La ruta de la Luz

“Creo que el Universo es una Evolución.
Creo que la Evolución se dirige hacia el Espíritu.
Creo que el Espíritu desemboca en lo Personal.
Creo que lo Personal supremo es el Cristo-Universal”.

– Pierre Teilhard de Chardin –

 

Queridos Amigos:

Hemos dejado atrás el día más corto y más oscuro del año con su noche más larga para, una vez más, re-nacer en la Luz. 

Pero la Luz no es un destino.  Vivir en la Luz es una elección, un punto de partida, y un camino. Una senda de consciencia y responsabilidad para desarrollar nuestro máximo potencial;  para crecer y evolucionar en sabiduría, bondad y amor.

Ser generosos, ser agradecidos y ponernos al servicio de los demás son los instrumentos que mejor nos guiarán para permanecer serenos, centrados, orientados y atentos en la ruta de la Luz.

Vivir en la luz es aprender a dar con el corazón entregado y sin condiciones. Dando sin que deje rastro en nuestra memoria, sin esperar reconocimiento, recompensa ni premio.

Vivir en la Luz es también aprender a recibir con el corazón humilde y abierto. Presto a esculpir los dones que nos son dados para así tener siempre la oportunidad de RE-COR-DAR con gratitud.

Cierto es que avanzando en la ruta de la Luz también nos asaltan las sombras, las dudas, los temores, las incertidumbres que sutil e insidiosamente llegan a sofocar y a ensordecer la comunicación con nuestra Alma.

Todo en la naturaleza tiene su forma, su geometría, su estructura y su función. Un patrón armónico que hace que todo encaje y fluya de manera precisa y perfecta.

Las Esencias florales de Bach nos aportan luz cuando nos asaltan las sombras. Son amplificadores de consciencia; actúan por resonancia empática facilitándonos el proceso de re-cor-dar lo que somos, en Esencia. De este modo, nuestra personalidad, nuestro Espíritu y nuestra Alma vuelven a vibrar en sintonía, en armonía, en la Luz…

Os dejo esta magnífica conferencia de Julian Barnard sobre la geometría oculta de las flores. Disponible AQUÍ.

Tal como afirma J.Barnard, para poder ver necesitamos desarrollar una nueva forma de mirar…

* * * 

Que viváis un 2018 luminoso y pleno,

Elena Lorente Guerrero

 

Anuncios

ENFERMERÍA Y MEDICINA INTEGRATIVA AL DÍA. Número 5, Diciembre 2017. Con la colaboración de PATRÍCIA MARTÍ, Psicooncóloga y Musicoterapeuta

Queridos Amigos:

Cuando pienso en Patrícia Martí la primera reacción es una enorme sonrisa que ilumina mi corazón. Con su guitarra (inseparables), su cálida voz, y su energía, que es como una brisa exquisita y luminosa,  consigue que conectes con ella y contigo mismo. Como llevado en brazos, te sumerges con naturalidad y suavidad por los rincones del Alma.

Lleva toda la vida formando a profesionales de la salud en Musicoterapia. Fue profesora de la EUI Santa Madrona durante 14 años. Somos muchos los que tuvimos la suerte de ser sus alumnos y de aprender con ella,  porque Patrícia encarna el sello único y el Espíritu de Santa Madrona.

Tiene, además, el don de hacer que lo difícil, parezca fácil. Y una forma maravillosa de acompañar a las personas aunando ciencia, arte, vocación y compasión. Pura armonía.

Me hace muy feliz darle la Bienvenida a la famillia del blog. Disfrutad de su artículo sobre Música, Musicoterapia, y de sus sencillas propuestas de autocuidado.

* * *

Descubrí la musicoterapia en el año 1991, aunque más bien diría que fue la musicoterapia la que apareció en mi camino y vino a mi encuentro. Ello supuso un cambio significativo en mi vida, y supe que mi anhelada búsqueda profesional y vocacional justo empezaba a definirse.

