ENFERMERÍA Y MEDICINA INTEGRATIVA AL DÍA. Número 13, Agosto 2018. MONOGRÁFICO: EARTHING

Queridos amigos:

El número de Agosto llega en formato monográfico para hablar de los beneficios de caminar descalzo.

Durante los meses de verano pasamos una buena parte del día descalzados. De manera natural nos apetece liberar los pies de calcetines y suelas, mayoritariamente de goma, para experimentar el contacto de la piel con la arena, la tierra y la hierba. Y también de manera natural sentimos que además de ser agradable, es beneficioso para la salud. Nos aporta bienestar, armonía, relajación y vitalidad por igual.

La toma de tierra o puesta a tierra (earthing, grounding) se refiere al contacto directo de la piel con la superficie de la Tierra, por ejemplo con los pies descalzos o con las manos. Una terapia barata y simple que afortunadamente, genera investigación científica.

El contacto eléctricamente conductor del cuerpo humano con la superficie de la Tierra (toma de tierra o puesta a tierra) (1) produce efectos en la fisiología y la salud relacionados con la inflamación (reducción e incluso prevención de los signos cardinales de inflamación después de una lesión: enrojecimiento, calor, hinchazón, dolor y pérdida de la función). También produce efectos en la respuesta inmune, la curación de heridas, la prevención y el tratamiento de procesos crónicos (inflamatorios y autoinmunes).

Específicamente, la conexión a tierra de un organismo produce diferencias medibles en las concentraciones de glóbulos blancos, citocinas y otras moléculas involucradas en la respuesta inflamatoria. Reduce además el dolor y altera el número de neutrófilos y linfocitos circulantes, y también afecta a varios factores químicos relacionados con la inflamación.

Una de las hipótesis principales de la investiagación (1) defiende que conectar el cuerpo a la Tierra permite que los electrones libres de la superficie de la Tierra se diseminen hacia el interior del cuerpo, donde pueden tener efectos antioxidantes. Específicamente, los autores del estudio sugieren que los electrones móviles crean un microambiente antioxidante alrededor del campo de reparación de lesiones, ralentizando o evitando que las especies de oxígeno reactivo (ROS) liberadas por el estallido oxidativo causen daño colateral al tejido sano.También plantean  la hipótesis de que los electrones de la Tierra pueden prevenir o resolver la llamada inflamación “silenciosa”.

Al mismo tiempo, la toma de tierra parece mejorar el sueño, normaliza el ritmo de cortisol diurno-nocturno, reduce el dolor y el estrés, desplaza el sistema nervioso autónomo de la activación simpática hacia la parasimpática, aumenta la variabilidad de la frecuencia cardíaca, acelera la cicatrización y reduce la viscosidad sanguínea

Si bien la medicina ambiental generalmente aborda los factores ambientales que generan un impacto negativo en la salud humana (2) es muy interesante que las recientes investigaciones se centren en los factores ambientales que ejercen un efecto positivo, en este caso, los resultados del contacto físico directo con la gran cantidad de electrones en la superficie de la Tierra.

El estilo de vida  actual  nos separa del contacto con la tierra. (2) Esta desconexión puede ser un importante contribuyente a la disfunción fisiológica y el malestar. Dentro de los hábitos de vida saludables, tenemos presente que es fundamental pasar tiempo al aire libre, caminar por el campo, por el bosque, y la playa, pisar piedras, y  nieve (3), y disfrutar de baños de luz, tanto del sol como de la luna y las estrellas. Al mismo tiempo, andar descalzos, no sólo durante los meses de verano sino todo el año, debería ser un elemento más en la ecuación de la salud. 

Respecto a las personas hospitalizadas y a las que viven en residencias o centros geriátricos, estar en contacto con la naturaleza debería formar parte de su plan de  cuidados, siempre que sea posible, y no esté contraindicado.

Muchas de las personas ingresadas pasan la mayor parte de su tiempo encamados, algunos de ellos están las 24 horas del día en posicion horizontal, sin toma de tierra. Los que por su situación clínica pueden y toleran estar sentados, lo hacen en butacas o sillas de ruedas con los pies calzados y apoyados en reposapiés o soportes que les separan del contacto con la tierra. Unos y otros pasan las 24 horas del día desconectados, “flotando”….

