Entrevista a ENRIC BENITO, Coordinador del Programa de Cuidados Paliativos del Servicio de Salud de las Islas Baleares: “El cultivo de la presencia es lo que te permite estar junto al paciente de manera sabia y compasiva.”

Queridos Amigos:
Presentar a Enric Benito Oliver es como abrir la compuerta de una presa e intentar contener litros y más litros de conocimiento, sabiduría y experiencia en un recipiente.
 
Enric lleva muchos años en el mundo de la medicina. Se doctoró y especializó en Oncología, la ejerció durante la primera mitad de su vida llegando a ser un oncólogo destacado y reputado. Trabajó a pie de cama, investigó sobre el cáncer y publicó numerosos artículos en revistas científicas de alto impacto. En el ecuador de su vida algo en su interior se rompió, no era feliz.
 
Se adentró en la sombra por un tiempo e inició el viaje más importante de su vida, el viaje interior. Esa aventura le ayudó a comprender que durante años había estado sofocando el fuego que ardía en su corazón. Se reconcilió con ello y tuvo el coraje de reorientar su carrera, su vida. Abandonó la oncología y se sumergió de lleno en los cuidados paliativos.
 
Desde entonces, Enric ha ejercido como paliativista durante más de veinte años cuidando a pie de cama, investigando, publicando, llegando a ser de nuevo reconocido, reputado, un referente. Y por encima de todo, feliz.
* * *
  • ¿Qué distingue a los profesionales que mejor saben acompañar al ser humano que sufre?

Los profesionales que estando junto al enfermo disfrutan de su trabajo suelen estar bien conectados con ellos mismos.

Los profesionales que tienen un nivel elevado de conciencia pueden al mismo tiempo que se conmueven con el sufrimiento del que tienen delante, mantener una estabilidad personal y buscar formas de ayudar al que sufre. El cultivo de la presencia es lo que te permite estar junto al paciente de manera sabia y compasiva.

Las emociones se contagian; tú eres humano y sensible y percibes el malestar del paciente. Pero al mismo tiempo, si quieres ayudar debes ser capaz de mantener la ecuanimidad y la actitud compasiva buscando la manera de ayudarle. Y eso lo puedes hacer si estás muy bien anclado en lo que tú eres, en tu propia presencia y al mismo tiempo eres consciente de tus límites.

El cultivo de la presencia, ecuanimidad y compasión hoy sabemos que es posible a través la meditación, el silencio, la oración contemplativa.

  • Cuidarnos para poder cuidar bien es imprescindible.

Los médicos, las enfermeras, los psicólogos ya lo intuíamos, pero no habíamos puesto palabras para compartirlo. Ayudar a los demás te permite aprender mucho sobre la vida, aprenderás lo que no te puede enseñar ningún libro ni ningún profesor, aprenderás a un nivel personal, vivencial, experiencial y lo que aprendas te transformará. Los enfermos te abrirán su corazón y tu actitud respetuosa y compasiva te permitirá acercarte y ser espectador privilegiado de la intimidad de su vida, en un momento en que ante la realidad del sufrimiento se caen las mentiras y todo es verdad.

Cada persona a la que ayudes te dejará una huella y poco a poco ampliarás tu conciencia e iras madurando como persona. La relación de ayuda es uno de los caminos de crecimiento espiritual mas sólidos.

El reto es llevar estas vivencias al ámbito académico. Que esta realidad que compartimos los sanitarios que nos arriesgamos a acompañar el sufrimiento se reconozca en el medio “científico”. Algunos pioneros como Michael Kearney, formado en S. Christopher Hospice en Londres, actualmente en California ha publicado algunos artículos fundamentales sobre espiritualidad, sufrimiento, y relación de ayuda.

Poniendo énfasis en los factores que permiten a los profesionales que trabajamos con el sufrimiento aprovechar esta relación de ayuda para aprender, crecer y madurar, en lugar de agobiarnos o quemarnos.

Kearney propone un modelo según el cual, el nivel de autoconciencia del profesional (awareness) determina su satisfacción profesional y le previene de la fatiga de compasión y del burn out. Según este modelo el profesional con elevado nivel de conciencia es capaz de establecer una relación empática que denomina “exquisita” (integración de la compasión y la sabiduría) de modo que consigue una relación “sanadora” de la que ambos, el paciente y el profesional salen transformados.

  • Aprender a ser empáticos sigue siendo la gran asignatura pendiente.

Bueno, si alguien trata de ser empático por haber hecho un curso y aplica una empatía de libro, no sentida, y no tiene un nivel de conciencia que le permita gestionar las emociones que surgen de la relación de ayuda, las que se generan en el entorno del sufrimiento, si no es capaz de discernir entre la emociones del paciente y las propias, se contagia y tiene un sufrimiento “vicario”, de forma que acaba quemándose.

Cuando conocí el trabajo de Kearney, que coincidía con mi intuición, pensé: “¡Si hoy en día tenemos cantidad de herramientas para evaluar esta propuesta! vamos a ver si es verdad esta hipótesis que él plantea, hasta ahora no tenemos evidencia”.

Así el grupo de Espiritualidad de la SECPAL con algunos expertos de la Universidad de Valencia diseñamos un estudio para verificar esta hipótesis. Pedimos a unos 1500 profesionales de la SECPAL que contestasen un cuestionario detallado, y obtuvimos un 37% de respuestas de profesionales, médicos, enfermeras y psicólogos.

Analizamos los resultados y.. ¿Sabes cuál es la variable más potente, la que determina que los profesionales estén contentos o quemados en el trabajo? Pues la más importante es el nivel de autoconciencia, (awareness), algo que tú puedes cultivar, a través de la oración contemplativa, la meditación, la práctica del mindfulness.

Este trabajo se ha publicado en el Journal of Pain & Symptom Management el mes de agosto de 2015 y en una tesis doctoral de una compañera, enfermera de mi equipo y docente en la Universidad de les Illes Balears.

  • El grado de consciencia es modificable. Depende de la disposición de cada uno.

Hay variables del profesional que tú no puedes cambiar, edad, género, pero hay cosas que sí que se pueden modificar, aportar formación e información. De forma resumida diríamos:  si usted quiere trabajar en cuidados paliativos lo más importante es que usted cultive su propia espiritualidad.

Porque, en definitiva, tú eres la herramienta de cuidado, y cuando entras en la habitación del paciente llevas contigo todo lo que eres. Si tienes miedo llevas miedo, si tienes coraje, confianza, … llevas esto, lo que tú eres. Desde esta perspectiva, si quieres cuidar de manera eficiente y sin sufrir, es un imperativo ético que cultives tu propia dimensión espiritual.

Otros autores corroboran esta aproximación, así, Joan Halifax una maestra Zen del Centro Upaya, o el Centro del Cultivo de la compasión de la Universidad de Stanford.

Son iniciativas que unen las tradiciones de sabiduría oriental, con la neurociencia moderna, explicando cómo funciona el cerebro en relación a la compasión, y la experiencia clínica para ofrecer formación a los profesionales en este ámbito.

Nuestro equipo ha aportado evidencia en este sentido a través de este artículo sobre “la vida interior de los profesionales que trabajan con el sufrimiento”. Disponible en:

http://www.jpsmjournal.com/article/S0885-3924%2815%2900086-X/abstract

  • Anatomía del Espíritu…

Desde el año 2004 desde el Grupo de trabajo sobre Espiritualidad de la SECPAL hemos buscado entender y compartir el significado del sufrimiento , la espiritualidad y la sanación para incorporar este conocimiento al cuidado de nuestros pacientes. Como resumen destilado de este trabajo (publicado en la monografía SECPAL nº 6 ESPIRITUALIDAD EN CLINICA: Una propuesta de evaluación y acompañamiento espiritual en cuidados paliativos)  accesible en _Documentos_Blog_Monografia secpal

Podríamos decir que:

– Una persona básicamente es consciencia en evolución con un anhelo inagotable de plenitud, todos anhelamos desarrollar el máximo potencial de nosotros mismos. Y esta dimensión interna se estructura a través de estar en contacto con nosotros mismos, con los demás y con lo demás, (lo trascendente).

– La persona es consciencia con anhelo de plenitud en relación con uno mismo, con los demás, y con lo demás. Estos son los tres ejes para trabajar recursos espirituales: intra-inter-trans personales.

  • Háblanos de la dimensión Intra.

Todos tenemos necesidad de sentido, y de coherencia. Todos necesitamos  ser coherentes con nosotros mismos, con nuestros valores, y también que nuestra vida tenga sentido. A la hora de dejar esta vida, no es lo mismo tener esta dimensión bien llena, he hecho lo que he venido a hacer y ahora he de partir, que no saber porque estoy aquí.

Desde la perspectiva de cómo podemos ayudar al paciente a través de la comprensión de nuestro mundo interior, intentamos estructurar esta dimensión intrapersonal,   reconociendo dos aspectos básicos, el sentido, pero también coherencia personal es decir la armonía entre lo que pienso, lo que siento, lo que digo, y lo que hago.

Cuando nos enfrentamos a nosotros mismos, que es lo que hacemos cuando se acaba nuestra biografía, el sentido dado a nuestra vida y la coherencia con nuestros valores pueden suponer una fortaleza o una necesidad, según hayamos vivido.

El sentido y la coherencia son necesidades espirituales universales, da igual si soy budista, cristiano, musulmán  o agnóstico.

  • Sobre la dimensión Interpersonal.

Llegamos a este mundo sin manual de instrucciones y cuando nos enteramos un poco de cómo funciona todos  hemos cometido algunos errores.

Todos tenemos necesidad de perdón, de reconciliación. Cuando tu exploras la dimensión espiritual de alguien, te das cuenta de que el perdón es una necesidad universal; necesitamos estar en armonía con las relaciones que consideramos importantes para nosotros independientemente de las creencias que tengamos.

  • La dimensión Trans.

La relación con lo demás, aquello que no soy yo, ni los demás, lo que quedara de mi cuando ya no este, lo trascendente. En nuestro modelo antropológico intentamos ofrecer una perspectiva transconfesional, más allá de la religión.

Pensamos que la trascendencia puede estar basada en dos aspectos:

En el sentido de pertenencia, si durante mi vida he descubierto que yo no me he dado la vida a mí mismo, yo he venido aquí pero alguna cosa me ha traído. Este yo que se llama Enric no lo ha hecho.  Esto que me ha traído y me sostiene y hace que respire, que esté despierto, que tenga conciencia es lo que me sostiene. Yo pertenezco a algo más grande que este personaje que estás leyendo ahora y creo que esto que me sostiene lo ha hecho siempre y lo seguirá haciendo incluso cuando este cuerpo desaparezca.

Esta es la trascendencia en el sentido de esperanza, de que esto puede ser que siga. La esperanza puede ser de muchas maneras, puedo creer que existe el cielo, o que veré a mis antepasados. Sea cual sea nuestra creencia, todos tenemos  necesidad de pertenencia y de trascendencia.

También pensamos que hay gente que no ha descubierto esto y además está bastante en contra de cualquier cosa que le pueda oler a religión, pero que también tiene esta necesidad de trascendencia y tenemos la oportunidad de explorarla y acompañar a esa persona, trabajando el legado, la herencia.

Algún paciente puede decirte “Mire yo no creo en nada pero ahí fuera hay un árbol que planté, y tres hijos que no estaban cuando yo llegué y ahora están”. O sea hay algo que en este mundo ha cambiado porque la huella que yo dejo cuando me marche aquí está, no creo que haya nada más, pero por lo menos esta necesidad está cubierta porque creo que he dejado una huella en este mundo.

  • ¿Cómo abordáis estas cuestiones vitales con el paciente?

En el grupo de Espiritualidad de la SECPAL elaboramos un cuestionario con estos ejes, para estructurar la manera en que nos acercábamos  al enfermo. En la práctica nunca utilizo un cuestionario, pero en este mundo académico, necesitamos validar las herramientas y por ello hicimos este cuestionario. La intención era dar pistas a los clínicos para que tuvieran una estructura a la hora de hacer el acompañamiento espiritual no confesional, desde una perspectiva humanista y universal.

Finalmente decidimos aplicarlo a una serie de pacientes en doce equipos diferentes en toda España desde geriátricos, hospitales, unidades de paliativos, atención domiciliaria. Recogimos como 120 pacientes para ver la consistencia interna del constructo. Desde el punto de vista de la metodología, no puedes sacar un cuestionario si no sabes que mide cada ítem.

Se publicó en 2014 en una revista americana de impacto, y este es la herramienta de la SECPAL que se conoce como cuestionario GES (de Grupo de Espiritualidad SECPAL).

¿Qué pasa en la práctica?  que cuando te acercas a un enfermo, a la persona que se va, puedes acompañarla sin paternalismo, desde la simetría moral como seres humanos.

Vamos a verlo desde la perspectiva de su relación consigo mismo, su coherencia con sus valores, como le quiere la gente que está a tu alrededor, como se ha relacionado con los demás, si ha llegado a experimentar en algún momento en su vida que es parte de algo más grande que si mismo, si ha dejado alguna huella en alguno de los que quedan.

