* Entrevista a CLARA VALVERDE, Enfermera y afectada de Síndrome de Fatiga Crónica: una enfermedad políticamente incorrecta.

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


CLARA VALVERDE GEFAELL:

Soy una susurradora de rebeldía. Intento ayudar a fomentar un pensamiento crítico y creativo, un profundo cuestionamiento de la sociedad en la que vivimos de la cual, somos todos responsables.


¿Quién es Clara Valverde?

Soy una susurradora de rebeldía. Intento, a través de mis actividades, ayudar a fomentar un pensamiento crítico y creativo, y un profundo cuestionamiento de la sociedad en la que vivimos, sociedad tan injusta, de la cual somos todos responsables.

Mi área principal de enfoque es el de la salud. Comencé como activista en los derechos de la mujer, su salud, su sexualidad y su cuerpo en la sociedad machista, a los 14 años en Canadá. Desde entonces he estado implicada en temas de salud en el Tercer Mundo, en enfermería, en psicología, he trabajado en Atención Primaria, Hospitalaria, Comunitaria y Salud Pública. Mis actividades han variado mucho en forma, pero no tanto en contenido. He trabajado y vivido con los indígenas del sub-Ártico de Canadá en proyectos de salud emocional. He trabajado con VIH/SIDA y con enfermedades crónicas. He sido profesora de enfermería en mi tema principal de enfermería: la Relación Terapéutica, o sea, la comunicación. Y mis intereses, vivencias y trabajo teórico me han llevado a temas de política y filosofía de la salud, a más activismo y a escribir.


  • ¿Por qué un modelo de enfermería basado en la narrativa del paciente? ¿Cómo nace este enfoque del cuidado de la persona?

Los modelos de enfermería existentes están centrados en las necesidades de la enfermera, sus listas de tareas y con el paciente, son conductistas. Están centrados en lo que piensa y dice la enfermera. Cuando en realidad lo qué dice el paciente y cómo lo dice es el centro del trabajo con el paciente.

  • ¿Qué significa cuidar desde los significados del paciente?

Quiere decir cuidar según las necesidades y definiciones del paciente. Si para el paciente, el ser diabético significa conflictos familiares, entonces nos enfocamos en eso, en lo que él vive. Si para un paciente el tener Artritis Reumatoide quiere decir una injusticia, entonces acompañamos su enfado, no intentamos cambiarle. Le acompañamos en su viaje, en sus cambios, en los que él o ella haga. Sin imponer.


Es él único en castellano. Está pensado para escuelas de enfermería (aunque en muchas escuelas de enfermería aún piensan que eso de la comunicación es algo innato) y también para las enfermeras que están trabajando. Es un libro lleno de ejemplos prácticos.

  • Eres enfermera experta en comunicación terapéutica y counselling-relación de ayuda y al mismo tiempo convives con una enfermedad crónica. Estar en ambos lados ha de resultar duro…

Lo único duro es estar enferma.

  • ¿Tú eres enfermera o eres psicóloga?  Es la pregunta que habitualmente reciben algunas Enfermeras…

Si a alguna enfermera le preguntan eso es una buena señal: quiere decir que esa enfermera está pensando y trabajando con todo el ser humano, con la comunicación. Soy enfermera, pero tengo mucha formación en Counselling, y psicología (sistémica, dinámica, etc).

  • Síndrome de fatiga crónica y fibromialgia ¿Son lo mismo?

No son lo mismo pero son dos enfermedades, que  junto con la Sensibilidad Química Múltiple, son los Síndromes de Sensibilidad Central. Son tres enfermedades de la misma familia y la mayoría de las personas que tienen una de estas tres enfermedades, tienen también las otras dos, con más o menos afectación.


  • ¿Qué es El síndrome de sensibilidad química múltiple? ¿Hay muchos afectados?

Las SQM son una enfermedad en la que el cuerpo no tolera los xenobióticos (los componentes químicos que son de fuera del cuerpo). El 0,75% de la población tienen SQM severas y el 15% de la población tienen SQM menos severas. Esta enfermedad es la punta del iceberg. Hay que quitar, lo más posible, los productos químicos de nuestras casas y trabajos, y luchar porque se regulen las industrias tóxicas. Esta es la enfermedad que va a acabar con el mundo desarrollado.

  • ¿Interesa investigar síndromes tan poco ortodoxos?

El 0,5% de la población tiene el Síndrome de la Fatiga Crónica, el 2,4% tiene fibromialgia, y el 0,75% al 15% tiene SQM. ¿Interesa investigar o dejamos que la gente se quede en ese Guantánamo?

