#12Visibles12M, Enfermeras: fuerza y motor del cambio en la sociedad

Queridos amigos:

Hoy tengo el gusto de presentaros a dos compañeros enfermeros, Fernando Campaña editor de Nuestraenfermería.es e Isidro Manrique autor de elenfermerodelpendiente. Ambos, desde sus respectivos blogs y con su presencia diaria en las redes sociales, aportan conocimiento y visibilidad a la enfermería contribuyendo así a construir la profesión.

Hoy además,  no es un día cualquiera;  hoy es el día internacional de la enfermería, y para celebrarlo Nuestraenfermería repite la iniciativa del año pasado publicando 12 posts en 12 horas. Este año las publicaciones se repartirán entre ambos blogs, Nuestraenfermeria.es y Elenfermerodelpendiente.com, 6 en cada uno de ellos, de manera alterna. Una maravillosa forma de trabajar en red y de crear lazos entre compañeros.

Con el hashtag #12Visibles12M y bajo el lema  “12 de mayo, una mirada a la enfermería” todos los participantes explican  su relación con la enfermería y su aportación a la profesión.

Me siento muy honrada de colaborar en esta fantástica iniciativa, y desde aquí agradezco de corazón a Fernando e Isidro que me hayan invitado a participar. Feliz de sumar por una #EnfermeríaVisible.

Hoy amigos, tenemos un gran día por delante para disfrutar de la lectura e inmersión en las  reflexiones personales de compañeros enfermeros comprometidos con esta profesión tan preciosa que si algo tiene es corazón y alma. Ya sabéis, cada hora, puntualmente, tendremos a punto una dosis de mirada enfermera.

Comparto con vosotros el post que he preparado, y que publica Nuestraenfermería y el increíble sol de verano que hoy ilumina y calienta las tierras altas escocesas para celebrar el día de la enfermería, la fiesta de todos.

Abrazos y ¡Feliz día!

Enfermeras: fuerza y motor del cambio en la sociedad

Soy así porque soy enfermera, soy enfermera porque soy así. Con esta contundencia se expresa Cristina Francisco en su libro “Memorias de una Enfermera”.

No podría estar más de acuerdo con ella. Para mi ser enfermera es algo más que ejercer una profesión, es una manera de ser y de estar en el mundo, una responsabilidad y un compromiso social.  

Las enfermeras somos fuerza y motor del cambio en la sociedad, es cierto, pero nos hace falta creérnoslo. Hasta ahora hemos centrado gran parte de nuestra energía hacia afuera, trabajando para hacer visible nuestra aportación a la sociedad, buscando el reconocimiento de las personas. Creo que lo estamos consiguiendo; prueba de ello es que prácticamente cada semana se publica en la prensa un artículo reconociendo el trabajo de las Enfermeras.

Sin embargo, ¿Somos nosotras, las propias Enfermeras conscientes de nuestra grandeza? ¿Le damos valor? ¿La potenciamos?

Creo que necesitamos redirigir la energía hacia dentro, hacia el propio colectivo. Hace falta generar consciencia de nuestro valor y capacidad transformadora entre las propias enfermeras, y traducirlo en acciones concretas generadoras de cambio. Esta es sin duda una de las funciones de los blogs y de la participación de las Enfermeras en las redes sociales, un camino para hacer visible la profesión.

Por eso es fundamental que estemos presentes y participemos en los espacios de reflexión e intercambio de ideas. Es fundamental que la mirada enfermera, nuestros valores, nuestra experiencia y conocimiento contribuyan a la mejora de la sociedad a todos los niveles, no sólo respecto a la salud, bienestar y calidad de vida; también en educación, política, economía, medio ambiente porque nuestra visión y aportación a la sociedad es única y específica.

Piénsalo por un momento, las Enfermeras acompañamos a las personas en todas las etapas de la vida, estamos presentes en todos los acontecimientos vitales. Eso es muy potente y muy grande. El día en que todas y cada una de las enfermeras del mundo despertemos, le demos valor y nos impliquemos activamente, algo cambiará en la sociedad.

Todo eso fue lo que me que me motivó a crear -De tots els Colors- hace ya casi siete años. Debo confesar que me siento más instrumento que autora, ya que el blog se ha ido construyendo y adquiriendo carácter propio gracias a la participación de todas las personas que han abierto su corazón y nos han ido regalado sus experiencias, su sabiduría, su propia historia.

La presencia en las redes y el blog son para mí una forma de compartir lo que me fascina, lo que me enamora, y por encima de todo, una forma más de cuidar. Por un lado, contribuyendo a generar consciencia y visibilizar los aspectos de nuestro trabajo que tocan las capas más sutiles, y nos revelan lo único, irrepetible y singular de cada persona a la que cuidamos. Me parece imprescindible mostrar como el cuidado de los aspectos invisibles, intangibles y esenciales del ser humano tienen repercusión y resultados muy visibles en la salud.

Por otro lado, contribuyendo a la humanización de los cuidados y de la sanidad con mi apoyo incondicional al Proyecto HU-CI, movimiento social y proyecto de investigación internacional que lidera Gabi Heras, médico intensivista, y que está transformando el sistema sanitario poniendo a las personas en el centro y la H de humano en los cuidados.

Al mismo tiempo, además del cuidado humanizado, y con alma, trabajo para aportar rigor, conocimiento y visibilidad a la Enfermería y la Medicina Integrativa. Creo sinceramente que la salud y la enfermedad son tan complejas como lo es el ser humano. Creo también que es momento de ampliar la mirada y contemplar a las personas desde todos los ángulos y perspectivas posibles tanto en la salud como en procesos de enfermedad. Es momento ya de sumar lo mejor de todos los enfoques disponibles para poder ofrecer así los mejores cuidados.

Esta es mi aportación, y mi granito de arena. La enfermería la construimos no sólo los profesionales, todas las personas, la sociedad entera. Hoy, día internacional de la enfermería es sin duda, ¡la fiesta de todos!

Abrazos,

Elena Lorente Guerrero

Entrevista a José Miguel Sunyer, Doctor en Psicología, Grupoanalista: “La salud mental depende, en buena medida, de la calidez y la calidad de las relaciones humanas. Las personas nos hacemos las unas a las otras”.

¿Por dónde empezar para presentaros a José Miguel Sunyer? Su amplia experiencia clínica, gestora, docente e investigadora en el ámbito de la psicología es inabarcable en pocas líneas.

Miquel, como le solemos llamar en el ámbito cercano profesional, es Doctor en Psicología por la UAB, especialista en psicología clínica y en psicoterapia grupal. Lleva muchos años dedicado a esta última, concretamente desde el ángulo grupoanalítico. Actualmente su labor se centra en el desarrollo del grupoanálisis en España, favoreciendo la creación de grupos de trabajo, seminarios y programas formativos.

Aunque desconocida para muchos, Miquel nos explica que la perspectiva grupoanalítica ayuda a la comprensión de las relaciones humanas, generalmente complejas. El grupo se enriquece con la aportación de cada miembro, y transforma las experiencias individuales en crecimiento grupal. Un planteamiento muy interesante para todas las profesiones que se basan en el trabajo en equipo.

Partiendo de la premisa de que somos seres sociales, y por tanto en continua relación con los demás y con el entorno, Miquel crea respuesta a respuesta, un testimonio que es una auténtica obra de arte.

  • Cuéntanos Miquel, ¿Qué es la Psicoterapia analítica grupal?

Hola, Elena, ante todo, agradecerte esta oportunidad. No voy a negar que me gustan estas situaciones, por lo que voy a intentar no defraudarte en demasía. Y seguramente por razones de edad, se agradecen mucho este tipo de reconocimientos.

Tengo que admitir, ya de entrada, que muchas de las ideas que aparecerán se corresponden a lo que publiqué en mi texto del 2008: psicoterapia grupoanalítica de grupo. La construcción de un conductor de grupos. Madrid: Biblioteca Nueva. Me gusta escribir y normalmente lo hago en todos mis seminarios formativos creando y recreando, a partir de la experiencia, textos destinados fundamentalmente a los alumnos de esos seminarios. Parte de este trabajo lo puedes ver en mi web: www.grupoanalisis.com

Mira, la pregunta es acertada e interesantísima porque, posiblemente sin darte cuenta, introduces buena parte de la complejidad de esta fórmula psicoterapéutica y, desde mi punto de vista, apuntas a un tema complicado cual es el nombre que damos a las cosas. No tengo por olvidar a una secretaria que tuve durante un corto período que ante mi oferta a que usara los diccionarios que le ponía a su alcance, me dijo: No entiendo, doctor, por qué hacemos tan complicado el lenguaje. Si todos sabemos lo que es una casa, ¿para qué emplear otras como vivienda, apartamento, piso, domicilio…? Como comprenderás, Elena, mi asombro y mi desconcierto fueron enormes ya que, por mucho que todas ellas puedan hacer referencia al lugar en el que uno vive, está claro que no es lo mismo una cosa que otra. Hubo una ministro que incluso llegó a hablar de “solución habitacional”. Todo un poema.

En tu pregunta introduces tres palabras: psicoterapia, analítica y grupal. La palabra psicoterapia tiene más de doscientos años: fue introducida por Reil en 1803, o sea, hace tiempo. Si por psicoterapia consideramos que es aquella intervención profesional que va dirigida a abordar lo que comúnmente se llama “patología mental”, (que es por donde la orientaba el bueno de Reil) vamos por buen camino. Me gusta diferenciar terapia de psicoterapia. La primera abarca más, a mi modo de ver, que la segunda que es más restrictiva por cuanto que el término que proviene del griego therapós, alude al hecho de acompañar, dar apoyo, cuidar a quien lo precisa; en tanto que psicoterapia dirige esa ayuda a los aspectos psíquicos de una persona: sería como el acompañamiento a la psique del otro; y me parece que eso conlleva una cierta conceptualización de eso que llamamos psique.

La palabra analítica tiene su controversia. Si acudes a esa enciclopedia virtual que consultamos buena parte de la población y pones la palabra “psicología analítica”, te dirige, como es lógico, a los desarrollos que realizó Jung. Y si bien es verdad que hay quien con la palabra analítica hace referencia a psicoanalítica, me gusta diferenciar las cosas. Jung realizó importantísimos y particulares avances en la comprensión del ser humano, y de su separación de Freud nos hemos podido beneficiar con una forma de comprender al ser humano diferente a la visión del padre del psicoanálisis. Para mí, pues, psicología psicoanalítica no es lo mismo que psicología analítica. Como tampoco son lo mismo, psicoterapia analítica o psicoterapia psicoanalítica.

Claro, cuando ya introduces la palabra grupal ahí abres un melón complicado de comer. Porque siguiendo mis planteamientos, ¿te refieres a psicoterapia psicoanalítica grupal o a psicoterapia analítica grupal? La primera parte de la pregunta me lleva a pensar en Freud y la teoría psicoanalítica, mientras que la segunda me dirige a Jung… ¡Menudo follón! Sí, porque dentro del terreno de la psicoterapia psicoanalítica grupal deberíamos dirigirnos a autores como Wolf, Schwartz, Slavson o incluso Bion y Ezriel o Anzieu, Kaës… cuando en realidad creo que me preguntas por alguien que bautiza a su forma de trabajar como grupoanálisis. Y que es dónde me ubico en estos momentos de mi vida y desarrollo profesional.

Ciñéndome a la pregunta y centrándome en lo que para mí es el trabajo grupal con tintes psicoterapéuticos, el grupoanálisis, te diré que por psicoterapia grupoanalítica entiendo aquella intervención profesional, aquel proceso psicoterapéutico que se realiza en grupo, considerando que lo que ahí se trabaja es lo que sucede entre todos los integrantes del grupo, incluido el conductor. Como verás he introducido modificando tu pregunta, un término nuevo: grupoanalítico. Claro que ahora nos deberíamos esforzar en definir este término, ¿no?

En cualquier caso, y antes de pasar a otra pregunta, quisiera aclarar que lo que podríamos llamar terapia grupoanalítica es aplicable a una infinidad de situaciones como puede ser la supervisión de un equipo, el trabajo que se puede realizar con el personal de enfermería de cuidados paliativos, o con profesionales que no estén vinculados a la salud mental. Es decir, no deberíamos ceñirla de forma exclusiva a la patología mental, sino a desarrollar grupalmente una forma de entender lo que sucede pudiendo incluir en esta comprensión los aspectos individuales, grupales y sociales del ser humano en cualesquiera de los ámbitos en los que podemos trabajar.

  • Entonces, ¿Qué es el grupoanálisis?

Mira, es una palabrita que está de moda; al menos en España. Ya sabes que aquí tenemos la tendencia a tomar palabras que nos suenan bien y que tienen un cierto glamur, una cierta modernidad. Lo que está bien y… no tan bien porque confunde. En realidad es el análisis de las personas que integran un grupo incluido su conductor y realizado por el mismo grupo. La palabrita de marras tiene dos orígenes bien dispares, siendo difícil precisar si los derechos de autor los tiene una persona u otra. Uno de los lugares de origen se sitúa en América y proviene de un psiquiatra denominado Trigant Burrow.

Poco se conoce de él (ya se encargan los poderes profesionales en apartar a quien es un tanto molesto), pero tras venirse a Europa con toda su familia para formarse en Psicoanálisis y buscar una cercanía con el propio Freud a quien conoció anteriormente en América, regresó ahí y comenzó a ejercer el psicoanálisis siendo una persona de reconocido prestigio por aquel entonces. Fue capaz de llegar a la conclusión de la importancia que tenía la relación materno filial y detectó cómo a través de esa relación, el bebé adquiere un montón de elementos (normogénicos y patogénicos) vinculados con experiencias que tuvieron los padres antes de su nacimiento. Posiblemente estimulado por muchos otros autores, puso mucho interés en profundizar en la relación que se establecía entre el paciente y el psicoanalista hasta que se encontró con un paciente muy inteligente: Clarence Shields. Este buen hombre le cuestionaba acerca de la contradicción existente entre los planteamientos conceptuales del propio Burrow y la posición física que se establecía en la relación psicoanalítica (sabéis que en psicoanálisis el paciente se coloca tumbado en un diván en tanto que el profesional se sienta fuera del alcance de la mirada del paciente, para evitar la contaminación proveniente del cruce de miradas). Esa crítica le llevó (atrevido nuestro Burrow) a cambiar la posición y a sentarse cara a cara. Y de ahí a organizar un grupo y desarrollar lo que en principio denominó grupoanálisis. Posteriormente cambió el término por el de filoanálisis para enfatizar el elemento transmisor generacional.