Esta exploración si se hace desde el respeto y el interés genuino por el otro puede aflorar los recursos y necesidades espirituales que hemos comentado y permitir apoyarse en las fortalezas y aceptar las necesidades de modo que a aceptación del cierre de la propia biografía sea armónico y sereno.

  • ¿Qué ocurre con los temas pendientes que tan a menudo mantienen prisionero al enfermo?

La manera de acompañar está basada en las fortalezas, pero si en un momento dado hay alguna carencia, por ejemplo me llevo mal con mi hermana, pues ahora es el momento de solucionarlo, etc.. como una guía para poder hacer el acompañamiento con herramientas y metodología, no religioso ni místico, sino muy práctico.

  • ¿En qué proyectos estás implicado actualmente?

En 2009, cumplí 60 años y me di cuenta que en cuidados paliativos ya lo había hecho todo y lo único que me quedaba por hacer era ir de usuario, cosa que ocurrirá un día de estos y este día debería hacerlo bien, después de tantos años explicando como hay que hacer par morirse bien, no podría defraudar a mis alumnos. Decidí entonces que debía prepararme y después de ver a tantos irse, sabía que los que se van bien, son los que han vivido bien, es decir que han hecho aquello que les ha llenado, lo que habían venido a hacer.

Este año para irme preparando me regalé una jubilación parcial, 70% de jubilación y un 30% de trabajo, desde entonces dirijo investigación, doy cursos, conferencias, publico, escribo. Y sobretodo tengo tiempo para mi para hacer lo que me gusta, estar con mi familia, pintar, salir en bici o en piragua..

En 2011 me encargaron Coordinar la Estrategia de Cuidados Paliativos de las Islas Baleares cuyo objetivo es que cualquier persona de esta comunidad con necesidades de cuidados paliativos tenga acceso a una atención profesional humanizada de calidad al nivel que sea, domicilio, hospital, residencia.

Llevamos ahora 4 años y hemos podido ampliar recursos, formar profesionales y compartir un modelo integral de atención que esta tratando de cambiar el viejo paradigma por una visión mas humana de la persona enferma y de la profesión sanitaria.

  • El enfoque paliativo a tiempo ahorraría mucho sufrimiento. Los cuidados paliativos no son exclusivos del final de la biografía.

Hace falta generar evidencia de la eficiencia de los cuidados paliativos como modelo de atención que ahorra mucho sufrimiento y al mismo tiempo mucho dinero: Los hospitales de agudos están llenos de enfermos crónicos, que son tratados como si fueran a ser curados, salvados de algo que no es una enfermedad, simplemente el proceso de morir a un coste inhumano y económicamente insostenible.

Estamos tratando de evaluar los tratamientos, y exploraciones que se han hecho a las personas que han fallecido en los hospitales, en su ultimo mes de vida, queremos conocer para mejorar la calidad y la eficiencia de lo que les hacemos.

Se necesita un cambio de paradigma en el que volvamos a poner a la persona enferma en el centro de la atención y el sistema a su servicio para aliviar su sufrimiento.

  • Fuiste oncólogo durante muchos años y más tarde decidiste reorientar tu carrera dedicándote en exclusiva a los cuidados paliativos ¿Qué te llevó a dar ese giro?

Mis orígenes son humildes, un chico de pueblo, con un hermano discapacitado que acaparaba toda la atención en casa. La única forma de que se fijaran en mi era sacando buenas notas, así que gracias a mi hermano me puse a estudiar la carrera de médico, que me pagué con becas.

Cuando tengo 45 años teóricamente he triunfado en la oncología, estoy haciendo investigación, tengo un ego inflamado, imagínate un chico de pueblo que llega alto, pero que estaba cada vez más triste por dentro, y  la crisis culminó en una depresión.

Fui al psiquiatra y me recetaron Prozac. Yo miraba al psiquiatra a los ojos porque no  entendía lo que me pasa y me daba cuenta de que él tampoco. Y me pregunto ¿Cómo puede ser que esté tan triste si he triunfado? Tengo todo lo que deseaba y sin embargo no soy feliz. Decidí buscar la respuesta, busqué desesperadamente, y descubrí que la respuesta no era biológica ni química, era una crisis de sentido, y empecé una búsqueda de un par de años a través del yoga, fui a India y busque en mi interior hasta encontrar después de un largo y doloroso proceso, las respuestas.

  • Esa vivencia tan profunda marcó tu destino.

Sí. Durante los seis meses de baja y búsqueda, finalmente me di cuenta de que tenía una herida en el corazón, procedente de mi infancia, a raíz de la muerte dolorosa de mi abuelo. Soy un sanador herido, y descubrí que al mismo tiempo a través de esta herida podía acercarme a los que sufren en el momento de la muerte y ayudarles. Es un  don que me permite acercarme con ecuanimidad y compasión.

Cuando me acerco a los enfermos lo hago de forma exquisita, los miro y rápidamente siento la capacidad de conectar y lo que ocurre en esa interacción es algo natural para mi y que el enfermo nota y se siente reconocido y siento que mi presencia puede ser de ayuda.

Esta practica repetida me ha llevado a aprender mucho de esta etapa de la vida. Y es lo que después he tratado de compartir a través de mis publicaciones.

  • Reconciliación y coherencia.

Cuando salí de mi proceso de descubrimiento al que me llevó lo que llamaban depresión, volví al servicio decidido a dejar la oncología y dedicarme a los cuidados paliativos. Mis compañeros oncólogos decían, pobre Benito ahora le ha dado por los cuidados paliativos, señal de que sigue deprimido.

Yo sabía que había encontrado un filón en mi interior y que debía seguir mi intuición. ¡Estoy mejor que nunca!. Esta fue una de las decisiones mas importantes de mi vida.

A mis 49 años regresé al ICO, hice el master en cuidados paliativos, y a partir de ahí dejé la oncología completamente por coherencia. Desde entones la vida me ha llevado en volandas  y sigo disfrutando de hacer lo que siento que he venido a hacer.

  • ¿Cómo te sientes en este momento de tu vida?

Estoy contento, hago lo que me gusta, y soy propietario de lo mas importante, de mi tiempo y mi agenda, personalmente siento que he cubierto la parte mas importante de lo que da sentido a mi vida y creo que lo ahora me queda por hacer es profundizar en la comprensión de la relación de ayuda y tratar de enseñar lo que he aprendido de los enfermos a otros profesionales.

Sigo practicando diariamente la meditación y tratando de cultivar una conciencia lucida y mi dimensión espiritual. Suelo hacer varios retiros en silencio al año. Y me alegra ver como hay un despertar de la conciencia y al mismo tiempo que la humanidad se enfrenta a retos aparentemente peligrosos hay  un desarrollo muy esperanzador de la relación entre ciencia y espiritualidad, así como serios intentos de entender la naturaleza de la conciencia.

Una nueva aproximación a la realidad que puede trascender la visión limitada de la ciencia actual y de nuestra comprensión de la realidad y como consecuencia de nuestra relación con ella.

  • Para terminar ¿Qué te gustaría compartir con los profesionales de la salud?

Me gustaría que recordaran el día que tomaron la decisión de elegir su profesión, de dedicarse a cuidar a los demás y que trataran de reconocer que esta decisión fue un momento importante, una respuesta a una llamada. Una llamada que surgió de su interior. Ser fiel a este compromiso supone cultivar el corazón compasivo que aquel día les movió a esta profesión.

También recordarles que a través de la relación de ayuda con los enfermos que les va trayendo la vida, se nos ofrece una oportunidad única, la de aprender de si mismos, de los demás y de lo importante, de la maravilla que nos construye por dentro. Y finalmente descubrir que el amor es mas fuerte que la muerte.

Como comento en una de las charlas, dice el filósofo del diálogo Martin Buber:

“A Dios nadie le ha visto, pero cuando alguien sufre y otro se acerca para ayudarle, surge una presencia entre los dos que los transforma a ambos”.

Esta es la experiencia a la que puedes acceder desde una actitud compasiva genuina, sin esperar nada, aproximándote desde tu interés auténtico en ayudar al otro, en su fragilidad y vulnerabilidad.

Esto nos da miedo porque cuando la relación se establece, no desde el paternalismo sino desde la simetría moral, nos pone en contacto con nuestra propia vulnerabilidad. Sin embargo cuando eres capaz de pasar por encima de tu propio miedo para ayudar al otro, cuando tu compasión supera a tu miedo se crea la oportunidad para la conexión intima y para la sanación.

La experiencia es transformadora para ambos, la persona que sufre y la que acompaña salen transformados. El ejercicio repetido de la compasión ante el sufrimiento acaba convirtiéndose en un camino de despertar espiritual.

En resumen, el ejercicio en profundidad de nuestra vocación, desplegando la compasión por el sufrimiento de las personas que cuidamos, nos puede llevar a un despertar espiritual, que nos conduzca al desarrollo del máximo potencial de nosotros mismos. En la medida que hemos sido llamados al cultivo de la compasión en el entorno del sufrimiento, este camino nos pertenece y los profesionales sanitarios no deberíamos conformarnos con menos.

Inverewe Gardens Poolewe*  * *

De tots els Colors- Bringing Colour to Nursing

Enric Benito es un hombre fuerte, apasionado, hecho a si mismo, un líder nato. Esa es la impresión que me causó cuando hablamos.

Belén Pérez, enfermera que ha trabajado con él codo con codo, ya me había hablado de Enric; pero fue Gabi Heras quien nos conectó. Gracias a los dos por ponerme en la pista.

Enric contagia su entusiasmo y su certeza con tanta intensidad que, después de escucharle durante casi dos horas durante nuestro encuentro por skype, sentí que sólo acabábamos de empezar.

De esa larga conversación ha surgido esta gran entrevista, que es más bien una clase magistral,  y un “espabila y despierta” para los profesionales de la salud independientemente del ámbito donde ejerzamos.

Querido Enric, gracias de corazón por recordarnos lo urgente e imprescindible que es cuidar el universo emocional y espiritual de las personas. Sin duda, quien no se suba a este carro está obsoleto.

¡Bienvenido a De tots els Colors! Es un honor que formes parte de esta familia de almas grandes y comprometidas con el cuidado de lo invisible, lo intangible, lo esencial. Abrazos y los mejores deseos para que sigas sacudiendo almas, generando consciencia.

Elena Lorente Guerrero

 

Anuncios

Entrevista a JUANI LAHUERTA, Profesora de Yoga: “Gracias a la Enfermedad por ser mi Camino”

De tots els Colors- Bringing Colour to NursingLas tres vidas de Juani Lahuerta Casedas configuran un relato bello y duro a partes iguales.

Esta es la historia de una mujer maravillosa que descendió a los infiernos de una enfermedad que la mantuvo atrapada en la discapacidad durante 16 años. Estaba tan convencida de que la epilepsia era al mismo tiempo, una oportunidad de aprendizaje para ella, como de despertar la bondad en los demás, que enfrentó la vida apartando el miedo.

La práctica del yoga y la meditación fue lo que la sostuvo en los momentos más difíciles de la enfermedad, y en las situaciones que fueron auténticas pruebas de vida sin tregua ni descanso por algún tiempo.

A su lado ha estado siempre Tomás, su marido, su enfermero y su compañero de vida. Ya sabéis que a veces la realidad supera la ficción, os garantizo que no hay superhéroe que esté a la altura de las hazañas que este hombre ha hecho para salvarle la vida a su mujer.

Preparaos para una experiencia inolvidable.

 LA PRIMERA VIDA DE JUANI, ANTES DE DEBUTAR CON UNA

EPILEPSIA REFRACTARIA.

  • ¿Quién eras antes de debutar con una epilepsia refractaria? ¿Cómo era tu vida?

Pues era una estudiante de empresariales con una vida tranquila. Desde luego que para nada me imaginaba que iba a surgir en mi vida algo así. Cuando me preguntaban los médicos si en mi familia había habido alguien con este problema, pues no que sepamos. Pero bueno, me tocó a mí, tenía algo que aprender, estoy convencida de ello. Las cosas duras nos enseñan, aunque a veces es duro llevarlas.

De niña era muy diferente a mis padres y a mis hermanos. Mis padres pensaban que era muy rara y yo que si no sería adoptada.

Vine de serie un poco diferente, veía a un niño pisar a una hormiga e iba a pedirle explicaciones de a ver que le había hecho a él la hormiga. O iba a ver al alcalde reclamando más papeleras para que la gente no tirara los papeles por la calle.

La gente tenía miedo a la muerte y yo, siendo pequeña, les decía que a lo que le tenía miedo era a la vida ¿Quién sabe lo que vamos a vivir y cómo va a ser? Morirte es, pues nada desapareces y ya está, el cuerpo descansa, y ¿Por qué le vas tener miedo a eso si es un momento?

Murió mi abuelo cuando yo tenía 6 años, veía a la gente llorar y yo estaba convencida de que mi abuelo iba a volver a vivir, nadie me había hablado de la reencarnación y a esa edad pensé en ella.

