ENFERMERÍA Y MEDICINA INTEGRATIVA AL DÍA. Número 3, Octubre 2017. Con la colaboración de Jordi Campo, Fisioterapeuta y Osteópata

Queridos Amigos:

Es una alegría inmensa dar la bienvenida a la familia del blog a Jordi Campo Neila, Fisioterapeuta y Osteópata. Jordi es un profesional vocacional que a menudo expresa que conforme pasan los años, cuanto más amplía sus conocimientos y más experiencia adquiere  tratando a personas, más preguntas se plantea y mayor es la humildad con la que ejerce su profesión.

Aprendizaje continuo, cuestionamiento constante y reflexión son características que le definen y que junto a su calidad humana, hacen que su práctica diaria sea excelente.

Jordi abre el número de Enfermería y Medicina Integrativa de Octubre con un artículo personal lleno de ciencia y arte; el arte de escuchar con las manos.

* * *

Cuando Elena me comentó que le gustaría que abriera el mes de octubre con un post me entraron varias dudas sobre cómo enfocarlo. Como fisioterapeuta y osteópata ¿De qué podía  yo hablar? ¿Que podía ser interesante y no repetirme?… pronto me allanó el camino pidiéndome que hablara sobre osteopatía, pero que no hiciera una explicación académica de qué es, en qué se basa o los diferentes tipos que hay: estructural, visceral o craneal. Me pidió únicamente que fuera yo y que transmitiera lo que hago en mi práctica diaria como osteópata.

Antes de describir mi manera de trabajar me gustaría explicar cuáles son mis orígenes y mi trayectória.

Estudié fisioterapia y empecé a trabajar como tal en el ámbito de la traumatología y medicina deportiva, por lo que tuve una formación eminentemente cartesiana y científica.  Como muchos fisioterapeutas los primeros trabajos los realicé en centros asociados a mutuas médicas donde hay una prescripción médica con un diagnóstico determinado y nosotros, los fisioterapeutas, nos ceñimos a aplicar el tratamiento. Estos centros priorizan los resultados económicos y el número de sesiones realizadas, por lo que nuestro trabajo de exploración, de dedicación al paciente se ve muy mermado. Lamentablemente, tal y como está la situación laboral actual. este problema ha ido incrementándose.

A los pocos años alguien empezó a hablarme de osteopatía, de otra forma de trabajar, de otra terapia manual. Poco a poco me fue interesando este abordaje más personal, más integrador de la persona hasta cursar los estudios de 4 años en la Universidad. Progresivamente, a mi mente cartesiana le van llegando inputs sobre globalidad, energías, espiritualidad, … conceptos que se introducen lentamente en mi cabeza y que abren nuevos caminos, nuevas formas de entender la enfermedad y de tratar a los pacientes.

A la vez que se abren estas ventanas aparecen multitud de interrogantes. Algunos compañeros aceptan plenamente  estas nuevas ideas y se sumergen, aparentemente y sin ninguna dificultad, en aceptar los nuevos dogmas: captan energías, intuyen, notan movimientos en los huesos que nos describen los profesores. Otros compañeros, más racionales, se quedan con la parte más estructural de la osteopatía, entienden el cuerpo humano como una máquina en movimiento que debe ser equilibrado. Otro grupo en el que me incluyo, derivamos entre dos aguas.

Acabé los estudios de osteopatía con más interrogantes que nunca, y teniendo la sensación de que en ese momento, empieza verdaderamente el camino. Sentí que el trabajo que hasta ese momento estaba realizando, con muchos pacientes al día y con poca dedicación a ellos, no me satisfacía. Podría aportarles más,  más tiempo,  así que reorienté mi actividad a un trabajo personalizado, con tiempo suficiente para cada paciente, para escuchar, valorar, y tratar.

Fuera de la Universidad me encontré otra vez con la misma dicotomía, una corriente de profesionales formados en osteopatía que tenían la necesidad de ser reconocidos por el mundo médico y científico, los cuales querían acercarse a él a través del método y la validación científica. Y por otro lado, otro grupo de profesionales que querían seguir estrictamente con los principios osteopaticos y filosóficos formulados desde el nacimiento de la osteopatía por su creador, el Doctor Still. Principios de globalidad, autocuración, estructura que gobierna la función…  Actualmente, todavía percibo que esto pasa.

Otra vez entre dos aguas y siguiendo mi camino. Como muchos post estudiantes de hoy en día me encuentro delante de postgrados, másters, especializaciones y nuevas formaciones, una amplia oferta. Como terapeuta manual, que es mi vocación, opté por centrarme en lo más esencial: aprender a tocar, palpar, percibir. Me hablaron por primera vez de cosas tan elementales como presencia, atención e intención, elementos básicos para el trabajo de cualquier osteópata, fisioterapeuta o terapeuta manual, y a los que no sé da suficiente importancia en la Universidad.