  • Me asusta que las farmacéuticas y el gobierno financien una universidad para pacientes…

Tienes toda la razón para estar asustada. Esas “universidades de pacientes” no son ni universidades ni de pacientes. Son manipulaciones del PSOE-PSC y sus gobiernos para intentar hacer lo que están haciendo con el sistema sanitario:

–       mercantilizar la sanidad

–       controlar a los posibles pacientes que cuestionen

–       ganar votos

Más gente debería asustarse e indignarse. Si somos más gente indignada a lo mejor podemos frenar la mercantilización de la sanidad. En Suecia y en Nueva Zelanda los ciudadanos se han organizado contra la privatización de los servicios sanitarios y han conseguido alguna victoria. En España y en Cataluña la privatización de la sanidad pública va a un ritmo galopante. Estamos perdiendo los pocos derechos que teníamos como ciudadanos. Bueno, la gente con SFC, Fibro o SQM no, porque nunca hemos tenido servicios sanitarios públicos. Ni hemos tenido el derecho a perder.

¿Por qué políticamente incorrecta?

Esta enfermedad es, en mi opinión, “políticamente incorrecta”, porque pone en evidencia todo lo que no funciona en esta sociedad:

  1. El pensamiento médico que funciona de una manera lineal: síntoma-diagnóstico-tratamiento. Los médicos no están preparados para trabajar con lo multisistémico que es realmente lo que hay que hacer porque ninguna enfermedad afecta sólo a un órgano o a un sistema del cuerpo.
  2. Los servicios sanitarios: que no están organizados para trabajar con la persona, sino con un órgano del cuerpo (si tienes una infección de la traquea tienes que ver a un pneumólogo, pero si tienes una infección de la garganta tienes que ver a un otorrino. Suena loco pero es la realidad).
  3. Los políticos y las administraciones: que no quieren enfermedades que no sean fáciles y rentables (para la farmaindustria).
  4. Los ciudadanos que no muestran solidaridad con la gente que no tienen un diagnóstico muy conocido. A las que tenemos enfermedades nuevas (bueno, no tan nuevas: los primeros casos de SFC se publicaron antes de nacer yo!), invisibles y que tenemos “buena cara”, se nos ve como cuentistas y no como personas enfermas. Si una persona dice que tiene Lupus (que es una enfermedad muy parecida al SFC), recibe apoyo. Pero si esa misma persona dice que tiene el SFC, la miran como si “tuviera cuento” y se la mira con sospecha (“bueno, no tiene tan mala pinta, no debe ser tan grave…”).
  5. La sociedad del “éxito fácil” porque enfermamos hacia los 30 años de edad, en plena vida. En vez de “Operación Triunfo”, somos los de la “Operación No-Puedo”. Pasamos de ser gente productiva y activa a ser ciudadanos y ciudadanas echadas en la cama o en el sofá sin poder producir ni consumir. Desmontamos la idea del éxito en esta sociedad.
  6. Somos la mayoría mujeres. Hay hombres que tienen el SFC (un tercio) pero se les cree más que a nosotras. ¿Qué es en nuestra sociedad una mujer que no puede cumplir su rol como madre, esposa, cuidadora? Con el SFC, la cuidadora de la sociedad necesita que la cuiden. ¡Eso desmonta a esta sociedad machista!
  • Enfermedades invisibles y el sesgo de género en los profesionales de la salud:

Sí, si estas enfermedades afectaran más a hombres que mujeres, se tomarían más en serio. Los estudios demuestran que los profesionales de la salud no toman en serio la fatiga y menos si es en mujeres.

  • ¿Qué saben los profesionales de atención primaria de la fibromialgia, del SFC, o del síndrome de sensibilidad química múltiple? La importancia de la detección precoz.

Los profesionales de primaria no están formados en estas enfermedades. Y, en Cataluña, la formación que se está haciendo para primaria desde el Departament de Salut (Insititut d’Estudis de la Salut) es denunciable por las siguientes razones:

– la evidencia que utiliza no es evidencia o está muy desfasada

– se intenta “psicologizar” estas enfermedades orgánicas o convertirlas todas en “fibromialgia leve”

– se confunde la “fatiga crónica” con el SFC, algo muy básico

– el tema del diagnóstico se trata a la ligera, de manera poco científica y sin seguir los criterios internacionales

– se evita el tema de la valoración funcional (grados de severidad)

– se recomiendan tratamientos que hacen daño mitocondrial o inmunológico o medicaciones que están prohibidas por la Agencia Europea del Medicamento.

– no se tiene en cuenta la superposición de estas enfermedades con las Sensibilidades Químicas Múltiples

– no está al día de las investigaciones bioquímicas, inmunológicas y otras

– la etiología y los factores perpetuantes están basados en las ideas de los años 1980.

– en este material se humilla a las personas con FM o SFC y se las trata de desequilibradas mentales (“incapacitat per afrontar la ira i l’hostilitat” , “historia psiquiátrica prèvia, neuroticisme i adversitat social” ).