La otra persona a quien también corresponde la paternidad del término es S. H. Foulkes. Este psiquiatra de origen alemán, huido por el avance de las tropas de Hitler y refugiado en Inglaterra era psicoanalista y llegó a ser responsable del Instituto Psicoanalítico de Frankfort. En tierra inglesa tuvo que reconstruir su vida profesional y, posiblemente por la influencia que obtuvo de N. Elias (un sociólogo muy interesante por sus ideas respecto al ser humano y su vinculación con lo social) inició su trabajo con pacientes a los que reunía en un grupo. Lo que ahí observó fue algo que le sorprendió: que en las conversaciones normales entre estos pacientes y él mismo, aparecía una enorme cantidad de material personal y que, a través de ese material y de poderlo hablar y compartir, se observaban mejorías notables en ellos. A ese método lo denominó group analysis, es decir, grupoanálisis.

Que ¿cómo podríamos definirlo? Pues el análisis que realizan las personas que están en un grupo de lo que le sucede a cada quien incluyéndose en este análisis al propio profesional que se define como conductor del grupo. Y conductor no tanto como el conductor de un autobús o coche que dirige al grupo a un lugar, sino en el sentido de director de una orquesta: es quien trata de que cada componente extraiga lo mejor de sí mismo para conseguir que la orquesta interprete una buena melodía.

  • Ya situados en terreno grupoanalítico, me parece muy interesante tres aspectos: el término “proceso”, que lo que se trabaje sea más que la suma de lo que aporta cada integrante del grupo, y que el conductor no sea un mero observador sino parte activa del grupo y por tanto, vulnerable. ¿Cómo podrías aclararme esto?

Sí, en la primera pregunta introduje la idea de proceso. Un proceso ¿qué es? Podríamos definirlo como el conjunto de elementos y fases que determinan un fenómeno, ¿de acuerdo? Si hablamos de procesos psicoterapéuticos estaríamos haciendo referencia al conjunto de elementos, de fases, de cosas que van sucediendo a lo largo de un tiempo y que determinan la mejoría de uno o varios pacientes. Pero esto no es tan raro, ¿no? Porque cuando hacemos una paella o una simple tortilla de patatas, ese hacerla es un proceso: seleccionamos las patatas, las cortamos, tomamos varios huevos… eso es algo que puede se llamado proceso. Lo que sucede es que cuando hablamos de malestar físico o psíquico, cuando nos situamos en el terreno de la salud, nos olvidamos de la necesidad de los procesos y queremos que nuestra salud se instale casi de forma mágica. Como si el profesional fuese un brujo, un mago que por arte de birlibirloque nos devolviera la salud que habíamos perdido. ¿Suena raro que en pleno siglo XXI esperemos que los profesionales de la salud, personal de enfermería, médicos, psicólogos, terapeutas…, sean brujos o magos, ¿verdad? Es entendible, pero suena a raro. Y se entiende porque no nos gusta encontrarnos mal, tener un dolor cualquiera, sentirnos tristes, impotentes ante el sufrimiento personal o del otro… es cierto. Es raro o al menos no muy frecuente encontrarse con pacientes (personas que padecen) que tengan la paciencia, la esperanza y la sensatez como para coparticipar de un proceso que en muchas ocasiones es largo. Todos, todos toleramos mal la frustración de ver que todos los procesos de curación o de sanación piden su tiempo y que no hay más que eso: aceptar el proceso que ello conlleva.

Mira, Elena, podríamos pensar que el primer elemento “antigrupal” proviene de esa impaciencia, de la frustración que conlleva ver que las cosas no funcionan ni por arte de magia ni son procesos de microondas. Esa impaciencia que la vemos en todo (estamos en un momento social en el que se busca la inmediatez en todo, en internet, en la pastilla mágica, en las gotitas de no sé qué planta, en el propio móvil…) acaba siendo un elemento antigrupal. Pero hay otros. Por ejemplo, ¿a mí qué me importa lo que le suceda al otro? Y es cierto, claro. En realidad, a nadie le importa lo que le sucede al otro. Y por esto no queremos ni oír hablar de un tratamiento grupal. Mira, me viene a la mente una anécdota procedente de la India y Pakistán, creo. Le preguntan a un sabio, ¿qué es el infierno? Y les dice: mirad, imaginaros –les dice a quienes le preguntan –que estamos en un círculo y en medio del mismo se encuentra una fuente con abundante comida. Cada uno de los que están ahí sentados dispone de una cuchara con un mango enormemente largo con el que puede llegar a dicha fuente. Y estando ahí, cada uno de ellos toma la cucharada, pero… no pueden llevársela a la boca ya que la longitud del mango se lo impide. Así se desesperan ya que pudiendo comer, no se llevan bocado a su boca. Esto es el infierno. ¿Y el cielo? -le preguntan. Pues el cielo es casi igual pero la diferencia es que cada uno da de comer al otro, de forma que todos se alimentan de la fuente común.

Pues eso mismo es el grupo: darnos de comer mutuamente para que todos, todos, salgamos beneficiados. Porque en el fondo, más allá de que el sufrimiento lo posee cada uno y cada uno debe hacerse cargo del mismo, cuando podemos salir de nuestro egoísmo y compartimos nuestras historias con los demás, nuestro dolor va desapareciendo. ¿Magia? No, humanidad. Pero algo más: los demás son como mentes auxiliares que ayudan a elaborar eso que a uno le preocupa, aportando desde otros ángulos, aspectos que a uno mismo no se le ocurren. Y por esto es importante el trabajo grupal (independientemente que le llamemos terapia o psicoterapia), ya que nos permite comprender lo que nos pasa a partir de comprender a los demás y ser comprendidos por ellos. Es a través de ese vernos a partir de cómo nos vemos en los demás, como cada uno va aumentando su conocimiento y control de sí mismo. Así de simple, así de complicado: los otros en uno.

  • ¿Qué  hace el conductor del grupo?

Bueno, todo esto precisa de un profesional que, desde la distancia que proviene de su propia formación y experiencia, va conduciendo a quienes forman el grupo con el fin de potenciar sus efectos terapéuticos y psicoterapéuticos. Lo que sucede es que, como su presencia también influye en la dinámica del grupo, debe ser capaz de poder ponerse a la vista de los demás y ponerse, en la medida que ello tiene sentido, a la disposición de los demás para clarificar todo aquello que proviene de su propia influencia y, disminuir, de esta forma, los elementos iatrogénicos de toda intervención grupal. Aquí, además, se introduce un término muy rico en el campo grupoanalítico: mutualidad. Todo lo que nos sucede a los humanos es producto de aspectos fallidos de la mutualidad con los demás. Bien porque uno no sabe jugar a la mutualidad, bien porque los demás no saben ser ni sentirse mutuos. La mutualidad, ese arte que conlleva entender que lo de uno afecta al otro y viceversa, esa mutualidad también incluye al propio conductor.

Recuerdo una anécdota: en uno de los muchos grupos formativos en los que he participado o que he podido coordinar, al conductor le sonaron las tripas. Debió ser estruendoso porque todos le señalaron el hecho. Él se negó, una y otra vez, a que “sus tripas habían sonado”. Ese simple hecho, dañó al grupo.

El conductor es una persona al que también se le remueven los intestinos por cosas que pasan en el grupo. Su reconocimiento supone no sólo “humanizarlo” sino facilitar que los demás miembros del grupo puedan pensar sobre qué pasa cuando al conductor se le mueven las tripas. Y suenan.

  •  ¿Cómo se organiza un grupo de psicoterapia?

Contestar a esta pregunta es fácil, porque la formulas a nivel general. Pero igual no es tan fácil porque, ya que antes hablabas de proceso, tendremos que pensar que tal organización también es un proceso. Si no lo fuera, con decirle a la secretaria del servicio de psiquiatría, o al responsable del departamento de admisión de una unidad de día o de un centro de rehabilitación que a los diez primeros los citara para un grupo, ya habría bastante. No hace falta que os diga que, si fuese así, no os arrendaría las ganancias. Gracias a Dios las cosas no son así y requieren un proceso.

Hay una idea semejante a la de proceso y es la de función. La tomo de Bion quien en un texto breve y delicioso la viene a describir como el conjunto de operaciones mentales conscientes e inconscientes dirigidas a un fin determinado. Imagina, Elena, que quieres festejar algo importante. Por ejemplo, las bodas de plata de un matrimonio, o sea, sus veinticinco años de andar juntos y comprometidos. Quiero pensar que a poco cariño que les tuvieras, buscarías una fecha en la que pudieran estar presentes, te pondrías en contacto con sus familiares y amigos, decidirías si tal celebración se va a hacer al mediodía o de noche, buscarías un restaurante o un local en el que hacer la fiesta, elegirías un menú, organizarías algo y buscarías la forma de plasmar esta efeméride mediante un regalo. Y eso requiere tiempo. Seguramente más de una noche sin dormir. Requerirá negociar tiempos, lugares, momentos… Pues bien, todos los procesos mentales que están implícitos es a lo que llamo, siguiendo a Bion, función.

Ciñéndome a la organización de un grupo, cinco son las funciones que me parecen básicas para tal fin; o dicho de forma más correcta. La función organizativa de un grupo puede descomponerse en cinco aspectos o subfunciones: la función convocante, la higiénica, la verbalizadora, la conductora y la teorizante. Y las he denominado así porque creo que nos resultará fácil comprender las complicaciones que tiene que sortear cualquier organizador de grupo que se considere tal.

  • ¿Podrías explicar la primera?

La función convocante. La primera cosa que tiene que tener claro es por qué y para qué quiere hacer un grupo de psicoterapia. Es decir, tiene que tener en mente los objetivos y las razones por las que plantea tal convocatoria. Es más, este punto no solo lo debería tener claro el profesional que quiere organizarlo, sino que debería poderlo hablar y discutir con su superior jerárquico incluyendo ahí, si fuera posible, al responsable económico del lugar en el que trabaja. Y esto que parece una tontería no lo es: en la medida que tenga el sostén de la estructura se garantiza una mayor estabilidad en la vida del grupo.

Me imagino que hay tantos porqués como convocantes existen en la faz de la tierra. ¿Por qué uno organiza un grupo? Puede ser que se quiera experimentar una nueva forma de abordaje profesional, u ofrecer a los pacientes una experiencia emocional correctora suficientemente potente, o se quiera reforzar las conductas normogénicas de los integrantes del grupo, o favorecer el desarrollo de pautas de conducta que alivien determinados síntomas, o por querer ayudar a que los pacientes adquieran nuevas formas de entender lo que les pasa y el por qué les pasa, o por puro placer personal y profesional. Mira, esta retahíla de porqués, me parece interesante. Podríamos pensar en otros porqués más personales de cada uno; pero ahí no me voy a meter, claro.

Junto a los porqués hay unos para qués. Pero sobre todo hay unos pocos “para qué no” organizamos un grupo. Esos noes vienen encabezados por “no se organizan para ahorrar dinero”, “para hacer más rentable la actividad profesional”, “para atender a más personas en menos tiempo”, “para disminuir las listas de espera”, y cosas semejantes. Ahí habrá que ayudar al gestor económico a entender que la rentabilidad es fundamentalmente social, que el atender a más personas representa no solo un esfuerzo añadido, sino que supone que las consecuencias de tal atención repercuten en mayores grupos familiares pero no disminuye el tiempo de tratamiento (si acaso lo alarga), que la disminución de las listas de espera es un problema de disponer de más recursos y personal y no que éste se convierta en una máquina de hacer churros. Este es un tema muy, pero que muy delicado.

Aclarados los porqués y los para qués, tenemos la cuestión de a quien se convoca. Porque en función de a quien convocamos, de a qué tipo de pacientes ofrecemos un tratamiento grupal, el tipo de grupo deberá ser más terapéutico que psicoterapéutico o no. Y, decidido esto, hay que pasar a la convocatoria en la que deberemos poder trabajar con los convocados algunos de los porqués y para qués que han alimentado la decisión de crear ese grupo y para esta persona.

Es importante que esta parte del proceso, la función convocante, quede bien establecida y suficientemente clara ya que en sus zonas oscuras, en aquellos aspectos que no han quedado suficientemente claros anidarán los elementos antigrupales que pueden llevar al traste nuestro esfuerzo.

  • Veo que es más complejo de lo que me imaginaba, ¿Y las demás funciones?

 La función higiénica. Esta parte del proceso constitutivo de un grupo guarda relación con las normas de funcionamiento, los horarios, el lugar en el que van a tener las sesiones, el ritmo de las mismas y su duración, la confidencialidad de lo que se habla, la restricción de los contactos fuera de las sesiones de los miembros del grupo, la normativa del uso de los móviles y de los mensajes de texto, correos electrónicos y todo el amplio espectro de las comunicaciones entre los pacientes.

Así, deberemos ser claros con la importancia en la asistencia y puntualidad (asistencia y puntualidad obligatorias, así como la duración de las sesiones –entre hora y cuarto y hora y media), la estabilidad del horario y calendario de las sesiones (día fijo, a ser posible, y siempre la misma hora), el ritmo (mejor semanal que quincenal o mensual), el compromiso de no divulgar lo que se dice en las sesiones, el recordar que no es un grupo de amistad sino de trabajo, y establecer una normativa respecto a los teléfonos y el uso de los mensajes que pueden acabar constituyendo un grupo paralelo fuera del control de lo que sucede en el grupo.

Otra es La función verbalizadora. Mira, Elena, sabes bien que a un grupo se viene a hablar. ¿y de qué se habla? En principio de todo, de todo lo que nos atañe como individuos y como grupo. De lo que nos pasa a cada uno fuera y durante las sesiones. De todo. Y esto, en principio es fácil, ¿verdad? Pero la realidad nos dice que no lo es. Porque si bien en un principio hablar de lo que “nos ha pasado o nos está pasando” es relativamente fácil, cuando ya hemos hablado de ello y sigue estando ahí el dolor, la preocupación o la ansiedad… ¿de qué hablamos? Y es justo ahí donde se inicia el proceso de tratamiento; precisamente ahí. Porque es cuando comienzan a aparecer diferencias, situaciones de tensión entre unos y otros, momentos de placer y de dolor compartido. Situaciones que requieren el desarrollo de la empatía y constatar que no siempre suele estar presente. Momentos en los que uno tiene que olvidarse de sí para ponerse en la piel del otro y entenderlo desde esa posición.