Desde entonces, llevo cerca de veinticinco años dedicándome al cuidado de las personas a través de la musicoterapia.

He acompañado a personas con problemas de deterioro cognitivo y dolor crónico, profesionales en riesgo de burn out, y a enfermos de cáncer.

Es desde este marco desde el que me gustaría hoy compartir algunos aspectos y reflexiones sobre la música y la musicoterapia, y su influencia en la dimensión emocional.

CUIDANDO LAS EMOCIONES CON LA MÚSICA, por Patrícia Martí Augé

La música es un fenómeno universal presente en todas las culturas del mundo. Si analizamos el significado de la música en la naturaleza humana, sin ser ésta necesaria para la supervivencia humana, sin embargo, forma parte importante en su vida diaria.  La música tiene diferentes funciones, con fundamentales implicaciones para la práctica de la musicoterapia.  Algunas de estas funciones son la comunicación, la expresión emocional, la estimulación, la representación simbólica, el placer estético, el entretenimiento, la construcción cultural, la integración identitaria, etc. (1). La multidimensionalidad de la música lleva a una gran variedad de efectos en el ser humano, efectos que han sido recogidos en diferentes referencias que datan de tiempos ancestrales, pero que desde la constitución de la musicoterapia como disciplina propia y científica en 1950, han sido estudiados en sus diferentes contextos y aplicaciones.

Musicoterapia en Oncología

Las intervenciones con musicoterapia tienen una influencia interesante en el estado anímico y pueden, a su vez, mejorar la calidad de vida. En el contexto oncológico, entre otros, la literatura científica recoge estudios dirigidos a evaluar el efecto de la música en el estado de ánimo de pacientes de cáncer y ha mostrado interesantes resultados relacionados con la mejora de su estado emocional y a reducir sus niveles de ansiedad y/o depresión, además de ofrecer ventilación y soporte emocional, y elevar la autoestima(2).

La musicoterapia proporciona al paciente un entorno basado en un medio artístico en el que desarrollar un lenguaje simbólico que permita el acceso a sentimientos desconocidos y una integración creativa de los mismos en la personalidad, dando posibilidad al cambio terapéutico.

Recuerdo el caso de Sara… Sara trajo un día a la sesión de musicoterapia uno de sus CD preferidos, y quiso compartir con el grupo un tema instrumental de la banda sonora de Memorias de África. Lo escuchamos durante unos minutos, tras los que los participantes reflexionaron e hicieron voluntaria y espontáneamente comentarios personales sobre lo que esa audición y escucha les había aportado en ese momento, sus evocaciones, las imágenes proyectadas, y hasta las emociones y sentimientos suscitados. Una vez recogidas estas aportaciones personales, Sara nos explicó por qué había elegido esa pieza musical y lo que significaba para ella. Empezó recitando esa frase tan conocida en el mundo del cine: «Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas Ngong». A lo que matizó, “Yo tenía muchas cosas en mi vida antes del cáncer,…tenía mi trabajo, tenía salud, y una vida activa,… normal y feliz… El cáncer me quitó muchas cosas,… y he tenido que aprender a perderlas. Esta música me hace recordar lo perdido, y me acompaña en momentos de desánimo. Aún y así, sé que ahora, estoy aprendiendo a poner en valor otras cosas,…”.

Una frase… Una melodía… Una banda sonora… que tiene la potencia de elicitar emociones y sentimientos en la persona, permitiendo sintonizar, recoger y reflejar de modo no verbal, todo un mundo emocional que las palabras no pueden describir. Una banda sonora que, para Sara, tenía la potencia y fuerza para catalizar y canalizar lo vivido y sentido profundamente. Una muestra de la potencia de la música como canal de proyección y expresión emocional.

Música y emociones.

