Huellas de Luz: Identidad, Disciplina y Memoria Enfermera

Dedicado a Gloria Gallego Caminero, Enfermera.
Con cariño y gratitud.

 

Queridos Amigos:

El proceso de preparar las entrevistas del blog es estimulante y gratificante. Una búsqueda y un encuentro constantes que descubre aspectos de la persona y de su trabajo en los que profundizar.

En eso andaba hace unas semanas poniendo además un cariño especial, porque la persona a entrevistar era la Dra. Gloria Gallego Caminero, experta en Historia de la Enfermería, y una de las referentes españolas que debemos aprovechar al máximo, porque Gloria disfruta enseñando y transmite el conocimiento como nadie.

Escucharla es tan apasionante como sumergirte en la lectura de un buen libro, te atrapa sintiéndote parte de la historia al instante. Gloria tiene ese don. Así que si tenéis oportunidad de coincidir con ella, ¡aprovechad y preguntad!. Ella estará encantada de contestar a vuestras preguntas porque conocer nuestra historia enfermera, y sentirnos parte viva de ella, es fundamental para seguir construyendo día a día la disciplina y para consolidar nuestra imagen como profesión.

Como os decía, volviendo a la entrevista a Gloria, una vez finalizada la fase preliminar y con las preguntas definitivas decididas, fui consciente de tdodo el material publicado en el blog sentido, pensado, vivido y compartido por Enfermeras: entrevistas, artículos, reflexiones. Todo ese material estaba agrupado en diferentes categorías pero no existía ninguna específica que lo reuniera. ¡Ya era hora de crear una!

Por otro lado, y sin apartarme del tema, en alguna ocasión, como AQUÍ, he defendido que para conseguir que la Enfermería sea Visible el primer paso es hacerla visible para las propias Enfermeras y para el resto de profesionales con los que compartimos equipo. Las campañas centradas en hacerla visible para la sociedad siguen siendo necesarias, pero lo son casi más, entre las propias profesionales, porque parece que no nos acabamos de creer que lo que hacemos, CUIDAR, es complejo, es difícil, es único, y es sagrado.

Recientemente se ha puesto en marcha la campaña internacional #NursingNow, a todas luces la necesidad de hacer visible nuestra disciplina es común en todo el mundo, lo cuál me lleva a la siguiente pregunta: #NursingNow (Enfermería Ahora) ¿Seguro? ¿Es eso lo que realmente necesitamos?

Pienso que el eslogan de la campaña podría afinarse mucho más, llegar al detalle más importante y desapercibido por evidente, al núcleo:

#NursesNow (Enfermeras Ahora)

Porque SOMOS las Enfermeras, LAS PERSONAS,  las que contribuimos con nuestro trabajo diario a construir la imagen, la profesión, la disciplina y la ciencia que es Enfermería. Somos las Enfermeras las que debemos hacernos visibles para que consecuentemente, lo sea la Enfermería.

Y las Enfermeras somos TODAS, tanto las referentes, tan necesarias como ejemplo en el que inspirarnos, como las anónimas. Tanto las conocidas y seguidas en las redes sociales, como las que lo son únicamente en su entorno laboral inmediato. Todas somos Enfermeras, y todas somos importantes y necesarias. Utilizo conscientemente el género femenino como el plural genérico para enfermeras y enfermeros. El sesgo de género ha marcado nuestra historia, y así sigue siendo a día de hoy. Lo muestra muy bien Isidro Manrique Ortiz (@uciero) en su post Hoy ya no es el día de la Mujer.

Es muy positivo que sean los propios compañeros de profesión los que abanderen el femenino plural para hacer referencia a su identidad profesional y al colectivo generando así consciencia y cambio. Aunque tampoco es algo nuevo, si bien actualmente está tomando relevancia, afortunadamente. Como ejemplo conocido y cercano, destaco al infatigable José Manuel García Mena (@cuidadosSM), profesor de bioética de la UIB que lleva trabajando en ello pacientemente toda su vida. Alto, robusto y con barba generosa, se presenta como Enfermera a las alumnas de primero de Enfermería dejando claro a los chicos del aula (que suelen contarse con los dedos de una mano) que a partir de ya, desde ese primer día, son Enfermeras, y que por lo tanto, TODOS SOMOS ENFERMERAS.

Así pues, y retomando el hilo incial del post, en la nueva sección HUELLAS DE LUZ: IDENTIDAD, DISCIPLINA Y MEMORIA ENFERMERA, que tan oportunamente ha inspirado mi querida Gloria, encontraréis agrupado un pedacito de Historia Enfermera que iremos alimentando entre todas con nuevos artículos y entrevistas. Sirva como pequeña contribución para dar voz, y visibilidad a las Enfermeras, a las conocidas, a las reconocidas y también a las anónimas, que no olvidemos, son las verdaderas protagonistas.

Nombradlas a todas por su nombre y apellidos;  ambos, que no desaparezca la madre por el camino… Que dejen de ser anónimas, que no sean una “Ana, Marta o un Sergio” más…

Ellas son las que cuidan, las que enseñan, las que gestionan, las que investigan. Ellas son, junto a la primera Enfermera de nuestra vida (la madre), LUZ y uno de los pilares que sostiene el mundo.

Photo by JM Solé

* * *

Abrazos,

Elena Lorente Guerrero

Anuncios

Entrevista a MARÍA JESÚS BLÁZQUEZ, Bióloga, Cofundadora de la Asociación “Vía Láctea”y del Colectivo”Otra Biología”: “Nuestra dimensión espiritual, la trascendencia y repercusión que tiene el comienzo de la vida para cada persona y la sociedad en general, están silenciadas”

Queridos Amigos:

Es un privilegio y una auténtica delicia presentaros a María Jesús Blázquez, Bióloga y Catedrática de Biología-Geología en el Instituto Félix de Azara, en Zaragoza durante 38 años. Su precioso libro “El Instituto. Huellas y semillas” recoge su experiencia y ha impulsado la creación de su blog.

María Jesús es también autora de otro libro fundamental “Abrazar la muerte cuando se espera la vida”  y de las guías educativas: “Bebés y cachorros. Los humanos también somos mamíferos”, y “La Ecología al comienzo de nuestra vida”.

Defensora y activista por la dignidad y los derechos de la mujer y del bebé, es cofundadora de la Asociación de madres: Vía Láctea, y directora de los cursos de Maternidad (2004-2009) organizados por la Universidad de Zaragoza en Jaca. Colaboró en UNICEF-Aragón como responsable del programa de Lactancia Materna, en la iniciativa: Hospital Amigo de los Niños.

Maria Jesús es cofundadora  también del Colectivo Otra Biología que trabaja por  el desarrollo del libre pensamiento en ciencia: “contribuir  a difundir  toda la información necesaria para poder  tener una visión crítica, lo más objetiva posible, de algunos aspectos relacionados con la vida”.

Y lo más importante de su vida,  es madre de dos hijos y de dos hijas.

La entrevista que sigue a continuación es un viaje al verdadero “país de las maravillas”, las que nunca nos mostraron y nos conectan con la verdad eterna de la naturaleza y con la vida.

Abrid la mente y el corazón, conectad con el pulso de la vida y disfrutad del don que tiene María Jesús para explicar lo complejo de manera sencilla. Un testimonio riguroso, rebelde que es a la vez, un articulazo y una bella sinfonía.

* * *

  • ¿Cuáles son las realidades invisibles, silenciadas, o negadas respecto al comienzo de la vida?

El comienzo de la vida se ha medicalizado, se duda y olvida la capacidad autorreguladora de nuestro organismo, interfiriendo con un intervencionismo cada vez mayor por parte de los llamados expertos. Se silencia nuestra dimensión espiritual y la trascendencia y repercusión que tiene el comienzo de la vida para cada persona y la sociedad en general. Pues según sean los cuidados que recibimos al comienzo de la vida, así cuidaremos de nosotros, de los demás y de la Tierra.

En nuestra civilización tecnocrática se habla más que nunca de ecología y sin embargo vivimos en desconexión con la naturaleza, olvidando la importancia del hábitat al comienzo de la vida, desde que somos una célula durante el desarrollo embrionario, en la vida intrauterina, durante la gestación, en el parto cuando nacemos y en los primeros años de vida.

Durante la vida intrauterina nos impregnamos de las influencias que recibimos a través de los sentidos, pensamientos, sentimientos y emociones de nuestra madre. Todo lo que acontece durante el comienzo de la vida deja una huella prenatal que nos influirá a lo largo de la vida, según confirman numerosos autores e investigaciones.

En todos los ámbitos, se olvida que somos más de lo que vemos y no es casual porque el modelo de referencia con el que se interpreta la vida solo contempla la materia y el funcionamiento del organismo como una máquina ignorando que la realidad puede expresarse a otros niveles como la energía y la información. Einstein, decía: « la materia no existe, solo existe la dinámica de campo.

Curiosamente es la propia ciencia la que nos demuestra que además del cuerpo físico tenemos un cuerpo energético formado por campos electromagnéticos, el llamado biocampo que tiene la información de nuestros pensamientos, ideas, intenciones y emociones, tal y como describen las culturas tradicionales con otros nombres, como Prana, Chi, Aura.

Interacción del campo biomagnético entre los individuos.

Fuente: (Oschman, 2008) Oschman, J. (2008). Medicina energética: la base científica. Buenos Aires.Uriel Satori.

Biocampo. Ana María Oliva

 

 

 

 

 

 

 

  • ¿Qué valor específico aporta la mirada femenina a las ciencias naturales?

Cuando se observa y contempla la naturaleza con mirada femenina se percibe que el medio ambiente es energía universal y abarca desde el sol, los planetas hasta nuestros propios pensamientos y toda esta energía influye en nuestra biología, de forma directa o indirecta. Somos como peces nadando en un mar de energía. Todo está conectado.

Se valora la ecología profunda que entiende la vida desde la interconexión de todo con todo, el aire, el sol, la tierra, el agua, los seres vivos, incluidos los seres humanos. Comprendiendo la trascendencia de la dependencia entre todos los seres vivos que colaboran y mantienen de forma natural el equilibrio entre todos los niveles para que la vida se mantenga en el gran ecosistema que es la Tierra.

Se comprende y siente el valor de la naturaleza como creadora y sustentadora de la vida y no es un objeto pasivo al que manipular y explotar para producir con el fin de obtener beneficio.