La cuarta es La función conductora. Parecerá sencillo pero la conducción requiere, fundamentalmente, mucho arte. Se trata de ayudar y hacer los posibles para que se instale un sistema de relación (muy relacionado con las características y experiencia del conductor y de ahí su nombre: patrón), un patrón relacional que sea terapéutico y psicoterapéutico. Tener la habilidad para sostener los silencios y los momentos emotivos, las tensiones y las situaciones de placer, los tiempos de evasión grupal y los de contacto con aspectos muy íntimos de todos y cada uno de los miembros del grupo. Facilitar la emergencia de consejos e incluso la incorporación de técnicas que ayuden a aliviar la tensión o a evitar la repetición de modelos de comportamiento y de pensamiento patogénicos. Y al tiempo, posibilitar la comprensión de los mecanismos psíquicos que se activan como forma de evitar o aliviar la ansiedad a costa, en muchas ocasiones, de un aumento de la patogenia en vez de caminar hacia la normogenia.

Finalmente, La función teorizante. Eso es crucial. Todo lo que sea incrementar nuestro bagaje conceptual profundizando en los diversos autores que nos ayudan a entender el funcionamiento del denominado “aparato psíquico”, poder articular conceptualmente lo que sucede en el grupo, a las personas tanto individual como colectivamente, con el conjunto de aportaciones conceptuales de los autores de referencia, es crucial si lo que queremos es hacer una tarea profesional que diste de ser solo una experiencia puntual. Esa función debe articularse con la asistencia a seminarios, espacios de supervisión, y el desarrollo de la habilidad de escribir como forma casi elemental de elaboración conceptual básica.

Me ha gustado mucho esta “lección” conceptual. Los lectores interesados en profundizar más al respecto podéis consultar:

Miquel, lo que nos cuentas me hace pensar en los equipos multidisciplinares de servicios como urgencias, cuidados paliativos, cuidados intensivos donde cada vez más los profesionales están demandando formación en habilidades para cuidar la dimensión emocional de los pacientes y al mismo tiempo, estrategias para la gestión de las propias emociones.

  • Según tu experiencia clínica y docente en salud mental ¿Qué programa formativo básico sobre psicoterapia de grupo desde el enfoque grupoanalítico podría ayudar a médicos, enfermeras, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, …?

Me divierte la idea de “estrategias de gestión de las propias emociones”. Da la sensación de que hay un sujeto que podría ser el Yo que tiene que desarrollar “estrategias de gestión de…” unas cosas llamadas emociones que deben venir de algún otro lugar, que no le pertenecen. Para mí es conceptualmente inimaginable. Entiendo lo que se quiere decir, pero no veo como entenderlo conceptualmente.

Trasladando la idea al segundo párrafo, allá donde formulas la pregunta, parece que volvemos a encontrarnos con lo mismo: unos “profesionales” que tienen que aprender a gestionar unas “emociones” que deben estar situadas en los pacientes. Pero la realidad es otra; o más compleja. El Yo es quien siente y, paralelamente a la metáfora, los profesionales sienten aquello que a los pacientes se les activa y que, de forma inevitable, trasladan al propio profesional. Esto habla de una cosa muy simple pero al tiempo compleja de explicar: hablamos de mecanismos de defensa y, en este caso concreto, de dos. El de la identificación proyectiva y el de la identificación introyectiva. Y voy a tratar de explicarlo, aunque no sé si seré capaz de hacerlo de forma suficientemente pedagógica teniendo tan poco espacio para ello.

Primero decir que se denominan mecanismos de defensa porque son procedimientos que desarrolla el Yo para aliviar la ansiedad que siente. Pero al tiempo son mecanismos de comunicación, ¿de acuerdo?

Imagínate que voy a… Sevilla, y tomo un taxi. El taxista me da conversación (lo que suele ser agradable) y detecta por mi acento que soy catalán, por ejemplo. Y por hacer una gracia me dice, ¡ah!, Ud., es catalán, ¿verdad?, o sea del Barça, ¡un culé! La verdad es que no sabe que no me gusta para nada el futbol y menos el Barça. Entonces, como no tolero que me atribuyan “ser del Barça”, arremeto y le digo, ¡y Ud., un palanganas!, ¡todos Uds., son unos palanganas. Imaginemos que aquí acaba la carrera y el tema. Pero… ¿por qué le dije que era un palanganas? Porque me picó y porque me parece que la palabra palangana es denigrante. ¿Y porqué me picó? Porque al llamarme del Barça y culé me sentí mal, como si todo mi Yo se transformara en eso que rechazo de plano. O sea, que dentro de mí se ha “introducido” una idea (a eso le llamamos introyección) y me he identificado con ella (identificación introyectiva porque me identifico con lo que se ha introyectado). Y herido por esta idea (el buen hombre muy posiblemente no tenía ni idea que a mi, ser culé era lo peor que se me puede llamar), le lanzo otra de dimensiones iguales o mayores si cabe, ¡palangana! Es decir, le atribuyo (proyecto) una cualidad que para mi me parece de categoría tan mala o peor que la de ser culé. Es más, identifico al colectivo como palangana (identificación proyectiva)

Más allá de que te ruego que te fijes en las palabras subrayadas, piensa ahora, Elena, en la situación clínica: trabajando con pacientes es inevitable recibamos comentarios no siempre agradables, o actitudes, miradas… que de forma “mágica” parecen colocarse en nosotros (introyección mía, proyección del otro) y reaccionamos ante ello porque nos parece intolerable (identificación). Es decir, en la relación asistencial siempre o casi siempre están presentes los mecanismos de identificación proyectiva e introyectiva. Y hay que aprender a “no entrar al trapo”, a controlar ese mecanismo y reconvertirlo en algo útil para el paciente (y a la postre, útil para nosotros). Y esto es más duro, más hiriente cuando estamos ante un grupo de pacientes. Y esto enlaza con la pregunta.

La formación supone, como poco, el poder transitar por un período más o menos adaptado a las realidades asistenciales en el que con un profesional formado en el tema grupal (y preferentemente de la orientación grupoanalítica) los miembros del grupo vayan pudiendo vivenciar estos aspectos y constatar cómo reaccionan ante ellos. Este programa de mínimos, requeriría unas cien horas en las que la combinación de aspectos vivenciales, conceptuales y de supervisión permiten acercarnos a una base mínima suficiente.

Agradezco tu respuesta, tomar conciencia de qué dificulta la comunicación y las relaciones humanas es imprescindible. Importa no sólo sentir las emociones sino darles significado, aprender de ellas y como dices, reconvertirlas en algo útil.

  • ¿Qué aprendizaje personal destacarías de tu amplia experiencia como psicólogo? ¿Qué te sigue sorprendiendo del ser humano?

 ¡Buf, qué difícil me lo pones! No sé si he aprendido mucho porque tengo la constante sensación de que hay muchas cosas que aprender y eso no me facilita pensar en lo que “he aprendido”, ¿sabes? Me sigue costando mucho tolerar la estupidez, la falta de rigor en muchas personas, las pocas ganas que tenemos en facilitar la vida a los demás. Me sigue enfadando mucho la palabrería, la constante preocupación por la imagen que da uno, y cómo se venden esas imágenes para aparentar que se es lo que realmente no son cuando están realmente distantes de ello. No puedo con ello, ciertamente. Me dirás, claro, que cómo puedo trabajar con esto que digo. Claro, pero es que en cuanto me pongo en mi despacho y viene alguien para que le ayude en algo, lo que veo es alguien que busca salir de una situación en la que se ha quedado atrapado. Y ahí ya no puedo cabrearme. Entiendo su situación, y busco la manera para que pueda verse no tanto de otra forma, sino que pueda reírse un poco de sí mismo. Aligerar la carga. Quizás sea eso lo que he aprendido. A aligerar la carga que tiene el otro. No es mucho, lo sé; pero aligerar las cargas de quienes vienen con sufrimiento, aligerar las que presentan los profesionales que buscan una formación, todo ello me permite encontrar un cierto sentido al vivir. Y por aligerar no quiero decir banalizar, no. Aligerar es quitar hierro, aprender a compartir eso tan aparentemente ridículo que nos amarga la vida. No he visto patología que no mejore tras un trabajo de aligeramiento de cargas.

Y lo que me sigue sorprendiendo… la capacidad que tenemos todos los humanos para hacernos daño. La tendencia a destruir en vez de construir. Y ver, eso sí me sorprende y admira, que, en medio de ese fragor de peleas, de destructividad, hay quien es capaz de interesarse por los demás, por las cosas… eso me sorprende y no puedo dejar de admirar a esas personas desconocidas pero reales que con un aparentemente no hacer nada, están ahí. Que siempre están ahí. Conocer a alguien que tiene ese don, esa capacidad de pensar en el otro, en procurar su bienestar… eso me sorprende mucho y lo admiro como a lo que más. Y hasta lo envidio porque me gustaría ser capaz de tener esa habilidad. Me gustan mucho los niños y los mayores. Sobre todo, porque veo en ellos eso que es tan genuino, tan lejos de lo competitivo, de la demostración de la apariencia. Eso lo admiro. Tengo en mente alguna persona que tiene ese don, y la verdad es que no puedo más que sentirme agraciado de conocerla.

  •  Qué maravilloso poder aligerar la carga del que sufre, ¿Poco? ¡Eso es mucho! Porque… ¿Qué es lo que cargan las personas? ¿Qué es lo que hace sufrir al ser humano?

La idea es bonita, sí. Otra cosa es que lo consiga realmente, que no sea más una fantasía que me hago para satisfacer o justificar mi propia actividad. Eso, en realidad, sólo lo pueden decir las personas que he atendido a lo largo de los últimos cuarenta años. Quizás lo más doloroso es constatar aquello del refrán, en casa de herrero cuchillo de palo, ¿sabes? A veces a uno le gustaría que eso que me resulta relativamente fácil y cómodo hacer con terceras personas, poderlo hacer con los tuyos. Y eso no siempre es fácil.

Me preguntas sobre lo que carga o lo que nos hace sufrir… Desde el marco conceptual en el que profesionalmente me he formado, diríamos de forma rápida que es la insatisfacción en poder obtener el placer de hacer lo que a uno le gusta, o el malestar y la rabia que derivan de las frustraciones… no voy a decir que no, claro. ¿Pero es eso? No lo tengo tan claro.

Todas las personas estamos interconectadas con los demás. Esto es totalmente evidente en el círculo familiar primario, madre-hijo, hijos-padres-hermanos… Nos hacemos a partir de estos vínculos que nos moldean y al tiempo nos permiten moldear a los demás. Es como si cada célula social (cada individuo) ejerciera un poder sobre los demás y los demás sobre cada una de ellas. Es algo constantemente recíproco. Y en ese moldearnos nos topamos con momentos en los que hay algo que se rompe, o que amenaza con romperse. Hay momentos en los que la amenaza, real o fantaseada, de que el vínculo con la o las personas que son básicas para cada uno, pudiera romperse. Esa amenaza es terrible y genera un miedo, un pánico enorme. De hecho, los desencuentros con el otro no dejan de ser pequeñas o grandes amenazas al vínculo. Un comentario, una desavenencia, una amenaza, un desafecto… y muchas otras cosas más, ponen en peligro, real o de forma fantaseada, algo que es básico para cada uno de nosotros: el vínculo con los seres queridos y con nuestro entorno. En ocasiones esos desencuentros son vividos con una intensidad excesiva y nos lleva a pequeños desarrollos que podríamos llamar “psicopatogénicos” (es decir, potencialmente generadores de sufrimiento). Y cuando estos desencuentros son habituales, el sujeto trata de buscar una salida que no siempre es la más adecuada. De ahí la psicopatología individual y social. Es decir, las amenazas al vínculo con el otro son lo que nos hacen sufrir.

  • Con tantos pacientes como has tratado, con tantas personas a las que ayudaste, si vuelves la vista atrás ¿Qué sientes que ha sido lo más difícil para ti, lo más complejo de abordar, lo más duro de afrontar?

Lo que me ha resultado más duro (y ha pasado varias veces) es cuando un niño o un chaval va mejorando y esas mejoras conllevan cambios en sus relaciones en casa. Entonces los padres deciden interrumpir el tratamiento aduciendo que o “ya es suficiente” o “ya va mejor en el cole”, quebrando el proceso iniciado. Me ha resultado duro (y creo que me seguirá resultando) no solo por tratarse de un menor sino porque conseguir que confíe en el profesional suele ser el resultado de un trabajo importante y, cuando se interrumpe la relación se tira por la borda el trabajo que ese chaval ha realizado para aceptar confiar en alguien: a partir de ahí, le costará volver a confiar en alguien. Recuerdo un chaval que a pesar de la dura problemática que presentaba (los padres pasaban olímpicamente de él), consiguió mejorar en sus estudios e reiniciar el hábito a escribir poesía. Eran poesías que a mi me parecían una maravilla. Y él se sentía escuchado y apoyado. Hasta que un día, sin más el padre me deja un mensaje interrumpiendo el tratamiento. No me pude ni despedir. Casos así, varios en mi vida profesional.

Pasa también en otras situaciones, en parejas, por ejemplo. Comienzas a trabajar y a establecer una buena relación de confianza, de espontaneidad. Consigues que la pareja vaya abordando cosas que no siempre son fáciles de hablar en otros entornos y un día, por lo que sea, interrumpen el trabajo realizado. O situaciones en las que ella le maltrata y te das cuenta de la manipulación, y al final se interrumpe el tratamiento por inasistencia de la pareja. O porque “sus horarios lo hacen difícil”. Nunca he rechazado realizar una psicoterapia por razones económicas, y así me va. Nunca. Este punto suele ser siempre una negociación que respeta la realidad del paciente. Creo que los profesionales de la salud tienen un deber social y ético. Ya sé que me dirán que estoy en el mundo real, sí. Prefiero trabajar una hora más que cobrar lo que alguien no puede pagar.

Todas estas son situaciones de mucha impotencia, y contactar con este sentimiento es duro porque no hay nada más duro que ver que no puedes hacer nada más, que no te dejan hacer nada más. Ver que el miedo a “estar sano o estar mejor” a veces es mayor que el seguir igual como se está. Eso es duro; al menos para mí. Hay muchos casos en mi experiencia, y esto me duele porque veo las capacidades del otro y… sus miedos (o los de su entorno)

¡Durísimo! un trabajo personal de respeto y aceptación incondicional del otro impresionante. Yo que iba a preguntarte qué te han enseñado los pacientes…

  • Tú eres cuidador Miquel, eso está clarísimo. De entre todas las profesiones vinculadas con la salud ¿Por qué psicólogo o para qué psicología? ¿Qué te atrajo de la profesión? A día de hoy ¿Qué te sigue apasionando?