Desde aquí animo a enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, médicos y a los familiares que acompañan a las personas ingresadas que, siempre que no esté contraindicado, lleven a las personas enfermas y a los ancianos a las terrazas, a los jardines de los hospitales, o simplemente a la calle si no hay otra posibilidad. Además de los ya conocidos beneficios para la salud que aportan el contacto con el aire y con la luz del sol, incorporaréis la conexión con la tierra como terapia.

Ayudad a los enfermos a descalzarse, retirad los soportes y que sus pies desnudos sientan el contacto con la tierra. Que la piel se hunda en la tierra. Sentirla bajo los pies fomentará el enraizamiento y el anclaje a la vida.

Para ellos, en cuanto sea posible, y para todas las personas que deseéis incorporar este hábito de vida, además de las ya mencionadas ventajas para la salud, andar descalzo favorece y mejora la marcha y el equilibrio (3).

 * * *

Baños de cielo y tierra. Baños de VIDA…

Photo by: JM Solé

Photo by: JM Solé

¡Salud!

Elena Lorente Guerrero

_____________________________________________________________________

(1) The effects of grounding (earthing) on inflammation, the immune response, wound healing, and prevention and treatment of chronic inflammatory and autoimmune diseases. James L Oschman, Gaétan Chevalier,  Richard Brown. J Inflamm Res. 2015; 8: 83–96.

(2) Earthing: Health Implications of Reconnecting the Human Body to the Earth’s Surface Electrons Gaétan Chevalier,  Stephen T. Sinatra,  James L. Oschman,  Karol Sokal, Pawel Sokal. J Environ Public Health. 2012; 2012: 291541

(3)  Andar descalzo para recuperar la salud. Pablo Saz Peiró. MEDICINA NATURISTA, 2018, Vol 12-Nº1: 23-28
Anuncios

ACUPUNTURA: NADA DE “CUENTOS CHINOS”, por Álvaro Cerro

De tots els Colors- Bringing Colour to NursingQueridos Lectores y Amigos:

Damos la bienvenida al blog y al Grupo Enfermería y Medicina Integrativa a Álvaro Cerro Valcárcel, Enfermero madrileño experto en Terapias Integrativas o Biológicas con amplia experiencia en la sanidad pública tanto en el ámbito hospitalario como en el comunitario. 

Nos conocimos gracias al grupo Enfermería y Medicina Integrativa, y desde la primera conversación todo ha sido fácil, sencillo. Está enamorado de la profesión y comprometido con las personas.  Su blog Enfermería Integrativa, terapias biológicas es una página con material muy interesante, de alto nivel y de fácil comprensión. Ciencia con Cons-ciencia.

Álvaro es un hombre humilde, generoso; su respuesta es ¡Sí! a todas las propuestas de colaboración que contribuyan a construir este campo de conocimiento y opción terapéutica. Da gusto encontrar a compañeros de profesión tan grandes.

En una alegría inmensa contar con su colaboración en el blog. La vida está llena de gratas sorpresas, conexiones, encuentros con personas con las que sientes que estás en la misma sintonía, que suman, y con las que seguro que vas a crecer a todos los niveles.

Gracias de corazón Álvaro, bienvenido a la familia del blog.

* * *

Álvaro CerroLa Medicina Tradicional China (MTC) cuenta, según algunos autores, con casi 5000 años de historia. Es junto con la Medicina Científica las dos únicas consideradas Medicina de Estado.

La acupuntura (del lat. acus: aguja, y pungere: punción) es quizá la técnica más conocida de la MTC, cuyo arsenal terapéutico incluye también la Moxibustión, Fitoterapia, Dietoterapia, Tuina o masaje osteopático chino y el Qi Gong o ejercicio terapéutico. La acupuntura consiste en la inserción y manipulación de finísimas agujas en la superficie corporal, en el trayecto de ciertos canales denominados meridianos, con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar del paciente, conectando el interior y el exterior, regulando y equilibrando nuestros órganos y funciones.