Y también se valora y visibiliza la importancia de la autogestión y los cuidados para la salud.

  • ¿Qué falta y qué sobra en los textos de biología?

Los libros de texto de Biología omiten algunos conceptos y distorsionan otros que conviene subsanar porque han quedado invalidados por hallazgos científicos recientes. Reflejan el paradigma dominante que siguen los científicos en la actualidad según el cual la vida es fruto del azar y funciona mecánicamente. Sin embargo la propia ciencia aporta datos que desmontan ese paradigma.

Sobra biotecnología ((clonación, hijos a la carta, terapia génica, sobre los transgénicos…etc) y sin embargo no se habla de la ciencia de la Epigenética, que demuestra la influencia del ambiente (alimentación, aire, agua, pensamientos, emociones) en la manifestación de los genes.

Se deposita todo el protagonismo en los genes y en el núcleo celular cuando la propia genética demuestra que no estamos determinados por los genes sino que estos están activos o silenciados dependiendo de la influencia ambiental.

Se continúa mostrando el llamado dogma central de la biología, según el cual un gen determina la formación de una proteína que influye en un carácter cuando ya ha quedado demostrado universalmente que no es válido pues se ha comprobado que un solo gen puede codificar hasta más de treinta mil proteínas distintas. Se siguen presentando como válidas las famosas leyes de Mendel cuando ya está demostrado que no se cumplen.

No explican la importancia del equilibrio del medio para el mundo microbiano que es soporte vital para los seres vivos y sin embargo dedican páginas para hablar de las enfermedades de origen infeccioso perpetuando la idea del malditismo microbiano.

Falta explicar el valor saludable del suelo sano y la agricultura ecológica y sin embargo se dedican páginas a ensalzar las ventajas de los organismos modificados genéticamente. Somos el país europeo que adoctrina en las escuelas sobre ventajas de los transgénicos cuando en otros países está prohibido su cultivo. En definitiva, los textos de biología están intoxicados de ingeniería genética sin advertir de sus riesgos y peligros para la salud.

Se dedica toda la atención al estudio de la composición química de la materia viva, la llamada bioquímica que más bien es necroquímica pues se estudia en el laboratorio separando y fragmentando la vida. No se nombran otros niveles de la realidad como la energía y la información, me refiero no a la energía química del ATP sino a la dimensión electromagnética de los seres vivos, al biocampo.

Una pregunta que jamás se plantean es: ¿De dónde llega la información para que se desarrolle un ser a partir de una célula? ¿Cómo sabe la célula lo que tiene que hacer?

Se muestra la célula como una bolsa marcando en el núcleo toda la importancia y jerarquía cuando hoy ya se conoce que la célula se comporta como una antena de emite y recibe gracias a los microtúbulos y las membranas que representan el internet corporal y facilitan la conexión al instante de todo lo que sucede en el organismo. Y para facilitar esa conexión es imprescindible el colágeno y el agua «el agua que acompaña la vida».

El colágeno es la proteína que constituye el bloque básico de nuestro cuerpo. Las fibras de colágeno, están reordenadas y se comportan como cristales líquidos, forman una red electrónica semiconductora, llamada matriz viviente, que se extiende por todo el cuerpo, es capaz de responder y optimizar la intercomunicación entre las células de todo el organismo y le permite funcionar como un todo coherente y coordinado.

El agua está en nuestro organismo en un porcentaje del 70%, y presenta una estructura diferente al agua del grifo o el agua embotellada, una estructura hexagonal, se conoce como «agua estructurada», «agua viva», «agua estructurada», a la que han dedicado su atención importantes científicos, algunos destacados con el premios nobel, como Ernst Schrödinger (1887-1961), Premio Nobel de física 1933 quien afirmaba «El secreto de la vida está en el agua, en el agua que preserva el orden» y el descubridor de la vitamina C, A. Szent Györgyi (1893-1986), Premio Nobel 1937, según el cual «La vida es agua danzando al son de los sólidos». Y otros como, Mu Shik Jhon (1932-2004), descubrió la estructura hexagonal del agua y transmite información a todas las células. Gracias a la moderna tecnología, como la resonancia magnética nuclear, se ha podido verificar que las moléculas del agua corporal se agrupan mediante enlaces de hidrógeno por un breve espacio de tiempo formando anillos hexagonales, realizan lo que se conoce como danza del agua.

Según el profesor de bioingeniería de la universidad de Washington, Gerad Pollack, la mayor parte del agua de nuestro cuerpo es un agua más viscosa, densa y alcalina, su fórmula es: H3O2, presenta propiedades específicas diferentes al agua ordinaria, es capaz de almacenar y suministrar más energía, aumenta la función inmunitaria, contiene más oxígeno disuelto, elimina mejor las toxinas, activa las enzimas, revitaliza las células, facilita la comunicación eléctrica entre las células, es rica en electrones que evitan la formación de radicales libres.

Amplifica y transporta en un instante, vibraciones, señales e información como lo hacen cristales sólidos, semejantes al del cuarzo, que se emplean en los circuitos electrónicos de alta tecnología. Lo que permite que cada parte de nuestro cuerpo esté en comunicación con todas las demás partes.

Dichas propiedades son las que caracterizan el agua de un organismo sano porque en el caso de enfermedad se pierde esa estructura interna. Así, el ADN normal está rodeado de agua hexagonal, por el contrario el agua que rodea al ADN anormal no es agua hexagonal. Y cuando muere un organismo desaparece la organización del agua se pierde la estructura hexagonal, tal y como describía Mae Wan Ho (2010), descubridora del «cristal líquido del agua», «el agua cuántica coherente hace la vida en la tierra».

El libro: «La base científica de la Medicina energética» de James L. Oschman facilita la comprensión de nuestra dimensión energética. Explica cómo fluyen la electricidad y los campos magnéticos de nuestros órganos y por qué es posible tratar bioenergéticamente las enfermedades sin necesidad de fármacos. Y también es muy recomendable el documental: «La matriz viviente».

• La idea principal propuesta por Oschman es que la “energía”, a la que nombran y experimenta los sanadores, no es más que los campos bioelectromagnéticos propios de la actividad vital del
cuerpo.

• Su visión del cuerpo como un cristal líquido bajo tensión, capaz de vibrar ante un número de frecuencias, algunas de ellas en la gama de la luz visible”.

Las sucesivas reformas educativas han ido reduciendo cada vez más su estudio hasta casi hacerlo desaparecer. Solo se imparten dos horas a la semana en Biología y Geología de tercero de la ESO y en bachillerato es optativa.

Y los libros de texto de Biología, de secundaria o de Bachillerato, no ofrecen una información básica para el autoconocimiento personal.

Son invisibles y falta la explicación de la anatomía y fisiología de algunos órganos, como son: el clítoris, el útero, las glándulas mamarias. Tampoco muestran imágenes de madres
amamantando a sus criaturas ni mujeres pariendo en una posición saludable.

El útero, se muestra de perfil y seccionado sin explicar nada sobre sus fibras musculares, ni su papel esencial para comprender el funcionamiento del mismo durante el orgasmo y el parto, así como para conocer el por qué hay prácticas y rutinas hospitalarias que aumentan el dolor en el parto, y por qué hay mujeres que pueden llegar a tener partos gozosos1, incluso con orgasmos durante el proceso del parto.

No se explican los cambios a lo largo del ciclo femenino, de la temperatura basal, ni de la apertura del cuello del útero, o en el mucus cervical, la influencia de la luz en el ciclo…Todo ello provoca una desconexión con la propia naturaleza cíclica femenina y un entreguismo a los expertos impidiendo la autogestión en salud.


1 El documental, producido por la educadora prenatal, Debra Pascali-Bonaro. Muestra la naturaleza íntima del parto y nacimiento, así como la importancia de un ambiente sereno y amoroso para facilitar la capacidad natural de la mujer para parir gozosamente y la de su bebé para nacer. En https://www.youtube.com/watch?v=JHDqWIJtG0E se puede ver el momento en el que Amber tiene un orgasmo durante la dilatación.


No enseñan la fisiología de la fertilidad, ni se muestra la complejidad fisiológica del «cervix uterino». Presentan la dimensión fecunda del ser humano como un problema y los anticonceptivos como solución. Ofrecen amplia información sobre las técnicas de reproducción artificial y ninguna sobre las causas del aumento de la infertilidad en la actualidad, como por ejemplo los efectos dañinos de los disruptores endocrinos. Cuando son miles de mujeres las afectadas por endometriosis. Tampoco aparece ninguna referencia sobre las alternativas naturales contra la infertilidad 2.

Reducen la sexualidad a la genitalidad. Y la asocian a riesgo y peligro, sin hacer referencia a los aspectos beneficiosos de la expresión sexual en la salud física y psicosocial. No se explica la fisiología del placer, palabra está ausente en el currículo escolar.

No se explican. La fisiología de la lactancia materna, ni la bioquímica de la leche humana y sus ventajas para la salud.

Sin embargo se muestran imágenes de madres separadas de sus criaturas recién nacidas que toman biberón en vez de mamar del pecho de su madre. Se invisibiliza la función fisiológica de las glándulas mamarias, nutricias sustentadoras de la vida, capaces de transformar los nutrientes de la sangre en leche, así como de sus propiedades inmunitarias.

No explican la base fisiológica del deseo materno, ni las funciones de las hormonas implicadas durante las relaciones sexuales, el parto y la lactancia, endofinas, oxitocina y prolactina, que permite comprender el concepto de la sexualidad en su sentido más amplio.

Tampoco se explican Los fluidos del organismo y su valor biológico. Sangre menstrual, mucus cervical, leche materna, están ausentes sin merecer un trato equiparable a la formación de la orina, por ejemplo a la que se dedica una buena atención.

Asocian gestación, parto y nacimiento con riesgo, dificultad y enfermedad. Como mínimo los textos escolares deberían incluir la definición de parto que se presenta en la Estrategia de Atención al Parto Normal (EAPN), aprobada por el Ministerio de Sanidad (2007)3. Y explicar el parto y la lactancia materna desde la perspectiva de la ecología para comprender la importancia que tienen las condiciones ambientales para facilitar o interferir su fisiología.

Presentan imágenes de mujeres de parto, tumbadas. Cuando está demostrado científicamente desde antes de 1985 que la posición tumbada es la que más dificulta el parto.

Presentan la episiotomía como necesaria. Esto es muy grave pues desde 1980 se conoce que no hay ninguna base científica para practicarla.