Agradezco tus palabras, pero no me considero tal. Intento cuidar como me imagino que hace la mayoría de la gente o la de los profesionales del ramo. Otra cosa es que lo consigamos, o que siempre tengamos la misma consideración. Tengo la suerte de haberme encontrado con muchos profesionales de la “psi”: enfermeros, auxiliares, psiquiatras, psicólogos, y todos, todos los que he conocido se esfuerzan en cuidar. Cierto es que de todo hay en la viña del Señor, pero la inmensa mayoría son gente que cuida. Y que se gana la vida haciendo esto. Porque, aunque a veces no se nos ve así, esto más allá de los elementos de vocación que pueden estar presentes en algunos casos, esto es una profesión, una forma de ganarnos las alubias, los garbanzos. No somos seres especiales. Y todo nuestro entrenamiento, todos los espacios de supervisión van dirigidos a mejorar la forma de cuidar al otro, a los compañeros y… si podemos a nosotros mismos.

La elección de esta profesión… te reirás. Iba para ingeniero agrónomo y diversas circunstancias que no vienen al caso me llevan a verme trabajando en Bilbao, en el Servicio de Psiquiatría del Hospital de Basurto. Y entonces me dije: si estás aquí, ¿por qué no estudias psicología? Estaba casado y tenía ya mi primera hija. Ella, mi mujer y mis otros dos hijos tuvieron que “soportar” un padre que trabajaba y estudiaba al mismo tiempo. Sé que no ha sido nada fácil para ellos, en espacial para mi mujer. Y siempre se lo he agradecido y estoy en deuda con ella. Al principio podía haberme reintegrado en los estudios de ingeniería, claro. A veces parece que una fuerza que va más allá de uno te conduce hacia unas circunstancias u otras. Y ya puestos… pues habrá que convertir ese trabajo en algo que me llene, ¿no? Y poco a poco fui queriendo eso que hacía, fui reconvirtiendo mi trabajo en mi vocación. Y eso que creo que es lo que todos debiéramos hacer, me ha proporcionado un guión para la inmensa mayoría de cosas que hago. Creo que cualquier persona, si es capaz y encuentra la forma de convertir el trabajo en algo que le aporta cosas, que le estimula, que le posibilita crear, consigue algo más: dejar de ver el trabajo como una carga. A mi me gusta trabajar. Y creo que la vida, toda la vida, no tiene sentido sin el trabajo. Si no tuviéramos un trabajo, ¡habría que inventarlo!

Más que gracia, me produce un profundo respeto. Hay que ser muy sensato, muy sabio para vislumbrar que es lo que la vida espera de ti y no al contrario, confiar en esa fuerza que es más grande que uno mismo, y lanzarte a por ello sin garantías. Me encanta además que tu historia no sea el típico cuento de hadas vocacional, creo que nos regalas un gran aprendizaje, hacer de tu labor una vocación de vida, amar lo que haces.

  • ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente? ¿Cuáles son tus ilusiones?

Me haces unas preguntas que no sé por dónde salir. Mira, suena a populachero, sí pero mi principal proyecto es seguir trabajando a pesar de la jubilación. Entiendo que a la gente le guste jubilarse. Y que haya profesiones que incapaciten tanto física como psíquicamente a alguien que la sociedad deba compensarles mediante una buena jubilación. Pero dicho esto, también sé que la jubilación debiera ser algo optativo, elegible a partir de una edad determinadas pero no obligatorio. Entiendo que haya quien argumente que si no nos jubilamos, los jóvenes no pueden entrar en el mercado de trabajo. No lo creo, pero respeto la opinión. Si pienso desde mi, la jubilación de la Universidad la descapitaliza. No por mí, sino porque jubilando a personas en activo y con ganas de seguir peleando por la vida, con experiencias clínicas y organizativas variadas, la universidad (como cualquier otra empresa) se descapitaliza. O sea, quiero seguir trabajando, quiero seguir ganándome las alubias y quiero, sobre todo, seguir siendo útil a quien lo necesite. Pero es que hay algo que suena a “populismo” y te prometo que no lo es: si la sociedad (a través de, entre otras, mi familia, los míos) me ha dado la oportunidad de aprender de este oficio, creo que es deber de uno retornarlo a la sociedad. Por esto me gusta enseñar, supervisar, organizar cursos…

¿Proyectos? Dejando a un lado este que te he dicho, hay algo que acaricio desde hace tiempo. Sabes que me gusta el tema de lo grupal y que he dedicado muchos años a la formación de profesionales en este terreno. Y me gusta pensar desde este ángulo del pensamiento que llamamos grupoanálisis. Pues bien, quiero seguir creando seminarios, programas formativos y, en la medida de lo posible, Institutos que puedan equipararse a otros Institutos europeos. Institutos que no solo formen, sino que sirvan de trampolín para que quienes van viniendo y llegando, puedan despegar, puedan desarrollar sus proyectos grupales desde esta perspectiva. Y que estos institutos puedan ofertar también espacios de tratamiento bien concertando servicios o proponiendo estructuras propias. Y con todo ello, contribuir para que los profesionales de mi país, España (quinientos años tiene ya), puedan sentirse orgullosos de todo lo que somos capaces de hacer. Mira, durante los últimos seis años he ido manteniendo contacto con otros Institutos europeos (somos unos cuarenta), y no veo nada en lo que puedan darnos lecciones. Bueno, una cosa sí: su cariño hacia sus propios conciudadanos, a su propio país. Eso lo admiro. Todavía seguimos arrastrando la decadencia del siglo XVIII-XIX, las guerras civiles y todo el tralará. Este es mi proyecto y mi ilusión. Contribuir a que nos sintamos orgullosos de nuestros desarrollos profesionales y los podamos mostrar sin arrugarnos

  • Pues es fantástico que podamos seguir contando contigo de manera creativa y activa. Necesitamos que los psicólogos estéis presentes no sólo en los servicios de salud mental, sino en los centros de atención primaria, en los hospitales (servicios de urgencias, cuidados intensivos, unidades de larga estancia, etc.). Esto lo tenemos claro muchos profesionales de la salud, también pacientes y familiares. Falta que esta idea cale en los gestores ¿Qué les dirías?  ¿Cuál sería la propuesta?

Mira, Elena, los elementos antigrupales no se sitúan solo en el grupo sino en el contexto social. Estamos en un momento muy delicado ya que los elementos económicos, vistos a corto plazo, invitan a buscar soluciones fáciles, rápidas y eficientes. En estos momentos no hay una conciencia social, grupal, que lleve a los responsables políticos y económicos a apostar por las ventajas de considerar que si se atiende a lo grupal se acortan los problemas. Mi experiencia me indica que, a pesar de que, por ejemplo, no hay una “evidencia científica” que afirme que la supervisión del trabajo de unos profesionales mejora su trabajo, la realidad (posiblemente no científica) es que gracias a esa supervisión, los profesionales pueden atender a sus pacientes de forma más creativa, evitando que las cargas inherentes al propio trabajo contamine la actividad asistencial. Pero esto es ampliable a una gran cantidad de lugares asistenciales: atención a los profesionales de urgencias, de intensivos, etc., se beneficiarían, eso no lo dudes, de las ventajas de poder discutir entre ellos de los casos clínicos, de las ansiedades que diariamente se cuelan en su trabajo, del mantenimiento de una mayor capacidad de pensar y elaborar lo que atienden día a día. No se trata de hacer psicoterapia, sino de limpieza de quirófano.

Si hablásemos de máquinas, su mantenimiento estaría incluido en el costo de la misma. Si una mejor atención a los pacientes y sus familiares, si la mejora de la capacidad de los profesionales de un hospital o de un centro de salud dependiera de una máquina y ésta requiriera de un mantenimiento semanal, ahí estaría un presupuesto para ello. Sé que tras una operación se limpian los quirófanos. ¿Por qué? Por la posible presencia de bacterias que pueden poner en peligro la vida de otros pacientes. Pero curiosamente, cuando se habla de evitar que las cargas derivadas de las ansiedades, temores, dudas y una gran cantidad de elementos que nacen de la relación asistencial con pacientes de todo tipo, no disponemos de dinero para ello. O cuando los profesionales se pagan su propia supervisión y su propia formación continuada. O cuando… no son máquinas, claro. Incluso alguien me “espetó” que lo hacían por vocación.

Tuve una gerente con la que discutía un día acerca del trabajo de los psicólogos. Estaba yo en un Hospital de Día con pacientes graves. Andaba ahí solo, sin apoyo de nadie. Y le comenté la dureza que supone estar durante varias horas con pacientes de patología tan grave por la cantidad de elementos tóxicos que, inevitablemente, vertían sobre mí. Y me dijo. Más duro es trabajar en una mina. No lo olvidaré nunca. Esa persona era incapaz de entender nada del trabajo de una unidad de la que era gerente.

Mira, los psicólogos somos más necesarios de lo que se cree. Claro que dirán que según las estadísticas, corresponde a tantos por población. Pero estos números, siendo orientativos, no alcanzan a valorar toda la función que hace aquel profesional de la salud que ha dedicado muchos años tras los estudios universitarios a formarse en una orientación y a dominar unas técnicas. ¿Por qué no hay más psicólogos trabajando en las unidades de cáncer, de patología renal o en las mismas maternidades? ¿Y en el campo de la justicia, es que ahí los reclusos o incluso los mismos jueces no precisarían de un profesional que les ayudase a realizar su labor con mayor equilibrio psíquico? ¿Y los partidos políticos? No acabaríamos la lista…

  • ¿Qué nos recomendarías para cuidar de nuestra salud mental? 

Pues, a ver cómo te lo explico. La salud mental no es un tema exclusivamente individual; es colectivo. Depende no solo de aspectos genéticos que facilitan o inhiben muchas de las respuestas que los individuos tenemos al entorno y a nosotros mismos, sino de los millones de estímulos que provienen de las personas que nos rodean. Las personas nos hacemos las unas a las otras. Y en este hacer al otro, vamos contribuyendo a que la forma cómo esta persona se enfrenta a las demandas de su entorno y con las de las personas con las que vive y se relaciona, sea una u otra. Buena parte de esta tarea es inconsciente, no organizada ni mantenida desde la razón y la consciencia. Nuestra salud mental, la de las personas y la de los grupos humanos, depende mucho de la calidad y calidez de nuestras relaciones. Ahí está buena parte de la respuesta.

La calidez y la calidad de estas relaciones proviene de la capacidad con la que entendemos a quienes nos rodean y nos entendemos nosotros mismos. Conocernos y conocer a los demás significa saber de ellos, entenderlos y quererlos. Pero esto no es fácil. Aprender a diferenciarnos de los demás y al tiempo ser capaces de estar y sentirnos vinculados a ellos, es complejo. Afecta y atañe a muchísimos aspectos individuales que deben poder entenderse y aceptar.

Si fuésemos capaces de establecer espacios grupales en los que poder entendernos, ganaríamos mucho. Lugares en los que, bajo la conducción de especialistas en el tema, poder hablar, sentir, pensar y comprendernos. Espacios grupales que debieran poder desarrollarse en las escuelas, en los lugares de trabajo, en los espacios políticos… ¡hay tantos lugares en los que los profesionales de la salud podrían contribuir a la salud mental antes de que aparecieran señales de patología!

Lamentablemente nuestros representantes políticos nos usan para otra cosa, pero nunca o muy pocas veces, para mejorar la salud mental de los ciudadanos. En alguna ocasión he tenido la osadía de comentarle a algún líder político que nos necesita (y el bien que conseguiríamos hacer a nivel social); pero la callada por respuesta fue todo. Es más, recuerdo haber enviado a varios dirigentes políticos de nuestro país el libro que desde mi intenta contribuir sobre lo social. Tan solo dos me contestaron agradeciendo el regalo. Creo que ni ellos ni nadie más lo leyó.

Actualmente estamos viviendo la llamada “crisis de los refugiados” o cómo la historia se repite. El libro que publicaste de Vamik Volkan “Psicología de las sociedades en conflicto: diplomacia, relaciones internacionales y psicoanálisis” es una gran ayuda para coprender las relaciones y los conflictos entre los pueblos.

  • ¿Deseas compartir algo más con nosotros?

No me tientes, Elena, no me tientes. Muchas cosas me gustaría poder compartir pero sé que debo limitar mi presencia. Ahora bien, si fuésemos capaces de pensar en el otro más que en uno mismo, si fuésemos capaces de levantar el pie del acelerador y darnos tiempo para estar, para compartir (aunque sean los silencios) con los demás… si fuésemos capaces de estar con nuestros chavales, nuestros peques… creando cosas, desarrollando su creatividad y espontaneidad, si fuésemos capaces de contribuir a su educación no pensando solo en su progreso personal sino también en el colectivo, otro gallo cantaría. Pero… soy un poco pesimista. ¿Cuántos años de existencia de la humanidad nos ha llevado a donde estamos? A penas hemos bajado del árbol. Los elementos destructivos están ahí y es muy difícil contrarrestarlos. En intentarlo estamos muchos.

  • ¿Quién es Miquel en Esencia?

¿No será una pregunta trampa, ¿verdad? No sé. He intentado ser buen marido, padre y abuelo. Quizás también un buen hermano, hijo y nieto. También buen profesor y profesional. No tengo tan claro haberlo conseguido; más bien creo que quedó en el intento. Bueno, eso ya te lo dirán otros, cuando las negociaciones con la Parca (que espero vayan más lentas de lo que pueda querer ella) hayan concluido.

* * *

De tots els Colors- Bringing Colour to NursingQueridos Amigos:

Me siento afortunada por todo lo que me he aprendido con Miquel durante el intercambio de preguntas, respuestas, comentarios, retoques, mejoras y sugerencias. Y por las risas que también me ha regalado. Da gusto aprender de un Maestro tan humano, tan grande y tener la oportunidad de compartirlo con vosotros.

Habréis notado que Miquel ha puesto el alma en la entrevista, se palpa desde el primer párrafo. Ha dedicado tiempo, trabajo, energía y lo ha hecho con la entrega, el compromiso y el entusiasmo que le caracterizan. Sólo puedo añadir:

Querido Miquel, gracias de corazón por regalarnos este material que es un tesoro,  una lección magistral y un ejercicio de “terapia de reflexión”, que buena falta nos hace.  Nos planteas muchas preguntas y las respuestas, la capacidad de mejorar las cosas depende de cada uno de nosotros.

Tus palabras son al mismo tiempo, inspiración y reto. En nuestra mano está relacionarnos de forma más consciente, más respetuosa, más sana, y sabia, y de ese modo nutrir y transformar los grupos sociales y los equipos profesionales de los que todos, sin excepcción, formamos parte.

Miquel, te deseo lo mejor, sigue trabajando como a ti te gusta, compartiendo, enseñando tantas cosas necesarias y buenas. Abrazos, y ¡bienvenido a la familia del blog!

Elena Lorente Guerrero

 

Entrevista a DÀMARIS GELABERT, Pedagoga y Musicoterapeuta:”Cantar nutre el cerebro, potencia las hormonas que favorecen el bienestar y reduce las que favorecen la agresividad.”