Y sigo igual, no tengo miedo a la muerte y a la vida…. pues no sé, más de lo que me ha pasado ¿Quién sabe lo que puede suceder? nunca sabemos… pero como estoy convencida de que existe la reencarnación, si esta vida está siendo así, la próxima será mejor y será por algo que esto pase.

Desde aquí, reflexionando sobre mi historia de vida, quiero aprovechar para dar las GRACIAS a mis Padres y hermanos y a toda la Familia Lahuerta Casedas por su apoyo en los momentos mas dificiles y su comprensión. Su apoyo en mi proceso siempre ha sido vital, se han volcado  y con muchas situaciones muy difíciles. Papá,  Mamá,  Pilin, Pedro. Gracias de Corazón.

LA SEGUNDA VIDA: 16 AÑOS CONVIVIENDO CON UN TIPO DE EPILEPSIA

POCO COMÚN, CON SINTOMATOLOGÍA POCO HABITUAL

Y RESISTENTE ALA MEDICACIÓN.

  • ¿Cuándo tuviste la primera crisis epiléptica?

Cuando terminé la Licenciatura de Empresariales me enfrenté al mundo laboral comenzando a trabajar en empresas llevando la administración y contabilidad. Entonces empezaron las ausencias y las pérdidas de conocimiento sin saber a qué se debía. Durante minutos, varias veces a la semana mi cerebro me desconectaba de esta realidad y dejaba este plano pasando a otro, sin ser consciente de que hacía o pasaba. Caminaba sin rumbo, me quitaba ropa.

Empecé a buscar ayuda por lo psicológico y no encontré nada que diera respuesta. Surgió la incertidumbre y la búsqueda de a qué se debía mi epilepsia.

Vi un folleto de una asociación de epilépticos de Zaragoza, contacté con ellos y fui a una de las reuniones que hicieron donde justamente un neurólogo hablaba sobre epilepsia y allí me convencí de que eso era lo que me pasaba.

Los síntomas que yo tenía oídos de la epilepsia es que tienes convulsiones, pero es que hay muchos tipos y una de ellas es de las más raras que es la que me tocó a mí. Te desmayas, pierdes el conocimiento, haces cosas sin ser consciente.

Y bueno probaron conmigo todo tipo de medicación pero no había manera de controlarla. Tardaron años en encontrar la causa y pasé a ser una persona discapacitada, pensaba que con este problema sería difícil encontrar trabajo cuando lo necesitase. Pero lo que más me importaba cuando sufría una ausencia era asustar a la gente que estaba a mí alrededor.

  • ¿Cómo era tu día a día con la enfermedad, con la discapacidad que suponía?

Dependía de mi pareja para poder hacer cosas que antes hacía sin riesgo alguno, por ejemplo dejé de conducir, me planteé incluso no seguir con Tomás, que se pensase bien el seguir conmigo porque no quería hacerle daño y no sabíamos lo que podía pasar. Vivir así es muy duro, pero él continuó a mi lado.

El estrés Laboral me llevó a empeorar y llegué a sufrir 13 crisis diarias y a convulsionar.

  • ¿Qué opciones de cuidado buscaste?

Fueron 16 años en manos de médicos, combinando la medicina convencional con terapias alternativas. Al final yo decía, ya no quiero ir a más médicos, la gente sabía del caso, te recomendaba un médico que le había ido bien a su hija con un caso parecido, y lo pruebas todo, fuimos a San Sebastián, a Galicia.

En Galicia fuimos a un médico que no quería ninguna de las pruebas que ya tenía hechas, escáner, electroencefalogramas y de hecho nos cobró 6.000 euros por la visita, me mandó un montón de medicación diciéndome que me curaría, pero no consiguió nada más que sacarnos el dinero. Y ese médico salió en televisión como uno de los mejores neurólogos de España.

  • Duele que hayas pasado por eso. Suele ser una crítica a la medicina integrativa o las terapias complementarias por parte de algunos profesionales de la salud. Ese último recurso para personas desesperadas por encontrar una solución a su enfermedad.

Tomás: De hecho tanto en la medicina oficial como en la no oficial nos hemos encontrado con los dos tipos de casos, personas muy humanas que intentan hacer por ti todo lo posible, y que luego puede resultar o no. Y todo lo contrario.

Me acuerdo de un acupuntor que te llevó durante dos años con medicina tradicional china, con fitoterapia china y al final te dijo: “mira hasta aquí puedo llegar, si en dos años no hemos conseguido que esto haya mejorado, creo que tienes que buscar otras vías”. Fue honesto.

Por otro lado, estuvimos otros dos años con otro neurólogo en Barcelona y no había forma, llegó a unas dosis de medicamento en los que había muchísimos efectos secundarios y muy graves, la calidad de vida durante todo ese tiempo se resentía muchísimo, llegaba a tener invalidez para el trabajo. Hablábamos con ellos y no había forma de intentar abordar otra vía de hacerlo.

Juani: Probaban conmigo medicaciones que salían nuevas y al final me sentía como un conejillo de indias. Me decían que la medicación nueva la tenía que probar, perdí cantidad de kilos y yo ya soy delgada, con otras me mareaba y casi me caía por la calle, veía las cosas doble, al final me quitaban esa pastilla pero les costaba mucho también.

  • Antes de la intervención quirúrgica ¿Qué profesionales te visitaban?

Un neurólogo y un psiquiatra. Pero el neurólogo cuando se enteró de que mi marido, Tomás, era enfermero me dijo:

– “A mis consultas tienes que venir siempre con tu marido porque sino, no vas a entender nada de lo que yo te diga”.

Y dije:

– ¡Pero bueno! este señor a lo mejor no entiende lo que me pasa a mí.

  • O a lo mejor no sabía explicarlo de forma sencilla y comprensible para todo el mundo.

Claro, lo tendría que explicar de alguna otra manera. Además si le contaba que había ido a alguna consulta privada se partía de risa y me decía que gastaba el dinero y que no iba a conseguir nada. Decidí que no quería que me visitase más.

Me ingresó una vez en el Hospital Miguel Servet para estudiar una de mis crisis. Me tuvieron con deprivación de sueño, y a pesar de eso, estando ingresada dos o tres días no me pasó nada y fue llegar a casa y tener una crisis y entonces este médico dijo que mi caso no era operable.

El nuevo neurólogo que elegí me dijo que podían estudiar mi caso en Barcelona, él creía que se podía operar. Y gracias a él estuvieron un año estudiándome en Barcelona y decidieron que sí, que era operable.

  • Durante estos 16 años de enfermedad y tratamientos estuviste a punto de morir varias veces ¿Cómo se supera algo tan traumático?

Juani: Durante las ausencias no me enteraba de lo que hacía, lo que a mi mente le apetecía, pues eso hacía.

Lo superé teniendo seguridad y confianza en una misma, además de pedir ayuda si hacía falta y recibirla de todos los que me rodean, sobre todo de mi marido, incluso de personas desconocidas.

Tomás: Claro, cuando tenía las crisis ella desconectaba de este plano y no sabía lo que hacía. Vas a 130 km/h por la autopista, ella va de copiloto y de repente le da una crisis, se quita el cinturón de seguridad y abre la puerta para salir. Frenazo, volantazo, y cogerla a ella para que no salga.

Otra vez íbamos caminando por el monte por una zona de cortados, ella iba delante y veo que de repente hace un movimiento extraño, se sale del sendero y empieza a bajar a trompicones, y era un cortado, 100 m de caída. Eché a correr a por ella y justo la agarré cuando estaba a punto de precipitarse, nos echamos a un lado en unos matorrales.

Estando en una piscina pública con los sobrinos estaba con ella pero de repente me giro y veo que se hunde, buceo, la cojo, la llevo a la orilla, la saqué arrastrando por el bordillo y allí empezó a toser y a sacar agua hasta que se le pasó.

Otra vez tuvimos que rescatarla entre dos, estaba flotando boca abajo en el agua.

Tuvo una crisis justo yendo en el tren, pero luego le queda un periodo de aura, no está en la crisis física en sí, se mueve de forma normal, pero todavía no se está enterando. Al bajar del tren, como todavía no coordinaba bien, resbaló y se cayó en la vía empotrada entre el tren y el andén, la gente empezó a gritar para que no arranara el tren porque se la hubiera llevado por delante. Tuvo unas moraduras muy grandes.

Fueron unas cuentas, y de hecho si pasaban varios meses sin que pasara nada pensaba, ay la que nos estará esperando.

Como un día que llegué a casa y me encontré comida por el suelo, ¿Qué ha pasado aquí? Y Juani estaba cocinando, hirviendo algo, dejó la cuchara de palo y estuvo removiendo ella con la mano mientras hervía el agua durante minutos. Todo porque se desconecta entera, no siente dolor, por lo tanto no retiró la mano. Fue una quemadura muy importante, tuvimos que curarla durante varios meses, estuvieron a punto de injertarle.

Así como unas cuantas, no murió porque no era su momento.

  • ¡Qué duro para los dos!

La gente no entendía como se atrevía, pero Juani siempre dijo:

“No puedo conducir ni por mi, ni por los demás. No me subiré a un andamio, pero por lo demás, intentaré llevar una vida normal.”

EL YOGA MARCA UN ANTES Y UN DESPUÉS EN TU VIDA.

  • ¿Cómo te adentraste en la práctica del yoga?

Tomás invitó a un yogui a uno de los cursos que preparó para el colegio de enfermería de Zaragoza. Vino de la India y presenció una de mis crisis, por aquel entonces yo ya había dejado mi trabajo.

Este yogui me observó y me dijo que yo me tomaba muy bien mis crisis, que era feliz con mi enfermedad y que tal como me desenvolvía en la vida podía ser un ejemplo de profesora de yoga no sólo desde el punto de vista físico sino también conductual.

Me eligió como su alumna en España para enseñar cómo vivir con una enfermedad siendo felices y cumplir uno de los principales objetivos del yoga que es vivir el día a día sin pensar en el futuro.

Le dije que no sabía si estaba preparada para hacer lo que él hacía, pero probamos. Me formé primero aquí en Zaragoza con José Francisco Gimeno, luego con Ángel Peiró, y después viajé a India para perfeccionar y beber de los “Orígenes”.

La verdad es que le estoy muy agradecida al yogui por haberme acercado al yoga. Siempre quise ayudar a la gente y ahora puedo tener un trabajo que me haga feliz ayudando y sintiéndote yo misma bien también.

  • ¿Qué te aportó el yoga inicialmente?

Conocer nuevas técnicas de cuidado que los médicos no me ofrecían, sólo recurrían a la medicación. Encontré una línea de autoayuda, de crecimiento, de aceptación sin la resignación de dejar de buscarle mejora.

También una forma de ayudar a los demás y de un ejemplo de posibilidad de vida con una enfermedad. Mis ausencias bajaron de 11-13 diarias a 3-4 semanales.

  • Tu viaje a India fue una apertura al….

No sé… quizás al Karma y al Aprendizaje. En la India estuve bien, tuve alguna crisis al llegar pero luego estuve casi dos meses sin tener ninguna, creo que estaba tan relajada y alejada del mundo en que estaba antes, desconecté de tal manera que igual mi mente también llego a recuperarse de alguna manera.

Conecté muy bien con la gente local, me invitaban a sus poblados, incluso a una a boda india y allí piqué una cosa de la mesa que me sentó mal. Pasé días con diarreas, vómitos, me deshidraté, no absorbía la medicación y entré en un estado de crisis psicóticas con visiones fuera de la realidad. Ellos nunca habían visto a una persona así intentaron ingresarme en un Psiquiátrico, ¡imagínate un psiquiátrico en India!…

Por suerte también avisaron a mi Marido que llegó a tiempo en ayuda para rehidratarme, medicarme. Suerte que es Enfermero y Naturista.

¿Sabéis eso de que piensas que ya nada puede empeorar? Pues India no sabe de eso y nos dio un poco más de Karma.

El taxista atropella a uno y lo mata, la tarjeta de crédito caducó hacía un mes, no teníamos dinero ni para un taxi, y os contaría así unas cuantas más.

Pasaron muchas cosas y el Yoga y la Meditación fueron para Tomás y para mí nuestra tabla de salvación.

Todo me sirvió para adquirir más seguridad para enseñar yoga ya que lo aprendo en sus orígenes y aprendí a vivir una vida tranquila sin preocupaciones ayudando a la gente a ver cómo sus problemas no tienen tanta importancia y pueden vivir con ellos siendo felices.

  • Tomás ¿Cómo viste todo lo que sucedió en India?

Me costó 8 años querer volver a ese país. Ellos hablan de lo que denominan karma exprés y eso es como hacer una limpieza profunda y en poco tiempo y me debían estar esperando a mí también para que además de Juani limpiara también yo.

Me preparé en 2 horas un viaje a la india, metí cuatro cosas en la mochila, las cosas que se me ocurrieron, tuve suerte porque algunos medicamentos eran fuertes y se podían considerar drogas, me hubieran podido parar en la frontera.

Cogí un autobús a Madrid, y en el aeropuerto tuve que liarla para encontrar billetes, Madrid-Frankfurt, Delhi, Bombay. En 28 horas estaba allí.