——————————————————————————————————————–

2 La Naprotecnología, ofrece alternativas naturales contra dicha infertilidad, utilizando entre otros análisis el del mucus cervical, su aspecto, como por ejemplo los centímetros que se extiende sin romperse…etc. y está logrando un porcentaje de éxitos similares a la «fecundación in vitro», pero con la gran diferencia de que las parejas conciben a sus bebés de mediante una relación sexual natural.

3 El parto normal es un proceso fisiológico que evoluciona de forma espontánea y en el que no habría que hacer nada, respetando la fisiología y el ritmo propio de cada mujer. El nacimiento es uno de los acontecimientos más importantes en la vida de las personas y las familias, es el modo en que se abre la puerta a la vida, y nos marca con una huella indeleble. Que la experiencia sea satisfactoria, íntima y placentera depende de ese factor que hoy llamamos humanización. Respetar la fisiología y el ritmo de cada mujer para parir y cada bebé para nacer facilita que el proceso ocurra de la forma más segura, si no hay razones para intervenir. El objetivo de la Estrategia, según recomiendan los más recientes estudios científicos, es devolver al parto el lugar que le corresponde dentro de la esfera de la vida íntima, la salud y la sexualidad de la mujer, dejar de tratarlo de forma similar a una enfermedad. Ministerio de Sanidad, EAPN (Estrategia de Atención al Parto Normal). (Ministerio de Sanidad, 2007).


No se tiene en cuenta el estudio del comienzo de la vida desde la perspectiva de la ecología según la cual, el cuerpo de la madre es el hábitat del recién nacido y el nicho ecológico es la lactancia materna.

En los textos de biología se presta más dedicación a lo excepcional que a lo fisiológico, saludable y normal.

Presentan la biotecnología como solución a problemas y sin embargo no incluyen información sobre las causas que los generan. Es una tarea pendiente subsanar las distorsiones informativas sobre biotecnología -clonación, hijos-as a la carta, terapia génica, transgénicos…etc- que se muestran en los textos de biología como verdad suprema y sin embargo muchos de ellos son ineficaces y con efectos dañinos.

  • ¿Tiene sentido seguir enseñando biología, química, física, geometría, etc… de manera compartimentada?

Está diseñado así por parte del sistema educativo, y también en el ámbito científico hay una excesiva especialización y desconexión entre las ciencias. Sin embargo cada docente puede intentar vías de conexión para lo cual es imprescindible que su materia esté centrada en la vida y para lograrlo es necesario sentirlo así.

Es un arte hacer compatible el programa de obligado cumplimiento y ofrecer dichas vías y herramientas para que el alumnado pueda descubrir que todo está conectado.

  • Existe una desconexión entre el estudio de las ciencias de la vida con la realidad que nos rodea. Los alumnos aprenden en las aulas alejados del contacto con la naturaleza y del conocimiento empírico.

Así es, el aula no facilita la conexión con el ser, roba creatividad, libertad de observación y movimiento, sin embargo siempre se pueden encontrar vías de aproximación, quizá a través del autoconocimiento, empezando por la propia vibración personal, el latido, la respiración, el sentir a otra persona al lado.

También en la universidad predomina la investigación en el laboratorio para lo cual es necesario fragmentar la vida, estudiando el ser vivo o la célula cuando están sin vida.
Es curioso que el microscopio de campo oscuro que permite la observación de las células en vivo, sea un desconocido aunque se conoce hace cien años.

En cuanto a las aulas como hábitat me gustaría señalar que pasan miles de horas sentados en sillas que perjudican seriamente su salud. Persianas bajadas la mayor parte del tiempo porque reflejan en las pizarras y por el uso y abuso de pantallas digitales. Se da la espalda a la vida.

  • ¿Es la nueva biología una aproximación más fiel a la verdad eterna de la naturaleza?

Así es, frente a la lucha competitiva la nueva biología interpreta la vida basada en la cooperación, el apoyo mutuo, la simbiosis. La vida como resultado del funcionamiento conjunto.

El Dr. Máximo Sandín, que ha sido profesor de bioantropología en la Universidad autónoma de Madrid, es uno de los científicos españoles de referencia internacional en la llamada Nueva Biología, describe así la naturaleza.

«Una naturaleza de increíble complejidad, de integración, de comunicación, entre los organismos y el ambiente, en la que todos sus componentes son necesarios para su funcionamiento equilibrado. En la que todos, especialmente las astronómicas cifras de bacterias y virus en que vivimos inmersos, en nuestro interior y en nuestro exterior, en los mares y en los suelos, están conectados en una compleja red de la vida que comunica el mundo orgánico con el inorgánico y que convierte a la Naturaleza en algo vivo. Con ganas de vivir».

  • ¿Cuál sería tu propuesta para transformar la enseñanza de las ciencias puras en un proceso transversal, integral y participativo en colegios e institutos?

Mucho más importante que programar esos contenidos para alcanzar esos objetivos, sería que toda persona dedicada a la docencia realizara un proceso de autoconocimiento en el cual fortaleciera su capacidad de relación con las demás personas y descubriera su dimensión espiritual y la conexión que existe en todo el universo, encontrando el significado profundo del «todos somos uno». Después todo sería mucho más fácil.

  • Aragón congrega un núcleo potente de científicos, docentes e investigadores que estáis cuestionando algunos de los conceptos básicos e intocables de la ciencia. Desde los centros de enseñanza, la Universidad y otros espacios estáis trabajando por la apertura y la evolución del conocimiento.

Aragón es tierra pionera en muchas iniciativas y en relación a su pregunta efectivamente hay un modesto grupo, el colectivo Otra Biología, integrado por docentes de instituto y de la universidad y del ámbito sanitario reunidos con la finalidad de contribuir a difundir toda la información necesaria para poder tener una visión crítica, lo más objetiva posible, de algunos aspectos relacionados con la vida, facilitando materiales didácticos y herramientas para llevar al aula datos científicos que desmontan los dogmas con los que por desgracia se sigue adoctrinando en los libros de texto.

  • Defiendes una nueva y más amplia comprensión de la maternidad, del nacimiento y de la lactancia materna para elevar la consciencia y transformar el mundo.

Sí, desde que fui madre despertó en mí esa necesidad de la ayuda de madre a madre a la que me he dedicado durante treinta años como voluntaria en la Asociación Vía Láctea de la que soy cofundadora.

Wilhelm Reich (1950) decía «La civilización comenzará el día en que la preocupación por el bienestar de los recién nacidos prevalezca sobre cualquier otra consideración». Y como dice Casilda Rodriagañez «el amor materno es el prototipo de todas las formas de amor».

Todavía está pendiente recuperar la dignidad de la maternidad. La mujer madre tiene a cuidar de su criatura y también tiene derecho al trabajo. En nuestro país los permisos por maternidad son insuficientes y una muestra clara de la falta de conocimiento y sensibilidad que hay sobre la importancia del comienzo de la vida.

Se habla mucho de la violencia y nada sobre su origen. Las carencias afectivas al comienzo de la vida son la principal causa de esa violencia. Los estudios que hizo J. Prescott4, a 49 grupos humanos de todo el mundo, mostraron que aquellos grupos poco afectivos con sus niños y sus niñas, y con muy poco contacto piel a piel, presentaban altos niveles de violencia en la edad adulta. Sin embargo, la agresividad era casi nula entre los pueblos que mantenían un contacto muy estrecho con sus criaturas.

Prescott sostiene que a través del contacto físico y emocional con la madre, se produce una asociación neuronal que quedará registrada en los circuitos del bienestar, y cuando no se toca y no se rodea de afecto a las criaturas, los sistemas cerebrales del placer no se desarrollan.. Las consecuencias tienen una repercusión social y una cultura basada en el egocentrismo, la violencia y el autoritarismo.

Numerosos científicos coinciden con Prescott, Wilhelm Reich, Ahsley Montagu, Michel Odent, . Nils Berman, Debra Niehoff, Martin H. Teicher, James McKenna, Casilda Rodrigáñez, entre otros, llegan a las mismas conclusiones, las vivencias prenatales influyen en el comportamiento, modelan la arquitectura neuronal que marcará la personalidad del adulto y son decisivas para crear una cultura de paz. Y demuestran que la criatura que en los primeros meses es acariciada, abrazada, reconfortada y hablada con dulzura, aprende a acariciar, abrazar a reconfortar y a hablar con dulzura, aprende a amar a otros.

No es casual que en el Reino Unido se haya aprobado en el año 2014 y por unanimidad política una iniciativa parlamentaria conocida como «Los 1001 Primeros Días», con la finalidad de proteger y favorecer los cuidados y experiencias de los niños y las niñas durante sus primeros 1001 días, es decir, desde la concepción hasta la edad de dos años. Demuestra la repercusión individual y social que tiene el cuidado del comienzo de la vida.

El costo de no tratar adecuadamente la salud mental perinatal y el maltrato infantil – ambos estrechamente vinculados y evitables. Se ha estimado en 23 billones £, cada año. Esto es equivalente a más de dos tercios del Presupuesto anual para la Defensa.

Alrededor del 26% de los bebés (198.000) en el Reino Unido se calcula que viven dentro de la situación familiar compleja, de riesgo con problemas como el abuso de sustancias, enfermedad mental o violencia doméstica. Y el 36% de revisiones de casos graves implican un bebé menor de un año de edad.

4 http://www.violence.de/prescott/bulletin/article-es.html

  • Eres docente y coordinadora de cursos de formación sobre lactancia materna en hospitales y Colegios de Enfermería. ¿Qué mensaje te gustaría transmitir a los profesionales de la salud? ¿Qué retos tenemos por delante?

Lo fui sólo durante los inicios, han pasado ya más de veinte años desde que colaboramos en la organización del primer curso de lactancia materna que se celebró en el colegio de Enfermería en Zaragoza. Fue una etapa apasionante porque había que transmutar una cierta resistencia por parte de algunos sectores que tenían cierto temor ante el impulso de las madres, sin embargo fue posible mantener armonía, respeto y colaboración que han sido los pilares de la asociación vía láctea en su relación con los profesionales.

Ahora después de tantos años y de haber escrito sobre estudios en investigaciones científicas sobre lactancia materna quiero resaltar lo que me parece más importante. Las grandes conocedoras del arte de lactar y amamantar son las criaturas que saben lo que tienen que hacer sin haber hecho ningún curso de lactancia y nada más nacer. Eso sí, para que sigan su instinto necesitan que no se las interfiera.