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.

Dàmaris Gelabert es pedagoga y musicoterapeuta. Junto con su marido Álex, también músico,  acercan la música a los niños para que desde la cuna, incorporen los aprendizajes básicos para la vida de un modo alegre, divertido, y participativo.

Con las canciones, sus partituras, las fichas para colorear, y los CD libros, los niños se divierten y aprenden a: -decir adiós al chupete o al pañal-, -vestirse solo/a- , -lavarse los dientes-, -recoger los juguetes-,  …

Su proyecto musical incluye también actividades formativas  dirigidas a las madres y padres, maestros, educadores y niños, diseñadas para vivir en directo la importancia de la estimulación musical en la vida del niño.

DÀMARIS GELABERT:

Recomiendo siempre a las madres que les canten a sus hijos por la potencia que tiene la voz a nivel afectivo. EL CUERPO DE LA MUJER EMBARAZADA ES COMO UN VIOLONCHELO, de forma que el útero -que es donde está el bebe- es el equivalente a la caja de resonancia; por tanto el sonido llega de una manera muy especial.

– CANTAR NUTRE EL CEREBRO de una manera mucho más importante de lo que pensábamos. Tiene relación con la bioquímica cerebral: el canto potencia las hormonas que favorecen el bienestar y reduce las que favorecen la agresividad.

¿CÓMO SURGIÓ TU VÍNCULO CON LA MÚSICA?

Tuve la suerte de nacer en una familia muy sensible con la música y el arte. Recuerdo una infancia muy musical: cantaba con mi hermano, que tocaba la guitarra, fui al conservatorio y hasta llegué a tocar la bandurria en una tuna. Y como me gustaban muchísimo los niños, cuando tuve que decidir qué carrera estudiar, escogí Pedagogía y me incliné hacia el área de terapéutica.

  • ¿EN QUÉ MOMENTO HICISTE DE LA MÚSICA TU PROFESIÓN?

Empecé a trabajar como profesional con 17 años, haciendo teatro musical y muchos jingles de radio. Después, los estudios empezaron a llamarme para grabar canciones infantiles, dibujos animados, cuentos… Todo el mundo me decía que tenía una voz ideal para esto, lo cual ya había empezado a sospechar cuando veía que a mis sobrinos les gustaba mucho oírme cantar. Cuando acabé Pedagogía hice un postgrado de Musicoterapia en Barcelona. Combinaba la docencia en diferentes escuelas como especialista de música, con grabaciones en estudio y la participación en algunos grupos. Fue así como conocí a mi marido, Álex, que también es músico. Entonces nos propusieron ir a Estados Unidos…

  • ¿QUÉ APRENDISTE ALLÍ?

Fuimos juntos a estudiar al “Berkeley College of Music”, una escuela de música moderna en Boston. Allí la formación en musicoterapia aún no estaba definida, pero estudié “Professional Music”, una carrera que orienté hacia la educación musical y la musicoterapia. Fueron dos años y medio intensos en los que adquirí mucha experiencia, porque tuve la fortuna de trabajar como voluntaria con una persona muy reconocida allí, Karen Wacks, que me presentó a muchos musicoterapeutas, que me enseñaron cómo trabajaban.

  • …Y LLEGÓ EL PROYECTO FINAL DE CARRERA.

Cuando trabajaba con niños pequeños en escuelas de educación infantil y en el primer ciclo de primaria empecé a imaginar qué ocurriría si en lugar de pensar tanto cómo explicar las cosas a los niños, les cantásemos una canción explicando aquello que queremos decir. ¿Sería más fácil para ellos aprenderlas? Yo sabía del poder de la canción y había comprobado cómo cambiaba la dinámica de la clase cuando empezaba a cantar. Memorizaban lo que yo cantaba de manera más fácil y sencilla que cualquier cosa que les pudiera explicar de otra manera. Así que trabajé en un proyecto diseñado para explicar los conceptos musicales básicos con canciones.

  • ¿FUE ASÍ COMO NACIÓ TotSona?

Sí, el proyecto lo desarrollé en catalán, pero hice una adaptación al inglés para que me lo pudieran corregir y obtuve una nota fantástica. Todo el mundo me animó a editarlo porque decían que era una muy buena idea.

Puedes visitar la web TotSona AQUÍ

 

  • ¿QUÉ OCURRIÓ CUANDO VOLVISTE A CATALUÑA?

Cuando regresé con el proyecto bajo el brazo pensé: “Éste es un material buenísimo, lo venderé por todos sitios, me haré famosa”… Y me llevé mi primera decepción porque nadie me lo quería editar. Era complicado y aún más hacerlo como yo quería: un CD-libro, con las partituras, una serie de objetivos a trabajar en clase, etc.

Finalmente, mi marido y yo decidimos liarnos la manta a la cabeza, crear un sello discográfico y editarlo nosotros mismos. Fue la génesis de “Tot Sona Records”.

  • ¿QUÉ PRINCIPIO ESTRUCTURAL SIGUEN TUS CANCIONES PARA NIÑOS?

La adquisición de aprendizajes básicos, de hábitos y de rutinas para cualquier niño, no sólo incluidos aquellos con necesidades específicas, es muy fácil desde la canción. No es lo mismo que tú digas: “Venga, recoge, has de hacerlo…” que empezar a cantar “Recojamos, recojamos”, porque en el momento en que suena la música aquello se transforma en un juego, en algo divertido que el niño disfruta y entiende.

  • ¿EN QUÉ CONSISTE LA MUSICOTERAPIA? ¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DEL MUSICOTERAPEUTA?

La musicoterapia es una técnica que emplea la herramienta de la música bajo la supervisión de un profesional con el propósito de restaurar la salud. Música y Salud son conceptos muy amplios. Con el primero hablamos de voz, de ritmo, de cuerpo, de movimiento. Y con el segundo nos referimos a salud física, pero también mental, emocional… Por eso la musicoterapia tiene muchas áreas de aplicación:  embarazadas, neonatos, pacientes en coma o en cuidados paliativos… incluso en drogodependencias.

Se piensa erróneamente que musicoterapia es escuchar un tipo determinado de música cuando quieres dejar de fumar, u otro tipo cuando quieres dormirte. En realidad esto no funciona así. Una de las cosas esenciales en musicoterapia es tener en cuenta el historial sonoro de la persona. Además de analizar su historial clínico el musicoterapeuta habla con las personas del entorno del paciente, investiga qué canciones le cantaban de pequeño, que música le gusta, cómo es su universo familiar, qué culturas le rodean, si en casa hay algún instrumento… Todo esto le da pistas de cómo ha sido el historial sonoro de esa persona, que habrá influido en su recorrido por la vida y le habrá afectado o no de una manera u otra. Es en base a este historial sonoro previo al trabajo con el paciente, que se decide cuáles serán los instrumentos, las canciones y las técnicas que se utilizarán en la terapia.

  • ¿QUÉ OPINAS DE LA MÚSICA COMO GENERADORA DE SALUD?

Varios estudios realizados en Alemania corroboran que cantar nutre el cerebro de una manera mucho más importante de lo que pensábamos. Tiene relación con la bioquímica cerebral: el canto potencia las hormonas que favorecen el bienestar y reduce las que favorecen la agresividad.

Siempre que doy charlas a las familias les digo que han de cantar mucho en familia porque eso cohesiona al grupo. Se percibe cuando trabajas con un grupo o con personas que han cantado en un coro; y también cuando vas a un macro-concierto. De repente todo el mundo se pone a cantar la misma canción y experimentas una sensación de pertenencia a los otros, te sientes ligado a ellos de alguna manera.

  • LAS MÚSICAS TAMBIÉN TIENEN SU PULSACIÓN, SU CORAZÓN…

Si, cuando sigues el ritmo tocando las palmas sientes el corazón de aquella canción. Esto es lo que se conoce como la pulsación y todas las canciones la tienen, como nosotros. Por esto hay que buscar canciones que se acerquen a nuestra pulsación.

Si el propósito es relajarse se deben escuchar música con una pulsación por debajo de la nuestra. Si la meta es el estímulo, canciones con pulsaciones que estén por encima. En Musicoterapia se entiende la relajación como un descenso de los biorritmos, del ritmo corporal. En algunas sesiones de relajación se utiliza en la primera audición música con una pulsación muy cercana a la de la persona, en la segunda audición por debajo, y en la tercera, si el propósito es la relajación profunda ,todavía más lenta. En la naturaleza todo tiende a sincronizarse, y en nuestro cuerpo ocurre igual.

  • HÁBLANOS DE LA MUSICOTERAPIA EN LA GESTACIÓN Y LA INFANCIA.

Todo lo que le transmites al niño en estas etapas es esencial, pero hay mucha confusión al respecto. Por ejemplo: “Baby Einstein” se vio envuelto en una gran polémica y acusaciones de fraude porque no se puede probar científicamente que tu hijo será más inteligente si escucha el tipo de música que ellos utilizaban en sus videos.

Al contrario, lo que sí se ha demostrado es que si dejas a un bebé delante del televisor, seguramente cuando sea mayor tendrá más problemas a nivel cognitivo y en su relación con los demás. Un niño, sobre todo si es pequeño, necesita, jugar, tocar, explorar y no estar durante horas quieto frente a la pantalla.  Hay estudios que demuestran que toda esa generación que ha estado muchas horas delante del televisor no es más inteligente sino al revés. Quizás esos niños reconocen la música de Mozart pero no saben seguir el ritmo porque no han gateado y no han integrado bien la coordinación.

Artículo “LA PRIMERA CANCÓ: LA CANCÓ DE BRESSOL”. Dàmaris Gelabert. Disponible AQUÍ

  • ¿QUÉ TIPO DE SONIDOS O DE MÚSICA ES LA MÁS RECOMENDABLE PARA LOS NIÑOS?

Hay muchas teorías sobre esto. Lo que sí puedo asegurar es que la música a un volumen muy alto o muy compleja no les gusta, ni intra-uterinamente ni de pequeños. Sí les gusta, en cambio, aquella música que la madre ha escuchado durante el embarazo o para relajarse.  Recomiendo siempre a las madres que les canten a sus hijos por la potencia que tiene la voz a nivel afectivo. Cuando la voz les llega con melodía, como las canciones de cuna, que son muy bonitas, sirven de refuerzo y aumentan la autoestima de los bebés.

Más que escuchar música, las mamás deberían cantar. La música llega al bebé a través de la pared abdominal, pero muy difuminada. En cambio, la voz de la madre se transmite por el canal óseo. El cuerpo de la mujer embarazada es como un violonchelo, de forma que el útero -que es donde está el bebe- es el equivalente a la caja de resonancia; por tanto el sonido llega de una manera muy especial.

Además, las mamás solemos tener la voz más aguda y esta frecuencia se transmite mejor por vía ósea; la vibración es a nivel interno.

Artículo “LA MÚSICA UN MITJÀ DE COMUNICACIÓ IDEAL PER RELACIONAR-SE AMB ELS MÉS PETITS”. Dàmaris Gelabert. Disponible AQUÍ

  • ADEMÁS DE COMPONER E INTERPRETAR DEDICAS TIEMPO A LA DOCENCIA.

Soy profesora en el Máster de Musicoterapia de la UPF. Además imparto la asignatura de Músicoterapia en la Escuela Universitaria Gimbernat y también realizo diferentes cursos y talleres relacionados con la música, la músicoterapia y la primera infancia.

 

  • HÁBLANOS DE TU PROYECTO EDUCATIVO DE LOS 0 A LOS 3 AÑOS.

Respondiendo a una demanda de las escuelas hace cinco años, impartí unos cursos de formación de estimulación musical para la etapa de 0 a 3 años y me percaté que las educadoras eran conscientes de la importancia de la música pero no sabían cómo incorporarla. Entonces decidí crear un programa. Consiste en combinar la formación teórica de las educadoras con sesiones prácticas en las que yo misma paso por todas las clases para que ellas vean cómo se hace. Está funcionando muy bien y hay bastantes escuelas que ya están trabajando con este programa.

Artículo “LA CANÇÓ A L’ENTORN ESCOLAR”. Dàmaris Gelabert. Disponible AQUÍ

 

  • ¿QUÉ MENSAJE TE GUSTARÍA TRANSMITIR A LAS FAMILIAS Y EDUCADORES?

La música que nos acompaña en la primera etapa de nuestra vida queda para siempre. Olvidaremos algunas cosas, pero jamás las canciones que escuchamos en nuestra infancia.

Artículo “PER QUÈ MÚSICA?”. Dàmaris Gelabert. Disponible AQUÍ

ACTUACIÓN EN DIRECTO de Dàmaris Gelabert.  Disponible AQUÍ

<De tots els Colors>:

Dàmaris es pura luz. Su voz es cálida, cristalina, acogedora… Cuando habla su melodía te atrapa, te arropa, te mece, y consigue que conectes con memorias antiguas, con sensaciones de la primera infancia, cuando nuestro universo giraba en torno a la madre, que nos nutría, protegía y cuidaba.

Esa fue mi sensación escuchando a Dàmaris, un auténtico placer. Muchas gracias de corazón por tu testimonio, por tu tiempo, y por la gran labor que llevas a cabo junto con Álex: acercar la música a los niños y llenarlos de canciones  inteligentes,  con alma, para aprender a vivir, y para recordar siempre…

Elena Lorente Guerrero

* Entrevista a Mª Àngels Fajardo, Profesora de español y francés en Londres.”Conocer a tantísimas personas con culturas y pasados tan diferentes al mío me ha hecho reflexionar sobre lo que tengo, lo que consideraba correcto,… y me ha ayudado a crecer como persona”.

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.

Mª ÀNGELS FAJARDO DURÁN:

El modelo educativo británico te prepara mucho más como adulto, independiente y parte de la sociedad:

Desde pequeñitos te inculcan una cultura de comunidad y respeto. Eso se refleja en todos los profesores que están mucho más involucrados con la vida escolar; forman parte de ella y son elemento necesario. Todo profesor es educador, e incluso en las entrevistas es prácticamente necesario que demuestres que te puedes involucrar con la escuela de otro modo fuera de lo que es tu asignatura.

– En todas las escuelas inglesas existen las Asambleas, cada mañana ser reúnen profesores y alumnos antes de iniciar las clases.  La escuela además, permite a los estudiantes tomar parte en las decisiones que les afectan  través de la figura del delegado de curso y del consejo de estudiantes que se reúne regularmente con el director/a del centro. Asimismo, los alumnos entrevistan a los candidatos a profesor y ¡te aseguro que sus preguntas no son mucho mas fáciles de responder que las del director!