Al llegar encontré a Juani en una situación delicada, totalmente deshidratada, síndrome de pliegue, lengua seca, ojos hundidos, no absorbía la medicación después de una semana de diarreas y vómitos, era como un esqueleto prácticamente, con los sentidos fuera de sí, veía imágenes, hablaba a los objetos, una cosa muy tremenda. Poquito a poco fui rehidratándola, y pudo ir absorbiendo la medicación.

En cuanto llegué al centro de yoga nos pidieron que nos marcháramos de allí porque no querían tener nada que ver con nada que tuviera relación con problemas mentales, y el maestro espiritual que conocemos allí estaba de gira en Holanda, no pudimos contactar con él.

Nos marchamos pasando una noche en un hotel. Fue una noche muy mala, con mucha complicación, Juani seguía mal, con muchos gritos, pensé que si no encontrábamos un sitio más tranquilo llamarían a la policía.

  • ¿A dónde fuisteis?

Tomás: Habíamos contactado con varias misiones humanitarias con las que queríamos estar allí, porque yo iba a ir 3 meses después para estar con ella y hacer varios proyectos allí.

Contacté con la orden religiosa establecida en India que conocía de Zaragoza, les expliqué la situación y me dijeron que podíamos ir ya mismo.

Unas cuantas horas de taxi y allí la siguieron rehidratando la trataron con mucha dulzura, había comida española.

Al cabo de una semana pensamos que ya podía volar, y pensamos en marcharnos, pero a veces las cosas no son tan fáciles. Me detuvieron en el aeropuerto y me convertí en un ilegal en la india. Empezó otro karma diferente.

  • ¿Más karma por limpiar?

Eso parece. Nosotros habíamos dejado todas nuestras pertenencias en el convento, la ropa, el dinero, el botiquín porque ya nos marchábamos. Una hora antes de coger el vuelo los de aduanas me preguntaron que como entré en el país. Al entrar en el país no sellaron el pasaporte, era ilegal.

Gracias a un conocido del aeropuerto conseguimos una moratoria de 24 horas para ver que se podía hacer, pero el problema era que no teníamos ni dinero para coger un taxi para volver al convento.

Uno de mantenimiento nos pagó un taxi, que atropelló a otro, le pasó por encima, y cuando pensé en hablar con la embajada para que me sacaran de allí las monjas me dijeron que como hablara con la embajada no salía de India en 2 meses, que no sabía lo que era la burocracia allí.

Me recomendaron que fuera a Air india y que me hicieran un certificado conforme has volado con ellos y luego a inmigración. Así suena muy fácil, pero en una ciudad de 25 o 30 millones de habitantes eso son 6 horas de viaje con un tráfico infernal, luego la oficina puede estar cerrada porque allí de repente te hacen una huelga o no llegas. Y vas haciendo como las etapas del laberinto, cada recoveco.

  • Siguiente etapa.

Consigo hacer todo eso, voy al aeropuerto y directamente me cogieron con las metralletas y al calabozo, rompieron el certificado oficial y a la papelera, que no valía. Iban pasando horas, cambiaban de guardia, me amenazaban, fue todo muy complicado.

Me traían el listado de pasajeros del avión con los 300 pasajeros y yo no estaba.

-.¿Es este tu vuelo? ¿Dónde estás?

– ¡No estoy!

– ¡Claro! ¿Por qué no estás? Dinos la verdad, ¿Cómo has entrado al país?

Y al final pensé, aquí algo hay que hacer porque no hay salida por ningún lado, la voy a liar gritando y a pedir que vengan, o me pegarán de leches o algo saldrá por algún lado. Conseguimos que volvieran a pedir el listado de pasajeros y lo que había ocurrido es que como era tan voluminoso el papel de fax se les había acabado y las últimas páginas se habían cortado, y como yo llegué el último al vuelo, pues ahí estaba el lío.

  • ¿Y ahí ya se solucionó todo?

Sales de allí, te sellan el pasaporte y piensas que ya está solucionado. Noooo! perdiste tu billete, problemas para conseguir otro billete, conseguir dinero en una misma moneda ya que la tarjeta de crédito me había caducado la semana anterior.

Juani: En la india es así, te pasa una cosa y se te va a complicar en otra. No planifiques nada porque seguro que no te va a salir así.

  • ¡Vaya prueba de vida!

Tomás: Fue un aprendizaje muy interesante, yo no hablo prácticamente inglés, y en 28 horas estaba en otra sociedad diferente, en otra lengua, y con lo impactante que puede ser india, y las diferencias culturales, de comunicación, el valor del tiempo tan diferente. No puedes ir con el chip occidental porque te dan por todos lados.

Hemos vuelto alguna vez mas, y ha pasado lo mismo, íbamos con un proyecto pero india nos ha marcado el suyo, hay que fluir con el país y seguir viviendo.

Juani: Si, cuando volvimos a España me costó 2 o 3 meses centrarme aquí porque seguía con la mentalidad puesta en la india. Allí sí que tienes que vivir el momento y no pienses en nada más, o en lo que puede ser después.

 DESPUÉS DEL PERIPLO EN  INDIA, DE NUEVO EN ZARAGOZA.

  • Cuéntanos primero sobre el Centro de formación de yoga en India.

Tomás: Hay varios centros, India es muy grande. Cuando India quiso exportar el yoga a occidente se encontró con que aquí cuestionábamos que hubiera funcionado durante 2000 o 3000 años. Les exigieron estudios científicos que demostraran que funcionaba.

Entonces el gobierno indio hizo unos campus de convalidación científica del yoga, uno de ellos es este donde fue Juani, el kailvalyadhama en Lonavala,  en la región del Maharastra. Son  3 pisos enteros dedicados a los textos sagrados y todos los estudios que han hecho, tienes un hospital donde solo trabajan con yoga, un laboratorio y la escuela de formación. También tienen una revista de tirada mensual.

Allí han publicado todos los estudios comparativos que se han ido haciendo. Patología tratada con medicación convencional, y con tratamiento yóguico (alimentación, pranayama-respiración, asanas-posturas, Kriyas de limpieza). Hacen analíticas semanales comparando resultados. Y tienes todos los resultados con tratamiento yóguico y con tratamiento occidental.

  • ¿Empezaste a trabajar como profesora de yoga?

Juani: Después de hacer los estudios oficiales del gobierno indio empecé a dar clases en Zaragoza con muy poquitas alumnas, ahora ya tengo un grupo muy majo, pero a mí me daba igual tener a una, a dos, a tres, con hacer que estuvieran bien yo estaba bien.

Imparto Clases en el Colegio de Enfermería de Zaragoza en la C/ Bretón 48 y en el Centro Cívico de San José, el Teodoro Sánchez Punter y lo hago en horario de mañanas y tardes para quien trabaje a turnos no tenga que perder semana.

Las Personas que acuden a las clases van mejorando sus problemas físicos y psíquicos. Por ejemplo fóbicas que ya salen de casa solas, alumnas que consiguen un embarazo después de años sin poder, mejora de los efectos de la quimioterapia, pierden peso, se puede reducir la medicación en depresivas, insómnicas que duermen, personas que mejoran en seguridad, autoestima, disminuyen las contracturas, el estrés…y ves el mundo con otras gafas cambiando el sentimiento de vida.

  • ¿Qué significa para ti el yoga?

Es un Camino de Crecimiento, de Humanidad, de Lógica, de Mejora Física y Psíquica, de Aceptación y Superación, de Filosofía de Vida, es mi Vida junto con mi familia.

En el yoga he visto cosas que yo ya creía e intentaba practicar desde siempre, si además hay algo que puedo enseñar a los demás, a no acaparar a no querer más de lo que se tiene, no aparentar lo que no eres, de esa manera conseguirás que la gente que hay a tu alrededor te acepte también como eres. No juzgar a los demás. Esas cosas apartarlas. Tenerlo también como una filosofía de vida.

Estos valores también los enseño en clase. El yoga que el yoga tiene como unas escaleras que van subiendo: la primera es yama, la segunda niyama (qué hacer y qué no hacer), la tercera asana, el cuarto pranayama y va subiendo. A occidente nos ha llegado el yoga directamente por el tercer y el cuarto escalón, ejercicios y respiración, y todo el mundo empieza el yoga por ahí, y se saltan los dos primeros.

  • Darte a los demás ¿De qué te libera?

Me hace mejor y me siento bien conmigo misma, es lo que siempre busqué desde niña, cuidarme y cuidar de los que lo necesitan.

LLEGA LA CIRUGÍA, A LAS PUERTAS DE TU NUEVA VIDA.

 

  • Un tipo de epilepsia difícil de tratar.

Tomás: Los médicos ya nos explicaban que dentro de la epilepsia hay un porcentaje de este tipo, crisis parciales complejas, y que dentro de estas hay un porcentaje que son muy resistentes a la medicación y que no se controlan. En la epilepsia en general, hay un 80% que se controla muy bien con medicación, hay otro 10% que mejora con la medicación y hay otro porcentaje que no mejora. Y tú puedes caer en cualquiera de esos.

Lo curioso fue que ya la diagnosticaron en Zaragoza como no operable, pero también es cierto que no sabíamos que había una posibilidad de monitorizarla 24 horas hasta conseguir grabar una crisis y tener los datos más fehacientes posible, y allí es donde se pudo decidir si era candidata a una intervención quirúrgica o no, con sus riesgos claro.

Estuvo ingresada en Barcelona una primera semana y luego otra semana más conectada a encefalograma 24 horas, sin poder levantarte de la cama ni para orinar. Y le monitorizaron 3 o 4 crisis, le retiraron toda la medicación, y allí vieron donde estaba el origen, la zona de gliosis, todas esas cosas.

Desde el punto de vista neurológico no estaba mal llevaba, la cirugía tiene que ser el último recurso. Se intenta primero con medicación y es lo que hicimos también combinándolo con cromoterapia, con terapia neural, con las mil y una, nada funcionó, salvo el tiempo que estuvo en la India, nunca tuvo ninguna crisis allí, y no sabemos porque.

Juani: Después de un año de pruebas en Barcelona, me visitó la cirujana y me preguntó si me había pensado bien lo que me iban a hacer, que me iban a quitar un hueso del cráneo, y que se me podía infectar el cerebro, que tendría que ir con mucho cuidado. Unas cosas me decía que eché a llorar allí en la consulta, y a pesar de ello siguió hablándome de esa manera y pensé: “yo no quiero operarme con esta mujer”.

Me ayudaron mi familia y Tomás a pensármelo mejor y decidí que sí, entonces cuando quise operarme, con los recortes sanitarios al primer hospital le quitaron la unidad y me pasaron al Hospital Clínic de Barcelona y allí estaba el neurocirujano pionero en operar casos como el mío en España.

Cuando le comenté a este cirujano lo que me había dicho la otra médico, me dijo: “la conozco porque ha sido alumna mía y sé cómo te habrá hablado, de todas formas tú no te preocupes que intentaremos que vaya todo lo mejor posible”.

Y así ha sido, me trataron como si fuera su hija, y ha sido una pasada.

  • Háblanos de tu experiencia en la UCI.

Mi paso por la UCI fue breve. Es un lugar solitario que viví con esperanza y alegría, pensaba que por fin todo había acabado. Incluso los médicos decían que era la única paciente que veían sonreír, estaba convencida de que si estaba pasando por todo aquello era para algo. El ver a mi familia en las visitas me aportó la parte HUMANA que necesitaba. Sentí que la profesionalidad debe llevar unida el Calor Humano.

  • Tu alegría fue un regalo para los profesionales que te cuidaron.

Tomás:  Recuerdo que Juani estaba feliz. Me acuerdo por ejemplo que pidió una dieta vegetariana que es lo que come habitualmente y le pareció que lo hacían bien y entonces me pidió que les mandáramos algo a los de cocina en agradecimiento. Fui a por unos regalos y les pedimos a las auxiliares de la planta que los llevaran a cocina y nos dijeron que igual era la primera vez que alguien llevaba un detalle para ellos.

Juani: Me estaban cuidando por todos lados y sentía que lo tenían que saber.

TRAS LA NEUROCIRUGÍA EMPIEZA LA TERCERA VIDA DE JUANI.


  • ¿Cómo te encuentras ahora?

He necesitado casi un año y medio de recuperación. No tengo ausencias, pero aparecieron crisis diferentes que antes no tenía, alteraciones psiquiátricas y anímicas. Cuando me operaron me dijeron que como me habían tocado un área del cerebro que afectaba al comportamiento, que más que neurología me iba a tener que llevar psiquiatría.

He pasado por etapas muy extrañas, no sabía lo que quería, pierdo mucho la memoria por todos esos movimientos que ha habido en el cerebro. He tenido momentos de labilidad emocional, me ponía a llorar por cualquier cosa sin saber porque, al final eso también se ha pasado.

Me siento de nuevo yo misma como lo fui hace años. Mi vida y la de mi marido comienzan de nuevo, vuelve la libertad para los dos.