Hasta que no se observó a la criatura y se escuchó a las madres se estuvo dando recomendaciones erróneas como aquella que decía que había que amamantar cada tres horas y unos minutos de cada lado.

Afortunadamente eso ya se ha subsanado. Y han sido necesarios muchos estudios para devolver a las madres y a las criaturas lo que se las arrebató en nombre de la ciencia y que sin embargo escondía el mayor experimento que se ha realizado con el ser humano por un fin puramente mercantilista que carecía de todo criterio científico, separando a madres y criaturas.

Siempre me gusta recordar para que no olvidemos el origen de este experimento atroz que ha sido la imposición mercantilista de la lactancia artificial que la leche artificial se empezó a fabricar en 1867, con el fin de dar salida a un excedente en la producción de la leche de vaca. La idea fue de Henri Nestlé, comerciante suizo de origen alemán, que combinó azúcar, y harina cocinada con malta a la que solo debía agregarse agua.

Nestlé, descubrió la rentabilidad económica que tenía pues los costes de producción eran bajos. Presentaba su producto como «tan correcto científicamente que no deja nada que desear» y aseguraba «las propias madres harán publicidad por mí». Queda mucho por recuperar.

Se han dedicado décadas para favorecer la lactancia materna y harán falta otras tantas para recuperar el parto normal y fisiológico y la crianza. Mientras sigamos con un permiso de maternidad tan escaso es que no hemos comprendido la importancia de los cuidados al comienzo de la vida.

A los profesionales de la salud me gustaría darles las gracias, especialmente a las y los más rebeldes que cada día trabajan por cambiar las cosas, a quienes arriesgan y se saltan protocolos por estar más en sintonía con las personas enfermas. Tiene mucho mérito haber estudiado tanto con la intención de ayudar a las demás personas y luego enfrentarse a las grandes contradicciones que se viven en la práctica de los centros sanitarios que tienen una gran resistencia ante los cambios. Es admirable su fortaleza.

  • Me gustaría que nos hablaras de la inteligencia de la vida expresada como homeostasis y salud. Lo macro y lo micro.

No tenemos una respuesta para estas preguntas:

-¿Cómo sabe la célula lo que tiene que hacer?

-¿Cómo es posible a partir de una célula se desarrolle un ser humano?

-¿Cómo es posible que se mantenga la temperatura constante de nuestro organismo o el Ph?

-¿Cómo crece y se renuevan las células, el cuerpo?

-¿Cómo se adapta el cuerpo a situaciones que antes no ha estado?

-¿Dónde está esa información?

Según la hipótesis revolucionaria del bioquímico británico, Ruper Sheldrake, que experimentó una gran transformación después de vivir en un ashram en India. Las especies animales, vegetales o minerales y organismos desde las moléculas y organismos hasta sociedades e incluso galaxias enteras, están conformadas por los campos mórficos o de información que son sistemas de control que organizan y mantienen la forma del cuerpo, ayudan a recuperarse de las lesiones o enfermedades.

Sheldrake usa un ejemplo para explicar su teoría. Con lo que sucede en sucesivas cristalizaciones en un laboratorio, la primera necesita más tiempo para realizarse y cada vez que se repite el tiempo se acorta, aunque se haga el experimento en lugares muy alejados.

Sheldrake lo explica diciendo que las mismas moléculas, “aprendieron” gracias al campo de energía. Y este cambio en el tiempo de cristalización genera graves complicaciones en los laboratorios farmacéuticos.

Lo que se aprende o se hace en un lugar de la tierra, influye energéticamente en otros lugares. Es una energía invisible, el Misterio, trabajando de un modo que aún no podemos comprender del todo.

  • Los colores, las formas, la espiral tan presente en la naturaleza ¿Nos ayudan a comprender la vida?

Las espirales son consustanciales con la vida misma. Todo gira en el universo. En espiral se mueven las galaxias, los vórtices en el agua, en la tierra, los huracanes, las moléculas en las plantas, flores y frutos.

En nuestro organismo, desde el nivel molecular, proteínas, el ADN que es una espiral que está en movimiento, en los microtúbulos celulares, en los vasos sanguíneos, en el corazón que es una doble hélice y la electricidad que entra por los ventrículos, crea un campo magnético en espiral y afecta a cada molécula del ADN, es una resonancia entre el corazón y el ADN. Es decir, según sentimos así se comporta nuestro ADN.

Los colores es también una forma de comunicación entre los seres vivos.

  • ¿Qué tienen en común la ecología de la vida, espiritualidad y humanismo?

Todo y uno de los libros que mejor han profundizado en esta correlación es la revolucionaria obra de Edward Goldsmith, El Tao de la Ecología.

No es posible aproximarse a la vida ni buscar modelos para interpretarla si se parte de una negación de la espiritualidad y el humanismo.

  • Las investigaciones más recientes sobre epigenética, efecto placebo, o mindfulness, entre otros, están aportando un mayor conocimiento y comprensión sobre los mecanismos que ponen en marcha la capacidad curativa y regenerativa del organismo. Hace 30 años era magia, hoy es ciencia. ¿Evolucionamos hacia una verdadera ciencia con mayor consciencia?

Estoy absolutamente convencía de ello y cada vez son más las pruebas y las personas de referencia.

  • Como continuación a la pregunta anterior, es cierto que necesitamos encontrar los métodos, las herramientas y el lenguaje apropiados para demostrar científicamente algunas terapias y tratamientos naturales/complementarios que hasta ahora se sustentan en la evidencia experiencial. Sin embargo, en España estamos viviendo una etapa de oscurantismo y retroceso que niega cualquier evidencia científica o empírica y que bloquea el avance e investigación al respecto.

En España se ha pretendido prohibir terapias y tratamientos que están permitidos y valorados en Europa. Es un insulto a nuestra inteligencia que pretendan asustarnos para impedir que se conozcan otras formas de sanación y curación.

Antes comentaba hasta qué punto estamos sufriendo las consecuencias de tener como referente para interpretar la vida un modelo materialista, mecanicista reduccionista, la medicina occidental se ha centrado en el cuerpo físico pero también tenemos un cuerpo energético electromagnético que nos envuelve, son ondas y frecuencias.

Citando palabras del doctor Manel Ballester, cardiólogo profesor de la universidad de Lérida.

Según el paradigma «einsteiniano» de la medicina vibracional, el ser humano sería como un organismo multidimensional constituido de sistemas físico/celulares en interacción dinámica con unos campos de energía complejos que funcionan como reguladores. La medicina vibracional intenta curar las enfermedades manipulando estos campos de energías sutiles, por el procedimiento de aportar energía al cuerpo, en vez de manipular sus células y sus órganos con productos químicos o con el bisturí.

Manel Ballester Rodés. Eminente cardiólogo, Jefe de la Unidad de Cardiología del Hospital Arnau de Vilanova de Lleida y Catedrático de Medicina en la Universidad de Lleida, empezó a cuestionarse las bases científico-médicas actuales a raíz de las increíbles experiencias que contaban sus pacientes tras haber sufrido un paro cardiaco con muerte temporal, comenzó entonces sus investigaciones y llegó a conclusiones y resultados sorprendentes poniendo en práctica en consulta privada la medicina energética en personas con graves problemas de salud como los mencionados anteriormente.

UNA VISIÓN ENERGÉTICA DE LA MEDICINA. PRIMERA PARTE. Disponible AQUÍ.

UNA VISIÓN ENERGÉTICA DE LA MEDICINA. SEGUNDA PARTE. Disponible AQUÍ.

Es la propia ciencia la que desmonta al viejo paradigma materialista y una de las causas por las que resulta tan difícil comprender el comportamiento de los niveles, energético y de la información es la falta formación en Biofísica en los científicos de las ciencias de la salud.

Falta formación en física moderna, biofísica y actualización en ciencia, se vive anclados en dogmas y opiniones olvidando la observación y los hechos. Esa etapa de oscurantismo efectivamente está orquestada por grupos de control y poder que generan toda esa confusión para impedir que aflore la autenticidad y así seguir con su hegemonía.

Sin embargo por mucho que sigan enredando y contaminando no van a conseguir parar este despertar. Soy optimista al respecto porque tenemos el poder de decidir y cada vez somos más, por eso se ha orquestado esta campaña atemorizadora que mezcla y confunde temas.

  • Háblanos de tu evolución personal: del enfoque de la biología clásica hacia una nueva biología. ¿Qué factores fueron clave en ese proceso?

Ha sido mi propia biografía la que me ha facilitado esa transformación.

Nacer en un pueblo de la sierra, criarme entre vacas.

Experimentar personalmente el poder autorregulador de mi cuerpo cuando he estado enferma, la vis natura medicatrix que gracias al Dr. Pablo Saz pude comprobar en mi proceso de curación cuando he estado enferma.

Gozar de partos libres en los nacimientos de mis criaturas, en un hábitat que nos facilitaba el funcionamiento fisiológico del proceso, naturalmente en mi propio hogar, acompañada de una matrona que confiaba en la capacidad de las mujeres para parir y de las criaturas para nacer, mi querida amiga Carmen Pascual. Amamantar por años.

Conocer la obra de Casilda Rodrigañez y la de Máximo Sandín.

La vida me ha regalado experiencias para aprender y experimentar en mi misma que la base teórica de la vieja biología dogmática se está desmoronando y por desgracia sus aplicaciones prácticas siguen estando presentes.

  • ¿Cuál es el aprendizaje tras toda una vida dedicada a la educación?

Voy a responder con cuatro palabras, gratitud, conexión, compromiso y rebeldía.

Si volviera a empezar, volvería a dedicarme a la docencia.

Y en mi libro: El Instituto. Huellas y semillas, he escrito mucho más sobre ese aprendizaje. En breve estará el audio de todos los capítulos que se podrá escuchar gratis, en el blog: https://mariajesusblazquez.wordpress.com/

  • ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

Disfrutando de lo sencillo y lo cotidiano de la vida doméstica y del aprendizaje de los cuidados a mi madre y la familia. En una etapa de aquietamiento después de tantos años de activismo. Pinto cuadros, escribo y vivo en contacto con la naturaleza.

  • Pensando en el estudio de la vida ¿Qué te sigue sorprendiendo y maravillando?

Que en lo más sencillo está la complejidad y el misterio de la vida.