A los 15 años, los estudiantes realizan prácticas laborales en varias empresas de la zona. El objetivo es que tengan una primera experiencia sobre lo que es formar parte del mundo laboral, y una primera toma de contacto con lo que ellos creen que podría ser su futura carrera. Creo que es una experiencia muy positiva ya que les permite ser tratados como adultos responsables.

Los jóvenes:

– Creo que mi mejor consejo es que disfruten de cada momento porque no volverá, y que salgan a conocer mundo, a conocer otras realidades y otras personas que les enriquezcan y les haga abrir los ojos, crecer y madurar. Y que lo hagan todo siendo fieles a sus principios y valores, siendo personas íntegras y sobre todo, teniendo respeto por ellos y por los que les rodean.

He aprendido:

– Conocer a tantísimas personas con culturas y pasados tan diferentes al mío te hace reflexionar sobre lo que tienes, lo que considerabas correcto, y te ayuda a crecer como persona. si das una oportunidad a algo nuevo, puede convertirse en algo muy bueno.


Me llamo Mª Àngels Fajardo, me fui a Inglaterra cuando tenía unos 22 anos, en cuanto acabé la carrera universitaria. Estudié Traducción e Interpretación en la UAB, por lo que los idiomas siempre han sido mi fuerte y lo que ha movido mi vida.

En aquella época mis padres vivían y trabajaban en el extranjero, en Túnez, a consecuencia de la mala situación que ya se daba en Catalunya en el sector textil. Mi hermano, 8 años mayor que yo, ya tenía planes de ir a vivir con su novia por lo que me quedaba una poco solitaria en casa. Y me planteé la siguiente cuestión:

¿Me busco pareja, un trabajo serio y empiezo a ahorrar para comprar un piso?… ¿O me voy y descubro lo que me depara el futuro? ¡Y escogí la segunda! Londres fue una decisión fácil: hablaba el idioma, había estado ya en un intercambio Erasmus y mi mejor amiga me podía acoger temporalmente. En teoría me fui un mes “para probar”… ¡y de eso hace ya más de 9 años!

  • ¿QUÉ REALIDAD TE ENCONTRASTE? ¿CÓMO FUE TU PROCESO DE ADAPTACIÓN?

Fue algo muy divertido, la verdad. Había estudiado inglés desde los 9 años y en una escuela de idiomas después del colegio, pero ¡nadie te prepara para un acento londinense! Me costaba bastante entenderles, seguirles y tenía que preguntar todo 3 veces…pero la necesidad es la mejor maestra y ahora conozco cosas en inglés que desconozco en español porque las he conocido estando fuera. ¡Qué paradoja!

El clima y la comida son otros elementos, parte de toda adaptación a un país como Londres. Para el clima, es fácil… ¡no hay remedio! Es frío, triste, húmedo, gris y muy duro. No hay nada que se pueda hacer al respecto. Nunca me acostumbraré pero parece que con los años se hace un pelín más llevadero…

Y en cuanto a la comida, se aprende a apreciar un “roast dinner” pero nunca se podrá comparar con una paella, una tortilla de patatas de la abuela o un riquísimo “pa amb tomàquet” con jamón.

Londres es una ciudad enorme y tan diversa que se podría llamar de cualquier otra manera; es un mini mundo. De hecho, tardé en conocer a personas puramente británicas.

Por otro lado, fue parte de mi aprendizaje y desarrollo como persona el conocer a tantísimas personas con culturas y pasados tan diferentes al mío. Te hace reflexionar sobre lo que tienes, lo que considerabas correcto y cómo te gustaría seguir hacia delante.

A mi me gustaría pensar que he adoptado lo positivo sin perder mi identidad. Y con respecto al estereotipo británico que todos tenemos en la cabeza…bueno, hay cosas que son ciertas y cosas que no. Nunca andan con paraguas, por ejemplo. ..

Están tan acostumbrados a la lluvia y es tan fina que el paraguas resulta inútil. Por otro lado, pueden ser un tanto fríos. Pero hay que ir sin ideas preconcebidas…nunca serán españoles y por lo tanto no se les puede pedir que sientan del mismo modo. Sólo necesitas conocerles un poco mejor y entenderles; en el fondo, son personas que disfrutan de la compañía de la gente, que les gusta reunirse en el pub con sus amigos y relajarse después del trabajo, y que pueden convertirse en tan buenos amigos como alguien que comparte tu propia nacionalidad.

  • Y A NIVEL LABORAL ¿CÓMO TE ACERCASTE AL MUNDO DE LA EDUCACIÓN?

Lo de ser profesora siempre había sido una idea que me rondaba por la cabeza y que, en el fondo, sabÍa que podría realizar algún día.
Trabajaba en el aeropuerto de Heathrow como agente de facturación. Llevaba muchos años y el trabajo nunca me motivó ni me planteaba ningún desafío intelectual. Así que me cambié a un contrato especial de horas reducidas con lo cual sólo trabajaba unos 12 días al mes.

Al mismo tiempo, mi mejor amiga, con la que viví al principio, vió un anuncio en el periódico para asistente de conversación de español en una escuela. Me presenté sin saber mucho y sin experiencia previa pero me cogieron!

Pasé un año y durante ese año mis compañeras de departamento insistieron en que tenía maderade profesora y en que debería solicitar una plaza para el curso de formación. Así que les hice caso. Y me alegro mucho.

Es muchísimo más fácil que hacerlo en España, sobre todo ahora que lo han convertido en un máster. Ni siquiera tienes que pagar ni un duro por cursarlo, al contrario; el gobierno te paga un sueldo a través de una beca. ¡Es genial!

Además, hay dos vías de acceso y en mi caso, escogí la más práctica. Trabajaba desde el primer día en la escuela de lunes a jueves y los viernes iba a clases. Nada de grandes exámenes ni teorías, trabajo puro y duro. Y muchísimas observaciones de mi mentora y mi coordinador del curso.

Fue el año mas difícil de mi vida pero no lo cambiaría jamás por dos años de universidad, exámenes, miles de euros y la pelea contínua y ridícula de las oposiciones. Parece que, en vez de facilitar el camino a los educadores, se les esté poniendo más y más obstáculos.

  • ¿CÓMO ESTÁ ESTRUCTURADA LA EDUCACIÓN EN INGLATERRA?

Bueno, es una pregunta muy amplia pero intentaré simplificarla. En líneas generales se divide en guardería, primaria y secundaria. Después están las universidades y otros centros similares, como los ‘colleges’ o institutos de carreras vocacionales.

La mayoría de escuelas son públicas, a diferencia de España, siendo las privadas e internacionales una minoría reservada a los más adinerados y elitistas. Sin embargo, dentro de la categoría pública ¡hay muchísima variedad!

A los once años, cuando se realiza el paso de la escuela primaria a la secundaria, los alumnos se preparan para una prueba importante que se llama el 11+ (eleven plus). Se miden varios procesos cognitivos, psicotécnicos, etc y sólo los que superen el mínimo establecido podrán optar a escuelas mas selectivas, aun dentro del sector público o estatal. Estas escuelas se llaman Grammar schools y son muchos los padres que pelean por una plaza. Los que no superen la prueba, por el contrario, deberán resignarse a una Comprehensive school, que como la palabra indica, lo comprende un poco todo.

Por otro lado, están las escuelas afiliadas a algún tipo de fe o religión. Éstas también tienen muy buena reputación; si no tanto a nivel académico, si a nivel de comportamiento y disciplina. Luego, el factor geográfico también influye mucho. No es lo mismo ir a una escuela en ciertos barrios londinenses que ir a una fuera de Londres en zonas más rurales.

Yo, por ejemplo, completé mi formación en una Grammar school; ¡tuve mucha suerte! Era además un colegio femenino, con chicas procedentes de familias acomodadas y con altas aspiraciones. Las alumnas allí representaban las notas máximas estatales, sabían que a la escuela se iba a trabajar y los padres eran de lo más exigentes. Después de mi formación y hasta día de hoy, estoy trabajando en una Comprehensive school afiliada a la Iglesia Anglicana. El nivel académico es mucho más bajo y se nota especialmente cuando eres profesora de idiomas.

Por otro lado, los alumnos se comportan sumamente bien en clase y fuera de ella. Proceden de familias más humildes y la mayoría vive en el mismo pueblo, por lo que se consideran parte de la misma comunidad a la que tratan con mucho respeto.  Asimismo, agradecen al profesorado su labor con pequeños gestos en el día a día y los padres son mucho más comprensivos e igualmente agradecidos.

  • COMPARATIVAMENTE ¿QUÉ VENTAJAS ENCUENTRAS RESPECTO AL MODELO ESPAÑOL?

A grandes rasgos, opino que el modelo británico te prepara mucho más como adulto, independiente y parte de la sociedad.

Aun así, creo que en España ¡las cosas han cambiado mucho desde que yo iba a la escuela! Yo recuerdo los típicos profesores que aparecían con los mismos apuntes que usaron para enseñar a mi hermano y a mi primo diez años antes; y recuerdo asignaturas llenas de mucha teoría, mucho libro de texto y poca aplicación al mundo real.

Al finalizar la escuela, ¡yo no me sentía preparada para nada! Sólo para responder a preguntas de examen a modo de loro de repetición. Si no me equivoco la situación ha cambiado aunque no es perfecta.

En Inglaterra, desde pequeñitos te inculcan una cultura de comunidad y respeto. Eso se refleja en todos los profesores que están mucho más involucrados con la vida escolar; forman parte de ella y son elemento necesario. Es difícil explicarlo. Todo profesor es educador, e incluso en las entrevistas es prácticamente necesario que demuestres que te puedes involucrar con la escuela de otro modo fuera de lo que es tu asignatura. Por ejemplo, yo canto y he estado ayudando a organizar un musical, participando en los ensayos después del horario escolar durante varios meses. Es algo que casi viene dado con el puesto, sinó ya no te consideran un candidato tan fuerte.

También, existe un aspecto muy positivo en todas las escuelas inglesas que son las asambleas. Es un concepto un tanto difícil de entender. Consiste en reunir al alumnado y profesorado todas las mañanas en una asamblea. Se hablan de temas varios, ya sean de actualidad o personales, durante unos 10 minutos; estos son presentados por profesores aunque se reservan varias ocasiones para los alumnos. Es una oportunidad para reunir a los estudiantes, centrarles en la tarea que les espera e inculcarles una vez más los valores que imparte la escuela. Algunos lo consideramos, en ocasiones, algo similar a un lavado de  cerebro ¡pero funciona a las mil maravillas!

Para terminar, la escuela permite a los estudiantes tomar parte en las decisiones que les afectan. Por ejemplo, tienen delegados en todos los cursos que representan a los demás compañeros de su mismo año y un consejo de estudiantes que se reúne regularmente con el director/a del centro. Asimismo, los alumnos entrevistan a los candidatos a profesor y ¡te aseguro que sus preguntas no son mucho mas fáciles de responder que las del director!

  • ¿CUÁL ES LA SITUACIÓN ACTUAL DE LA EDUCACIÓN EN INGLATERRA?

Creo que es un sector muy solicitado debido a su estabilidad laboral. Dada la situación en que vivimos, ser profesor hoy en día es todo un seguro de vida.
Se han ido realizando muchos cambios pequeños según el gobierno pero siempre se han mantenido las directrices generales.  Es un sistema que da prioridad a lo que llaman materias-pilar (centrales): el inglés, las matemáticas y las ciencias.  Esas han sido siempre las principales dando a todo lo demás un segundo plano. Sin embargo, la dedicación que le dan a su propia lengua deja mucho que desear. Se dedican al estudio de la literatura y los grandes escritores dejando olvidada la gramática y su función. No es de extrañar, pues, que un estudiante de 12 o 13 años no sepa distinguir un nombre de un adjetivo o un verbo. Es más, ¡ni siquiera conocen su término gramatical!

En general, es un sector en modificación constante y por lo tanto muy criticado también.

  • ¿EN QUÉ SE VAN A TRADUCIR LOS RECORTES?…

Bueno, estamos pasando por una época muy desfavorable. Los recortes van afectar a muchas áreas de la educación y está afectando incluso a la clasificación de los centros escolares.

Unas de las materias más afectadas es la educación física. En Inglaterra, esta asignatura es vista con muy buenos ojos. Además, existe una cultura positiva por la que se congratula no sólo al estudiante académico sino también al estudiante que sobresale en el campo deportivo.
Se le dedican más horas semanales a los deportes que a los idiomas, por ejemplo. No hay que olvidar que allí se practican múltiples deportes: rugby, fútbol, hockey, criquet, béisbol, baloncesto, atletismo…Y en los 2 últimos años de escuela, se imparte también con teoría para formar posibles entrenadores y profesores de la materia.
Con el dinero del gobierno y el equivalente de las comunidades o diputaciones, las escuelas podían gozar de instalaciones excelentes y recursos varios. Estos también contribuían a la cohesión de la comunidad entre escuelas primarias y secundarias, a la vez que entre poblaciones. Tras los recortes, muchas escuelas se han visto obligadas a reducir sus actividades dejando a muchos niños sin poder practicar ni desarrollar esa faceta.

En cuanto a su impacto en la clasificación del centro, muchas escuelas se han visto obligadas a convertirse en ‘academies” (academias). Hasta día de hoy, las academias tenían muy mala reputación por reunir a alumnos de aptitudes académicas muy pobres, problemas de disciplina y resultados muy bajos. Por otro lado, son mas independientes con respecto al gobierno. Reciben el dinero de un espónsor y son libres de modificar el currículo.

A raíz de los cambios introducidos por el actual gobierno, muchas escuelas con buena calidad de enseñanza se quedaron sin las subvenciones que normalmente recibían en favor de las escuelas con peor calidad de enseñanza, para que así estas últimas puedan mejorar su situación. Como resultado, las buenas escuelas han cambiado su estatus a academias. Así se aseguran seguir recibiendo dinero y pueden modificar el contenido del currículo en función a la especialidad del centro.

  • HÁBLANOS DE TU TRABAJO EN LA ESCUELA.

Como comenté antes, en la actualidad trabajo como profesora de español y francés en una escuela secundaria, especializada en informática y matemáticas, afiliada a la Iglesia Anglicana donde la dignidad y el respeto son los pilares y valores que se inculcan.

Está situada a las afueras de Londres en una región que se llama Buckinghamshire, y en una aldea donde todos se conocen y con algo más de 2.000 habitantes. Toda esa zona es muy rural y esta rodeada de los típicos campos de cultivo, granjas, pastos para ovejas y vacas, y donde no es raro tener que ir a paso de tortuga por la carretera debido a un tractor o camión que transporta balas de paja.