– los docentes no son especialistas en estas enfermedades.

Así, ¿cómo se espera que en Primaria estén formados sobre estas nuevas enfermedades?

Acabamos de publicar un manual sobre estas tres enfermedades para profesionales de primaria. Quien quiera, se lo puede bajar de aquí:

http://www.ligasfc.org/index.php?name=News&file=article&sid=315

Es crucial que se haga un diagnóstico precoz porque se puede tener cierta calidad de vida aún con un SFC Grado II, pero no con uno Grado III-IV. Con listas de espera de más de dos años, ¿cómo se va a hacer un diagnóstico precoz?

Y acaba siendo más caro. El dejar que alguien empeore sin diagnóstico, aparte del sufrimiento humano, acaba siendo un coste enorme a la sociedad porque esa persona irá de médico en médico y luego tendrá que dejar de trabajar. Las administraciones piensan que haciendo como si estas enfermedades no existieran se ahorran problemas. Es como el cambio climático: se va dejando el problema y pronto estamos con el agua al cuello.

Estas enfermedades son multisistémicas (afectan a lo sistemas neurológico, inmunológico, endocrinológico, cardiovascular, etc y a la bioquímica) y tienen que ser diagnosticadas y tratadas por especialistas formados en estas enfermedades. No se puede, como pretende la Consellera Geli, dejarlo en manos de los cabeceras. No son especialistas.


  • La unidades especializadas en fibromialgia o síndrome de fatiga crónica ¿Están trabajando desde un enfoque holístico y multidisciplinar?

No existen prácticamente. Hay dos que hace años que funcionan más o menos. La del Hospital Clinic tiene una lista de espera de 2.5 años y la del Vall Hebrón tiene una lista de espera de 1.5 años. No tienen fondos para hacer ninguna analítica relevante ni tratamientos.

La del Hospital del Mar/Esperanza sólo trata fibromialgia y dicen que todo es fibromialgia y recetan las mediaciones que empeoran estas enfermedades. Claro que el que lleva la unidad está muy bien conectado con la farmaindustria.

Las otras unidades FM-SFC son virtuales. Existen en papel y en la imaginación del Departament de Salut.

Con lo cual, los afectados de estas enfermedades tienen que acudir a la privada y las analíticas y tratamientos mínimos (para no empeorar) cuestan unos 5.000 euros al año. Y eso en gente que muchos ya no trabajan y la mayoría sin pensiones. Si tuvieran Lupus o Esclerosis Múltiple (enfermedades muy parecidas a estas) el sistema sanitario las atendería y les pagaría todo.


  • ¿Quiénes son referentes en este momento en cuanto a conocimiento, reconocimiento de las patologías, investigación y terapéutica?

Investigadores y médicos americanos, canadienses e ingleses. Hay muchos y hacen un trabajo importante. En España se intenta no saber nada de lo que pasa más allá de los Pirineos.

  • ¿Qué labor están desarrollando las Asociaciones de afectadas/os?

Mantener a los afectados vivos. Lo cual no es poco. La gente con estas enfermedades en Cataluña y en España están totalmente abandonados por las administraciones: no tienen acceso a atención sanitaria, ni pensiones en la mayoría de los casos, ni comprensión de la sociedad que les ve como cuentistas, ni apoyo. Nada. Las asociaciones ayudan a que la gente no se suicide aunque hay un alto nivel de suicidio en esta situación tan desesperada.

También hay asociaciones que luchan por los derechos de los enfermos a nivel político. Las asociaciones sólo quieren, para los afectados, lo que tiene cualquier otro enfermo en nuestro país.


  • ¿Qué acciones estáis llevando a cabo para reivindicar el reconocimiento de estas enfermedades  mal llamadas  “nuevas”?

Los que estamos luchando por nuestros derechos nos estamos dejando la vida en esto: la Iniciativa Legislativa Popular que se hizo en Cataluña hace un par de años, la Resolución 203/VIII, publicamos manuales, hacemos documentales, presentaciones, apoyo a los afectados y sus familias, fomentar la investigación, educación a la sociedad y a los profesionales,  webs, blogs, etc, etc. Todo lo que debería hacer el gobierno, lo hacen las asociaciones.

Es el primer documental en castellano sobre el SFC. Lo lanzamos el año pasado.

Son las voces de las personas con el SFC y de dos médicos.

  • ¿Cómo es tu día a día Clara?

Corto. Muy corto. Tengo una hora de energía como mucho. Casi no puedo salir de casa y tengo un trancazo permanente. Esos son mis días “buenos”. En los malos…ni te cuento: desmayos, chock tóxico, músculos paralizados, problemas para respirar, y andar, un estado medio en coma, problemas cognitivos, pulmonías, infecciones crónicas, etc. A veces me despiertan los desmayos. ¡El SFC no es una enfermedad para cobardes!