Actualmente englobo todo el conocimiento que me han transmitido los profesores, mi experiencia con los pacientes -lo que estos me han enseñado- y mis vivencias y lo aplico de una manera sencilla en cada sesión de tratamiento. Cada tratamiento se convierte en un acto con presencia, atención e intención, englobando todas las esferas de la persona.

Los elementos importantes de mis sesiones se basan en:

PRESENCIA

Esencial para el terapeuta estar en el momento presente, el aquí y el ahora. No sólo mi cuerpo si no también mis pensamientos y mi ser están presentes delante del paciente.

Después de una anamnesis y de una exploración del paciente es cuando es más importante la presencia, para poder palpar y percibir.

Me gusta durante la anamnesis escuchar; eso tan difícil hoy en día, porque todo el mundo va muy rápido y no tenemos tiempo. Hoy en día la gente tiene necesidad de hablar, de expresarse y de que les escuchen sin prejuicios ni prisas.

Para mi es fundamental una pregunta:

-¿En qué te puedo ayudar? Sin enfocarme en si tiene un problema o padece de algo.

O quizás dos:  ¿Cómo estás? No solamente como un formalismo, sino con interés. Les pregunto:

-¿Qué te pasa? ¿Qué sientes? Estas preguntas habitualmente abren una comunicación más directa, más personal.

A veces encuentro un largo silencio o una simple sonrisa. Aún recuerdo esos ojos llorosos que un día tras la pregunta me respondieron

-¿Sabes que desde el accidente nadie me lo había preguntado?

Entonces, yo me cuestiono: los fisioterapeutas, osteópatas ¿No hacen estas preguntas en su práctica diaria? ¿No tratan personas?

ATENCIÓN

Una vez enraizado en mi presencia aplico la atención, la proyección de la conciencia. Esto es una cosa que hacemos diariamente. Por ejemplo cuando observamos un grupo de personas y reconocemos a alguien, me fijo en ella, le saludo, le hablo… Cuando estoy delante del paciente me centro mediante la palpación, el tacto y con la guía de mis sentidos me dirijo hacia una zona o un tejido.

INTENCIÓN

Cuando encuentro la zona/tejido a tratar es cuando aplico la intención. Intención de tratamiento, qué pretendo, qué quiero hacer y cómo lo voy a hacer. Es una proyección de la consciencia. Es aquí donde todo mi conocimiento, mi práctica  y experiencia me permiten encaminarme hacia el tratamiento más adecuado.

Como ley en osteopatía, hago mi trabajo, luego me retiro.

Trabajo con técnicas que me han enseñado, importantes, pero creo que realmente lo esencial es esto, el estar presente con atención y con intención.

Siendo estudiante siempre quieres aprender técnicas, cuantas más mejor. Con el tiempo reducimos el número de técnicas que utilizamos y nos damos cuenta de que la presencia es más importante que la técnica.

Para finalizar os cuento una anécdota de un curso de osteopatía. Un eminente profesor inglés nos comentó: os voy a explicar la técnica, la aprenderéis y la haréis a la perfección, pero cuando un paciente vuelva por segunda vez a vuestra consulta no será para que le hagáis una determinada técnica o tratamiento, si no que vendrá a vosotros por lo que sois y por lo que transmitís.

Para finalizar, quiero hacer llegar mi agradecimiento a las personas que me ayudan a continuar trabajando diariamente con vocación, a cada uno de los pacientes que confían en mí y me enseñan cada día y a los profesores que me han transmitido su conocimiento.

Jordi Campo Neila, Fisioterapeuta y Osteópata

* * *

En esta segunda sección del post encontraréis, como es habitual, artículos, formaciones y lecturas que están dirigidos tanto al público en general, como a los profesionales de la salud y de las ciencias humanas. Esperamos sean de vuestro interés:

  • Los hábitos saludables reducen hasta en un 40% los casos de alzhéimer.  Publicado en JANO, medicina y humanidades. “Seis medidas para evitar los factores de riesgo: Actividad física, actividad social, actividad mental, prevención del riesgo vascular, buena alimentación, fomentar la reserva motivacional. ”  Sigue leyendo AQUÍ
  • Descrita la sustancia responsable del sabor y las propiedades del té negro, publicado en ‘JOURNAL OF AGRICULTURAL AND FOOD CHEMISTRY’. “Científicos del área de Alimentación y Salud del Centro IFAPA, Alameda del Obispo, en Córdoba, han identificado y cuantificado por primera vez los compuestos del té negro que producen un efecto protector en el organismo. En concreto, se trata de las teaflavinas, sustancias que además de otorgarle su color oscuro y su sabor característico, son absorbidas en un 94% durante la digestión. Estos componentes aportan las propiedades antioxidantes, anticancerígenas, antimicrobianas, antidiabéticas y cardioprotectoras de esta planta.”. Sigue leyendo AQUÍ.
  • El uso de antibióticos durante el parto favorece las bacterias resistentes en la flora intestinal del recién nacido, publicado en ‘MICROBIOMA’. “La colonización del intestino de un recién nacido por parte de las bacterias que forman la flora o microbiota intestinal resulta clave en la salud que tendrá a lo largo de su vida, hasta el punto de que cualquier alteración que se produzca en esta etapa incrementa el riesgo de sufrir determinadas patologías. Un equipo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha estudiado los efectos sobre la microbiota intestinal que tiene la administración de antibióticos durante el parto en niños a término (a partir de la semana 37 de gestación) nacidos vaginalmente. Los resultados, que aparecen publicados en la revista Microbiome, muestran alteraciones y sugieren que esta práctica favorece que se establezcan bacterias que portan genes de resistencia.” Sigue leyendo AQUÍ.