  • ¿Cómo ha sido tu experiencia como paciente? ¿Qué te ayudó a lo largo de tu proceso? ¿Qué echaste de menos?

Ha sido un continuo control médico y búsqueda de soluciones que llegó a agotarme. En ocasiones eché de menos la empatía médica.

Me ayudó el Yoga, la Familia, las Amigas, mis Alumnas, las ganas de vivir que encontré en mi autoayuda, con la ayuda a los demás y sobre todo Tomás, mi compañero de vida.

  • Tu vivencia de la enfermedad te hace experta ¿Qué consideras que podría mejorar la calidad de vida de las personas con epilepsia?

Un mayor conocimiento de la epilepsia por la gente ya que he visto que es una enfermedad que se confunde con la locura. Muchas de las personas que la padecen la guardan en secreto por ese miedo al qué pensarán.

En Las Facultades de Medicina podrían quitar la Asignatura esa que parece que les graban de “Cómo ser Dios y Amo de tu vida” y Poner la de “Obligatorio Humanidad y Empatía”.

  • ¿Crees que las nuevas tecnologías podrían ser un buen apoyo en la epilepsia? ¿Te gustaría contribuir de algún modo?

Yo solía ir con una tarjeta en la cartera con mis datos, explicando lo que me pasaba, que estaría bien después de la crisis, y el teléfono de Tomás.

Tomás: La versión antigua de una app.

Juani:  Jajaja, es verdad. Sí, creo que pueden ayudar para alertar a la familia en caso de tener una crisis. Si mi experiencia puede servir, si puedo ayudar en algo, me gustaría hacerlo.

  • El diálogo entre pacientes, familiares y profesionales es imprescindible para crear opciones de cuidado acordes a las necesidades reales ¿Qué iniciativas hay respecto a la epilepsia?

Hay asociaciones de epilépticos en las que nos reunimos pacientes, familiares y en ocasiones participa algún neurólogo y psiquiatras. Hacen una Buena Labor.

  • ¿Qué haces para mantenerte sana? ¿Qué es importante, qué es prescindible?

La práctica continua del yoga no sólo como profesora sino también en mi vida diaria, hago ejercicio. Soy vegetariana y me gusta la medicina natural. En los casos que la necesito prefiero acudir a ella si es posible antes que a la medicación que con la que tomo para que la epilepsia para que no debute de nuevo ya es suficiente.

El silencio que es encontrarte contigo mismo y cosas que a lo mejor te hacen dar mil vueltas en la cabeza, en ese momento apartarlas y estar tranquilo. Hay que buscar el silencio de vez en cuando, ayuda muchísimo. Yo lo encontraba en cada ausencia sin ser consciente de ello. A veces quería desaparecer y acabar con todo. Después lo encontré en el Yoga.

Es Imprescindible la conciencia de amor al planeta y a los demás. Por eso viajo con ONGs, hago voluntariado, ecología, y cumplo los Yamas y Niyamas del Yoga: Qué hacer y qué no hacer: No acumular, ser sincera, no aparentar, no violencia, etc, etc.

Esta sociedad te valora sólo por lo que tienes, por lo que haces, no por quien eres. Sin valores estamos muertos, somos sólo Capitalismo.

  • ¿Qué has aprendido de tus dos vidas anteriores y qué anhelas de la tercera?

Que no todo lo que parece malo lo es. Hay casos como el mío en el que una enfermedad te lleva a lo que siempre habías querido aunque sea a costa de otras muchas cosas. Me gustaría poder olvidar todo lo que ha sucedido durante los años de enfermedad, como si nada de ello hubiera pasado y aunque es algo difícil estoy en su bonito camino. Gracias Enfermedad por ser mi camino.

  • ¿Y tú Tomás?

He llegado a la conclusión de que la gente es buena, en todas partes hay gente buena. Juani tenía sus crisis ante desconocidos, por la calle, en cualquier parte, yo no estaba presente, y nunca hubo nadie que se aprovechara de que ella no estuviera en esta realidad. Si ella tiraba la cartera la gente se la recogía y se la daba. Una vez en una de las sesiones de yoga se quitó la ropa y se fue a dar una vuelta por el centro en sujetador, y la gente enseguida la tapó, la apartó para proteger su intimidad.

  • Juani, ¿Qué te gustaría transmitir a la sociedad?

Lo importante que es cuidarse y dejarse cuidar. El ofrecer nuestra ayuda es algo que tampoco está recompensando y ayudando a cada uno nos ayudamos.

Lo importante que es saber escuchar.

  • ¿Y a los profesionales de la salud?

Que se pongan siempre en el lugar del paciente. Humanidad y Empatía tarjeta de visita y primer paso ante cualquier actuación.

  • ¿Quién es Juani en Esencia?

Una persona sencilla y sensible contenta de ayudarse a sí misma y ayudar al planeta y a los demás. Una viajera en este mundo en busca de Crecimiento y Amor.

* * *

De tots els Colors- Bringing Colour to NursingQueridos Lectores y Amigos:

Es un honor, un placer tener a Juani con nosotros. Esta mujer de aspecto frágil, de sonrisa dulce y fácil desprende felicidad por todos los poros de su piel. Es un ejemplo de vida, de resistencia, de determinación y de confianza absoluta en la VIDA.

Juani está invitada a las jornadas de cuidados del cuidador en el Hospital de lesionados medulares Asepeyo en Madrid que tendrán lugar en noviembre. Va a estar enseñando técnicas yóguicas y compartiendo su experiencia sobre cómo teniendo una discapacidad puedes vivir intentando llevarlo lo mejor posible.

Os animo a que hagáis difusión de la entrevista porque su testimonio es sanador. Ojalá surjan más oportunidades como la que le brinda el Hospital Asepeyo para que Juani pueda seguir ayudando a mucha gente a través de su ejemplo. Una clase magistral de vida. Podéis contactar con Juani a través del e-mail:  tomasnaturista@gmail.com

Tu sonrisa inunda el blog, Juani. Gracias de corazón! También a ti Tomás. Os deseamos todo lo mejor. Abrazos llenos de luz, cariño y amor.

Elena Lorente Guerrero

LA CURACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE EDWARD BACH. (VII)

Obras completas del Doctor Edward Bach.


CÚRESE USTED MISMO

(Publicado por C.W.Daniel Co., 1931)

Una explicación de la causa real y de la curación de la enfermedad.

Capítulo siete

Y ahora llegamos al problema crucial: ¿Cómo podemos auxiliarnos?, ¿Cómo mantener a nuestra mente y nuestro cuerpo en ese estado de armonía que dificulte o imposibilite el ataque de la enfermedad?, pues es seguro que la personalidad sin conflictos es inmune a la enfermedad.

En primer lugar, consideremos la mente. Ya hemos discutido extensamente la necesidad de buscar en nuestro interior los defectos que poseemos y que nos hacen actuar contra la unidad y en desarmonía con los dictados del alma, y de eliminar esos defectos desarrollando las virtudes opuestas. Esto puede hacerse siguiendo las directrices antes indicadas, y un honesto autoexamen que nos descubrirá la naturaleza de nuestros errores. Nuestros consejeros espirituales, médicos de verdad e íntimos amigos podrán ayudarnos a conseguir un fiel retrato de nosotros mismos, pero el método perfecto de aprender es el pensamiento sereno y la meditación, y ubicarnos en un ambiente de paz y sosiego en el que las almas puedan hablarnos a través de la conciencia y la intuición, y guiarnos según sus deseos.

Sólo con que podamos un rato todos los días, perfectamente solos y en un lugar tranquilo,  si es posible libre de interrupciones y simplemente sentarnos o tumbarnos tranquilamente, con la mente en blanco o bien pensando sosegadamente en  nuestra obra en la vida, veremos después de un tiempo que esos momentos nos ayudan mucho y que en ellos se nos suministran destellos de conocimiento y consejo. Vemos que se responde infaliblemente a los difíciles problemas de la vida, y somos capaces de elegir confiadamente la senda correcta. En esos momentos tenemos que alimentar en nuestro corazón un sincero deseo de servir a la humanidad y trabajar de acuerdo a los dictados de nuestra alma.

Recordemos que cuando se descubre el defecto, el remedio no consiste en combatir con grandes dosis de voluntad y energía para suprimirlo, sino en desarrollar firmemente la virtud contraria, y así, automáticamente, se borrará de nuestra naturaleza todo rastro de lo indeseable. Éste es el verdadero método natural de progresar y de conquistar al mal, mucho más fácil y efectivo que la lucha contra un defecto en particular. Combatir un defecto hace aumentar el poder de éste al mantener la atención centrada en su presencia, y desencadena una verdadera batalla; el mayor éxito que cabe esperar en este caso es vencerlo y suprimirlo, lo cual es poco satisfactorio, ya que el enemigo permanece dentro de nosotros mismos y en un momento de debilidad puede resurgir con renovados bríos. Olvidar el error y luchar  para desarrollar la virtud que haga imposible al anterior, ésa es la verdadera victoria.

Por ejemplo, si existe crueldad en nuestra naturaleza, podemos repetirnos continuamente: <no seré cruel>, y así evitar un error en esa dirección; pero el éxito de este caso depende de la fortaleza de la mente, y si ésta se debilita por un momento, podemos olvidar nuestra resolución.  Pero deberíamos por otra parte, desarrollar una verdadera compasión por nuestros semejantes, cualidad ésta que hará a la crueldad imposible de una vez por todas, pues evitaríamos el acto cruel  con horror  gracias al compañerismo. En este caso no hay supresión, ni enemigo oculto que aparezca en cuanto bajamos la guardia, pues nuestra compasión  habrá erradicado por completo de nuestra naturaleza la posibilidad de cualquier acto que pudiera dañar a los demás.

Como hemos visto antes, la naturaleza de nuestras enfermedades físicas nos ayudará materialmente al señalar qué desarmonía mental es la causa básica de su origen; y otro gran factor de éxito es que sintamos un gusto por la vida, y consideremos a la existencia no meramente un deber que hay que cumplir con la mayor paciencia posible, sino que desarrollemos un verdadero gozo por la aventura que significa nuestro paso por este mundo.

Quizá una de las mayores tragedias del materialismo es el desarrollo del aburrimiento y la pérdida de la auténtica felicidad interior; enseña a la gente a buscar el contento y la compensación a los padecimientos en las alegrías y placeres terrenales, y éstos sólo pueden proporcionar un olvido temporal de nuestras dificultades. Una vez que empezamos a buscar compensación a  nuestras tribulaciones en las bromas de un bufón a sueldo, entramos en un círculo vicioso. La diversión, los entretenimientos, y las frivolidades son buenos para todos, pero no cuando dependemos de ellos persistentemente para olvidar nuestros problemas. Las diversiones mundanales de cualquier clase tienen que ir aumentando de intensidad  para ser eficaces,  y lo que ayer nos atraía mañana nos aburrirá. Así seguimos buscando otras y mayores excitaciones hasta que nos saciamos y ya no obtenemos alivio en esa dirección. De una forma u otra, la dependencia de las diversiones mundanales nos convierte a todos en faustos, y aunque no lo advirtamos plenamente en nuestro yo consciente, la vida se convierte en poco más que un deber paciente, y todo su auténtico gusto y alegría, que debería ser la herencia de todo niño y mantenerse a lo largo de la vida hasta la hora postrera, se nos escapa. Hoy en día se alcanza el estado extremo en los esfuerzos científicos por obtener el rejuvenecimiento, por prolongar la vida natural, (…).

El estado de aburrimiento es el responsable de que admitamos en nuestro ser una incidencia de la  enfermedad mucho mayor de la normal,  y como éste suele surgir muy pronto en la vida, las enfermedades asociadas a él tienden a aparecer a una edad cada vez más temprana. Esta circunstancia no se dará si conocemos la verdad de nuestra divinidad, nuestra misión en el mundo, y por tanto si contamos con la alegría de obtener experiencia y de ayudar a los demás.

El antídoto contra el aburrimiento es interesarse activa y vivamente por todo cuanto nos rodea, estudiar la vida durante todo el día, aprender de nuestros semejantes y de los avatares de la vida, y ver la verdad que subyace en todas las cosas, perdernos en el arte de adquirir conocimientos y experiencia, y aprovechar las oportunidades de utilizar esta experiencia a favor de un compañero de ruta.  Así cada  momento de nuestro trabajo y de nuestro ocio nos traerá el celo por aprender, un deseo de experimentar cosas reales, con aventuras reales y hechos que valgan la pena, y conforme desarrollemos esa facultad, veremos que recuperamos el poder de obtener alegría de los más pequeños incidentes, y circunstancias que hasta entonces nos parecían mediocres y de aburrida monotonía serán motivo de investigación y aventura. Son las cosas más sencillas de la vida – las cosas sencillas porque están más cerca de la gran verdad – las que nos proporcionarán un placer más real.