En mi “hora”, escribo, hago trabajo político por Internet y coordino actividades de formación (como la coordinación del Equipo Aquo de formación de profesionales sanitarios). Mis proyectos están dentro de cuatro líneas: teoría, educación, formación y actividad política. Ya era una persona organizada pero ahora tengo que serlo aún más para no desaprovechar el poco tiempo y energía que tengo. Y para levantarme y hacer algo (o con el portátil en la cama) requiere mucha fuerza mental.

  • ¿Qué destacarías de tantos años conviviendo con la enfermedad?

¡Que sigo aquí! Y dando caña cuando puedo… Que he aprendido a perdonar a las moléculas confundidas y que sigo maravillada por la puesta de sol, por un poema, por una sonrisa. No pierdo mi energía mental en tonterías. Muchas de las cosas que cuentan para la mayoría de la gente, ya no cuentan para mí. Mi vida ahora es otra cosa.

He perdido amigos y familiares quienes no podían aceptar que no yo mejorara, que no siguiera siendo la fuerte, la enfermera. Pero la gente que tengo en mi vida son un gran regalo. Y he conocido a otros supervivientes rebeldes, nómadas y libres mentalmente, aunque no se puedan levantar de la cama, que me inspiran. Estoy muy agradecida por la gente que conozco.

Clara nos facilita material sobre relación de ayuda que se puede descargar gratuitamente  AQUÍ.

  • ¿Por qué nos cuesta tanto creernos el dolor ajeno?

Porque nos recuerda al nuestro que no hemos elaborado.

  • Un mensaje para las personas afectadas:

¡Gracias por seguir ahí! Para ellas y ellos: todo mi respeto y apoyo.

  • Algo más que desees compartir con nosotros.

Uno de los colectivos laborales que más enferma de SFC, Fibromialgia o SQM es Enfermería (por la exposición a virus y a tóxicos). Pero es un colectivo, hasta ahora, y con algunas excepciones, muy poco solidario con los enfermos de SFC, fibro o SQM. Esto es algo sobre lo cual reflexionar.

Ejemplo: un día fui al CAP a que me sacaran sangre para una analítica rutinaria. No me encontraba bien pero como siempre, como un día “bueno” para mí. La enfermera que me iba a sacar sangre me preguntó: “¿No te encuentras bien hoy?” y yo le contesté riendo: “No, no me encuentro bien nunca!”. “¿Por qué?”, me preguntó. “Tengo el Síndrome de la Fatiga Crónica” y ella, que no me conocía de nada, me dio dos palmaditas y me dijo: “Bueno, tú también tienes que poner de tu parte”.

¿Necesito añadir algo más? Sí, que nos queda mucho por hacer.

Y gracias a ti, Elena, por esta oportunidad de compartir mis ideas.

<De tots els Colors>: Muchas gracias Clara por tu mensaje conciso, contundente y por la valiente labor que llevas a cabo.


Anuncios

* Entrevista a ALÍCIA GUIDONET, Enfermera y Doctora en Antropología Social: Crisis alimentarias en contextos de abundancia.

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


Alícia Guidonet Riera es Enfermera por la E.U.I. Santa Madrona y doctora en Antropología social por la Universitat de Barcelona. Su trabajo en la actualidad se desarrolla en el campo de la docencia y la investigación de los fenómenos asociados a la alimentación contemporánea y la comprensión de la salud en nuestras sociedades.

Acaba de publicar ¿MIEDO A COMER? CRISIS ALIMENTARIAS EN CONTEXTOS DE ABUNDANCIA. Icaria Editorial.

ALÍCIA GUIDONET RIERA:

La alimentación es una expresión más de nuestra sociedad fragmentada. Hay una ruptura con nuestro deseo más interno: realizarnos, abrirnos al mundo y amar. Pero el mensaje es de esperanza.


¿Cómo surgió tu interés por la enfermería?

Yo creo que mi interés por la enfermería estuvo muy relacionado con una vocación por curar a los demás. Eso  era de lo que era más consciente en principio, pero inconscientemente yo creo que también para humanizar, y este segundo interés fue el que posteriormente me hizo alejar de la enfermería o al menos de la enfermería hospitalaria.

Cuando hice la carrera de enfermería yo era muy joven, tenía 17-18 años. Yo era una persona muy, muy sensible y muy joven, con lo cual esta sensibilidad tan fuerte me hizo sufrir bastante durante los estudios, en el sentido de que exponerme al sufrimiento humano en aquel momento, me desbordaba.

