ¿Te gustaría compartir algo más con nosotros?

Sí. Estoy al final de mi carrera y, naturalmente, estoy reflexionando sobre las muchas personas que he conocido con las que he trabajado.

A tantos valientes pacientes y a sus familias que, sencillamente, lo hicieron lo mejor que pudieron, tenéis todo mi respeto.

Profesional y personalmente he estado influenciado por algunos colegas maravillosos a lo largo de los años. Una de las alegrías de esta carrera es que siempre he trabajado con algunos colegas excepcionales, algunas personas siempre han destacado para mí. Podría nombrar a personas de todas las disciplinas, pero voy a nombrar a Enfermería,  personas que  me han influenciado mucho.

La responsable de planta en mi primer trabajo en Hereford fue Barbara Maddy. Ella fue dura e inflexible, sólo se podía hacer lo mejor por sus pacientes y  defendía sus intereses hasta el final ante los altos cargos directivos, los espcialistas, no le importaba. Sólo selecciona el mejor personal disponible para su planta, y cualquier persona que no estuvviera a la altura era trasladada rápidamente a algún lugar menos exigente. El resultado final fue una unidad bien organizada, donde la gente se mejora rápidamente. Mi personalidad es diferente a la de Barbara, pero ella fue una influencia importante en mi desarrollo, y lo sigue siendo hoy en día.

Colin Abbott, Enfermero Psiquiátrico Comunitario (EPC), fuimos colegas en Humberside, solamente trabajamos juntos durante un año más o menos, pero lo aprendí todo acerca de ser un EPC de él. Él era muy profesional y también profundamente compasivo. Era lúcido, a veces personalmente vulnerable, pero siempre afrontaba los retos directamente, sin eludirlos. Mi año con Colin me preparó para asumir el reto de mi trabajo en solitario en Cumbria. Nos mantuvimos en contacto hasta su muerte repentina de un par de años después. Él era un hombre excepcionalmente modesto, y tenías que trabajar con él para darte cuenta del fantástico Enfermero que era.

 
Una de las alegrías de ser un Enfermero Psiquiátrico en la Comunidad es trabajar con un compañero. Eso no ocurre mucho en las Highlands, donde los equipos suelen ser pequeños y multitarea. Colin Abbott destaca, al igual que Tony Hill, un enfermero a quien recluté y enseñé, y que finalmente tomó mi trabajo en Cumbria cuando me trasladé. Éramos como agua y aceite, pero hicimos una gran alianza. La gente hablaba conn él cuando no podían hablar conmigo y viceversa. Tony falleció hace un par de años y le echo de menos.
 
Por último, Christine McCallum ha sido mi compañera durante los últimos tres años, recordándome con éxito, diariamete, que dos cabezas piensan mejor que una.
Hay tantos otros, pasados y presentes, que no tengo tiempo de mencionar, pero ha sido un  privilegio trabajar con ellos.
 
* * *
 
De tots els Colors- Bringing Colour to NursingQueridos amigos:
 
Joe contestó con un si directo a mi invitación para entrevistarlo. Quiso que lo hiciéramos de la manera más sencilla y natural posible, y así fue. Nos reunimos en casa y Christine vino también. Pasamos la mañana escucándole y bebiendo te. Fue muy gratificante, un placer.
 
Joe es el tipo de persona totalmente despreocupada en demostrar lo bueno que es en lo que hace,  y tampoco le va aparentar. Así que Christine y yo  tuvimos que empujarle suavemente para que hablara de sí mismo, de cómo los demás confían en él y se sienten seguros con su asesoramiento profesional y sus cuidados.

I
ntenta estar físicamente presente para sus pacientes cuando surge un problema en el que puede ayudar. Eso marca una gran diferencia para las personas con demencia y sus familiares, especialmente en esta tierra tan hermosa donde las aldeas están muy alejadas unas de otras, y algunas prácticamente aisladas. Una verdadera tranquilidad en este camino frágil e incierto que es la demencia.

Muchas Gracias Joe, y también a ti, Christine. Estoy encantada. Es un placer que ambos forméis parte de la familia del blog.

Querido Joe, te deseo todo lo mejor. Que disfrutes de una feliz jubilación, aunque nos aseguraremos de seguir aprendiendo de ti. Abrazos,
 
 
Elena Lorente Guerrero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s