La renuncia, la resignación, que nos convierte simplemente en un pasajero distraído del viaje por la vida, abre la puerta a indecibles influencias adversas que nunca habrían tenido oportunidad de lograr ingresar si la existencia cotidiana se viviera con alegría y espíritu de aventura. Cualquiera que sea nuestra estación, trabajador en la ciudad, o solitario pastor en las colinas, tratemos de convertir la monotonía en interés, el aburrido deber en alegre oportunidad para experimentar, y la vida cotidiana en un intenso estudio de la humanidad y de las grandes leyes fundamentales del universo. En todo lugar hay amplias oportunidades de observar las leyes de la creación, tanto en las montañas como en los valles o entre nuestros hermanos los hombres. Primero de todo, convirtamos la vida en una aventura de absorbente interés en la que el aburrimiento ya no sea posible, y con el conocimiento así logrado busquemos armonizar nuestras alma y mente con la gran unidad de la creación de Dios.

Otra ayuda fundamental puede ser para nosotros desechar el miedo. El miedo en realidad no tiene lugar en el reino humano, puesto que nuestra divinidad interior, que es nosotros, es inconquistable e inmortal, y si sólo nos diéramos cuenta de ello, nosotros, como hijos de Dios, no tendríamos nada que temer.

En las épocas materialistas el miedo aumenta naturalmente con las posiciones terrenales (ya sea del cuerpo mismo o riquezas externas), puesto que si tales cosas son nuestro mundo, al ser pasajeras, tan difíciles de obtener y tan imposibles de conservar, excepto lo que dura un suspiro, provocan en nosotros la más absoluta ansiedad, no sea que perdamos la oportunidad de conseguirlas mientras podamos, y necesariamente hemos de vivir en un estado constante de miedo, consciente o subconsciente, puesto que en nuestro fuero interno sabemos que en cualquier momento nos pueden arrebatar esas posesiones y que sólo podemos conservarlas un breve momento en la vida.

En esta era, el miedo a la enfermedad ha aumentado hasta convertirse en un gran poder dañino, puesto que abre las puertas alas codas que tememos, y asi éstas llegan más fácilmente. Ese miedo es en realidad un interés egoísta, pues cuando estamos seriamente absortos en el bienestar de los demás, no tenemos tiempo de sentir aprensión por nuestras enfermedades personales.

El miedo desempeña hoy una importante labor en la intensificación de la enfermedad, y la ciencia moderna ha aumentado el reinado del terror al dar a conocer al público sus descubrimientos que no son más que verdades a medias. El conocimiento de las bacterias y de los distintos gérmenes asociados con la enfermedad ha causado estragos en las mentes de decenas de miles de personas y, debido al pánico que les ha provocado, les hace más susceptibles al ataque. Mientras las formas de vida inferiores, como las bacterias, pueden desempeñar un papel, o estar asociadas a la enfermedad física, no constituyen en absoluto todo el problema como se puede demostrar científicamente o con ejemplos de la vida cotidiana. Hay un factor que la ciencia es incapaz de explicar en el terreno físico, y es por que algunas personas se ven afectadas por la enfermedad mientras otras no, aunque ambas estén expuestas a la misma posibilidad de infección.

El materialismo se olvida de que  hay un factor por encima del plano físico que en el transcurso de la vida protege o expone a cualquier individuo ante la enfermedad, de cualquier naturaleza que sea. El miedo, con su efecto deprimente sobre nuestra mentalidad, que causa desarmonía en nuestros cuerpos físicos y energéticos, prepara el camino a la invasión, y si las bacterias y las causas físicas fueran las que única e indudablemente provocaran la enfermedad,  entonces, desde luego, el miedo estaría justificado.

Pero cuando nos damos cuenta de que en las peores epidemias sólo se ven atacados algunos de los que están expuestos a la infección y de que, como hemos visto, la causa real de la enfermedad se encuentra en nuestra personalidad y cae dentro de nuestro control, entonces tenemos razones para desechar el miedo, sabiendo que el remedio está en nosotros mismos,  podremos decir que el miedo a los agentes físicos como únicos causantes de la enfermedad debe desaparecer de nuestras mentes, ya que esa ansiedad nos vuelve vulnerables, y si tratamos de llevar la armonía a nuestra personalidad, no tenemos que anticipar la enfermedad lo mismo que no debemos temer que nos caiga un rayo o que nos aplaste el fragmento de un meteorito.

Ahora consideremos el cuerpo físico. No debemos olvidar en ningún momento que es la morada terrenal del alma, en la que habitamos una breve temporada para poder entrar en contacto con el mundo y así adquirir experiencia y conocimiento. Sin llegar a identificarnos demasiado con nuestro cuerpo, debemos tratarlo con respeto y cuidado para que se mantenga sano y dure más tiempo, a fin de que podamos realizar nuestra labor. En ningún momento debemos sentir excesiva preocupación o ansiedad por él, sino que tenemos que aprender a tener la menor conciencia posible de su existencia, utilizándolo como vehículo de nuestra alma y mente y como servidor de nuestra voluntad.

La limpieza interna y externa es de gran importancia. Para la limpieza externa, nosotros los occidentales utilizamos agua excesivamente caliente; ésta abre los poros y permite la admisión de suciedad. Además, la excesiva utilización del jabón vuelve pegajosa la piel. El agua fresca o tibia, en forma de ducha o baño renovado, es el método más natural y mantiene el cuerpo más sano; sólo se requiere la cantidad de jabón necesaria para quitar la suciedad evidente, y luego enjuagarlo con agua fresca.

La limpieza interna depende de la alimentación, y deberíamos elegir alimentos limpios y completos, lo más frescos posible, principalmente frutas naturales, vegetales y frutos secos.

Desde luego habría que evitar la carne animal; primero porque provoca en el cuerpo veneno  físico; segundo, porque estimula un apetito excesivo; y tercero, porque implica crueldad con el mundo animal.

Debe tomarse mucho líquido para limpiar el cuerpo, como agua y vinos naturales y productos derivados directamente del almacén de la naturaleza, evitando las bebidas destiladas, más artificiales.

El sueño no debe ser excesivo, (…). El viejo dicho inglés <Cuando llega la hora de darse la vuelta, llega la hora de levantarse>.

Las ropas deberán ser ligeras, tan ligeras como permita el calor que den; deben permitir que el aire llegue hasta el cuerpo, y siempre que sea posible hay que exponer la piel a la luz del sol y el aire fresco. Los baños de agua y sol son grandes dadores de salud y vitalidad.

En todo hay que estimular la alegría, y no debemos permitir que nos opriman la duda y la depresión, sino que debemos recordar que eso no es propio de nosotros, pues nuestras alma sólo conocen la dicha y la felicidad.

         * * *

Queridos Lectores:

Después de varios meses, retomo Las Obras completas de  Bach en este penúltimo capítulo de “Cúrese usted mismo”.

Esta vez, Bach centra el texto en cómo cuidar nuestra mente y nuestro cuerpo para acercarnos a la armonía esencial que tanto anhelamos. Lejos de plantearnos grandes cambios  o acciones complejas, nos invita a tomar la responsabilidad de nuestra salud desde los principios más básicos del autocuidado. Nos remite de nuevo a la sencillez; el pilar de su obra.

En el libro “El arte de la felicidad” el Dalai Lama nos invita a meditar sobre la naturaleza de la mente y dice al respecto de la meditación:

         “Nos ayuda a detener deliberadamente los pensamientos y a permanecer gradualmente en ese estado durante un   tiempo cada vez más prolongado. Cuando se domina este ejercicio se llega a tener la sensación de que no hay nada, sólo vacío. Pero si se profundiza más, se empieza a reconocer la  naturaleza fundamental de la mente, sus cualidades de <claridad> y de <conocimiento>. Es como un vaso de cristal puro lleno de agua. Si el agua también es pura, se puede ver el fondo del vaso, aun sabiendo que el agua está ahí”.

Dedicar  una parte de nuestro tiempo, con constancia,  a estar en soledad,  quietud y silencio interior fomenta una actitud de vida consciente, conectada. 

Respecto al cuidado del cuerpo, Bach nos habla de los pilares básicos de la salud que contemplan la medicina y la enfermería naturista clásica: alimentación vegetariana,  hidroterapia, helioterapia,  actividad  física, descanso reparador, contacto con la naturaleza, relaciones personales que generen  plenitud y una actitud de vida despierta, consciente, comprometida y respetuosa.

Cuerpo y mente son Uno. De la  higiene del cuerpo depende la higiene de la mente, y viceversa;  se nutren mutuamente. El equilibrio cuerpo mente nos acerca a una vida respetuosa con nosotros mismos, coherente y en armonía con nuestro yo superior.

<Det tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.


Entrevista a ISABEL CRESPO, Enfermera Comunitaria. Cuida con Sabiduría, Entusiasmo y Compromiso: “Trabajarte y Trascender lo propio facilita el Acompañamiento y la Empatía”.


Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.

ISABEL CRESPO MARTÍNEZ:

Que el pilar de mi trabajo sea la alimentación saludable no es casualidad, conozco muy bien lo que es luchar por sentirme bien con mi cuerpo y buscar una alimentación más sana para mí, con lo que conlleva eso de resistencias y luchas internas… Además de conocer los nutrientes y las propiedades de los alimentos, me interesa la energía de los mismos y como influye en la salud física y emocional.

– Trabajo habitualmente con sofrología, diferentes técnicas de respiración consciente, y recientemente he empezado a aplicar Flores de Bach en el cuidado de las úlceras y las heridas con buenos resultados. Deseo investigar al respecto para crear evidencia científica.

En un ámbito sanitario rígido y con gran dificultad para incorporar cambios, es muy importante sentir viva la llama de lo nuevo, de lo fresco, de lo diferente. Y aunque los obstáculos están ahí, poco a poco lo fresco se va introduciendo… sutilmente y con fuerza!

Me llamo Isabel Crespo, trabajo como Enfermera en un Centro de Atención Primaria. Tengo 41 años y me siento catalana- andaluza. Nací en Barcelona de padres andaluces; el Sur siempre va conmigo…

Me gusta ser quien soy, una persona alegre y viva. Me apasiona intuir lo que está por llegar y descubrir el maravilloso abanico de oportunidades que la vida me presenta. Me siento afortunada de crecer trabajando y trabajar creciendo en lo que me gusta, sintiéndome enfermera. MI TRABAJO ME ENRIQUECE.

  • ¿POR QUÉ ERES ENFERMERA?

Soy enfermera por vocación. Desde muy pequeña me ha gustado ayudar, saber que tu labor tiene una recompensa, que puedes ayudar a las personas enfermas a sentirse mejor, es la satisfacción más grande que se puede sentir, ningún otro trabajo te lo puede dar.

Como dice Daniel Grippo en su libro “El trabajo bien hecho”, el trabajo desde el punto de vista más positivo, es plenitud, gratificación, aprendizaje, crecimiento y recompensa. Es una manera de expresar nuestra personalidad, desarrollar nuestra energía particular y dejar así nuestra huella en el mundo. Siento que estoy dejando una huella en este mundo, por como soy y por lo que hago, eso me hace muy feliz.

Me apasiona descubrir nuevas formas de hacer las cosas, me hace sentir viva. En un ámbito sanitario rígido y con gran dificultad para incorporar cambios, es muy importante sentir viva la llama de lo nuevo, de lo fresco, de lo diferente. Y aunque los obstáculos están ahí, poco a poco lo fresco se va introduciendo sutilmente y con fuerza.

La perseverancia y la paciencia son valores intrínsecos en mí. Sé cómo me gusta trabajar, y  también sé que el Sistema me lo esta poniendo difícil; pero soy optimista, voy avanzando despacio, pero segura de lo que quiero ser y de lo que siento ser: una enfermera que integra los Conocimientos Enfermeros junto a las Terapias Naturales, sin olvidar poner conciencia en todo lo que hago. Respeto a la persona que atiendo con empatía y escucha, mucha escucha.


  • LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE Y ARMONIOSA ES UNO DE TUS PILARES DE TRABAJO.

Las estrategias para la prevención primaria de la obesidad nos hablan de promocionar una alimentación variada, equilibrada y saludable. También de aumentar el consumo de frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, y moderar el consumo de alimentos elaborados, dulces y bollería. Incluye además  promoción del ejercicio físico, etc…Y a pesar de todas estas estrategias y de toda la información disponible desde diferentes ámbitos, mis compañeras y yo nos encontramos diagnosticando cada día “Alteraciones de la nutrición por exceso”.

¿Se trata de falta de información? Creo que no. Es cuestión de falta de autocuidado que es lo que más se ve en Atención primaria y lo que más me preocupa.

Hemos pasado de una labor maternalista a una promoción del autocuidado y la autoresponsabilidad;  ese es el mensaje de nuestra dirección y es hacia donde se dirige la línea de trabajo de la Enfermera de Atención primaria.

Que el pilar de mi trabajo sea la alimentación saludable no es casualidad, conozco muy bien lo que es luchar por sentirme bien con mi cuerpo y buscar una alimentación más sana para mí, con lo que conlleva eso de resistencias y luchas internas… Y buscar y buscar hasta llegar a donde estoy ahora: feliz del camino hecho y con ganas de transmitirlo a los que como yo, buscan sentirse sanos con los alimentos que nos da la madre tierra.

