Historia del Elefante azul, por Maricruz Martínez Loredo

Era un día como todos los días. Los pacientes iban y venían por el servicio de Urgencias del hospital, unos en mejor estado que otros, y los otros intentando poner en práctica las indicaciones recibidas para poder sentirse mejor.

De repente, se escucha un -“AAAAHHHH”- exclamado con gran asombro, que provenía de la sala de espera. Todos salieron con prisa para ver qué sucedía.

Y ellos también quedaron asombrados. Un hermoso Elefante Azul estaba sentado en la sala de espera, se había lastimado la trompa trabajando en una obra.

No lo hicieron esperar, ya que la hemorragia iba en aumento y era necesario realizar la sutura cuanto antes. Y todos estaban encantados de atender a un paciente tan simpático pero a nadie se le escapaba que el color era muy extraño y se miraban mutuamente poniendo “caras raras”…. hasta mofándose a causa de su color.

Por el tamaño del paciente, hubo que pedir ayuda a otros médicos y enfermeras, para poder coser la herida al mismo tiempo, y al entrar y ver al paciente todos murmuraban en vos baja preguntando acerca de su color. Asi y todo se pusieron manos a la obra y unos comenzaron por un borde y los otros por el extremo opuesto.

Al cabo de dos horas la hemorragia y la herida ya estaban controlados, pero decidieron que el paciente quedara ingresado, al menos para observarlo durante 24h.

Don Elefante Azul, aceptaba todas las indicaciones, la mayoría no las entendía pero obedientemente realizaba todo lo que le decían.

Fue algo difícil acomodarlo a gusto en la habitación, ya que sus dimensiones eran muy grandes.

Todo marchaba sobre ruedas hasta que finalmente unos de los médicos, dijo :

-“Es imposible que el color de don Elefante sea azul. Aquí está sucediendo algo raro”-

Y fue a hablar con él.

Don Elefante le explicó que siempre había tenido ese color. Que recordaba poco de su niñez  pero que nunca había tenido ningún problema a causa del color.

El médico, muy docto, lo miró seriamente y le confirmó que esto no podía aceptarlo por lo cual  dejó indicación estricta de lavar al paciente con desinfectantes para comprobar que esto no era propio de un elefante.

Esponja y manguera en mano, marcharon las enfermeras a duchar reiteradamente al paciente.

Don Elefante Azul, lo pasaba muy bien con estos remojones, aunque los desinfectantes le picaban algo en la nariz, donde tenía la herida. A los elefantes les gusta mucho bañarse y jugar en el agua, y las enfermeras jugaban con él haciéndole cosquillas, para que se mantuviera alegre, pero le entristecía la mirada de aquél médico…..era como si en verdad quisiera hacerlo de otra forma, sentía en su forma de mirarlo hostilidad hacia él.

Pasaron las 24h, pasaron las limpiezas y don Elefante…..continuaba…….azul.

Volvió el médico, al día siguiente acompañado de un grupo de médicos, quienes asentían con tono serio que había que insistir en ese tratamiento, a pesar que don Elefante afirmaba que él estaba bien y que siempre había sido así.

Nuevamente las enfermeras, comenzaron con el “ritual del baño” pero esta vez don Elefante estaba más triste, y no lograban hacerlo reir. Sentía que los médicos no lo querían, que no comprendían su estado.

A la mañana siguiente, entraron en su habitación su médico y otros más. Don Elefante ya no sólo seguía azul sino que ahora estaba triste, muy triste y se sentía muy mal.

El médico repitió nuevamente su explicación y recalcó que esto no podía continuar asi, que tenía que colaborar en su recuperación. A esta altura don Elefante se puso a llorar, él no sólo no sabía qué hacer, sino que más no podía colaborar.

Y pasó otro día, otra noche…..y todo iba a peor.

Al terminar esa mañana la visita de los médicos, hubo uno que no compartía la opinión del resto del equipo. Entonces fue a la habitación de don Elefante y le dijo:

-“Don Elefante, no lo tome a mal, su Médico en realidad quiere su mejoría, pero no sabe muy bien cómo hacerlo, pero sabe una cosa? Yo le creo, estoy seguro que su color es éste y que además le sienta muy bien. Veo que su salud es buena, la herida está muy bien y entonces tendría que animarse.” Al oir estas palabras don Elefante abrió los ojos y rodeó con su trompa al Médico que le hablaba (asi es como demuestran cariño los elefantes), le sonrió de oreja a oreja, que ya es bastante y le prometió que al día siguiente estaría mucho mejor.

Efectivamente, al día siguiente lo encontraron muy feliz, y tranquilamente le dijo a su Médico que ya que su herida estaba bien, decidía que era hora de volver a su casa tuviera el color que tuviera.

Con tal planteo y tal decisión, no pudieron negarle nada, asi que le dieron unas recomendaciones y lo citaron para una posterior revisión. Don Elefante Azul emocionado le guiñó el ojo al médico que había conversado con él.

Don Elefante Azul se despidió de sus enfermeras, que no tenían ningún problema con su color, las saludó rodeándoles por la espalda con su trompa, y se marchó muy feliz.

Pasados unos días, nadie recordaba ya a don Elefante Azul, pero de repente apareció una tortuga en urgencias, con una fractura en su caparazón y era una tortuga……..roja!!! Y comenzaron de nuevos los rumores, las risitas…..y las duchas con desinfectantes!!!

Cada uno es del color que es, es del país que es, y de la familia que es. Por más que nos empeñemos en “fregar al otro” para cambiarlo, el otro seguirá siendo quien es.

Lo importante es lo que cada uno crea de si mismo, lo entiendan los demás o no, aunque siempre necesitemos del apoyo y estímulo que nos da el ser aceptado por otros.

 

www.elefantepedia.com
http://www.elefantepedia.com

 

De “Cuentos para mis pacientes”; libroCUIDANDO VIDAS

Maricruz Martínez Loredo

Enfermera

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s