Cuando acabé la carrera y me puse en contacto con el ambiente hospitalario vi que no podía humanizar. En aquel momento no era consciente, hasta tiempo después que lo he podido ir racionalizando. Esas ganas de curar y  humanizar me resultaban muy difíciles en el ambiente hospitalario, porque era un ambiente muy tecnificado, en el que tenía muy poco tiempo para dedicarle a la persona, muy medicalizado, en el que todo se convertía en un cuidado muy técnico y en algunos casos, muy frío. Te convertías prácticamente en una máquina que dispensaba medicamentos, o alimentos, y claro, todo junto: mi juventud, mi sensibilidad y mi incapacidad para aceptar en aquel momento aquello, me hicieron pensar que la enfermería no era lo mío.

  • ¿Qué ocurrió entonces?

Me fui alejando, alejando… fui buscando alternativas, en principio la alternativa más fácil podía ser dedicarte a la enfermería comunitaria, un trabajo en el que sí podías tener más contacto con la persona, pero no me acababa de satisfacer tampoco,  porque yo tenía muchas ganas de estudiar, de formarme, de continuar abriéndome campos y, como la alimentación siempre me ha interesado mucho, intenté hacer la carrera de dietética. En aquel momento había muy pocas escuelas y yo de la carrera de enfermería tenía una nota muy discreta. No puede entrar en el CESNID, la Escuela de Santa Coloma, cosa de la que luego me he alegrado mucho.

Aquellas cosas de la vida, una puerta se te cierra, pero se te ha de  cerrar porque se te abre otra y es por aquí por donde tienes que tirar. Fue cuando casualmente me enteré que existía una materia que se llamaba Antropología, que yo hasta ese momento desconocía. Descubrí que era un segundo ciclo y que podía acceder con mi carrera de enfermería.

Primero me fijé en <antropología de la alimentación>, porque buscaba cursos relacionados con la alimentación, había hecho un curso de dietética, etc.  pero cuando descubrí la ciencia antropológica me apasionó, ya que empecé a tocar aspectos relacionados con lo cultural, lo social y lo histórico.


  • ¿Qué significó el descubrimiento de la Antropología en tu vida?

Fue como un estallido, porque descubrí todo este mundo. Cuando hice la asignatura <antropología de la salud>, y >antropología aplicada a la salud> entendí porqué no me llenaba la enfermería, entendí que la enfermería que estábamos haciendo hasta aquel momento era muy biologicista y muy reductora, nos estábamos dedicando casi exclusivamente a tratar enfermedades, órganos, y con unos aspectos curativos muy reductores, o al menos era lo que yo había sido capaz de percibir hasta el momento.

La antropología de la salud me enseño que existen factores sociales, culturales e históricos que inciden en la comprensión y desarrollo de la enfermedad, en el proceso enfermedad-salud, en el proceso de curación. Esto me abrió un campo y me reconcilió conmigo misma, con la profesión y con mi vida casi! porque entendí: <por eso no me gustaba! Era eso!>

Además tuve la suerte de tener una profesora muy buena, fantástica!, que se llama Cristina Larrea que ha estado durante mucho tiempo en América Latina haciendo trabajo de campo, era una profesora que, explicaba las cosas con mucha pasión, fue  muy impactante.


  • Seguiste estudiando y te doctoraste.

Continuaba muy interesada en la alimentación y en el estudio y acabé haciendo mi tesis doctoral sobre alimentación pero teniendo en cuenta aspectos de salud, la hice sobre la percepción del caso de las vacas locas. Ahora acaba de salir publicada, lo cual me llena mucho por todo aquel trabajo… estuve cuatro años con una beca pre-doctoral. Aquella fue una etapa fantástica de mi vida, fueron cuatro años en los que me dediqué exclusivamente a la investigación.

Entré en la universidad, en un grupo de investigación, con todo lo que supone…el mundo universitario es muy duro, sobre todo cuando eres becario. Se te exige mucho trabajo y se te ofrece una situación laboral precaria… pero lo cierto es que disfruté mucho, pude estudiar, leer muchísimo, pude hacer muchas entrevistas, hablar con mucha gente, y llegar a comprender el hecho alimentario contemporáneo. Toqué además muchos temas relacionados con salud, porque mi hipótesis de trabajo era precisamente que este caso estalló porque había una preocupación social relacionada con la industrialización y la mundialización de la alimentación, pero que desde instancias políticas (gubernamentales, cuerpo médico…) este fenómeno social se había intentado reducir y trasladar al ámbito estrictamente sanitario. Lo que en principio era una percepción de riesgo muy elevada se acabó convirtiendo en una apreciación, por parte de instancias públicas, de un riesgo absolutamente despreciable.. era casi imposible contagiarse…pero el fondo, del problema no era este, era otro:  una crítica social muy fuerte hacia los procesos alimentarios contemporáneos que tenemos.