La música ha sido desde siempre considerada como “el lenguaje de las emociones”, por su especial asociación con la expresión del mundo de los afectos (3). Permite conectar especialmente con nuestro interior, despertando emociones y sentimientos, así como modulando y modificando nuestro estado de ánimo. En situaciones de bloqueo o de habilidades de comunicación limitadas o incluso nulas, la naturaleza no verbal de la música permite la proyección, la expresión y comunicación de sentimientos y emociones, mostrándose eficaz en estos casos.

Tomar consciencia de esta relación existente entre la música y nuestras emociones es lo que nos puede ayudar en el día a día a crear nuestro propio bienestar emocional. La música puede aportar riqueza a nuestra vida emocional y puede ser vivida en cualquier momento, en cualquier espacio y lugar, con cualquier persona, según nuestra elección personal. Si abrimos nuestros oídos y nuestro corazón, podemos entrar en un mundo de experiencias musicales llenas de afectividad, expresión y descubrimiento personal.

¿Cómo cuidarnos con la música? ¿Cómo incorporar la música en nuestro día a día para facilitar nuestra autorregulación emocional? Vamos a abrir las puertas a la música, no sin antes subrayar algunos aspectos importantes.

Las respuestas emocionales a la música son extremadamente personales y es algo frecuente que las personas tengan reacciones emocionales diferentes, e incluso opuestas, ante una misma pieza. Las preferencias personales son las que determinarán en gran medida nuestras respuestas a la música, por lo que no podemos hablar de “recetas musicales”. Esto requiere un cuidado especial y particular del tema, y es lo que a su vez le otorga belleza, riqueza e inmensidad.

Por otra parte, es cierto que, determinados parámetros musicales suelen suscitar una respuesta en una tendencia común. Así, escuchar una música de carácter estimulante puede provocar estados de alegría, fuerza, entusiasmo, euforia… pero en algunas ocasiones puede llegar a despertar también emociones de rabia, irritabilidad, o incluso resentimiento o ira. Las músicas de carácter más tranquilo acostumbran a ir más vinculadas a estados de relax serenidad, calma, pero también de sentimientos de tristeza, desánimo, melancolía, frustración…

Si bien no podemos prever la respuesta emocional de cada persona a una música, sí que podemos cambiar nuestro propio estado de ánimo escuchando música. Esto queda explicado por el principio de Iso de Altshuler, que establece que el estado anímico puede ser alterado siempre y cuando en primer lugar sintonicemos la música con el estado existente, para luego gradualmente cambiar la música en la dirección de cambio deseado. Así, si nos sentimos tristes, y desearíamos estar más alegres, empezaremos por seleccionar y escuchar aquella música que mejor recoja y refleje nuestra experiencia de tristeza. Ella nos permitirá conectar con nuestro ánimo triste, sentirlo, respirarlo. Reconocer el sentimiento o la emoción es el primer paso para poderlo luego canalizar y modular. Después podemos ir seleccionando aquellas otras piezas musicales que se vayan acercando más al estado anímico deseado.

Además de las audiciones musicales, la musicoterapia cuenta con otras técnicas. Si deseamos canalizar emociones, tal vez podamos también contar con nuestro cuerpo y permitirnos mover o bailar al son de la música. Busquemos un momento en el que dispongamos de unos minutos de privacidad y tranquilidad, elijamos una música que mejor sintonice con nuestro estado anímico de ese instante, y dejemos salir un gesto, un movimiento, pequeño o expansivo, lento o rápido, para expresarnos a través del cuerpo. Quizás después nos sintamos algo diferentes.

También podemos apoyarnos en las canciones para modular nuestro estado de ánimo. Pensemos en una canción que nos guste. Respiremos y empecémosla a cantar, recitar o  tararear, según nos sintamos. Acallemos al dictador interno que establece juicios y prejuicios. En esta propuesta no hay espacio para establecer qué es correcto o incorrecto, afinado o desafinado,…en esta propuesta sí hay el hecho de darnos la oportunidad de incorporar una estrategia de autorregulación emocional.