La acupuntura empieza a introducirse en Europa en el S.XVI. En los siglos XVIII y XIX los médicos de Francia, Alemania, Italia e Inglaterra tenían por ella verdadera predilección y era objeto de su práctica. A medida que los intereses de la época disminuyeron y la Medicina Científica fue avanzando en sus descubrimientos, la práctica de la acupuntura a partir de 1830 fue cayendo en el olvido salvo en Francia, donde se siguió con la recopilación de textos sobre MTC y fue el único lugar donde se mantuvo de forma marginal la inserción de agujas con fines terapéuticos. No sería hasta mediados del S.XX donde el verdadero auge de la MTC resurgiría en EEUU y en Europa (a principios de los años 50 se funda la Asociación Alemana de Médicos de Acupuntura). [1]

La MTC posee un marco conceptual y un paradigma propio. Se apoya en 5 teorías bien definidas en las que quizá sus términos, acuñados lógicamente de la cultura de la que proceden, no nos son familiares. Cuando se nos habla de “cuerpo de energía”, de canales o meridianos que no se localizan en una disección anatómica, de flujos de Qi que suben y bajan, de yin o yang, etc, y todo ello adornado en ocasiones de forma innecesaria con grandes dosis de esoterismo nuestra reacción lógica es la duda e incluso el rechazo.

A partir de mediados del S.XX la Ciencia comenzó a darnos evidencias de que tras esos postulados, a priori carentes de toda lógica a nuestra mente occidental, había respuestas. Respuestas además explicables desde la Fisiología, la Anatomía, la Bioquímica, y aunque aún faltan piezas del rompecabezas la investigación sobre la acupuntura y sus efectos avanza con resultados sorprendentes.

Los puntos de acupuntura

A mediados del S.XX, el Dr Jacques Niboyet investigó la existencia de los puntos de acupuntura chinos. Para ello empleó la electricidad y encontró que los puntos, y los meridianos en menor medida, presentaban con respecto al tegumento vecino una resistencia menor al paso de la corriente eléctrica [2].

Esta importante cualidad, nos permite su detección e individualización mediante aparatos electrónicos, capaces de medir esa diferencia de resistencia eléctrica, habiéndose comprobado con esta técnica que la localización de los puntos coincide exactamente con la que los chinos señalan en los primeros tratados de acupuntura de que tenemos conocimiento.

En 1965 los profesores Kellner, Maresch, Bischko y Kramer del Instituto de Histopatología de la Universidad de Viena reafirmaron a Niboyet demostrando que la piel contiene 0´16 receptores por milímetro cuadrado siendo que en la zona de acupuntura se encuentran 0´31 receptores por milímetro cuadrado.

Puede comprobarse así que existen el doble de receptores del sistema nervioso en la zona de punción. Llevaron a cabo cortes histológicos en las zonas de la piel donde los chinos situaron los puntos de acupuntura hallando en ellos una acumulación de corpúsculos de Meissner y de Vater-Pacini (receptores de presión, tacto y vibración) y de anastomosis o conexiones arteriovenosas [3].

El Dr. Hartmut Heine, Director del Instituto para la Medicina Antihomotóxica y la Investigación de la Regulación Basal en Alemania realizó investigaciones donde confirmó que los puntos de acupuntura corresponden a microperforaciones de la fascia superficial de la piel donde llegan terminaciones nerviosas, vasos linfáticos y sanguíneos [4].

Los meridianos

Según la MTC nuestro cuerpo es recorrido por doce meridianos principales y ocho extraordinarios, siendo que de estos últimos solo dos tienen puntos propios. A lo largo de la trayectoria de estos 14 canales se sitúan los 361 puntos de acupuntura clásicos (365 según otros autores), más otros 100 aproximadamente que se encuentran fuera del trayecto de dichos canales.

Todos los que hemos trabajado en un quirófano o realizado disecciones anatómicas jamás hemos visto un meridiano, es evidente. Pero siendo que muchos de los postulados de la MTC datan de siglos de historia, están basados más en la observación que en criterios objetivos y debemos aplicar nuestro conocimiento actual para interpretar qué hay detrás de ello.