Tuve la oportunidad de ir cuatro meses a la Universidad de Glasgow a estudiar con un grupo que analiza la construcción de la noticia y sus efectos, el Mass Media Glasgow Group…  porque en el caso de las “vacas locas”, los medios de comunicación jugaron un papel muy importante. Y luego, tuve la oportunidad de trasladarme seis meses en París, y trabajar con con el grupo de estudios de alimentación que dirige el sociólogo francés Claude Fischler, en el CNRS.

Eso fue muy importante para mí, me abrió mucho las perspectivas, me permitió ponerme en contacto con el mundo cultural e intelectual del momento.

  • Inicias una nueva etapa…

Acabó esta etapa y encontré trabajo en la Universidad de Vic, que es donde me encuentro actualmente. Tenía la posibilidad de trabajar en la Rovira i Virgili, o bien aceptar una beca postdoctoral y marcharme dos años a París. Pero estas vías no me acabaron de interesar, porque, además de una situación personal en aquel momento que me aconsejaba ir a Vic, estas dos propuestas suponían continuar como becaria, de lujo, pero becaria.

Por el contrario, la Universitat de Vic me ofrecía una plaza como profesora titular, una estabilidad que en aquel momento yo necesitaba. Entrar en la Escuela de Ciencias de la Salud me ha permitido reencontrarme con la antropología de la salud, que es un campo que ahora me está interesando bastante, además de la alimentación.


  • Estás a punto de irte a Méjico…

Ahora he pedido una beca de movilidad para irme a México cuatro meses.

El proyecto inicial era trabajar temas de alimentación, concretamente, con productos ecológicos. Recoger experiencias de productores de productos ecológicos… Me interesa contrastar cómo el consumo de productos ecológicos  en una ciudad como la nuestra, en una parte del mundo en el que predomina el bienestar,  impacta en países de América Latina. México es un país productor de productos ecológicos que  exporta principalmente a EEUU… En estos países, una de las motivaciones para consumir ecológicos es  lograr un plus de salud, y este consumo crea un impacto en países como México, donde la agricultura y la vida de las comunidades locales ha estado determinada durante siglos por las demandas de la parte más rica del planeta…

Trabajaré con un grupo especializado en antropología médica, en el CIESAS (Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social),  que precisamente trabaja de una manera bastante crítica el concepto de salud que existe hoy en día: la incidencia o el impacto del modelo médico hegemónico, que es el “occidental”, en países en los que predominan otros modelos, como los de América Latina. Se trata de analizar la estructura de poder que está detrás del modelo médico hegemónico.

Últimamente, mis intereses personales están dirigiéndose hacia el estudio, por un lado, del fenómeno de la salud desde un punto de vista holístico, no solamente biológico, y por otro lado, hacia el acompañamiento de personas, no ya como enfermera, sino como enfermera y antropóloga, y como persona que profundiza en su vida espiritual. Me interesa introducir este aspecto en la comprensión de la salud.


  • ¿Desde dónde cultivas tu espiritualidad?

Desde el cristianismo, estoy haciendo unos ejercicios espirituales en la vida cotidiana. Son unos ejercicios Ignacianos, de S. Ignacio de Loyola. El año que viene quiero hacer un post-grado en acompañamiento espiritual que hacen jesuitas conjuntamente con Blanquerna y la Fundación Vidal y Barraquer que es una fundación que trabaja básicamente aspectos de psicología y psiquiatría.

Estoy pensando en ir dirigiendo mi trayectoria profesional hacia el acompañamiento espiritual en hospitales, que no estaría ni mucho menos reducida al cristiano, sino que también al acercamiento hacia otras comprensiones de Dios, o simplemente, al acompañamiento a  personas que pueden no creer en Dios, pero que como seres humanos que son, tienen esa dimensión espiritual.

Todavía no tengo ningún espacio para hacerlo, es un deseo… cerraría un ciclo: primero ir al hospital, salir del hospital con esa sensación de “yo no puedo humanizar, no puedo curar a estas personas porque lo que me rodea me lo impide”, toda la trayectoria en antropología de la salud…y ahora…es lo que me gustaría desarrollar después de todo este viaje, que es como un viaje de vuelta al principio… y como cuando vuelves de un viaje ya no eres la misma… pienso que ahora podría volver al hospital con este conocimiento más global del ser humano. Estoy en este momento de deseo, pero sin querer abandonar el mundo académico, sino trabajar más lo empírico, para después revertirlo en el mundo académico.


  • La docencia es también tu gran vocación.

Soy docente en la Escuela de Ciencias de la Salud de la Unviersitat de Vic y doy clase de materias que tratan aspectos relacionados con la sociedad, la cultura y la salud.