Patrícia Martí Augé, Doctora en Psicología por la Universidad Ramón Llull y Máster en Musicoterapia por la Universidad de Barcelona.
Psicooncóloga y musicoterapeuta en Oncolliga– Fundació Lliga Catalana d’Ajuda Oncològica.
Profesora del Máster de Musicoterapia de la Escola Superior de Música de Catalunya – ESMUC, colabora también como profesora en diferentes postgrados y cursos de Musicoterapia a nivel estatal.

_________________________________________________________________

 (1) Martí, P.  (2000). Visión General y Teoría de la Musicoterapia.  En:  Fundamentos de Musicoterapia (pp. 287-305). Barcelona: Ediciones Morata.

(2) Martí, P. (2016) Efectos de la Musicoterapia en el Estado Anímico y Calidad de Vida de los Pacientes con Cáncer” (Tesis doctoral). Universitat Ramon Llull, Barcelona. Recuperada de:  http://www.tdx.cat/handle/10803/359398

(3)  Winner, E. (1982). Invented worlds. Cambridge, MA: Harvard University Press.

* * *

Buen momento para poner nuestra música preferida de fondo y dar paso a la segunda parte del post en el que encontraréis material diverso, la mayoría del cuál esta vez, referente a la microbiota y su vinculación con el mantenimiento de la salud y la prevención de la enfermedad.

Seguiremos ahondando en ello en próximos post, no por tratarse de algo novedoso, ¡todo lo contrario!, sino por su importancia y por la “reciente” relevancia que está tomando en el campo de la investigación y los cuidados. Afortunadamente…

  • La flora intestinal afecta al éxito de la inmunoterapia oncológica. PUBLICADO EN ‘SCIENCE’. “Las bacterias son fundamentales para la vida y la salud humana. Desde hace años, el papel de la microbiota intestinal va tomando importancia en numerosas enfermedades, entre ellas, el cáncer. Esta semana, la revista Science publica dos estudios sobre cómo los microbios que viven en el tracto digestivo humano pueden influir en la respuesta del cáncer a la inmunoterapia. Ambas investigaciones sugieren que mantener una flora intestinal saludable ayudaría a combatir diversos tumores. Sigue leyendo AQUÍ.
  • Describen cómo un tipo de bacterias de microbiota puede favorecer la metástasis en cáncer colorrectal. PUBLICADO EN ‘SCIENCE’. “Investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) han participado en un estudio multicéntrico internacional que ha descubierto que algunas bacterias de la microbiota intestinal podrían impulsar metástasis al hígado en casos de tumor de cáncer colorrectal. Queda claro que la microbiota tiene un papel importante en el desarrollo del cáncer y muy probablemente lo tendrá en el tratamiento del cáncer”. Sigue leyendo AQUÍ.
  • Vinculan la presencia de un hongo en el intestino con el riesgo cardiovascular. PUBLICADO EN ‘BENEFICIAL MICROBES’. “Estudio liderado por Matilde Rodríguez Chacón, del Institut d’Investigació Sanitària Pere Virgili y José Manuel Fernández-Real, del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición. Durante la investigación se ha realizado un análisis exhaustivo para explorar la posible contribución de la micobiota intestinal a la arterosclerosis subclínica en un grupo bien caracterizado de sujetos obesos y no obesos. Los hallazgos obtenidos ponen de manifiesto que el Mucor racemosus podría ser un biomarcador relevante de riesgo cardiovascular. Sigue leyendo AQUÍ.
  • Las escuelas que usan alimentos de proximidad abaratan el comedor. PUBLICADO EN ‘GACETA SANITARIA’. “El Grupo de Investigación de Salud Pública de la Universidad de Alicante analiza la política de compra de alimentos de proximidad en los centros de educación primaria de Andalucía, Canarias y Principado de Asturias, donde existen iniciativas para incentivar su consumo. El estudio desvela que las escuelas con este tipo de alimentos de proximidad son las que ofrecen un menú más barato y saludable.” Sigue leyendo AQUÍ.
  • Al respecto, os interesará también la recientemente publicada Entrevista  a DOLORES RAIGÓN,  Dra.en Ingeniería Agrónoma y Catedrática de la UPV.  Disponible AQUÍ.
  • Los días de más contaminación se producen más infartos de miocardio.PUBLICADO EN ‘INTERNATIONAL JOURNAL OF CARDIOLOGY’. “Expertos del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares y del Vall d’Hebron Barcelona Campus Hospitalari han realizado un estudio que demuestra que los días en que los niveles de contaminación atmosférica son más elevados en el área metropolitana de Barcelona se producen más ataques de corazón. Las políticas medioambientales que favorecen la reducción de la contaminación tendrían un impacto muy positivo en la salud del corazón de los ciudadanos. Si se redujeran 10 μg/m3 la concentración de PM 2,5, se podrían evitar al menos un 7,67% de las muertes que se producen en las primeras 24 horas de un infarto grave en Barcelona, lo que supondría como mínimo una reducción de 5 muertes al año”. Sigue leyendo AQUÍ.
  • Los cánceres colorrectal, de riñón y de vejiga, asociados a la contaminación. PUBLICADO EN ‘ENVIRONMENTAL HEALTH PERSPECTIVES’. “La contaminación atmosférica está clasificada como cancerígena para las personas por su relación con el cáncer de pulmón, pero hay poca evidencia científica de su posible asociación con otros tipos de cáncer. Ahora, un estudio epidemiológico a gran escala realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y la Sociedad Americana contra el Cáncer vincula algunos contaminantes del aire con la mortalidad por cáncer de riñón, vejiga y colorrectal.” Sigue leyendo AQUÍ.