De ahí que los alumnos con los que trato, aunque hayan excepciones, sean mucho mas pacíficos y bien educados. Para ellos la familia y la comunidad en la que viven es lo principal; se les ha inculcado los valores que nuestros padres nos inculcaron en nuestro tiempo y son niños muy cariñosos.

Cuando yo entré a trabajar, era el segundo año que se impartía español en ese centro. Sólo habían dos cursos que lo tenían como asignatura, por lo que estaba claro que, en primer lugar, iba a empezar dando muchas más horas de francés; y, en segundo lugar, era mi tarea desarrollar e impulsar el estudio del español.

Siendo la única profesora de español ¡no está siendo tarea fácil! Sin embargo, me siento orgulosa de haber organizado dos viajes a España con éxito, y de que este año el número de estudiantes que escogieron español como asignatura de GCSE (los primeros exámenes importantes a los 15 años que contarán para su vida laboral) subió de 7 a 30. ¡algo bien debo estar haciendo!

También, visito escuelas primarias semanalmente para darles clases de francés. Hace unos años que para los maestros de primaria no es necesario saber un idioma extranjero, por lo que se coordinan con las escuelas secundarias de la zona, quienes envían a sus profesores de idiomas a dar las clases.

  • ¿QUÉ TIPO DE DIFICULTADES TE ENCUENTRAS EN LAS AULAS?

En mi caso particular, son pocas debido al tipo de escuela. La mayoría están relacionadas con la tardanza, en algunos casos, en la entrega de los deberes, aunque siempre son los mismos; y la falta de material, debido al nivel socio-económico del que proceden.

Después, son muchísimos los alumnos que tienen algún tipo de dificultad de aprendizaje. No se…quizá ya existían en mi tiempo pero no estaban detectadas oficialmente. Desde dislexia al síndrome de Asperger pasando por dificultades al estructurar un discurso, la escritura, capacidad de concentración o TDAH. Existen varias categorías y a aquellos con condiciones más graves se les asigna una “Learning Support Assistant”, que traducido seria una asistente al aprendizaje.

  • ¿QUÉ CUALIDADES PERSONALES, APTITUDES, VALORES FALTA TRABAJAR EN LAS AULAS?

Mi opinión se basa en lo que he visto que se hace en las escuelas en las que he trabajado y también en lo que yo considero que me faltó durante mi época escolar y de formación.
Creo que se debería cultivar más ese sentimiento de pertenecer a un colectivo donde tu persona está valorada y donde se valora a los demás. A algunos les debe sonar ridículo pero ¿cuántas veces hemos deseado en nuestro trabajo, por ejemplo, que se nos valorase un poco más o que no se nos tratara como un crío o como un número más? Pues, para un adolescente, el contar para algo más que para una estadística de educación también significa mucho.

A mi parecer, un estudiante debería poder ver en su profesor o tutor a alguien más en quien poder confiar o a quien poder acudir si necesita consejo. No estoy insinuando que nos convirtamos en consejeros de adolescentes pero sí en un portal más al que puedan acudir; no olvidemos que pasan gran parte de sus vidas entre las paredes de una escuela: lo que ven, oyen, observan, viven y experimentan es lo que les ‘moldea’ como futuros adultos. De esa manera, seríamos más los que podríamos transferir esos valores que escasean tantísimo en nuestra sociedad actual: como el respeto, los modales, la dignidad por uno mismo, la filosofía del trabajo…

  •  ¿CÓMO DEBERÍAN IMPLICARSE  LAS MADRES Y PADRES EN LA EDUCACIÓN DE SUS HIJOS?

En general, creo que hay bastantes padres que se implican en la educación de sus hijos, pero, por desgracia, el tipo de sociedad en la que nos hemos convertido hace que cada vez se impliquen menos.

Hoy en día, según mi experiencia, los padres siguen acudiendo a las reuniones de padres y siguen teniendo conversaciones con la escuela cuando es necesario. Sin embargo, hay veces que esa conexión falla a  un nivel más básico; me refiero a la hora de sentarse con ellos a hacer los deberes, prestarles ayuda, comprobar que están progresando y completando las tareas, etc. Pero como digo, las familias tampoco son lo que eran. Al menos en Inglaterra hay un elevado número de familias desestructuradas o monoparentales, por lo que a veces, los alumnos no han podido completar los deberes porque estuvieron el fin de semana con el padre y se olvidaron los libros en casa de la madre, o los hicieron pero no lo pudieron imprimir porque en la casa de los abuelos no tienen impresora, etc.

  • SEGÚN TU OPINIÓN ¿EN QUÉ ESTÁ FALLANDO EL SISTEMA EDUCATIVO EN GENERAL?  ¿QUÉ DEBERÍA MEJORAR?

En España, creo que es un sistema demasiado académico que no contribuye a la formación de los alumnos como personas adultas.

En Inglaterra, estamos demasiado presionados por los resultados en los exámenes y, como consecuencia, practicamos demasiado el “spoon feeding”; es decir, el dárselo todo masticado.

Bueno, esa es mi modesta opinión, tras mi corta experiencia en la educación…Mejorarlo no va a ser fácil porque tiene que ser una labor común, en equipo, y respaldada por el centro y el sector educativo en general. Es muy difícil hacer tu trabajo al 100% en cada clase, cada hora de cada día y de cada trimestre de cada año pero si el profesorado se siente respaldado en el centro en el que trabaja y todos tienen el mismo objetivo (colectivo y no personal), la carga se aligera y los alumnos se benefician.

  • ¿QUÉ MODELO EDUCATIVO TE PARECE MÁS FAVORABLE PARA EL DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES INDIVIDUALES?

Basándome en el modelo que yo viví cuando era estudiante, creo que escojo el británico.
Aunque aún se está trabajando mucho en el desarrollo de su independencia a los 17 y 18 años, en general, un alumno en Inglaterra llega a ser una persona adulta antes que un alumno en España.

A los 15 años, se les envía a todos a realizar prácticas laborales en varias empresas de la zona. El objetivo es que ellos tengan una primera experiencia de lo que es formar parte del mundo laboral, y una primera toma de contacto con lo que ellos creen que podría ser su futura carrera. Creo que es una experiencia muy positiva ya que les permite ser tratados como adultos responsables y parte de un colectivo al que no pueden fallar.

Asimismo, el 80% de alumnos de 17 y 18 años tiene un trabajo a tiempo parcial o de fin de semana que compagina con los estudios. Eso significa que desde muy temprano aprenden a trabajar con otras personas y a valorar lo que es recibir su propio salario.

  • ¿QUÉ ES LO QUE MÁS TE LLENA DE TU PROFESIÓN?

Sin duda las caritas de descubrimiento que se iluminan cuando por fin entienden lo que les estás explicando o cuando entienden lo que les acabas de decir en una lengua que hasta hace cuatro días no conocían. ¡No tiene precio! Como tampoco tiene precio cuando te hacen sentir especial por ser quien eres y por lo que haces en la escuela. Por ejemplo, cuando colaboré en el musical, trabajé con alumnos a los que nunca había dado clase y de los que no sabía ni sus nombres.  Sin embargo, el ultimo día todos me hicieron un regalo simbólico y, lo más importante, me agradecieron mi ayuda sin la cual, en sus propias palabras, no podrían haberlo logrado. ¡Aún me saludan en los pasillos y me dicen que me echan de menos!

  •  ¿CÓMO ES TU VIDA EN LONDRES, TU DÍA A DÍA…? 

¡Como la del resto del mundo! Me levanto, voy a trabajar, me reúno con mis amigos todo lo posible, tengo mis problemas y me voy de vacaciones (principalmente a Barcelona) a desconectar siempre que puedo.

Lo que si es cierto, es que llevo un ritmo de vida muy estresante…mucho más que si viviera en Mataró; ¡y eso que no tengo hijos! Pero es que Londres te obliga a veces a vivir para trabajar y no al revés, como debería ser.

Mis amistades allí se han convertido en pieza clave en el tipo de vida que llevo. Aunque siempre tendré a mi familia, los amigos son los que comparten mi día a día y los que lo ven desde el mismo punto de vista que yo. Sin ellos, la distancia y la rutina serían mucho más duras.

  • ¿QUÉ APRENDIZAJES HAS ADQUIRIDO A NIVEL PERSONAL Y PROFESIONAL VIVIENDO FUERA DEL ENTORNO FAMILIAR DESDE TAN JOVEN?

¡Muchísimas cosas! A nivel profesional, he realizados trabajos que nunca pensé que pudiera realizar. Sobre todo, trabajos de atención al público, por lo que he desarrollado cualidades y aptitudes que jamás hubiera logrado de otra manera.

Y, por supuesto, he conseguido ser profesora y vivir de ello; y eso estoy más que segura que, de haberme quedado en España, jamás hubiera logrado. Y es que en Inglaterra te facilitan toda la formación necesaria para el puesto de trabajo; luego, te tienes que esforzar si quieres subir escalones.

También puedo decir que sé cantar. ¡Aún me da la risa cuando lo digo! Voy regularmente a clases de canto y eso sí que es una faceta de mi persona que nunca hubiera conseguido explorar si me hubiera quedado. Y mucho menos cantar soul y R&B y cantarlo bien. No lo hago de manera profesional (nunca estudié música como tal) pero es mi vía de escape, lo que me llena fuera de mi trabajo, lo que me hace feliz y lo que pone una sonrisa en mi cara.

A nivel personal, ¡por donde empezar! Simplemente he descubierto a la persona que quería ser. Es curioso pero lo que vives en un lugar te marca mucho. En España siempre he sido la chica tímida, que nunca salía, que tenía pocos amigas, ningún novio, todo lo opuesto a popular y que siempre ha sido una buena estudiante (algunos dirían empollona).

Pero ésa era yo antes de convertirme en persona adulta. Descubrí que soy una chica simpática, a la que le encanta salir y divertirse, con muchísimos amigos con los que compartir aficiones diferentes y dispares entre si, que sonríe continuamente, independiente, fuerte y emprendedora. Aún me dan mucho miedo los cambios y nunca me caracterizaré por ser espontánea ni aventurera, pero he aprendido que si das una oportunidad a algo nuevo, puede convertirse en algo muy bueno.


  • ¿QUÉ ES LO QUE TE HACE VIBRAR?

Cantar, bailar, un paisaje de otoño, descubrir cosas nuevas, darme cuenta de lo maravilloso que es aprender algo nuevo cada día, conocer a alguien que te hace sonreír y sentir bien.

  • ¿QUÉ  OPINAS DE LOS ALTERCADOS QUE TUVIERON LUGAR EN LOS BARRIOS DE LONDRES EN AGOSTO DE 2011?

Me sorprendió muchísimo. Nunca se había dado esa situación desde que yo estoy allí y todos los británicos se han echado las manos a la cabeza. No se pueden creer que haya ese tipo de personas, capaces de saquear la ciudad de ese modo, perjudicando incluso a su propio vecino, el mismo que les proporciona el periódico, los cigarrillos o la barra de chocolate todas las mañanas.  Todos han salido en los medios a condenar lo ocurrido y todos mis amigos se pusieron en contacto conmigo para concordar en lo que el resto del mundo opinaba, denunciando lo ocurrido.
Lo bueno que ha estado haciendo el gobierno, es que ha ido castigando a todo el que ha conseguido culpar de manera muy eficiente; no sólo con la cárcel, multas, etc. Sinó también castigando a los padres de los menores (por ejemplo, retirándoles las ayudas del estado, los pisos subvencionados…) por no haber sabido evitar que sus propios hijos acabaran siendo unos delincuentes y por lo tanto, atacando un poco la raíz del problema.

  • ¿QUÉ MENSAJE TE GUSTARÍA TRANSMITIR A LOS JÓVENES?

Bueno, los jóvenes de hoy en día cuentan con muchas más ventajas que los jóvenes de mi época. Eso es ley de vida.  Conocen más, viajan más… Aún así, creo que mi mejor consejo es que disfruten de cada momento porque no volverá, y que salgan a conocer mundo, a conocer otras realidades y otras personas que les enriquezcan y les haga abrir los ojos, crecer y madurar. Y que lo hagan todo siendo fieles a sus principios y valores, siendo personas íntegras y sobre todo, teniendo respeto por ellos y por los que les rodean.

  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGO MÁS CON NOSOTROS?

Sí. Aunque no se pueda apreciar por escrito, quiero compartir una sonrisa con todos vosotros. Muchas de las personas que me conocen dicen, que siempre estoy sonriendo, que lo que mejor me define y lo que más recuerdan de mí es mi sonrisa. Yo les contesto que se la debo a mi madre.

<De tots els Colors>:   La vida nos hizo coincidir en los pasillos de uno de los aeropuertos de Londres pocos días antes a la Navidad de 2010, viendo nevar por las cristaleras y sabiendo que nuestro avión no volaría. Nos esperaba una larga noche por delante… Todavía nos sentimos agradecidos por tu amabilidad y cordialidad con nosotros…

De ese tiempo compartido conversando, tomando chocolate caliente y entre algunas risas,  surgió la idea de entrevistarte para que los lectores conocieran tu historia de vida,  interesante, entusiasta y comprometida. Estoy convencida de que inspirará a otros jóvenes.

Gracias por tu generosidad Mª Àngels, es un placer tenerte en el blog y aprender de tus vivencias que abrirse al mundo es la mejor manera de crecer, de desarrollar comprensión y  empatía, y una fantástica manera de descubrir que son muchas las cosas que nos acercan y nos unen a los demás…

* Entrevista a JUAN VALERO, fundador y vicepresidente de la Fundación + árboles, recorre a pie la Península Ibérica promoviendo un Corredor Ambiental para recuperar el Patrimonio Forestal.

Entrevista realizada por <De tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.

El Camino de las Ardillas: “Según una cita apócrifa atribuida a Estrabón y a Plinio el Viejo, una ardilla podía recorrer la Península Ibérica saltando de árbol en árbol sin bajar al suelo.

En este año 2011 la Fundación + árboles presenta al conjunto de la sociedad europea un proyecto inspirado en esa cita apocrifa “El Camino de las Ardillas”. Una propuesta que consiste en establecer un corredor ambiental por la espina dorsal de la Península Ibérica  para recuperar parte del patrimonio forestal perdido y permitir que tanto animales como plantas puedan adaptarse al cambio climático migrando más hacia el norte.

Para ello, se señalizará una extensa red de senderos aprovechando antiguas vías pecuarias, pistas forestales o simples caminos vecinales-, que permitirán el tránsito de aficionados al senderismo y voluntarios planta-árboles que recuperen su cubierta vegetal.

Juan Valero Valdelvira, fundador y vicepresidente de la Fundación + árboles,  es quien realiza la marcha inaugural a pie -entre agosto y diciembre de 2011- señalizando el Camino y cotejando la información gráfica reunida.”