Me gusta mucho la docencia, es también una gran vocación. Me llena mucho el hecho de saber que tienes personas delante y que tu puedes hacer que estas personas crezcan, se desarrollen, confíen más en ellas mismas, sean más creativas, sobre todo, que sean más críticas…

Falta concienciación en nuestra sociedad tan consumista e individualista, y seductora… en la que es muy fácil caer en esta espiral de ir haciendo, ir consumiendo, e irte perdiendo, perdiendo por el camino, y de repente despertarte y pensar ¿pero qué estoy haciendo?

Los contenidos, adquirir conocimientos es un valor relativo, puedes tener menos conocimiento, pero profundizarlo más. Vivimos en la sociedad de la hipercomunciación e hiperinformación, y esto también es una trampa, porque nos confunde mucho.

En mis clases, más que transmitir conocimientos, lo que pretendo es ayudar a los jóvenes a ser autónomos y críticos…pero veo que les cuesta, para ellos es un gran salto.


  • ¿Qué opinas de la sociedad actual?

Por un lado somos una sociedad que cuida muy poco sus aspectos espirituales. Lo que estamos haciendo  hoy en día también es caer en el consumismo espiritual, en el self-service espiritual, hacemos como con la alimentación, siempre lo comparo con la alimentación que es el ámbito donde más he profundizado: El lunes comemos sushi, el martes pizza y el miércoles pan con tomate y butifarra de Vic. A nivel espiritual pienso que también estamos entrando en esta especie de self-service: un poco de budismo, un poco de sufismo, un poco de cristianismo, hacemos un cóctel y a ver qué sale. Pienso que de lo que se trata es de conectar con tu interior teniendo unas raíces claras.

También pienso que somos una sociedad bastante acomplejada de nuestras raíces culturales, en el sentido que vamos a buscar en el budismo muchas veces lo que ya tenemos en nuestra propia religión, en nuestra propia cultura religiosa… lamentablemente, en ocasiones la parte más oscura de nuestras prácticas religiosas pesa más que la parte más  positiva. Todo esto me preocupa bastante, porque en general pienso que estamos en una cultura del self-service y de montarnos nuestra identidad  en base a crear esta especie de  puzzle extraño, ya sea alimentario, religioso, espiritual, laboral, sentimental, o de relaciones familiares, y pienso que estas prácticas afectan a nuestro bienestar: nos están fragmentando, somos una sociedad muy fragmentada, somos personas con identidades muy fragmentadas. Pienso que nos está haciendo mucho daño, y esto, unido a los valores que predominan en la sociedad: la productividad, la mercantilización de todo, el trabajo como máxima que  otorga identidad, el deseo de poder, dinero, posesiones materiales o personales…

En relación a la salud, nuestra sociedad le está dando la espalda a la enfermedad, que forma parte de nosotros como seres humanos… todo lo que sea envejecimiento, enfermedad, fragilidad, son aspectos que se dejan de lado. Estar sanos implica conseguir un ideal de salud, belleza, delgadez, juventud, productividad… Esto paradójicamente nos está enfermando.


  • ¿Qué propones para conseguir la coherencia entre alimentación, salud, cultura y espiritualidad?

Salud, cultura y espiritualidad… creo que hay una esperanza que está muy unida al hecho de que somos una sociedad envejecida y pienso que esto nos puede, a largo plazo, ayudar… porque el incremento de las personas mayores nos puede aportar otros valores: la gente mayor es menos competitiva, menos productiva, tiene una experiencia de la vida que le hace relativizarlo todo. Quizá no se apunta a esta cultura de la inmediatez en la que estamos sumergidos, está más acostumbrada al esfuerzo, a saber que a lo mejor ha de esperar diez años para cumplir un deseo. Esto puede ser un signo de esperanza.

La alimentación es una expresión más de la fragmentación social, porque tenemos abundancia alimentaria, disponibilidad económica, una constante seducción vía publicidad, medios de comunicación… la gente joven lo está sufriendo, porque los contextos familiares han cambiado mucho respecto a los que pudimos vivir nosotros. Entonces existían responsables de las tareas alimentarias, generalmente mujeres, y hoy en día la gente joven se encuentra, por un lado, sola en cuanto a referentes sobre cultura alimentaria, y al mismo tiempo, con una nevera rebosante de comida y una televisión donde constantemente se envían mensajes sobre qué comer y qué cuerpo tener.

Hay una ruptura con nuestro deseo más interno. El deseo del ser humano es realizarse, desplegarse, poder abrirse al mundo, y sobre todo amar…yo creo que hemos venido al mundo a amar, y todo esto es como si lo estuviésemos escondiendo con toda esta seducción materialista y de satisfacción de deseos inmediatos, productos de consumo,  bien sea comida, sexo.., Todo esto nos aleja de nuestro ser más profundo como humanos.