A continuación, y en relación con varios de los artículos anteriormente referenciados, compartimos dos eventos que os pueden interesar:

  • XXXI Simposium de Biorregulación: Nuevas aplicaciones clínicas de los probióticos. Heel España.

            Programa-madrid-simposium-biorregulacion-2018

           Programa-barcelona-simposium-biorregulacion-2018

           Programa-valencia-simposium-biorregulacion-2018

           Programa-sevilla-simposium-biorregulacion-2018

 

  • Las  III Jornadas de Enfermería Integrativa de Cantabria que se celebrarán el 6 de abril del 2018 en el Paraninfo de la Magdalena llevando por título: “Microbiota intestinal y salud : cuidando de tus bacterias”. Puedes leer más al respecto AQUÍ.

El  Grupo de Enfermería Integrativa del Colegio de Enfermería de Cantabria organiza distintas actividades, entre ellas las jornadas, para formar a todos los que estén interesados en el campo de la Microbiota Intestinal. 

Al mismo tiempo, os recomendamos que visitéis su Web TV donde encontraréis las ponencias de los participantes en las II Jornadas de Enfermería Integrativa de Cantabria y IV Nacionales que se celebraron el pasado mes de Abril. Disponible AQUÍ.

En cuanto a formación, este mes recomendamos la propuesta de la Fundación Index:

  •  Curso a distancia en Metodología e Investigación aplicada a los cuidados, acreditado por la Comisión de Formación Continuada del SNS . Información disponible AQUÍ.

Y ya para terminar, nos alegra poner a vuestra disposición un artículo y la Tesis Doctoral de la compañera Enfermera Neus Esmel; trabajos necesarios que contribuyen a construir el Conocimiento Enfermero en el ámbito integrativo.

  • Muñoz Muñoz, José Manuel. La Enfermería en el ámbito de las Medicinas Tradicionales y Complementarias. Index de Enfermería [Index Enferm] (edición digital) 2017; 26 (3). Disponible AQUÍ.
  • Tesis Doctoral INFLUENCIA DE LA REFLEXOLOGÍA EN LA CALIDAD DE VIDA DE LOS ESTUDIANTES DE ENFERMERIA Neus Esmel Esmel,  Universitat Rovira i Virgili. Departamento de Enfemería, 2016. Disponible AQUÍ.