Observar y contemplar es el mayor deleite para sumergirse en el misterio de la vida.

Una flor de pensamiento que se recupera después de estar cubierta de nieve.

El ir y venir de los pájaros, gorriones, petirrojos, colirrojos y carboneros que picotean las olivas que están en el suelo.

La biografía de las semillas desde su alojamiento en los semilleros, el traslado de las plántulas al huerto, su crecimiento, su llegada a la cocina para cocinarlos.

Las yemas y los brotes de los rosales y de los árboles que están arropaditas y abultadas avisando que llegará la primavera.

Contemplar a mis gatos cuando se acurrucan los tres juntos.

Y seguir leyendo libros y artículos inspiradores de rebeldía. Como el libro que estoy leyendo ahora sobre Whilhem Reich que ha escrito Jesús García Blanca. Lo recomiendo. Los biones, el orgón…¡Lo que nos queda todavía por descubrir!

  • ¿Deseas compartir algo más con nosotros?

Mi agradecimiento por haberme entrevistado.

* * * 

Photo by JM Solé

 

Querida María Jesús:

¡Es un honor darte la Bienvenida a la familia del blog! Gracias por tu entrega y generosidad. Por tu cariño y cercanía durante las conversaciones que forjaron la entrevista y por todo el conocimiento que transmites con tanta belleza y sencillez.

Tu testimonio, cuajado de valores sólidos, auténticos y perdurables, nutre el Alma,  deja huella y sin lugar a dudas, sembrará semillas de luz y discernimiento.

Gracias también por la pasión y el amor que rezuman tus palabras…; por mostrarnos un soplo de tu Espíritu…

Recibe un abrazo enorme repleto de buenos deseos,

Elena Lorente Guerrero

 

 

 

La ruta de la Luz

“Creo que el Universo es una Evolución.
Creo que la Evolución se dirige hacia el Espíritu.
Creo que el Espíritu desemboca en lo Personal.
Creo que lo Personal supremo es el Cristo-Universal”.

– Pierre Teilhard de Chardin –

 

Queridos Amigos:

Hemos dejado atrás el día más corto y más oscuro del año con su noche más larga para, una vez más, re-nacer en la Luz. 

Pero la Luz no es un destino.  Vivir en la Luz es una elección, un punto de partida, y un camino. Una senda de consciencia y responsabilidad para desarrollar nuestro máximo potencial;  para crecer y evolucionar en sabiduría, bondad y amor.

Ser generosos, ser agradecidos y ponernos al servicio de los demás son los instrumentos que mejor nos guiarán para permanecer serenos, centrados, orientados y atentos en la ruta de la Luz.

Vivir en la luz es aprender a dar con el corazón entregado y sin condiciones. Dando sin que deje rastro en nuestra memoria, sin esperar reconocimiento, recompensa ni premio.

Vivir en la Luz es también aprender a recibir con el corazón humilde y abierto. Presto a esculpir los dones que nos son dados para así tener siempre la oportunidad de RE-COR-DAR con gratitud.

Cierto es que avanzando en la ruta de la Luz también nos asaltan las sombras, las dudas, los temores, las incertidumbres que sutil e insidiosamente llegan a sofocar y a ensordecer la comunicación con nuestra Alma.

Todo en la naturaleza tiene su forma, su geometría, su estructura y su función. Un patrón armónico que hace que todo encaje y fluya de manera precisa y perfecta.

Las Esencias florales de Bach nos aportan luz cuando nos asaltan las sombras. Son amplificadores de consciencia; actúan por resonancia empática facilitándonos el proceso de re-cor-dar lo que somos, en Esencia. De este modo, nuestra personalidad, nuestro Espíritu y nuestra Alma vuelven a vibrar en sintonía, en armonía, en la Luz…

Os dejo esta magnífica conferencia de Julian Barnard sobre la geometría oculta de las flores. Disponible AQUÍ.

Tal como afirma J.Barnard, para poder ver necesitamos desarrollar una nueva forma de mirar…

* * * 

Que viváis un 2018 luminoso y pleno,

Elena Lorente Guerrero

 

Besos que curan

De tots els Colors- Bringing Colour to NursingQueridos Amigos:

El turno de ayer fue de esos en los que nada más empezar todo se va complicando y sabes por experiencia que será una mañana agotadora. Así que ya de entrada nos organizamos para poder multiplicarnos y nos pusimos en marcha.

Antes de media mañana la vida me sorprendió con un precioso milagro, de esos que por auténticos ocurren en la máxima privacidad y discreción y te abrasan el Alma.

¿Os acordáis de Elisabeth? Estupenda e inteligente mujer a la que una forma poco habitual de demencia cerró con llave la capacidad de expresarse. Desde aquella vez que os hablé de ella las cosas han cambiado, su proceso ha avanzado mucho y la fragilidad a todos los niveles es más que palpable. Estamos en una recta final que empezó hace varios meses y en la que todavía no se ve con claridad la línea del horizonte.

Me encanta cuidarla, es un tú a tú que transcurre entre su silencio y mis palabras, y en sus cada vez más excepcionales momentos en los que en medio del laberinto de la demencia, su cuerpo, su mente y su espíritu se encuentran, se ensamblan, y sabes con certeza que Elisabeth está presente, aquí y ahora.

No me canso de repetir que en las personas con alguna forma de demencia la mente puede estar muy lejos, pero el espíritu está siempre presente. Así que además de cuidar esa realidad, tenemos que estar muy atentos porque los milagros ocurren de repente, sin previo aviso.

Ayer cuando entré a darle los buenos días Elisabeth estaba ya despierta, había un brillo diferente en su mirada y algo muy parecido a un intento de sonrisa después de tantos meses, que ya no recuerdo ni cuándo fue la última vez.

Le di el desayuno, la disfagia sólo le permite beber batidos o líquidos con un espesante tan útil como poco apetecible. Tomó su café y el batido de plátano mientras le decía con una sonrisa que ya estaba bien de tanta cama! que íbamos a escoger una ropa bien cómoda para pasar el resto de la mañana en la sala de estar, acompañada.

Como a Elisabeth le encanta la música clásica y a mí también me hacía mucha falta… pusimos música y la habitación se llenó de una vibración agradable, suave y alegre. En ese momento Elisabeth ya estaba sentada en la cama, a punto para ser movilizada con la grúa para ayudarla con la higiene personal. Estando frente a ella empezó a acariciarme el brazo derecho, pero no como lo hace habitualmente en un gesto nada preciso y repetitivo, esta vez estaba acariciando mi antebrazo de arriba abajo con dulzura y precisión. La miré a los ojos, me devolvió la mirada y supe que Elisabeth estaba allí, presente, toda entera. Le di las gracias en inglés repetidas veces, y le dije un ¡GUAPA! en castellano que entiende perfectamente,  me la comí a besos. Al retirarme y volver a mirarla noté que había algo más.

-¿Quieres decirme algo? Le pregunté

Ninguna respuesta, sin embargo había urgencia en su mirada

¿Quieres darme un beso?

Yes

Un SI suave, muy flojito, perfecto. Un monosílabo que es una apuesta por el amor, por la gratitud y por la vida después de meses de silencio, al menos conmigo. Acerqué mi mejilla a sus labios y sentí su beso suave, preciso, perfecto.

Sólo puede sentarme a su lado y abrazarla contra mi pecho, me puse a llorar de pura felicidad y gratitud, Elisabeth sonreía.

Le di las gracias entre lágrimas y le dije: sabes que te quiero ¿verdad?

Nuestra profesión tiene estos momentos únicos, preciosos en los que sencillamente dos seres humanos nos encontramos, nos reconocemos como iguales, y conectamos corazón con corazón.

Ayer Elisabeth cuidó de mi haciendo brillar el sol en una mañana de tormenta. ¡GRACIAS!

Abrazos y feliz día,

Elena Lorente Guerrero

LA CURACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE EDWARD BACH. (VIII), último capítulo.

Obras completas del Doctor Edward Bach.

 

CÚRESE USTED MISMO

(Publicado por C.W.Daniel Co., 1931)

Una explicación de la causa real y de la curación de la enfermedad.

Capítulo ocho

“De este modo, vemos que nuestra victoria sobre la enfermedad depende principalmente de lo siguiente:

  • Primero, tener conciencia de la divinidad que hay en nuestra naturaleza y de nuestro consiguiente poder para sobreponernos a todo lo que es erróneo.
  • Segundo, saber que la causa básica de la enfermedad obedece a la desarmonía entre la personalidad y el alma.
  • Tercero, hay que tener la voluntad y la capacidad para descubrir el defecto que causa semejante conflicto.
  • En cuarto lugar: hay que suprimir ese defecto desarrollando la virtud opuesta.

El deber del arte de la curación consistirá en ayudarnos a alcanzar el conocimiento necesario y en proporcionarnos los medios para superar nuestras enfermedades, y además, en administrarnos los remedios que fortalecerán nuestros cuerpos físicos y mentales, y nos den mayores probabilidades de éxito. Entonces sí estaremos en disposición de tratar la enfermedad en su base con esperanza de éxito.

La escuela médica del futuro no se interesará particularmente por los resultados finales y consecuencias de la enfermedad, ni les dará tanta importancia a las actuales lecciones físicas, ni se administrará drogas y productos químicos para paliar simplemente los síntomas, sino que , conocedora de la verdadera causa de la enfermedad y consciente de que los resultados físicos obvios son meramente secundarios, concentrará sus esfuerzos en aportar esa armonía entre cuerpo, mente y alma que conlleva el alivio y la curación de la enfermedad. Y en los casos en que se emprenda lo bastante pronto la corrección de la mente, se evitará la enfermedad inminente.

Entre los tipos de remedios que se utilizarán, estarán los que se obtienen de las plantas, y las plantas más hermosas que se encuentran en la botica de la naturaleza, plantas enriquecidas divinamente con cualidades curativas para el cuerpo y la mente del hombre.

Por nuestra parte, debemos practicar la paz, la armonía, la individualidad y la firmeza del propósito y desarrollar progresivamente el conocimiento de que en esencia somos de origen divino, y por tanto tenemos en nuestro interior, esperando a que los desarrollemos, como haremos con toda seguridad en tiempos venideros, el poder de alcanzar la perfección.