El Dr. Roger de la Fuye (1890-1961), fundador de la Société Francaise d´Acupuncture, propuso su Teoría Embriológica recordando el hecho de que la capa ectodérmica del embrión da origen simultáneamente a la piel y el sistema nervioso. Posteriormente el zoólogo sueco Sven Horstädius, profesor de la Universidad de Upsala, se refirió en su libro “The Neural Crest” a la formación de la médula espinal, del sistema nervioso y de la piel de la siguiente manera:

“Si, en efecto, en los primeros estadíos de formación del huevo humano, tal punto del ectodermo (que en nueve meses llegará a ser la piel y el sistema nervioso), está en íntima relación con tal punto del endodermo (el cual, en nueves meses, llegará a ser tal órgano, el estómago, por ejemplo), puede pensarse que, en el curso de la evolución del huevo, y luego del embrión
humano, hasta el estadio final del niño, y luego del desarrollo del hombre hasta su muerte, las mismas relaciones íntimas persisten entre ese mismo órgano (el estómago) y la piel, por intermedio del sistema nervioso, con la diferencia que el punto inicial ectodérmico se habrá desarrollado en una línea cutánea, que podrá precisamente explicar el “Ching” (meridiano) del estómago. Y así para los otros puntos. Un pinchazo sobre uno de los puntos de estas líneas repercutirá pues específicamente sobre el órgano (y en consecuencia sobre la función orgánica) con el cual esta línea (el meridiano) estaba ligada originalmente”. [5]

Por otra parte la Anatomía Segmentaria o Inervación Sensitiva Segmentaria y la Acupuntura comparten un tema central a tenor de recientes investigaciones: las correspondencias e interacciones existentes en el organismo . La importancia de la Anatomía Segmentaria para la Acupuntura reside principalmente en que le proporciona una sólida base neuroanatómica para sustentar muchas de las teorías basadas en la filosofía médica china.

El cuerpo humano ha sido dividido en 31 metámeras. Una metámera es un fragmento de médula espinal que recibe una serie de informaciones o aferencias y responde con una salida de información o eferencia La extensión metamérica comprende la planta de los pies hasta la base del craneo a excepción de la cabeza. Cada metámera está formada de las siguientes estructuras:

• Dermatoma (piel).

• Miotoma (tejido contráctil, músculos).

• Esclerotoma (tejido articular).

• Angiotoma (tejido vascular).

• Viscerotoma (órganos).

Cada metámera gobierna una acción de nuestro cuerpo. Una lesión en cualquiera de estos componentes perturbará a los demás de la metámera correspondiente por vía refleja.

De cada metámera parten 2 raíces nerviosas anteriores o motoras y 2 raíces nerviosas posteriores o sensitivas. Estas raíces nerviosas se van ramificando a través de los componentes de la metámera hasta llegar a un área de la piel.

Cada nervio cutáneo se distribuye por una zona determinada que es lo que llamamos dermatoma. Fisiológicamente, la inervación sensitiva de la piel confluye a un mismo nivel medular con la inervación de un determinado órgano.

Esta propiedad anatómico-funcional, permite que a través de la estimulación directa de los dermatomas cutáneos mediante la acupuntura dicho estímulo llegue al mismo nivel medular que la función orgánica que necesitamos modular.

Así pues la anatomía segmentaria nos aporta un enfoque científico de las interacciones y correspondencias corporales y muestra las relaciones anatómicas y clínicas dentro de un mismo segmento, de partes de los mismos embriológicamente relacionados aunque muy distantes [6].

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24196162

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4129182/

Es necesario mencionar también los trabajos de los Dres. Head y Mackenzie quienes observaron que órganos enfermos producían reacciones y hasta alteraciones de áreas bien definidas de la piel y del tejido subcutáneo. De ahí coligieron una relación entre órgano y la superficie del cuerpo correspondiente, las vías reflejas cutiviscerales. Ellos descubrieron que las enfermedades de los órganos internos se proyectan a su periferia espinal, es decir, a sus segmentos en la superficie de cuerpo, donde generan signos algésicos y vegetativos [7].

Efectos de la Acupuntura

 El Dr. A.D. Speransky, médico e investigador ruso, discípulo del Dr. Pavlov, ya estableció en su libro “Bases para una nueva Teoría de la Medicina” (1936)  la participación del Sistema Nervioso en la génesis de distintos procesos patológicos, así como su papel integrador. Dejó su tesis de que cualquier punto nervioso –sin excluir las estructuras nerviosas periféricas- puede transformarse en un generador de procesos neurodistróficos, que actúa como centro nervioso momentáneo o permanente de dichos procesos. Cada vez que un procedimiento –por ejemplo una aguja- altera el carácter nervioso de cualquier fenómeno, los cambios resultantes no solamente se producen en la sección del nervio afectado sino también en la intrincada totalidad del complejo. Igualmente claro resulta el hecho de que la irritación de cualquier punto del sistema nervioso puede producir alteraciones no solamente en las partes adyacentes sino también en partes remotas del organismo.