Muchas gracias a todos. El próximo número, que publicaremos a principios de Enero de 2018, ya está en marcha.

Photo by JM Solé

¡Salud!

Elena Lorente Guerrero

 

 

Naturaleza, Palabras y Música para el Alma

Esta mañana me sorprendió el otoño.  Uno de los árboles del bosque que parte muy cerca de casa y que lleva hasta el río, es el primero, cada año, en señalar el cambio de estación. Invariablemente, las mismas tres hojas se tiñen de dorado anunciando el final del verano.

Si algo nos ha llamado la atención este verano generosamente largo ha sido la práctica ausencia de abejas revoloteando por el jardín.  El romero, el tomillo, la lavanda, los geranios, las fucsias y las tomateras expusieron sus flores con alegría esperando pacientemente la visita de mariposas y abejas que nunca llegaron…

La misma impresión han tenido amigos de la costa este que también cultivan flores y hortalizas en su jardín. Reflexionando al respecto,  descubro a Marla Spivak, profesora de entomología en la Universidad de Minnesota,  que investiga junto a sus alumnos la biología y el comportamiento de las abejas para preservar a este insecto tan esencial. En su interesante charla TED explica porqué están desaparenciendo las abejas y cómo podemos ayudarlas de forma sencilla y directa.

 

Somos naturaleza. Es palpable como el contacto con el aire, con la luz del  sol, y de la luna, sentir la lluvia en la cara, pisar descalzos la hierba aún  mojada por el rocío de la  mañana, hundir los dedos en la tierra, respirar vida en definitiva, nos conecta con nuestro verdadero Ser, y nos alinea con lo trascendente. Re-cor-damos nuestra interdependencia y participación con Todo.

Esta certeza también nos la proporciona la experiencia  de la música y la palabra viva, verdadero alimento para el Alma, especialmente cuando se combinan con la exquisitez y la sensibilidad con que lo logra nuestro querido poeta y escritor Fco. Javier Expósito Lorenzo acompañado por S. Pombo y C. Leyva en este Encuentro con lo Sutil que se celebró recientemente:

 

Cuando creamos espacio, también estamos creando tiempo para vivir en la Esencia, en el Ser.

Abrazos,

Elena Lorente Guerrero

Apego, desapego, sentido

foto reduida_60. jpegLa Tierra es un exilio para el Alma. Estar vivos, encarnados supone un desajuste entre la personalidad y el Alma. Una búsqueda del equilibrio entre apego y desapego.

Para poder desapegarnos, y soltar es necesario apegarnos primero, abrazarnos a lo que ocurre en nuestra vida, sentirlo para poder sanarlo.

Apego, desapego y sentido de vida están contenidos en la filosofía de Edward Bach y se expresan en los dos grandes grupos en los que se dividen los 38 remedios florales, existiendo entre ellos una polaridad complementaria.

Los primeros 19 remedios (12 curadores + 7 ayudantes) trabajan el apego. Nos ayudan a sentir lo que no sentimos y necesitamos sentir para integrar las lecciones que hemos venido a aprender y para desarrollar las cualidades del Alma. Nos ayudan por tanto a abrazar, a encarnar.

Los segundos 19 remedios florales trabajan el desapego. Facilitan la incorporación del  aprendizaje contenido en las experiencias vitales, ayudan a trascender el sufrimiento, a soltar, a crecer.

Estos dos grupos contemplados y estudiados de forma complementaria y paralela expresan el ciclo vital desde un punto de vista de aprendizaje emocional y espiritual. Debemos orientar nuestra energía hacia el sentir, centrarnos en los sentimientos. Cuanto más variado es el abanico de sentimientos, cuantos más matices encontramos en ellos, más equilibrados estamos.