Y esta realidad crecerá en nosotros hasta que se convierta en el rasgo más destacado de nuestra existencia. Debemos practicar firmemente la paz, imaginando que nuestras mentes son como lagos que siempre hay que mantener mansos, sin olas, ni siquiera ondas que perturben su tranquilidad, y gradualmente desarrollar ese estado  de paz hasta que ningún avatar de la vida, ninguna circunstancia, ninguna otra personalidad pueda bajo ningún pretexto estremecer la superficie del lago o fomentar en nosotros sentimientos de irritabilidad, tristeza o duda.

Nos ayudará materialmente el aislarnos unos momentos todos los días para pensar tranquilamente en la belleza de la paz y en los beneficios de la calma, y darnos cuenta de que no será con prisa ni preocupaciones como mejor lo realizaremos, sino con calma, tranquilidad y sosiego en la acción: así seremos más eficientes en todo cuanto emprendamos.

Armonizar nuestra conducta en esta vida de acuerdo con los deseos de nuestra propia alma, y permanecer en un estado de paz tal que las tribulaciones y preocupaciones del mundo nos dejen impasibles es algo muy importante, y lograrlo nos da esa paz que trasciende la comprensión; y aunque al principio nos parezca un sueño fuera de nuestro alcance, con paciencia y perseverancia estará al alcance de todos nosotros.

No se nos pide en absoluto que seamos santos o mártires, o personas de renombre; a casi todos nosotros se nos reservan trabajos menos vistosos; pero se espera de nosotros que entendamos las alegrías y las aventuras de la vida, cumpliendo con agrado la parcela de trabajo particular que nuestra divinidad nos ha reservado.

Para todos los enfermos, la paz mental y la armonía con el alma son las mayores ayudas para la curación. La medicina y la enfermería del futuro prestarán mayor atención al desarrollo de esto en el paciente de lo que lo hacen hoy, cuando, incapaces de juzgar los progresos de un caso más que por medios científicos materialistas, piensan más en tomar la temperatura con frecuencia y en prestar otras atenciones que interrumpen, más que promueven, el descanso tranquilo y la relajación del cuerpo y la mente, que tan esenciales son para la curación.

No cabe duda de que al parecer los menores síntomas del mal, en cualquier caso, si logramos estar unas horas completamente relajados y en armonía con nuestro yo superior, se abortará la enfermedad. (…)

Nuestra visión de la vida depende de lo cerca que se entre la personalidad del alma. Cuanto más íntima sea la unión, mayor será la armonía y la paz, y más claramente brillará la luz de la verdad y la radiante felicidad que pertenece a los más elevados dominios; ambas nos mantendrán firmes y sin desmayos ante las dificultades y temores del mundo, pues tienen su fundamento en la verdad eterna de Dios.

El conocimiento de la verdad también nos da la certeza de que, por trágicos que parezcan los acontecimientos del mundo, forman una mera etapa temporal en la evolución del hombre, y que incluso la enfermedad es en sí beneficiosa y obra bajo el imperio de ciertas leyes destinadas a producir un bien final con la presión que ejercen sobre nosotros impulsándonos hacia la perfección.

Aquellos  que saben esto no pueden verse afectados, ni deprimidos, ni desconsolados por aquellos hechos que tanto pesan sobre los demás, y toda incertidumbre, miedo y desesperanza desaparecen para siempre. Con sólo que podamos estar en comunión constante con nuestra alma, el mundo será un lugar de alegría y nadie podrá ejercer sobre nosotros una influencia adversa.

No se nos permite ver la magnitud de nuestra divinidad, ni darnos cuenta del alcance de nuestro destino, ni del glorioso futuro que se abre ante nosotros; pues si así fuera, la vida no sería una prueba y no comportaría esfuerzo ni mérito. Nuestra virutd consiste en que nos olvidemos en gran medida de todas esas cosas hermosas y, sin embargo, tengamos fe y ánimo para vivir bien y enfrentarnos a las dificultades terrenales. Sin embargo, por comunión con nuestro yo superior, podemos mantener esa armonía que nos permite superar todas las oposiciones mundanales y caminar por el recto camino de nuestro destino, sin que nos desvíen de él malas influencias.

Luego debemos desarrollar la individualidad y liberarnos de todas las influencias del mundo, para que, obedeciendo únicamente los dictados de nuestra alma y sin dejarnos conmover por las circunstancias o por otras personas, nos convirtamos en nuestros propios amos gobernando el timón de nuestra barca por los encrespados mares de la vida sin abandonar la barra de la rectitud y sin dejar el timón del barco en manos ajenas. Tenemos que conquistar nuestra libertad absoluta y completamente, de forma que cuanto hagamos, todas y cada una de nuestras acciones – incluso todos y cada uno de nuestros pensamientos -, tenga su origen en nosotros mismos, permitiéndonos de ese modo vivir y darnos libremente por decisión nuestra, y sólo nuestra.

Nuestra mayor dificultad en este sentido estriba en nuestros allegados en esta época en la que el miedo a los convencionalismos y a los falsos modelos de vida y de deber se nos presentan de modo tan atractivo. Pero debemos enaltecer nuestro ánimo, que a muchos puede bastarnos para enfrentarnos con las cosas aparentemente más importantes de la vida, pero que nos fallará con las pruebas más íntimas.

Tenemos que poder determinar impersonalmente lo bueno y lo malo, y actuar sin miedo en presencia de un familiar o un amigo. ¡Cuántos de nosotros son héroes en el mundo externo y cobardes en casa! Por sutiles que sean los medios que tratan de apartarnos de cumplir nuestro destino, el pretexto del amor y el afecto, o un equivocado sentido del deber, métodos que nos esclavizan  y nos mantienen prisioneros de los deseos y exigencias de los demás, debemos rechazarlos suavemente.

La voz de nuestra alma y sólo esa voz,  habrá de indicarnos cuál es nuestro deber, sin que nos absorban los que nos rodean. Hay que desarrollar al máximo la individualidad, y tenemos que aprender a andar por la vida sin fiarnos más que de nuestra alma como consejera y auxiliadora, aprender a aferrarnos a nuestra libertad con ambas manos y sumergirnos en el mundo para adquirir todas las particularidades posibles de conocimiento y experiencia.

Al mismo tiempo, tenemos que estar en guardia para permitir que cada uno ejerza su libertad sin esperar nada de los demás sino, al contrario, estando siempre dispuestos a tender una mano para ayudarles en los momentos de necesidad y dificultad. Así, toda personalidad con la que nos encontremos en esta vida, ya sea madre, marido, hijo, desconocido o amigo, se convierte en compañero de viaje, y cualquiera de ellos puede ser más grande o más pequeño que nosotros en cuanto a desarrollo espiritual; pero todos somos miembros de una fraternidad común y parte de una gran comunidad de embarcados en el mismo viaje y con la misma meta gloriosa final. (…)

Ningún pensamiento sobre errores pasados debe deprimirnos; ya han pasado y terminaron, y el conocimiento así adquirido nos ayudará a no repetirlos. (…)

Hay que desechar el miedo; no debería existir nunca en la mente humana, y sólo es posible cuando perdemos de vista nuestra divinidad. (…) El desarrollo del amor nos lleva a darnos cuenta de la unidad, de la verdad de que todos y cada uno de nosotros pertenecemos a una gran creación.

La causa de todas nuestras tribulaciones es el egoísmo y el aislamiento, y éstos desaparecen cuando el amor y el conocimiento de la gran unidad pasan a formar parte de nuestra naturaleza. El universo  es Dios hecho objeto; al nacer el universo, renace Dios; cuando perece, Dios evoluciona aún más. Así ocurre con el ser humano; su cuerpo es él mismo externalizado, es una manifestación objetiva de su naturaleza interna; es la expresión de í mismo, la materialización de las cualidades de su conciencia. (…)

No hay atajo para la humanidad. Hay que conocer la verdad, y el ser humano debe unirse con el esquema de amor infinito de su creador. Y así llegaremos, hermanos y hermanas, al glorioso resplandor del conocimiento de nuestra divinidad y empezaremos a trabajar firme y resueltamente para cumplir el gran designio de ser felices y comunicar la felicidad. (…)”

* * *

Queridos Lectores:

Si algo caracteriza la obra de Bach es su insistencia en la sencillez; todo en la naturaleza es sencillo y por tanto, también los caminos hacia la curación deben serlo. Sin embargo,  no debemos confundir sencillez con simplicidad, o con comodidad. Sus propuestas implican un deseo sincero de crecimiento personal y espiritual.

Bach habla de hermanos mayores y hermanos menores refiriéndose a que todos somos al mismo tiempo alumnos y maestros en el gran aprendizaje del amor incondicional. Es primordial aportar luz donde hay sombra, conocimiento donde hay ignorancia, sabiduría donde hay error. El concepto de separación que impera en el mundo y que es la base del egoísmo en todas sus manifestaciones, y semilla del temor, nos lleva a actuar inconscientemente.

Edward Bach educa a través de sus palabras y a través de la luz que aportan los remedios florales. Cada vez que una persona toma el remedio o remedios florales  que en ese momento precisa, experimenta en su interior una transformación sutil, suave y poderosa, siente que algo ha cambiado para siempre. Los remedios florales aportan luz, conocimiento, son un impulso para conectar con nuestro tejido trascendente y por tanto, nos ayudan a despertar la capacidad de mejorar nuestra propia vida y en consecuencia, la de los demás.

Gracias por seguir esta serie de capítulos que he ido compartiendo con vosotros con la intención de profundizar en Edward Bach y mantener vivo su legado. En un próximo post me adentraré en la idea que tenía Bach sobre la medicina y la enfermería del futuro, sobre su concepto de “hospital” y los tratamientos que lejos de anular la enfermedad, favorecen el restablecimiento de la salud.

“Sencillez, comprensión, compasión”

 

<De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero

LA CURACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE EDWARD BACH. (IV)

Obras completas del Doctor Edward Bach.


CÚRESE USTED MISMO

(Publicado por C.W.Daniel Co., 1931)

Una explicación de la causa real y de la curación de la enfermedad

Capítulo cuatro:

“De este modo vemos que no hay nada accidental en la enfermedad, ni en su tipo ni en la parte del cuerpo que es afectada; tal como otros resultados de la energía siguen la ley de causa y efecto. Algunas enfermedades pueden ser causadas por medios físicos directos, como aquéllas asociadas con ciertos venenos, accidentes y heridas, y grandes excesos; pero la enfermedad, en general, es debida a algunos errores básicos en nuestra constitución, como en los ejemplos ya citados.