En 1965 los Dres. Melzack y Wall establecen su Teoría del Gate Control System o Sistema de la Puerta del Dolor. En ella se muestra que cuando una región del cuerpo está afectada, los nociceptores (receptores del dolor) correspondientes a la misma, desencadenan los mecanismos neurofisiológicos para que así lo percibamos. Esta señal es conducida hacia la médula espinal por conexiones nerviosas que se dirigen a una zona muy específica de la misma (asta posterior).

La percepción del dolor es modulada por una entrada funcional (una o varias) en las vías del sistema Nervioso Central. En circunstancias normales esta/s entrada/s están abiertas y los estímulos dolorosos pasan libremente. Cuando insertamos las agujas de acupuntura un segundo estímulo o estímulos parten y al llegar a las puertas de entrada originan su cierre. En otras palabras, hay una competencia entre el impulso del dolor procedente de los nociceptores y el de no dolor procedente de las agujas de acupuntura. La información procedente de los nociceptores carece de preferencia ante otros estímulos, así al insertar una aguja de acupuntura en la zona dolorosa creamos un estímulo que compite y desplaza al procedente del nociceptor correspondiente disminuyendo la sensación de dolor. [8]

A finales de la década de los 70 los trabajos de los Dres. Pomeranz y Mayer fueron determinantes para el conocimiento de los efectos de la Acupuntura. Ambos comprobaron que esta milenaria técnica producía una liberación de betaendorfinas y por tanto analgesia al bloquear los receptores opiáceos de las células cerebrales, algo que podía corroborarse por el hecho de que su efecto era capaz de ser contrarrestado mediante la administración de naloxona (un antagonista de los opiáceos). [9]

El Dr. Mayer fue un poco más allá y consiguió calcular las cantidades de endorfinas que podían ser liberadas concluyendo que existían puntos con mayor capacidad analgésica que otros por ser capaces de inducir una mayor liberación de endorfinas. [10]

La acupuntura no solo estimularía la liberación de betaendorfinas sino también, entre otras sustancias, de noradrenalina y serotonina. La serotonina es un neurotransmisor que parece desempeñar un importante papel en los mecanismos biológicos de la acupuntura. Se ha demostrado que su estrecha relación con la ACTH (hormona adrenocorticotropa) estimularía un aumento del cortisol a través de la hipófisis, lo que daría lugar a sus efectos antiinflamatorios.

La serotonina actuaría también sobre el córtex cerebral produciendo beneficiosos efectos sobre el estrés y la ansiedad.

La acupuntura no solo actuaría sobre el eje hipotálamo-hipofisiario-adrenal sino que tendría además un efecto regulador u homeostático consiguiendo un reajuste interno del equilibrio de las distintas funciones del organismo. La homeostasis es regulada a través del sistema nervioso autónomo (simpático/parasimpático) en combinación con el sistema endocrino. [11]

Otro de los efectos de la acupuntura se produce sobre el sistema inmune produciendo un aumento de anticuerpos, gamma-globulinas y leucocitosis debidos a una reactivación del sistema reticuloendotelial.  Hashimoto, en 1977, demostró el aumento de neutrófilos entre un 23 y un 57% a las dos horas y media de la aplicación de acupuntura sobre unos puntos concretos [12]. En leucopenias experimentales, Rogers Pam observó tras el tratamiento con acupuntura un aumento de los leucocitos [13]. En 1987, Zhoa Cuiying pudo comprobar un aumento en el recuento de linfocitos T y B en ratones inmunodeprimidos tratados con acupuntura y moxibustión observando que este fenómeno no se presentaba en ratones sanos [14].

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2176150/

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4131450/

Conclusiones

Podemos comprobar, gracias a la Ciencia, que la Acupuntura y sus postulados encierran un método eficaz para el tratamiento de determinadas patologías alejándose de esta manera del esoterismo, del efecto placebo como única forma de actuación -ya que toda terapéutica lleva inherente en mayor o menor medida un efecto placebo- y dándose a conocer como un método terapéutico seguro, de mínimos efectos adversos y escasas contraindicaciones en manos de un profesional sanitario bien formado.