En mi camino de descubrir otra forma de alimentarte de forma más saludable, me he ido formando y he aprendido mucho. Al principio me encaminé por conocer muy bien y específicamente los nutrientes y las propiedades de los alimentos. Y recientemente me interesa más “la energía de los alimentos” y cómo potenciarlos según la forma de cocinarlos, es fascinante!!!!!!. Tengamos siempre presente que somos energía y podemos comer en armonía con la naturaleza.

La calidad de nuestra alimentación está ligada a la calidad de nuestra salud y cada uno de nosotros somos responsables de nuestra salud y por tanto, es importante  la búsqueda de una alimentación más sana para conquistar la salud, ese preciado tesoro…

  • ¿CÓMO ENFOCAS LAS VISITAS RELACIONADAS CON DIETA Y ALIMENTACIÓN ?

Desde que trabajo en Atención Primaria la Educación para la Salud sobre  alimentación es una parte importante de mi trabajo diario y le doy tal valor, que este tipo de visita está separada del resto. También es una estrategia que me ayuda a conocer qué importancia le da a la alimentación el usuario. Mi enfoque de la visita de enfermería en alimentación ha ido cambiando a medida que yo me iba formando y como no! de mis propias vivencias. Puedo entender mejor las emociones que sienten las personas con sobrepeso, por que yo las he vivido.

Una de las cosas que más me sorprenden de mi trabajo diario es la falta de conciencia sobre lo que comemos. En general se come para obtener una satisfacción inmediata, nos dejamos llevar por el aspecto del alimento: el gusto, el color, el olor, etc… sin pensar qué necesita nuestro cuerpo para estar más sano y energético desde el plano emocional, sensorial o social, pero….. ¿Quién se ha parado a pensar si lo que comemos lo necesita nuestro cuerpo físico o sólo nuestra parte emocional?

Cuando una persona acude  por primera vez a la consulta para control de la alimentación, lo primero que hago es una evaluación del estado nutricional (historia clínica, encuesta dietética y examen físico) además de conocer el resultado de la analítica, que el médico ha solicitado antes de mi visita. La historia Clínica proporciona una información muy valiosa para conocer desde cuando el paciente tiene desequilibrios en la alimentación y por qué. En algunos casos el estrés, la ansiedad o la depresión son condicionantes para padecer un trastorno en la alimentación. Por tanto, toda la información que aporta el paciente me ayuda en la estrategia a seguir.

Tras la primera visita vendrán más si la persona está motivada para cambiar su alimentación y ha tomado la responsabilidad de hacerlo. El camino es laborioso y habrá resistencias, pero la experiencia me dice que si se quiere se puede, el apoyo emocional es muy importante cuando aparecen los miedos y las inseguridades y en ese momento el trabajo de enfermería se hace más y más interesante iniciando un vinculo que nos enriquece mutuamente.


  • ¿CÓMO ACOGEN LOS USUARIOS LOS PLANTEAMIENTOS QUE LES PROPONES EN CUANTO A CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA Y RESPONSABILIDAD DE LA PROPIA SALUD?

Son curiosas las reacciones que veo. Por norma general se sorprenden, no están acostumbrados a decidir ellos mismos y cuando les pregunto hasta donde están dispuestos a llegar, se producen diferentes reacciones, algunos no me contestan ni tampoco vuelven a la consulta y en cambio otros por curiosidad y también compromiso con ellos mismos, vuelven para iniciar los cambios alimenticios que su cuerpo les esta pidiendo hace tiempo.

Vivimos en la cultura del “no esfuerzo” y precisamente si quieres cambiar hábitos necesitas esfuerzo y acompañamiento. Y esto es lo que yo ofrezco.

Las personas estaban acostumbradas desde siempre a que la enfermera les dijera lo que tenían que hacer. Ahora en cambio, tras proporcionar la información necesaria sobre alimentación, ejercicio, etc…. y conocer el grado de motivación, se pacta hasta donde quieren y pueden llegar. El resultado es mejor y la satisfacción es mutua. Ha llegado el momento de que el propio usuario sea el responsable de su salud y no el Sistema Sanitario, como nos han hecho creer hasta ahora.


  • ¿ENCAJA TU PERFIL PROFESIONAL HOLÍSTICO EN EL MODELO DE ATENCIÓN PIRMARIA?

Menuda pregunta! pues en este momento no te  sabría decir si encajo o no en el modelo de Atención Primaria. Me siento en plena transición, haciéndome muchas preguntas sobre mi trabajo. Cuanto más me conozco más preguntas me hago y día a día analizo el trabajo hecho y me cuestiono si hay otra forma diferente de hacerlo. Me gusta trabajar en la Sanidad Pública, pero saber si encajo o no, todavía no lo sé…

  • ¿UTILIZAS HABITUALMENTE ALGUNA TERAPIA NATURAL Y/O COMPLEMENTARIA EN TU PRÁCTICA DIARIA?

Aunque el tiempo y la estructura de las agendas no me lo facilita, en la medida que puedo me organizo para poder aplicar alguna terapia natural y/o complementaria, es vital para mí y necesaria para las personas que atiendo. Me gustaría otra realidad, a día de hoy no es posible, pero también sé que el futuro se encamina hacía las terapias naturales y/o complementarias; solo queda esperar, en una espera activa y sin desfallecer. Lo bueno está por llegar!

La sofrología, que es el estudio de la mente en equilibrio, es muy interesante para gestionar el estrés, y en la consulta utilizo la relajación dinámica que es una técnica sofrológica; sus áreas de acción son: el cuerpo, la mente, las emociones como integración cuerpo mente y los valores y la conducta. Rápidamente se notan los efectos en personas que padecen estrés o en hipertensión arterial, consiguiendo normalizar los valores.

Las técnicas de respiración también forman parte de mi día a día, sobretodo en casos de “síndrome de bata blanca” (personas que presentan cifras de tensión arterial elevada por el hecho de acudir a un centro de salud), o cuadros de ansiedad. Las técnicas que enseño son:  respiración diafragmática (es la que más les gusta), la alterna, y la respiración energética. Lo fundamental es que sepan tomar conciencia de la respiración para aprender a llegar a un lugar donde encontrarán paz y tranquilidad, es muy gratificante para ellos.

Las Flores de Bach y las Esencias Florales de Bush las utilizo fuera de la consulta. La Terapia Floral me ha ayudado mucho en mi autoconocimiento, a vencer el miedo a contactar con mis emociones, y a aprender a través de ellas.

Recientemente he empezado a aplicar Flores de Bach en el cuidado de las úlceras y las heridas con buenos resultados. Aunque es algo muy reciente, los resultados son muy satisfactorios y mi deseo es  realizar un trabajo de investigación para crear evidencia científica.


  • ¿QUÉ ES LO MÁS GRATIFICANTE PARA TÍ?

Saber del trabajo bien hecho y expresar en él mi creatividad y mi forma de ser; me ayuda a desarrollarme y a crecer como persona.

¿Qué más puedo pedirle a la vida? descubrirme cada día superando mis propios miedos y aprender de los tiempos difíciles, dedicando tiempo a conocerme más y a reflexionar acerca de mi misma y de mi trabajo.

  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGUNA EXPERIENCIA QUE TE HAYA CONMOVIDO ESPECIALMENTE?

Los días vividos como enfermera asistencial en Hospital de día de Oncología del Hospital  Vall d’Hebron. Antes de empezar a trabajar en el Ámbito de Atención Primaria trabajé  12 años en el Hospital Vall d’ Hebron, 6 de ellos en Hospital de día de Oncología.

Cada uno de los pacientes que conocí me enseñaron “a vivir” y aprendí muchísimo de ellos; me han dejado una huella que forma parte de quien soy ahora. Conocer que estas en los últimos momentos de tu vida te hace expresarte libremente y ellos me explicaban que sabían que iban a morir. Algunos de ellos me pidieron que les acompañara a morir. En aquellos momentos yo era una enfermera muy diferente a la que soy ahora,  y no disponía de los recursos necesarios para poder autogestionar mis emociones. Recuerdo que en algunos momentos lloraba de impotencia por las historias personales tan injustas que veía.

Con el tiempo he comprendido lo que me ayudó a nivel profesional y personal trabajar en aquella Unidad. Allí conocí la lucha, el coraje, la supervivencia y la valentía, especialmente de las mujeres que padecían cáncer, aquella experiencia me ha enriquecido muchísimo.

Nuria era una de esas mujeres coraje, dulce y alegre, con una gran sonrisa y madre de un pequeño. En sus últimos momentos, cuando se inició la perfusión de mórfico y todos sabíamos que no despertaría, su lucha finalizaba,…  , en ese momento Nuria me pidió que no la dejara sola y estuve con ella acariciándola dulcemente y diciéndole que estaba con ella y que no tuviera miedo, fue un momento mágico, ahí entendí el significado de la palabra ayuda.

Había visto morir a varios pacientes en el Hospital, pero aquel acompañamiento fue mágico para mí; comprendí  que puedes abandonar el mundo terrenal dulce y apaciblemente. Eso es lo que desea cualquier persona y lo deseo también para mí.

Desde aquí envío mi agradecimiento a tí Nuria, y a cada uno de los que cuidé y ya no están con nosotros en cuerpo, pero sí en Espíritu. GRACIAS DE CORAZÓN.


  • ¿DÓNDE TE VACÍAS?

Gracias a mi trabajo de crecimiento personal me conozco más y tengo un lugar donde vaciarme y ser libre para pensar, decir o hacer, sintiéndome quien soy y no quien pensaba que era. Una persona  libre que puede llegar donde se proponga, porqué ahora sé quien soy.

– Me vacío en contacto con la Madre tierra, ella nos sustenta, nos nutre, nos da cobijo y seguridad. Los árboles me inspiran muchísima seguridad y con ellos, se que estoy a salvo, que nada malo me puede suceder. El árbol tiene raíces fuertes y duras, arraigadas a la tierra y  ramas que soportan el frio y el calor sin desfallecer. Me parece tan fascinante y de tal belleza que hay momentos que me quedo hipnotizada mirándolos.

Desde muy pequeña siempre me he sentido acompañada por los árboles y a ellos recurro cuando tengo un momento de perturbación, para tomar contacto con la tierra y ver la realidad como es, sin dejarme arrastrar por las emociones.

Me preocupa la Naturaleza, las personas vivimos obsesionados por nuestro propio crecimiento, construyendo y produciendo cosas que en realidad no necesitamos, y no nos detenemos a pensar cuanto afecta eso al medio ambiente. La Madre Tierra debe soportar una carga muy pesada, tan pesada que ya estamos notando los efectos devastadores. Ppor eso cada uno de nosotros con su granito de arena, debe construir la Naturaleza del mañana, con mucho respeto a la tierra que nos vio nacer.

– La Meditación también me ayuda a vaciarme, el dominio de la postura, la observación, regular la respiración, la interiorización y la concentración te hace entrar poco a poco en un estado meditativo. Toda persona experimenta el estado meditativo de forma espontánea en algún momento de su vida. A veces contemplando un paisaje, escuchando música, en una relación amorosa, caminando por el bosque, …en ese momento  cesa el pensamiento y los condicionantes mentales y solo existe la esencia, lo que realmente eres.

– El circulo de mujeres es otra herramienta que tengo para poder vaciarme y sentirme libre, cada una de nosotras explica como se siente en ese momento y el resto escuchan sin intervenir, sin juzgar, con una escucha activa y respetuosa. Es muy poderoso.

– Y el MLC -método de liberación de corazas- que practico una vez por semana, me conecta con mi cuerpo y me ayuda a liberar las corazas que oprimen mi cuerpo y a vaciarme para volverme  a llenar de plenitud.

  • ¿DE QUÉ TE LLENAS?

Cuando conecto con la energía del Sur bailando flamenco, mi Alma se llena a rebosar y me siento llena de felicidad. Además del flamenco, que me encanta, cualquier baile me llena muchísimo.

Un paseo por la montaña y ver los diferentes colores del bosque o escuchar el murmullo de un  riachuelo, incluso ver los animales danzar, es todo un espectáculo.

El sentido del humor es otra buena forma de llenarme. Herencia de mi madre, mis risas son espectaculares y nadie queda libre de su efecto! ji,ji.


¡Doy fe de tu risa y de su poder transformador…!


  • ¿QUÉ HAS APRENDIDO DE LAS PERSONAS A LAS QUE CUIDAS?

Desde que inicié mis primeros días como enfermera no he parado de aprender acerca de las personas que cuido. Ellos confían en mi y me ayudan a crecer como persona y como profesional de enfermería, y con ellos continuo adelante  mi camino de descubrir lo mejor que les puedo ofrecer, para que puedan restablecer su salud lo antes posible. Y en este feedback enfermera- paciente es donde me enriquezco más. Los pacientes me ayudan a superar mis miedos y límites y me ayudan a ser cada día mejor persona y mayor profesional. Tengo mucho que agradecerles y desde aquí les envió un saludo muy afectuoso a cada uno de ellos: a los que estuvieron, y a los que están conmigo MUCHISIMAS GRACIAS.