Y así, una curación final y completa exige, no sólo el empleo de medios físicos, eligiendo siempre los mejores métodos que se conozcan en el arte de la curación, sino también el esfuerzo de eliminar cualquier defecto de nuestra naturaleza; porque en definitiva la curación viene del interior, del alma en sí, que con su benevolencia irradia armonía a través de la personalidad, cuando se le permite hacerlo.

Dado que hay una raíz principal en toda enfermedad, a saber egoísmo, también hay un método seguro y principal de aliviar todo sufrimiento: la conversión del egoísmo en dedicación a los demás. Con sólo desarrollar suficientemente la cualidad de olvidarnos de nosotros mismos en el amor y cuidado de los que nos rodean, disfrutando de la gloriosa aventura de adquirir conocimiento y ayudar a los demás, nuestros males y dolencias personales pronto llegará a su fin. Es la gran aspiración final: la pérdida de nuestros propios intereses en servicio  de la humanidad. No importa en qué estación de la vida nos haya colocado  nuestra divinidad. Ya tengamos un negocio o una profesión, ricos o pobres, monarcas o mendigos, a todos nos es posible llevar a cabo la tarea  en nuestras respectivas vocaciones y,  no obstante, llegar a ser verdaderas bendiciones para aquellos que nos rodean, comunicándoles el divino amor fraternal.

Pero la gran mayoría de nosotros tenemos mucho camino por recorrer antes de alcanzar este estado de perfección, aunque sorprende cuán rápidamente puede avanzar cualquier individuo si se esfuerza seriamente, probando así que no se confía de su pobre personalidad, sino que tiene fe implícita, que por el ejemplo y las enseñanzas de los grandes maestros del mundo es capaz de unirse con su propia alma, con la divinidad interior, y así todas las cosas son posibles. En muchos de nosotros hay uno o más defectos adversos que impiden particularmente nuestro avance, y es ese defecto, o defectos, los que debemos especialmente descubrir en nosotros, y mientras, trabajamos por desarrollar y extender el lado amoroso de nuestra naturaleza hacia el mundo, esforzándonos al mismo tiempo por borrar cualquier defecto en particular, llenando nuestra propia naturaleza con la virtud opuesta.

Al principio esto puede resultar un poco difícil, pero sólo al principio, pues es sorprendente lo rápido que crece una virtud auténticamente buscada, junto con el conocimiento de que con la ayuda de la divinidad interior, si perseveramos, el fracaso es imposible.

En el desarrollo del amor universal interior debemos aprender a darnos cuenta cada vez más que cada ser humano es hijo del Creador, que tiene en su interior la chispa divina,y que un día, y a su debido tiempo, alcanzará la perfección que todos anhelamos.

Por otra parte, la cuestión de la verdad o el error, del bien y el mal, es puramente relativa. Lo que está bien en la evolución natural del aborigen, estaría mal para el ser más ilustrado de nuestra civilización, y lo que para nosotros puede ser incluso un virtud, puede estar fuera de lugar, y ser incluso malo, en quien ha alcanzado la estapa del discipulado. Lo que nosotros denominamos erróneo o malo es en realidad bueno en otro lugar,  y por tanto algo puramente relativo. Recordemos también que el mismo patrón de idealismo es también relativo.

Por ello  hemos de tener compasión y caridad por los demás porque nos queda por recorrer aún un largo camino para alcanzar el nivel de nuestros hermanos mayores cuya luz brilla a través del mundo en todas las épocas. (…) Cuán infinitamente más deberíamos reconocer nuestra propia fragilidad, humildemente, ante el gran Arquitecto del universo!

Si la crueldad o el odio cierran paso a nuestro progreso, recordemos que el amor es el fundamento de la creación, que en cada alma viviente hay algo bueno,  y que en los mejores de nosotros hay algo malo. Buscando lo bueno en los demás,  incluso en quienes primero nos ofendieron, aprenderemos a desarrrollar, aunque sólo sea un poco de compasión, y la esperanza de que puedan vislumbrar mejor camino; luego aparecerá el deseo de ayudarles a elevarse. La conquista final de todos se hará por medio del amor y la bondad, y cuando hayamos desarrollado suficientemente estas dos cualidades nada será capaz de asaltarnos, ya que estaremos llenos de compasión y no ofreceremos resistencia; pues, una vez más, por la misma ley de causa y efecto, la resistencia es la que nos perjudica.

Nuestro objetivo en la vida es seguir los dictados de nuestro yo superior sin dejarnos desviar por la influencia de los otros y esto sólo puede conseguirse siguiendo amablemente nuestra propia senda, pero al mismo tiempo sin interferir con la personalidad de otro o causar el menor perjuicio por cualquier método de odio o crueldad.

Debemos esforzarnos en aprender el amor por los demás, comenzando quizá con un individuo o incluso un animal, y dejar que este amor se desarrolle y extienda cada vez más, hasta que sus defectos opuestos desaparezcan automáticamente. El amor engendra amor, así como el odio engendra odio.

– La cura del egoísmo se efectúa dirigiendo a los demás el cuidado y la atención que dedicamos a nosotros mismos, aumentando así su bienestar hasta olvidarnos de nosotros mismos en el empeño. (…) no hay forma más segura de curar el egoísmo y los subsiguientes desórdenes que ese método.

– La inestabilidad puede ser erradicada desarrollando la autodeterminación, tomando decisiones y actuando con decisión en lugar de vacilar y dudar. Aunque en principio cometamos errores,  es mejor actuar que dejar perder las oportunidades por falta de decisión. La determinación no tardará en desarrollarse, el miedo a zambullirse en la vida desaparecerá, y las experiencias guiarán nuestra mente a efectuar juicios mejores.

– Para erradicar la ignorancia no debemos temer las experiencias, sino actuar con la mente despierta y los ojos y los oídos bien abiertos para captar toda partícula de conocimiento que se pueda obtener. Al mismo tiempo, debemos mantenernos flexibles de pensamiento para evitar que las ideas preconcebidas y los prejuicios formados nos priven de la oportunidad de obtener un conocimiento más amplio y más fresco. Debemos estar siempre dispuestos a expandir la mente y rechazar cualquier idea, por firmemente arraigada que esté, si una amplia experiencia nos muestra una verdad mejor.

– Al igual que el orgullo, la codicia es un gran obstáculo al progreso, y éstos deben ser eliminados sin contemplaciones. Los resultados de la codicia son bastante graves, porque conducen a interferir en el desarrollo anímico de nuestros semejantes. Debemos darnos cuenta de que cada ser está aquí para desarrollar su propia evolución de acuerdo a los dictados de su  alma, y sólo de su alma, y de que ninguno de nosotros debe hacer nada, salvo alentar a nuestro hermano en ese desarrollo. Debemos ayudarle a tener esperanza y, si está a nuestro alcance, aumentar su conocimiento y sus oportunidades de progreso en este mundo.

Así también nos gustaría que los otros nos ayudaran a ascender por el dificultuso y empinado sendero de montaña que es la vida,  así del mismo modo debemos estar siempre listos para tender una mano solidaria y brindar la experiencia de nuestros amplios conocimientos a un hermano más débil o más joven. Deberá ser una actitud similar a la del padre con el hijo, al maestro con el hombre, o del camarada al camarada, dando cuidados, amor y protección en la medida que se necesiten y sean beneficiosos, sin interferir nunca con la evolución natural de la personalidad, que sólo debe ser dictada por el alma.

Muchos de nosotros cuando éramos niños y en las primeras etapas de la vida, estábamos mucho más cerca de nuestra alma de lo que estamos años después, y tenemos entonces ideas más claras de nuestra función en la vida, de los esfuerzos que se esperan que hagamos y del carácter que debemos desarrollar. La razón para esto es que el materialismo y las circunstancias de nuestra época, y las personalidades con las que nos asociemos, nos alejan de la voz de nuestro ser superior y nos atan firmemente a los lugares comunes con su falta de ideales, todo lo cuál es evidente en esta civilización. Dejemos que los padres, el maestro, y los camaradas se afanen siempre por alentar el crecimiento del ser superior en aquellos sobre los cuales recaen el maravilloso privilegio y la oportunidad de ejercer su influencia, pero exijámosles que dejen en libertad a los demás, igual que ellos esperan recibir también esa libertad.

Así, de forma similar, busquemos los defectos de nuestra propia constitución y eliminémoslos desarrollando la virtud opuesta, suprimiendo así de nuestra naturaleza la causa del conflicto entre el alma y la personalidad, que es la primera causa básica  de la enfermedad. Esta acción, por si misma, si el paciente tiene confianza y fortaleza, brindará alivio, salud y alegría.

Tenemos que aprender a desarrollar nuestra individualidad de acuerdo a los dictados de nuestra alma sin temer a ningún ser humano y sin que nadie interfiera o nos disuada de desarrollar nuestra evolución, ni del cumplimiento de nuestras obligaciones y de suministrar ayuda a nuestros semejantes. Cuanto más avancemos, más grandes serán las bendiciones para todos aquellos que nos rodeen.

Tenemos que cuidarnos especialmente en nuestra ayuda a los demás, quienes quiera que éstos sean, de esar seguros de que el deseo de ayudarles procede de los dictados de nuestro ser interior y no de un falso sentido del deber impuesto por sugestión o por la influencia de una personalidad dominante.

Una de las tragedias que resultan de los convencionalismos modernos es de este tipo, y es imposible calcular las miles de vidas obstruidas, las muchas oportunidades  perdidas, la penas y el sufrimiento causados (…).  Pensemos en tantos hombres y mujeres a los que se ha impedido quizá hacer una gran obra en pro de la humanidad porque su personalidad fue atrapada por la influencia de un individuo del que no tuvieron valor de desapegarse; los niños que, desde edad muy temprana, sienten la llamada de una vocación y, sin embargo, por dificultades de las circunstancias, disuasión  de otros y debilidad de propósitos, se adentran en otra rama de la vida, en la que ni se sienten felices ni capaces de desarrollar su evolución como de otro modo podían haber hecho. Son sólo los dictados de nuestra cociencia los que pueden decirnos dónde está nuestro deber, con quién o con quiénes hemos de  servir; pero, en cualquier caso, hemos de obedecer sus mandatos hasta el máximo de nuestras capacidades.