Así pues conforma un sistema de suma utilidad en la Medicina Integrativa por su fácil uso, su versatilidad y accesibilidad y que podría ser un método perfectamente aplicable tanto a nivel hospitalario como en atención primaria de salud siendo un complemento a la terapéutica habitual. De hecho ya hay hospitales, sobre todo en unidades del dolor, que ya la utilizan de forma habitual.

Mientras tanto permitamos que se sigan realizando estudios que nos ofrezcan resultados acerca de sus aplicaciones y de en qué patologías podría ser más adecuado su uso.

Álvaro Cerro Valcárcel

Enfermería Integrativa, fitoteralvaro@gmail.com  http://www.terapiabiologicamtc.blogspot.com.es/

[1] La sabiduría de curación china. Paul U. Unschuld. Ed. La Liebre de Marzo S.L. Febrero 2014.

[2] Niboyet, J. E. H. La moindre résistnce à l’électricité de surfaces punctiformes et de trajets cutanés concordant avec les points et méridiens bases de l’acupunture. Thèse de Sciences, Marseille. 1963.

[3] Kramer, Fritx. Lehrbuch der Elektroakupunktur. Darl F. Haug Verlag GmbH. 1988.

[4] Heine, Harmut. Anatomische Korrelate der Akupunkturpunkte. Spektrum der Wissenschaft Nr. 7/1993.

[5] Sven Horstädius; The Neural Crest, its propierties and derivatives in the light of experimental research; Oxford University Press, Geoffrey Cumberlege, 1950.

[6] Wancura-Kampik I. Segment-Anatomie. München: Elsevier (Urban & Fischer) 2. Aufl   2010.

[7] Hansen K, Schliack H: Segmentale Innervation. Bedeutung für Klinik und Praxis (Zugl. 2. Aufl. “Reflektorische und algetische krankheitszeichen der inneren organe” von K. Hansen und H. V. Staa). Stuttgart: Thieme; 1962.

[8] Melzack R, Wall PD. Pain mechanisms: a new theory. Science 1965; 150:971.

[9] Pomeranz B, Chiu D. Naloxona blocks acupuncture analgesia and causas hyperalgesia: endorphin is implicado. Life Sci 1976; 19:1757-1762.

[10] Mayer DJ, Price DD, Raffii A. Antagonism of acupuncture analgesia in man by narcótico antagonist naloxona. Brain Res. 1977; 121:368-372.

[11] Smith FW Jr. Neurophysiologic basis of acupuncture. Probl Vet Med 1992; 4:34-52.

[12] Hashimoto, T. 1977. Inmune response in animal lymph nodes by electroacupuncture estimulation. Am.J.Acup. 5/3: 95-106.

[13] Rogers Pam. 1983. Les effects de l’acupuncture sur les systemes de defense de l’organisme. Rev. d’acupuncture veterinarie:15.

[14] Zhao Cuiying et al.. 1987. Effects of moxibustion on T and B lymphocytes in immunosuppressed mice. Inter. Conference of M.T.Ch. and pharmacology. Shanghai. 788-9.

Creencias, Placebo y Efecto Placebo. O de Cómo la Biografía se Convierte en Biología

Per a tú Esperança, 

el teu somriure és pura llum,

tot en tú és vida.

De tots els Colors- Bringing Colour to NursingQueridos lectores y amigos:

OUP blog, Oxford University Press’s Academic Insights for the Thinking World publicaba en 2014 un artículo de Fabrizio Benedetti, MD, Profesor de neurofisiología y fisiología humana en la Facultad de Medicina de la Unversidad de Turín y en el Instituto Nacional de Neurociencias:

Understanding placebo effects: how rituals affect the brain and the body http://blog.oup.com/2014/11/understanding-placebo-effect/#sthash.QtqP7qVy.dpuf

Fabrizio parte de la comparativa entre las herramientas y los rituales del chamán del pasado con las del médico ahora. Los chamanes del pasado y los médicos de hoy en día comparten el conocimiento instintivo de que el contexto que rodea a una terapia es una parte importante de la propia terapia. Los rituales han cambiado y se han adaptado a la actualidad, pero a pesar del enorme lapso de tiempo, siguen estando presentes, influyendo en las expectativas y en la confianza de los pacientes.