Hay esperanza gracias a todas las personas que trabajan acompañando, educando, promoviendo valores…ciertamente, lo escabroso, lo negativo, siempre es más visible. Una vez le oí decir a una persona… me resultó muy curioso… que el ser humano está llamado a realizar la bondad, y que por eso precisamente nos llama tanto la atención la maldad, porque estamos llamados hacia lo contrario.

Ecología- Cultura-Conciencia y Poder. ¿Qué opinas al respecto?

El consumidor de productos ecológicos es muy diverso y en determinados ámbitos este consumo puede representar una práctica de prestigio. Recuerdo a alguien que decía que para él o ella ir a comprar un producto ecológico era un acto exótico, como ir a comer a un restaurante japonés…

Hay quien come productos ecológicos para preservar el medio ambiente, la salud, o porque supone un consumo contrario al sistema alimentario industrial… pero hay personas que sufren porque producir esto les puede suponer una desestructuración a nivel de comunidad, o el tener que estar produciendo en un sistema de monocultivo (como por ejemplo, el caso del café o chocolate…). En definitiva, analizar el mundo de la alimentación ecológica es una tarea muy compleja, porque muchas veces hay personas que consumen estos productos ecológicos y pueden no ser conscientes de muchos factores que se les pueden estar escapando, como por ejemplo, de dónde vienen (si son locales o no…) y el posible impacto medioambiental de su distribución…

Determinadas tiendas venden productos como ecológicos, pero resulta que  proceden de países lejanos, como Chile, con lo cual, pueden ser son biológicos, es decir, no están tratados con pesticidas. Pero, desde mi punto de vista, no son tan ecológicos, porque si vienen de Chile, hay un impacto medioambiental importante… no son manzanas de Lleida, son manzanas de Chile… pero la gente las compra, quizá también por esta inconsciencia.

Y esto caracteriza nuestra sociedad, la inconsciencia, precisamente por eso, porque es una sociedad muy compleja, hay muchas redes de poder y realmente creo que no llegamos a todo, a no ser que estés muy concienciado porque has trabajado mucho un tema,  o porque has tenido acceso a mucha información… hay personas que compran ecológicos, y piensan que “lo hacen bien”, pero cuando vas hacia atrás, y ves todas la cadena, a lo mejor resulta que no es un acto tan positivo, por ejemplo, para el medio ambiente o para determinados productores…

Y después está el hecho cultural, hay prácticas, como tomar café, que forman parte de tu cultura, estás acostumbrado y culturalmente es difícil de romper, pero detrás de este consumo hay todo un mundo muy complejo…hoy en día vivimos en una sociedad tan compleja, que tomar una decisión muchas veces se convierte en todo un acto intelectual y de dilema moral.

  • Hay grupos de poder no político, pero con gran impacto social, que lanzan mensajes del tipo: “no compres productos procedentes de “x” país o que venden en “x” establecimientos porque fomentas la explotación” … ¿Las familias mileuristas tienen que gestionar su dinero, sus recursos para poder realizar compras responsables, justas y además conseguir llegar a fin de mes…? Doble moral y traslado de la responsabilidad.

Estas situaciones forman parte del hecho de vivir en una sociedad tan compleja como la nuestra. Hace cuarenta años esta posibilidad de elección tan grande no existía, porque no existía una sociedad globalizada como la nuestra, y las familias con menos recursos compraban donde podían. Todo y con eso, creo que el poder es inherente al ser humano y en toda sociedad existe: si nos vamos a una tribu de la Amazonia probablemente también encontraremos redes de poder, aunque se manifestarán de una forma diferente. Por otro lado, nuestra sociedad hace unas décadas se caracterizaba por una estructura mayor…entonces, la incoherencia no es tan visible, las personas cumplen sus trayectorias vitales con una homogeneidad mayor…Nuestra sociedad parece que promueve la libertad, y es cierto que no hay tantas presiones sociales… Hemos ganado en autonomía, pero también hemos ganado individualismo, fragmentación e incoherencia…


  • ¿Qué opinas sobre la Globalización?

La globalización, tal como se está desarrollando, supone una nueva forma de colonialismo. Se imponen modelos de salud, de cultura…modelos hegemónicos, y esto nos daña a todos. El fondo es siempre el mismo: poder, dinero, prestigio…

  • Alguna otra reflexión que desees compartir con nosotros…

Hago un análisis de una sociedad enferma como consecuencia del desarrollo de todos estos valores tan poco humanos, pero por otro lado, el mensaje es de esperanza, el deseo de trabajar y luchar para que esto se pueda contrarrestar con otras actitudes.


<De tots els Colors>: Muchas gracias Alícia por ayudarnos a reflexionar sobre temas tan cotidianos y actuales.  ¡Feliz viaje  y hasta la vuelta!