Por último, no tengamos miedo de zambullirnos en la vida; estamos aquí para obtener experiencia y conocimiento, y poco aprenderemos si no enfrentamos las realidades y ponemos nuestro empeño. Esta experiencia puede obtenerse a la vuelta de cada esquina, y las verdades de la naturaleza y la humanidad pueden alcanzar la misma efectividad, o más quizá, en una casa de campo que entre el ruido y las prisas de una ciudad.”

* * *

Queridos Lectores:

Actualmente podemos encontrar flores de Bach fácilmente y en diferentes presentaciones. El hecho de que esté al alcance de todos de manera tan sencilla y accesible  favorece que  lleguen a todo el mundo, lo cual es muy positivo. Del mismo modo, es fácil caer en el error de banalizar unos remedios tan útiles y facilitadores de crecimiento interior,  y de salud.

Deseo que este acercamiento al pensamiento de Edward Bach amplie el horizonte de conocimiento más allá de los frascos y las flores…, y os acerque a la gran riqueza interior que podemos llegar a alcanzar.

Los tan mencionados ” aquí y ahora”, y el “conócete a ti mismo”, tienen sentido cuando están en relación con los demás, cuando nos ayudan a poner conciencia de nuestra libertad para decidir y por tanto, de nuestra huella y responsabilidad en el mundo, nuestro mundo más cercano, cotidiano e inmediato…


<Det tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.

LA CURACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE EDWARD BACH. (II)

Obras completas del Doctor Edward Bach.


CÚRESE USTED MISMO

(Publicado por C.W.Daniel Co., 1931)

Una explicación de la causa real y de la curación de la enfermedad

 

Capítulo dos:

Para conocer la naturaleza de la enfermedad hay que conocer ciertas verdades fundamentales.

La primera de ellas es que el hombre tiene un alma que es su ser real; un ser divino y todopoderoso, del cual el cuerpo, aunque templo terrenal del alma, no es sino un minúsculo reflejo: que nuestra alma, nuestro divino ser que reside en y alrededor de nosotros, fundamentó nuestras vidas tal como deseaba que se ordenasen, y siempre y cuando lo permitamos, incluso nos guía, protege y anima, vigilante y benéfico nos conduce siempre en la mejor dirección, pues él, nuestro yo superior, es una chispa del Todopoderoso, y por tanto invencible e inmortal.


El segundo principio es que nosotros, tal y como nos conocemos en este mundo, somos personalidades colocadas aquí con el propósito de obtener todo el conomimiento y la experiencia que pueda obtenerse a través de la existencia terrenal, para desarrollar las virtudes de que carecemos y borrar todo lo erróneo de nuestro interior, avanzando así hacia la perfección de nuestra naturaleza. El alma sabe qué ambiente y qué circunstancias son las mejores para realizar esto, y por tanto nos ha colocado en esa rama de la vida más adecuada a ese propósito.

 

Tercero, debemos advertir que el corto pasaje por esta vida, que conocemos como vida, pero que es un momento en el curso de nuestra evolución, como un día escolar es a una vida, y aunque podemos hoy ver y comprender ese día, nuestra intuición nos dice que ese nacimiento estaba infinitamente lejos de nuestro principio y nuestra muerte infinitamente lejos de nuestro final. Nuestras almas, lo que en realidad somos, son inmortales, y los cuerpos de los que somos conscientes son temporales, algo así como caballos que cabalgamos en una jornada, o como instrumentos que utilizamos para hacer un trabajo determinado.

 

Luego viene todavía un cuarto principio, que en cuanto nuestra alma y personalidad estén en armonía, todo será paz y alegría, felicidad y salud. El conflicto surge cuando nuestras personalidades se apartan del sendero trazado por el alma, o bien por nuestros deseos mundanales o la persuasión de alguien. El conflicto es la raíz de la enfermedad y la infelicidad. No importa cuál es nuestro trabajo en el mundo -limpiabotas o monarca, terrateniente o campesino, rico o pobre-, todo irá bien mientras lo realicemos de acuerdo a los dictados de nuestra alma; y podemos además descansar en la seguridad de que cualquiera que sea la estación de la vida en la que estemos colocados, principesca o inferior, ésta contiene las lecciones y experiencias necesarias para ese momento de nuestra evolución, y nos proporciona las mejores ventajas para el desarrollo de nosotros mismos.

 

El siguiente gran principio es la comprensión de la unidad de todas las cosas: el Creador de todas las cosas es el Amor, y todo aquello de lo que tenemos conciencia es en su infinito número de formas una manifestación de ese Amor, ya sea un planeta o un guijarro, una estrella o una gota de rocío, un hombre o o la forma de vida más inferior. Es posible obtener un destello de esta concepción visualizando a nuestro Creador como un gran sol deslumbrante lleno de benevolencia y amor, de cuyo centro irradian un infinito número de rayos en toda dirección, y que nosotros y todos los que somos conscientes, somos partículas al final de estos rayos, enviadas para obtener experiencia y conocimiento, pero que ulteriormente retornarán al gran centro. Y aunque cada rayo nos pueda parecer separado y distinto, es en realidad parte del gran sol central. La separación es imposible, pues tan pronto como un rayo de luz se escinde de su fuente deja de existir. Así podemos comprender un poco de la imposibilidad de separación, ya que aunque cada rayo puede tener su individualidad, es no obstante parte del gran poder creativo central. Así, cualquier acción contra nosotros mismos o contra otro afecta a la totalidad, pues al causar una imperfección en una parte, ésta se refleja en el todo, y cada partícula deberá ulteriormente hacerse perfecta.

 

Así pues, vemos aquí dos grandes errores fundamentales posibles: la disociación entre nuestra alma y nuestra personalidad, y la crueldad o el error de los otros, pues éste es un pecado contra la unidad. Cualquiera de estas dos cosas producen un conflicto que conduce a la enfermedad. El comprender dónde estamos cometiendo el error – que con frecuencia no sabemos ver – y una decidida voluntad de corregir la falta nos conducirá, no sólo a una vida de paz y alegría, sino también a la salud.

 

La enfermedad es en sí misma benéfica, y tiene por objeto devolver la personalidad a la voluntad divina del alma, y así vemos que se puede prevenir y evitar, ya que si podemos advertir por nosotros mismos los errores que cometemos, y corregirlos por medios espirituales y mentales, no habría necesidad de las dolorosas lecciones del sufrimiento. El divino poder nos brinda todas las oportunidades de enmendar nuestras sendas antes de que, como último recurso, se apliquen el dolor y el sufrimiento. Puede que no sean los errores de esta vida, de este día escolar, los que estamos combatiendo; y aunque en nuestras mentes físicas no tengamos conciencia de la razón de nuestro sufrimiento, que nos puede parecer cruel y sin razón, sin embargo nuestras almas – que somos nosotros – conocen todo el propósito y nos guiarán hacia lo que sea mejor para nosotros. Sin embargo, la comprensión y corrección de nuestros errores acortará nuestra enfermedad y nos devolverá hacia la salud.

El conocimiento del propósito de nuestra alma y la aceptación de ese conocimiento significa el alivio de nuestras penas  y dolencias terrenales, y nos deja en libertad para desarrollar nuestra evolución en la alegría y en la felicidad.

 

Hay dos grandes errores: primero, dejar de  honrar y obedecer los dictados de nuestra alma y, segundo, actuar contra la unidad.

Respecto al primero, hay que dejar de juzgar a los demás, pues lo que es bueno para uno es malo para otro. El comerciante que trabaja para montar un gran negocio no sólo hace para beneficio suyo sino de todos aquellos a los que emplea, obteniendo así conocimiento de la eficiencia, control y desarrollo de las virtudes asociadas con cada uno, necesariamente tendrá que utilizar cualidades y virtudes diferentes de las de una enfermera, que sacrifica su vida en el cuidado del enfermo y, sin embargo ambos, obedeciendo los dictados de sus almas, aprenden adecuadamente las cualidades necesarias para su evolución. Lo que importa es obedecer los dictados de nuestra alma, de nuestro ser superior, que conocemos a través de la conciencia, el instinto y la intuición.

 

Así pues, vemos que, por sus mismos principios y en su misma esencia, la enfermedad puede ser prevenida y curada, y es labor de los sanadores espirituales y los médicos dar, además de los remedios materiales, el conocimiento de los sufrimientos provocados por los errores de sus vidas, decir a sus enfermos cómo pueden erradicarse esos errores, conduciendo así al enfermo de retorno a la salud y la alegría.”

 

Queridos Lectores:

Gracias por leer con atención el segundo capítulo de “Cúrese a usted mismo”.  Es un texto que me acompaña, que leo con frecuencia y cada vez invariablemente, me emociona y despierta el mismo sentimiento de certeza y conexión.

Mucho de lo que Bach plantea no es nuevo; no lo es actualmente y no lo es para las personas que nos sentimos afines a esta línea de pensamiento y  conocimiento. Pero no olvidemos que lo que resulta obvio para muchos de nosotros, suena extraño e imposible para otros…

Los planteamientos que propone:  <el Amor, el respeto a la Unidad y el Autoconocimiento son imprescindibles para Sanar> son un idioma desconocido para algunas personas y puede despertar diferentes sentimientos y respuestas: curiosidad e interés, negación, resistencia o indiferencia, …

Es necesario respetar todas las opiniones y posicionamientos, mostrarnos convencidos en lugar de intentar convencer…, aportar evidencias y respetar la libertad de elección del otro. En cada uno de nosotros resuenan los códigos afines a nuestro momento  y circunstancia vital. Respetar, acompañar y Amar por encima de las diferencias,  ayuda a hacer visibles las similitudes,  a convivir con respeto y armonía.

En breve, contaremos con el testimonio de Vicent Guillem, Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Valencia. Vicent trabaja actualmente en el Servicio de Hematología y Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia como investigador en la determinación de la predisposición genética al cáncer y en su tiempo libre se dedica a la práctica del reiki con fines terapéuticos, de forma gratuita y totalmente desinteresada. Es autor también del libro “Las leyes Espirituales”.

En su entrevista  nos hablará de la conexión entre emociones y enfermedad, sobre el Amor y la importancia de trascender el egoismo para poder avanzar como seres humanos, como seres espirituales, para vivir con Felicidad y Salud.

Muchas gracias por vuestra atención, y hasta pronto!

Los mejores deseos de Salud para vosotros,

<De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.

Os recomiendo: http://www.lavanguardia.es/lacontra/20101229/54095622430/las-plantas-tienen-neuronas-son-seres-inteligentes.html