El Efecto placebo funciona de esta manera también. Dar un placebo consiste en la entrega de un contexto sin la sustancia. Se trata de un envoltorio vacío de contenido. Sin embargo, la propia caja vacía actúa sutilmente en la mente del paciente, tal como un fármaco activo lo haría, activando o silenciando las sinapsis, alterando el contenido de neurotransmisores en áreas específicas del cerebro, modificando la actividad cerebral en formas que hoy son susceptibles de investigación científica.

Los placebos no son sólo píldoras de azúcar, son las palabras, los rituales, los significados con poder de influir en las expectativas del paciente. Lo importante no es tanto la herramienta utilizada como los cambios que provoca en la actividad neuronal, y cómo estos cambios en última instancia, afectan las funciones psicológicas y corporales.

Destaca también que en la actualidad estamos asistiendo a una transición en el paradigma médico, conceptos generales como el de sugestión y el poder de la mente, ahora se pueden describir en términos de una verdadera biología del efecto placebo y la interacción médico-paciente.

La ciencia está abordando cuestiones importantes y empezando a explicar las influencias psicológicas y emocionales sobre los síntomas, las enfermedades y las respuestas a las terapias.

Señala que el concepto principal que está surgiendo hoy en día es que los placebos, palabras, rituales terapéuticos y expectativas de los pacientes modulan las mismas vías bioquímicas que se ven afectadas por los medicamentos que se prescriben habitualmente. Como cuestión de hecho, esta declaración debe ser revertida. Sería más apropiado decir que las drogas utilizan las mismas vías bioquímicas de los rituales. De hecho, los rituales nacieron mucho antes de que las drogas.

Importante también la referencia que hace a su opuesto, el nocebo. Los rituales curan pero también pueden matar. El efecto nocebo es el gemelo malvado del efecto placebo, la consecuencia nada positiva de los rituales negativos y contextos que inducen desconfianza y  desesperanza. Estos pueden ser provocados por una variedad de contextos en las sociedades no occidentales, como el vudú, y en la sociedad occidental, tales como advertencias sanitarias exageradas en los medios de comunicación. Un contagio social de las expectativas negativas se puede propagar a través de las personas muy rápidamente, y a veces inducir fenómenos de masas preocupantes.

El efecto placebo son todas esas cosas. El punto crucial, y de hecho la gran revolución, es que hoy podemos estudiar estos fenómenos, a través de la psicología, la sociología y la antropología, con las herramientas del paradigma médico moderno. Estas herramientas biológicas implican exactitud celular y molecular, con rituales y contextos interpretados en términos de regiones específicas del cerebro y las vías bioquímicas, eliminando así la vieja dicotomía entre la biología y la psicología.

Como bien dice Frabrizio la ciencia está empezando a explicar las influencias psicológicas y emocionales sobre los síntomas, las enfermedades y las respuestas a las terapias.

Los síntomas son una llamada de atención. La vida nos habla bajito, al oído, y cuando no escuchamos, alza un poco la voz en forma de síntomas para que paremos y prestemos atención. Son también una forma de buscar el equilibrio. No es casual  el síntoma, dónde se manifiesta, cuándo, ni cómo. Hemos llamado enfermedad a los programas biológicos que el organismo pone en marcha para restablecer la homeostasis.

Montserrat Gascón nos explicaba en su entrevista, disponible AQUÍ, que las palabras pueden ser maldiciones o bendiciones, o lo que es lo mismo, nocebos o placebos. Es necesario un replanteamiento total del sistema sanitario que sigue enfocado en la enfermedad y conectado con el miedo.

Los profesionales de la salud nos relacionamos, nos comunicamos constantemente con personas que depositan su confianza, y en algunos casos su esperanza, en nosotros. Esa es una gran responsabilidad, nuestra actitud, nuestra presencia, la mirada, las palabras, la relación terapéutica que establecemos en definitiva,  deja una huella en el otro y en nosotros mismos.

Ayudemos a los demás a encender su propia luz, a resonar con la salud, a conectarse con la vida. Seamos una bendición, un potente placebo.

Hablaremos más sobre biología y creencias, efecto placebo y daremos algunas pistas sobre simbología y significado de la enfermedad. Todo ello para ayudarnos a tomar las riendas de la salud, desmontar miedos, desterrar culpas, re-conectarnos con la vida.

Citando de Nuevo a Gascón:

El co-nocimiento está en nuestro interior, sólo tenemos que re-cor-dar.

Felíz día,

Elena Lorente Guerrero