A día de hoy continúo formándome para aprender a llegar a ellos desde diferentes áreas, especialmente desde las Terapias Naturales.


  • ¿EN QUÉ PROYECTOS ESTÁS TRABAJANDO ACTUALMENTE?

Desde hace unos meses  estoy trabajando en la cura de heridas, úlceras vasculares y quistes sacros aplicando Flores de Bach con un asombroso resultado: cicatrizan rápidamente; especialmente en el quiste sacro, la evolución en la cicatrización es muy rápida, con un tejido de granulación especialmente vivo, y limpio que jamás había visto en otras heridas curadas con los apósitos convencionales.

Es muy satisfactorio para mi ver como aplicando suero fisiológico impregnado en Flores de Bach el tejido desvitalizado, lleno de esfacelos, se convierte poco a poco y a medida que pasan los días en un tejido vivo y con ganas de cicatrizar.

Durante mi desarrollo en este tipo de práctica me he encontrado con todo tipo de dificultades, y he ido aprendiendo de ellas hasta llegar a donde estoy ahora: el patrón transpersonal es mi guía a la hora de preparar el tratamiento adecuado. Los patrones transpersonales son todas las aplicaciones florales que no vienen descritas por caracteristicas de la personalidad. En este caso no se interpreta el por qué de lo que ocurre, sinó la forma en la que ello se manifiesta, traduciéndose esta manifestación al lenguaje floral.

Es muy interesante conocer en qué momento apareció la herida y realizar una anamnesis lo más completa posible para orientar correctamente el tratamiento floral a seguir. A veces no resulta fácil, en una primera visita todavía no se ha establecido la confianza suficiente para que el paciente te explique lo que le ocurre. Pero a medida que pasan los días vas obteniendo la información necesaria para poder realizar el preparado floral más adecuado para la persona. Aunque en Atención Primaria sólo se dispone de 10 minutos por visita y me es complicado realizar este tipo de tratamiento de las heridas, eso no me detiene en mi objetivo, al contrario, viendo los resultados me motiva mucho más cada día.

  • ¿QUÉ CONSIDERAS OBSOLETO EN LA ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD? ¿QUÉ PROPONDRÍAS?

La Atención primaria no funciona, y no lo digo yo, lo dicen los directivos que no dejan de estudiar como cambiar la forma de trabajar para evitar el colapso que estamos padeciendo. La sociedad está cambiando muy deprisa y nos pide una demanda para la que no estamos preparados: los trastornos adaptativos, emocionales, las ingestas compulsivas de alimentación, las adicciones al tabaco, al alcohol y otras drogas, los malos tratos, todas estas situaciones forman parte del día a día de una enfermera de Atención Primaria. Además, no olvidemos el seguimiento del paciente crónico.

Cada vez más formadas y con gran motivación, las enfermeras de Atención Primaria hacemos lo que podemos en un sistema obsoleto que no nos deja respirar y desarrollar nuestra creatividad. Poco a poco las cosas van cambiando, pero queda mucho por recorrer y no hay tiempo que perder.

  • ¿QUÉ MENSAJE TE GUSTARÍA TRANSMITIR A LOS ESTUDIANTES DE ENFERMERÍA?

Que disfruten y desarrollen su creatividad lo máximo que puedan, que cultiven la escucha y la empatía, y el resto… vendrá rodado!


  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGO MÁS CON NOSOTROS?

Envio un saludo muy afectuoso a mis amigos, por como son y lo que me aportan;  el amor de cada uno de ellos es mi gran tesoro. GRACIAS!

Un recuerdo especial para Ana María Flores por su profesionalidad y su gran ayuda, con ella he aprendido a conocerme.

Y finalmente y no menos importante, darte las gracias a Elena por ser como eres y haber creado este blog que nos permite sentirnos unidas, y dar a conocer la gran labor que se está haciendo desde el campo de las Terapias naturales. Muchísimas gracias.

<De tots els Colors>: Querida Isabel, muchas gracias por abrir tu corazón. Subyace en tu testimonio el gran trabajo personal que has llevado a cabo de autoconocimiento y reconciliación. Desprendes la Alegría de quien ha sido capaz de dejar atrás los temores para vivir con plenitud.  Atreverte a descubir ese poder personal como Mujer y como Enfermera es pura valentía y potencial transformador…

Entrevista a MIRIAM SUBIRANA, Artista, Escritora y Coach: “Me preocupa la ignorancia que invade el planeta. Quiero crear espacios de conversaciones generadoras de esperanza y plenitud”.

Queridos Amigos:

Os presento a Miriam Subirana, Doctora en Bellas Artes por la UB. Actualmente coordina  Yesouisi, un espacio de creatividad, espiritualidad y coaching. Imparte además, seminarios en los que combina la sabiduría del pensamiento oriental con la práctica de la inteligencia emocional, las habilidades de liderazgo y el Appreciative Inquiry, el uso de la creatividad y técnicas de coaching y meditación para fomentar el auto-descubrimiento.

Desde 1983 hasta 2008 se dedicó al servicio a través de  la Universidad Espiritual Brahma Kumaris, donde  ha coordinado diversos proyectos. Desde 1986 hasta abril de 2008 fue  presidenta de la Asociación Espiritual Mundial Brahma Kumaris en España.

Autora de los libros “Vivir en Libertad”, “¿Quién manda en tu vida?”, “Atreverse a Vivir”,  y “Creatividad para reinventar tu vida”. Acaba de publicar “Cómplices”.

* * *

 

¿Quién es Míriam Subirana?

Amante de la vida, el arte, la belleza y la creatividad. Desde pequeña me he preocupado por las injusticias sociales y he participado en proyectos de ayuda a la humanidad.

  • ¿Dónde reside tu fuerza?

En el arte: mi experiencia como pintora me ha llevado a exponer en más de 15 países en tres continentes en los últimos 20 años.

He dirigido la creación de dos galerías de arte en Mount Abu y Agra (la India).

En la escritura: he publicado varios libros,  y diversos artículos.

En la experiencia impartiendo conferencias y seminarios en diferentes ciudades de España, Europa, América, Asia y Australia.

Y en mi trabajo personal a través del silencio, la meditación, el estudio y la reflexión.

  • ¿Qué tienen en común el arte, el crecimiento personal, la espiritualidad y el desarrollo del pensamiento positivo?

El arte es la expresión sublime del ser humano. El arte conecta nuestros sentimientos y vivencias con el mundo espiritual, con el otro y con lo divino.

El arte combina muchos lenguajes para expresarnos.

El arte nos ayuda a conocernos y comprender lo que subyace en nuestro interior. Por esto la creatividad y el arte nos ayudan a crecer.

De ahí el boom que ha habido en la última década de terapias basadas en lenguajes artísticos. (arteterapia, musicoterapia, danzaterapia, teatroterapia, etc.).

La creación artística surge del silencio interior, entre nota y nota hay silencio. En ese silencio escuchamos nuestros pensamientos y podemos redirigirlos hacia lo positivo.

En definitiva somos creadores de nuestros pensamientos y ¿Para qué vamos a crear pensamientos dañinos para nosotros y para los demás? Lo que pensamos acaba saliendo a través de nuestras actitudes, palabras y acciones.

  • Algunas personas tienden a dinámicas de pensamiento circular, recurrente y negativo; también a la hiperpreocupación causándoles mucho sufrimiento. ¿Qué les propondrías para romper esa inercia?

–  Bañarse de una ducha de pensamientos positivos.

– Crear distancia sana con lo que les causa esos pensamientos, distancia sana con las personas o situaciones. Desde la distancia podemos observar y ver. Por eso viajar o salir de la realidad cotidiana nos ayuda a ver lo atrapados que estamos en ella.

– Meditar para conseguir esta distancia.

– Leer libros que tengan contenidos que nos lleven a la reflexión y al pensamiento positivo.

– Conversar con amigos sobre otros temas. Cuanto más repetimos lo que pensamos más lo reforzamos. Hemos de salir de esa repetición.

– Crear conversaciones que tengan sentido.

– Participar de seminarios y talleres que nos abran la mirada a otros horizontes.

  • ¿Cómo podemos incorporar la creación y la práctica del pensamiento positivo en nuestra vida?

Para crear y practicar el pensamiento positivo necesitamos:

-Voluntad.

-Determinación.

-Escuchar y ver desde otra perspectiva.

-Cuestionar nuestras creencias.

-Ejercitar la mente: gimnasia mental positiva.

  • El culto al ego y el miedo son en ocasiones, las dos caras de la misma moneda. ¿Desde dónse se trabaja la toma de conciencia y el desapego?

Meditar, meditar, meditar.

Despertar, ser consciente, estar atento, estar presente, alerta y consciente.

  • ¿Qué es para ti la Libertad?

Ejercitar la capacidad de elección. Ser íntegro con nuestras elecciones y decidir según nuestra consciencia.

  • En la sociedad actual conviven diferentes modelos familiares ¿Hacia dónde debería evolucionar la educación de los niños? ¿Quiénes están implicados?

Educar en la libertad.

La comunidad educativa está implicada.

  • ¿Qué temas te preocupan epecialmente?

La ignorancia que invade el planeta.

Quiero crear espacios de conversaciones generadoras de esperanza y plenitud.

  • ¿Qué transformaciones consideras imprescindibles en la sociedad actual?

Despertar la consciencia espiritual en las personas y aplicarla en la vida diaria: en las relaciones interpersonales, entre comunidades y países; en la política, la educación, la empresa, la universidad, las religiones.

  • ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

Coordino el espacio Yesouisi, espacio de creatividad, espiritualidad y coaching.

Ofrezco acompañamiento espiritual a las personas y doy cursos, seminarios y conferencias sobre la inteligencia espiritual, liderazgo y armonización en las relaciones.

  • ¿Qué nos recomendarías para vivir de manera coherente y respetuosa con la Vida?

– Practicar silencio.

– Hablar menos.

– Reflexionar.

– Ser coherente en cómo ganas y usas el dinero.

– Practicar la NO-violencia activa.

  • ¿Qué es meditar?

La meditación es el viaje hacia el interior de tu ser, aunque de hecho no hay viaje, ya que tu centro interior está a un segundo y a ninguna distancia de ti. Por tanto, puedes acceder a él cuando quieras y en donde estés.

Con la práctica aprendes a vivir en ese espacio y desde tu corazón espiritual. Al relacionarte con el mundo, aprendes a no desconectar de tu centro. Permaneces conectado con lo esencial.

La meditación te da la fuerza necesaria para superar los obstáculos y para levantarte después de una caída. Te ayuda a mantener la distancia sana para no perder la visión “de águila” y así conservar el desapego necesario.

En la meditación accedes a todo tu potencial de ternura y no temes abrirte a dar y recibir. Sabes que nadie puede quitarte lo que eres ni puede herir tu corazón espiritual.

La meditación es un estado del ser, no sólo algo que hacemos. Es el puente que te ayuda a ir de la teoría a la práctica. Te aporta la claridad, la energía y el discernimiento para realizar tu sueño y tu ideal.

Te ayuda a que no pienses demasiado, sino lo justo y necesario. Cuando piensas demasiado, las pequeñas cosas se agrandan y se convierten en problemas.

Con la meditación aprendes a mantener la perspectiva de las cosas, de manera que te estabilizas. Tu pensamiento se llena del poder de la energía pura, de la confianza y la determinación. Así superas las preocupaciones.

  • ¿Nos regalas una meditación sencilla y asequible para todos?

Meditación: El observador desapegado

Soy consciente del momento presente y del tiempo… El mundo entero está allí fuera… Me desentiendo por un momento de lo que está sucediendo a mi alrededor… Es como si el mundo continuase girando, pero me he parado unos minutos y me he convertido en un observador… Mentalmente, doy un paso atrás… miro a mi alrededor como si estuviera en el interior de una habitación… la habitación de mi mente… En este lugar, puedo estar conmigo mismo… en paz… calmado… libre… Aquí no tengo presiones, ni preocupaciones, ni miedos… Nada ni nadie puede influirme… Puedo pensar… ver las cosas como realmente son…

Estoy sentado como un observador, viendo a través de dos ventanas… Estas ventanas son mis ojos… No soy los ojos… Soy consciente de quién está observando a través de estos ojos… Soy distinto de todo lo que estoy viendo…

Percibo esa separación entre el observador y lo observado… Observo las cosas que me rodean sin juzgar, sin analizar… Simplemente observo permaneciendo en paz conmigo mismo…

Veo este mundo como un escenario de una gran obra de teatro ilimitado… cada ser humano es un actor interpretando su propio papel… yo simplemente observo desde mi habitación interior… las cosas vienen y se van… nada es permanente… No necesito preocuparme por nada ni por nadie… dejo que las cosas sean… fluyan… estoy en paz… calmado… comparto esta vibración de paz con todo lo que me rodea.

* * *

Estimada Miriam:

Es un honor darte la Bienvenida a la familia del blog. 

Muchas gracias por acercarnos tu sabiduría y recordarnos la importancia de cultivar el silencio, la meditación, y la reflexión en el día a día.

Un abrazo enorme,

Elena Lorente Guerrero