El corazón es un maestro. La escucha consciente, atenta y serena del corazón nos pone en contacto con el latido de nuestra Alma. Cuando personalidad y Alma vibran y resuenan en armonía, este exilio temporal del Alma en la Tierra se ilumina viendo su sentido y su propósito. Conscientes de que el sentido es hacia fuera, y en relación con los demás, que todo lo que hagamos en nuestro paso por el mundo, sea con Amor.

Wallingford

Abrazos,

Elena Lorente Guerrero

 

 

 

El Tejido de la Vida: Gratitud, Conexión, Unidad, Amor

De tots els Colors- Bringing Colour to Nursing¡Feliz año nuevo amigos!        

Con este primer post del año nos adentramos en el segundo septenio del blog. Gracias de corazón a todos los que a lo largo de los pasados siete años nos habéis acompañado e inspirado con vuestros testimonios, entrevistas, y comentarios; y a los lectores, por mantener viva la llama.

Dedicaremos un post mensual a la naturaleza y concretamente a nuestro vínculo con ella. Los ciclos y los ritmos biológicos, los hábitos de vida que promueven la salud y estimulan la capacidad curativa del organismo y las flores de Bach serán algunos de los protagonistas.

Y por supuesto, los aspectos invisibles e intangibles del cuidado nos continuarán acompañando en forma de relatos, reflexiones, colaboraciones y post en los que seguiremos compartiendo como hasta ahora, videos y ponencias que van directos al corazón.

Todo ello para que 2017 sea un año en el que vivamos atentos y despiertos al cuidado de lo esencial. Doce meses por delante para reconciliar nuestra personalidad con el verdadero Ser que somos y así desarrollar las cualidades del alma, nuestro máximo potencial.

Pongamos el corazón para que los próximos 359 días tengan sentido, intención y propósito. Que tengamos el coraje (de corazón) de tocar con amor y compasión el alma de las personas que se crucen en nuestro camino, y la valentía (de valor) de mejorar nuestro entorno aportando la magia personal que nos distingue y nos hace únicos.

Si la vida fuera un gran tejido de patchwork, cada uno de nosotros seríamos una pequeña pieza cosida a otras tantas. Todas únicas, irrepetibles, indispensables. Que el hilo que nos une sea el  único que todo lo ata, el amor. ¿Verdad, Eva Gausachs? …

Abrazos y los mejores deseos. Paz y bien para vuestra vida,

Elena Lorente Guerrero

 

El verdadero conocimiento reside en nuestro interior. Dr. Edward Bach, 1936

“Todo verdadero conocimiento viene sólo de nuestro interior, en silenciosa comunicación con nuestra propia alma.

Las doctrinas y la civilización nos han robado el silencio, nos han robado el conocimiento de que lo sabemos todo dentro de nosotros mismos.

Hemos sido inducidos a creer que debemos ser enseñados por otros, y nuestros propios seres espirituales se han visto sumergidos.

La bellota, llevada a cientos de millas de su árbol madre, sabe sin instrucciones como ser un perfecto roble. Los peces del mar, y de los ríos depositan sus huevas y se alejan nadando. Lo mismo sucede con la rana. La serpiente deposita sus huevos en la arena, y continúa su jornada. Pero incluso dentro de la bellota, y en las huevas y huevos, está todo el conocimiento necesario para que los jóvenes se hagan tan perfectos como sus padres.

Las jóvenes golondrinas encuentran su camino hacia sus cuarteles de invierno, a cientos de millas de distancia, mientras los alados padres están ocupados con la segunda nidada.

Necesitamos tanto volver al conocimiento de que dentro de nosotros reside toda la verdad. Recordad que no necesitamos buscar consejos ni enseñanzas que no partan del interior.

Cristo nos enseñó que los lirios del campo crecen bellos, a pesar de que nadie los limpie ni escarde, ni siquiera Salomón que con toda su gloria se vistió como uno de ellos.

Y Buda nos enseñó que todos estamos en el sendero de nuestra autorrealización, una vez librados de sacerdotes y libros.”