  • Hacer ejercicio durante el embarazo es bueno para el feto y la madre, publicado en ‘JAMA’. “Ganancia excesiva de peso, preeclampsia, diabetes gestacional, parto por cesárea, dolor lumbar e incontinencia urinaria, son algunos de los riesgos que tiene llevar una vida poco saludable durante el embarazo. Un estudio realizado por expertos de la Universidad Camilo José Cela (UCJC), publicado en el Journal of American Medicine Association (JAMA), define las pautas de ejercicio físico durante el embarazo que han demostrado mayores beneficios fisiológicos, tanto maternos como fetales. El porcentaje de mujeres que cumplen las recomendaciones de ejercicio durante el embarazo es muy bajo, explica a Sinc María Perales, autora principal del trabajo e investigadora del departamento de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Esto se debe en parte a la incertidumbre existente acerca de qué tipo de ejercicio se debía recomendar y cuál evitar. Sin embargo, el nuevo trabajo confirma que hay sólidas evidencias científicas para asegurar que el ejercicio moderado durante el embarazo es seguro y conveniente para el feto y la madre. Sigue leyendo AQUÍ.

  • La microbiota intestinal regula la acumulación de grasas a través de NFIL3 y el reloj circadiano, publicado en ‘SCIENCE’. “Un estudio cuyos resultados se publican en Science ha concluido que la microbiota ayuda a que absorbamos las grasas que después incorporamos al organismo y vincula estos procesos con el reloj circadiano. Los autores del trabajo analizaron el papel de la proteína NFIL3, que desempeña una función clave en la absorción de lípidos y la acumulación de grasa corporal, y su relación con la microbiota y los ciclos circadianos.” Sigue leyendo AQUÍ.
  • Premio Nobel de Medicina 2017: Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young, por sus descubrimientos sobre los mecanismos moleculares que controlan el ritmo circadiano.“Los científicos Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young han ganado hoy el premio Nobel de Medicina de 2017 “por sus descubrimientos de los mecanismos moleculares que controlan el ritmo circadiano”, los fenómenos biológicos que ocurren rítmicamente alrededor de la misma hora del día, como el sueño. Sus hallazgos, según el jurado, explican cómo las plantas, los animales y las personas sincronizan sus ritmos biológicos con las vueltas del planeta Tierra.” Sigue leyendo AQUÍ.

En cuanto a formación, muy interesante la oferta que ofrece el Instituto Médico de Sofrología Caycediana:

  • CAM. Concentración, atención y memoria dirigido en particular a estudiantes, y personas mayores y a todas las personas que quieran estimular su cerebro, mejorar su concentración, recuperar y mejorar su memoria. Información disponible AQUÍ.
  • Máster Especialista en Sofrología 2017 dirigido tanto a profesionales de la salud como a profesionales de las ciencias humanas. Información disponible AQUÍ.

Y para cerrar la entrega de Octubre, es un honor compartir con vosotros los trabajos de investigación realizados por compañeras Enfermeras. Sus aportación es importante, fundamental para seguir construyendo el conocimiento de la Disciplina Enfermera en su area complementaria/integrativa:

  • Trabajo de fin de grado en Enfermería. Uso de la acupuntura para el manejo del dolor en el trabajo de parto”. Autora: Diana Cervera Fernandes. Universidad Autónoma de Madrid, Facultad de Medicina. Curso académico 2015 – 2016. Disponible AQUÍ.
  • Tesis Doctoral: “Terapias complementarias: Una mirada desde la experiencia de enfermeros de Lanzarote y Gran Canaria”. Autora: Dra. Manuela Cristina Chas Barbeito, Universidad de la Laguna, 2017. Disponible AQUÍ.

Muchas gracias por el el feed-back positivo y el interés que muchos de vosotros habéis expresado respecto a esta sección del blog. Nos encontramos de nuevo en Noviembre con nuevos artículos y con la colaboración de profesionales que trabajan y viven la profesión con las tres C que marcan la diferencia:

* Ciencia, Consciencia y Corazón *

¡Salud!

Elena Lorente Guerrero

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s