Dr. Edward Bach, escrito el 21 de mayo de 1936.

– Obras completas del doctor Edward Bach –

Jardinería, demencia y una mirada azul aguamarina

De tots els Colors- Bringing Colour to NursingLlevaba tres días en la residencia y seguía perdido. Solo faltaban 4 días más, ¡y a casa! Toda una eternidad para alguien con demencia. 74 años, alto, fuerte, de complexión delgada, Juan tenía las manos curtidas de tanto trabajar al aire libre y unos ojazos preciosos de color azul aguamarina.

A simple vista, nadie hubiera sospechado que  hacía pocos meses había sido diagnosticado de demencia. Pero día a día, insidiosamente, la sombra iba ganando terreno enredándole la mente, nublando su pasado, implacable con el presente. Su mujer, de la misma edad y cuidadora a tiempo completo, se había tomado una semana de descanso que bien necesitaba.

Los días trascurrían para Juan sin un minuto de paz. Se levantaba de la silla a cada momento como aguijoneado por un enjambre de avispas. Caminaba sin rumbo ni propósito por los laberintos de aquel edificio.  Con frecuencia le caían unas lágrimas gruesas y cristalinas, entonces sí, era el único momento en el que se sentaba en la primera silla que encontraba, cabizbajo, derrotado, las manos en la cabeza preguntando al primero que pasaba que por qué le había abandonado su mujer, que él sólo quería volver a casa.

Solía dormir bien, de un tirón, la única tregua que le daba esa compañera infatigable. Pero por algún motivo esa noche no podía conciliar el sueño. Salió al pasillo, confundido, más perdido que nunca. Ahí lo encontró ella, apoyado en la pared, cagado de miedo.

Sorprendido, aliviado, aún desconcertado dejó que aquella extraña le guiara. Ya en la habitación Juan se sentó en la cama, triste, derrotado, ladeando la cabeza como buscando una explicación. Otra vez ese llanto grueso, cristalino, inconsolable y la eterna pregunta:

– ¿Por qué me ha abandonado mi mujer? Yo sólo quiero volver a casa. –

De nada serviría explicarle que su mujer le ama, y que en cuatro días estaría con ella. No podía retener esa información.

– ¿Te apetece un té? – Le preguntó la desconocida sentada a su lado.

La pregunta le pilló por sorpresa.

– Sí… – contestó.

Y compartiendo una taza de té, se le ocurrió una manera de ayudar a Juan. Había sido jardinero toda su vida, seguro que conectar con quien fue, con lo que amaba funcionaría.

– Juan, necesito tu consejo. Tengo un pequeño jardín y me gustaría plantar algunos bulbos, pero no tengo ni idea sobre eso. – Le dijo.

Por fin un cambio en su postura y un atisbo de luz en la mirada. Y así, sin más, Juan le empezó a explicar el cómo, cuándo y dónde de los bulbos. La sombra de la demencia, incansable, intentó jugarle una mala pasada cuando Juan se dio cuenta de que no podía recordar ni en qué jardines, ni para que familias había trabajado. Pero esta vez, ella fue más rápida que la sombra.

– Oye Juan, aquí tenemos un jardín enorme, precioso, pero que necesita un ojo experto. El invierno ha sido duro y nos vendría bien tu consejo para que vuelva a florecer en primavera.  Mañana nos espera un día de mucho trabajo ahí fuera.  ¿Qué tal si te acuestas ahora y descansas un poco?–  Le preguntó.

Juan asintió con la cabeza mientras el brillante azul aguamarina volvía a inundarle la mirada y ella le ayudaba a desnudarse y acostarse. Sentada a su lado sostuvo su mano, y le puso la otra sobre el pecho sonriendo, transmitiéndole paz, deseándole que descansara.

Consiguió dormirse, y no volvió a despertarse en toda la noche. Juan ganó la partida.

Elena Lorente Guerrero