JUAN VALERO VALDELVIRA:

“El Camino de las Ardillas” es la propuesta de establecer un corredor ambiental que atraviese la Península Ibérica por su lugar natural: la espina dorsal que forman las montañas que separan las aguas del Mediterráneo, Atlántico y Cantábrico. Deseo que se mire la Tierra con respeto y con deseos de apoyarla, descontaminarla, de plantar árboles.

Estoy comprobando lo insignificante que soy como especie, y estoy aprendiendo a interiorizarlo culturalmente.

– PERMACULTURA Y FORESTERÍA ANÁLOGA son las referencias culturales agroforestales que antes y mejor pueden hacer variar la situación hacia una economía real, una ecología social con el consiguiente y necesario entente y armonía.

Me llamo Juan Valero, tengo 55 años, y participo en la actuación a favor del medioambiente desde finales de los años setenta. Mis aficiones son la atención a la naturaleza, la lectura, el ajedrez, el flamenco, la grafología, el Betis -a ratos- y la permacultura.

  • HÁBLANOS DE TU CONEXIÓN CON LA NATURALEZA ¿CUÁNDO SURGIÓ? ¿CÓMO HA IDO EVOLUCIONANDO?

Pues en la infancia. Soy, nací en un lugar privilegiado de la naturaleza, en la Sierra de Segura, a más de 1.200 metros sobre el nivel del mar, en el sur de la Península Ibérica, entre montañas y valles limpios y verdes. Mis padres y abuelos me enseñaron el respeto a la Tierra, muy próximo al que reclama ahora el movimiento ecologista y el sentido común.

  • ¿QUÉ ES “EL CAMINO DE LAS ARDILLAS”? ¿CÓMO NACIÓ EL PROYECTO?

El Camino de las Ardillases la propuesta de establecer un corredor ambiental que atraviese la Península Ibérica por su lugar natural: la espina dorsal que forman las montañas que separan las aguas del Mediterráneo, Atlántico y Cantábrico.
Técnicamente, es una proposición para hacer un corredor ambiental, al que llamamos “Uto-Vía”, y que consiste en establecer un pasillo “verde” de un ancho suficiente que no esté interrumpido por infraestructura alguna.

Culturalmente, es la convergencia en esa idea de todas las aportaciones culturales e ideológicas a tal propuesta.
El proyecto, tal y cómo está presentado, fraguó en las conversaciones que Peter Bastian y yo mantuvimos hace años en Lisboa. Decidimos presentarlo a la Fundación + árboles en el Encuentro Internacional de Amigos de los Árboles, celebrado en Cáceres en junio del año 2010, para exponerlo a la ONU en el 2011, que es el Año Internacional de los Bosques.

Brochure Camino de las Ardillas

  • ¿QUIÉNES TE ACOMPAÑAN EN TU ANDADURA?

Anímicamente, todos los patronos y amigos de la Fundación.

Físicamente, Iñaki Alejo, que conduce una furgoneta cedida por Volkswagen para tal fin.

Está serigrafiada con el diseño de Javier Mariscal. Se trata de una ardilla saltarina que atrae bastante la atención.

  • ¿QUÉ CAMBIO DESEAS IMPULSAR?

Que se mire a la Tierra con respeto y con deseos de apoyarla, de descontaminarla, de plantar árboles.

  • ¿QUÉ DESTACARÍAS DE LA RIQUEZA DE NUESTRO PAISAJE?

La diversidad y la fuerza.

  • ¿QUÉ RESPUESTA ESTÁS ENCONTRANDO EN LOS LUGARES QUE VISITAS?

Formidable. El proyecto gusta mucho. Hay muchas personas que se adhieren a él para ayudar y, con estos apoyos, estableceremos una red por todo el territorio por el que transcurre el Camino.

  • ¿QUÉ ES LO QUE TE RESULTA MÁS DIFÍCIL? ¿Y LO MÁS GRATIFICANTE?

Nada es difícil. Salvo, como nos ha recordado un amigo andaluz, dar el primer paso. Éste ya está dado; ahora nos falta la entereza, el vigor y rigor para dar los siguientes en estos tiempos tan extraños.
Lo más gratificante es ver a los árboles y las fuentes, que nos reciben como agradecidos en medio de unos tonos lumínicos y sonoros soberbios.

¿QUÉ ESTÁS APRENDIENDO DE ESTA EXPERIENCIA?

Estoy comprobando lo insignificante que soy como especie, y estoy aprendiendo a interiorizarlo culturalmente.

SEGÚN TU OPINIÓN ¿A QUIÉN CORRESPONDE LA RESPONSABILIDAD DEL CUIDADO DE LOS ECOSISTEMAS Y LA BIODIVERSIDAD?

Obviamente, a toda la sociedad. Y los que mayor poder tienen, que son los políticos y los mandos económicos, estos últimos antes y más.

Pero todos ellos no cambiarán a mejor si no hay una presión firme y decidida a favor del respeto a la naturaleza.

  • ¿CREES QUE LA PERMACULTURA OFRECE SOLUCIONES POSITIVAS A LA ACTUAL CRISIS QUE ESTAMOS VIVIENDO?

Sin duda alguna. Permacultura y Forestería Análoga son las referencias culturales agroforestales que antes y mejor pueden hacer variar la situación hacia una economía real, una ecología social con el consiguiente y necesario entente y armonía.

  • UN CAMBIO DE VIDA A ESE NIVEL SÓLO ES POSIBLE PARTIENDO DEL RESPETO, EL COMPROMISO Y DE LA PREVALENCIA DE LAS NECESIDADES COLECTIVAS FRENTE A LAS INDIVIDUALES ¿ESTAMOS CERCA DE LOGRAR LA MASA CRÍTICA SUFICIENTE PARA LOGRARLO?

Pues… difícil pregunta. Pero creo que sí. Mis cálculos aldeanos e intuitivos me permiten suponer que se podría hablar aproximadamente de que un 4% de la sociedad está sensibilizada, y que alcanzando o superando el 10% seremos imparables, de acuerdo a la teoría de Masaru Emoto con respecto al agua.

Una masa con razones que alcance ese porcentaje conseguirá demostrar que podemos vivir mejor con menos, que es en definitiva de lo que se trata.

  • CADA VEZ HAY MÁS ESPACIOS LIDERADOS POR MUJERES QUE PROMUEVEN LA VUELTA A LA NATURALEZA, LA CONEXIÓN CON LA TIERRA ¿QUÉ OPINAS AL RESPECTO?

Sin duda, siempre que hablemos de mujeres como Vandana Shiva, Wangari Mathai o Cristina Narbona. “Con duda”… muchas…, si esas mujeres son como las políticas que gobiernan este país en alguna comunidad autónoma o ayuntamientos…, como por ejemplo en la zona de Levante.

Bromas aparte, las mujeres saben más de la Tierra, y saben acercarse a la realidad más y mejor. Son, normalmente, más honradas y trabajadoras. Ojalá, pues, que en este país fuéramos unos adelantados también en estas propuestas.

  • INFANCIA Y NATURALEZA DEBERÍAN ESTAR EN PROFUNDA CONEXIÓN ¿QUÉ TE GUSTARÍA TRANSMITIR A LAS FAMILIAS Y A LOS EDUCADORES?

Lo que yo recibí en mi niñez: amor, cariño, respeto y educación.

  • ¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES OBJETIVOS DE LA FUNDACIÓN + ÁRBOLES?

Promover una nueva cultura del árbol que permita actuar tras la palabra. “Una onza de acción pesa más que una tonelada de palabras”, escribió Federico Engels.
Estamos en tiempos de actuar, de la acción concreta y directa. Plantemos árboles.

  • 2011 ES EL AÑO INTERNACIONAL DE LOS BOSQUES ¿EN QUE DEBERÍAMOS MEJORAR RESPECTO A OTROS PAÍSES EN CUANTO A TOMA DE CONCIENCIA Y ACCIONES REALES DE CUIDADO DE NUESTROS BOSQUES?

Citaré a Wangari, recientemente fallecida: “cuando plantamos árboles, plantamos semillas para la paz y para la esperanza. Hasta que no hagas un agujero, plantes un árbol y lo cuides, no habrás hecho nada”.

  • ¿CUÁLES SON TUS PROYECTOS UNA VEZ FINALICE EL CAMINO?

Plantar árboles con planificación, y escribir métodos de diseño de permacultura que permitan más vegetación.

  • ¿QUÉ DECÁLOGO NOS PROPONES PARA INCENTIVAR LA VUELTA A LA NATURALEZA?

Un decálogo es demasiado importante para una sola persona o una sola entidad. Transmito la intención de mostrar que una buena idea lo es si resulta:

– sencilla, esencialmente sencilla.

– fácil de explicar y fácil de entender.

– fácil de aplicar y con resultados a corto plazo.

– favorable para toda la sociedad.

  • ¿DESEAS COMPARTIR ALGO MÁS CON NOSOTROS?

Sinceramente, la entrevista es intensa y creo que he respondido ya lo esencial.

  • ¿QUIÉN ES JUAN VALERO EN ESENCIA?

Me definiría como atrevido y responsable. Quiero que la casa de mis hijos no quede maltrecha por la acción de nuestra generación.
Gracias. Un saludo cordial para los visitantes de De tots els Colors. Hasta pronto.

<De tots els Colors>: Muchas gracias Juan por el entusiasmo y compromiso que nos transmites, y por dedicar parte de tu tiempo de descanso en el camino a participar en el blog.

Gracias también por plantar semillas de esperanza promoviendo una forma de vida afín a la naturaleza, respetuosa, solidaria y sostenible.

Nuestro agradecimiento también a Julia Rivera de la Fundación + árboles por facilitar la entrevista.

Un abrazo y los mejores deseos para el resto del Camino y  proyectos venideros…


LA CURACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE EDWARD BACH. (V)

Obras completas del Doctor Edward Bach.


CÚRESE USTED MISMO

(Publicado por C.W.Daniel Co., 1931)

Una explicación de la causa real y de la curación de la enfermedad.

Capítulo cinco

Debido a que la carencia de individualidad (es decir, el permitir la interferencia con la personalidad que impide cumplir los mandatos del Ser Supremo) es de tanta importancia en la producción de la enfermedad, y dado que ésta suele inciarse muy temprano en la vida, pasemos ahora a considerar la verdadera relación entre padres e hijos, maestros y discípulos.

En lo fundamental, el oficio de la paternidad consiste en ser el medio privilegiado (y, desde luego, el privilegio debe ser considerado divino) que permite al Alma entrar en contacto con este mundo por el bien de su evolución. Apropiadamente entendido, es probable que no haya para la humanidad oportunidad más grande que ésta, ser el agente del nacimiento físico de un alma y tener el cuidado de la joven personalidad durante los primeros años de su existencia en la tierra.

La actitud de los padres debería ser, globalmente, dar al recién llegado todos los consejos espirituales, mentales y físicos de que sean capaces, reconrdando siempre que el pequeño es un alma individual que ha venido al mundo para obtener su propia experiencia y conocimientos, a su manera, según los dictados de su ser superior, y que hay que darle toda la libertad posible par que se desarrolle sin impedimentos.

El oficio de la paternidad es un servicio divino, y debería ser respetado como tal, o incluso más que cualquier otra tarea que tengamos que desempeñar. Siempre tenemos que tener presente que nada deberá ser pedido a cambio al niño, pues sólo consiste en dar, y sólo dar, suavidad, amor, protección y guía hasta que el alma se haga cargo de la joven personalidad.

Deberá enseñársele, desde el principio, independencia, individualidad y libertad, y hay que animar al niño, tan pronto como sea posible, a pensar y obrar por sí mismo. Todo control paterno debe quedar poco a poco reducido conforme se vaya desarrollando la capacidad de valerse por sí mismo y, más adelante, ninguna imposición o idea falsa de deber filial debe obstaculizar los dictados del alma del niño.

La paternidad es un oficio de la vida que pasa de unos a otros, y es en esencia un consejo temporal de guía y protección durante un breve período que, transcurrido un tiempo, debería cesar en sus esfuerzos y dejar al objeto de su atención libre de avanzar solo.

Pero recuérdese que el niño, de quien podemos tener el cuidado temporal, puede ser un alma mucho más grande y anterior que la nuestra, quizá espiritualmente superior a nosotros, por lo que el control y la protección deberán limitarse a las necesidades de la joven personalidad.

La paternidad es un deber sagrado, temporal en su carácter y que pasa de generación en generación. No comprende nada que no sea servicio y no hay obligación de retorno por parte del joven, ya que éste debe ser libre de desarrollarse a su manera, y prepararse todo lo posible para cumplir el mismo oficio unos pocos años más tarde. (…)

Los padres deberían guardarse particularmente contra cualquier deseo de moldear la joven personalidad de acuerdo a sus propias ideas o deseos, y deberían refrenarse de ejercer algún tipo de control indebido o de reclamación de favores a cambio de su deber natural y privilegio divino de ser el medio de ayuda a un alma para que ésta tome contacto con el mundo. Y cualquier deseo de controlar o conformar a la joven vida por motivos personales es una forma terrible de codicia que no deberá ser consentida nunca, porque si arraiga en el joven padre o madre, con los años se convertirán en auténticos vampiros. Si hay el menor deseo de dominio, habrá que comprobarlo desde el principio. Debemos negarnos a ser esclavos de la codicia, que nos impulsa a poseer a los demás. Debemos estimular en nosotros el arte de dar, y desarrollarlo hasta que lave toda huella de acción adversa.

El maestro deberá tener siempre presente que este oficio consiste únicamente en dar al joven una guía y la oportunidad de  aprender las cosas del mundo y de la vida, de forma que el niño pueda absorber el conocimiento a su manera, y si se le da la libertad, instintivamente elegirá lo que sea necesario para el éxito  de su vida. He aquí, de nuevo, porque no debe darse otra cosa que un cariñoso cuidado y guía que permita al estudiante obtener el conocimiento que requiere.

Los niños deberían recordar que el oficio de padre, como emblema del poder creativo, es divino en su misión, pero que no implica restricción en el desarrollo  ni obligaciones que puedan obstaculizar la vida y el trabajo que les dicta su alma. Es imposible estimar en esta presente civilización el sufrimiento callado, la restricción de las naturalezas y el desarrollo de caracteres dominantes que produce el desconocimiento de este hecho. En casi todas las familias, padres e hijos se construyen prisiones por motivos enteramente falsos y una equivocada concepción de la relación entre padres e hijos. Estas prisiones apresan la libertad, coartan la vida, evitan el desarrollo natural y traen infelicidad a todos los implicados, desarrollando desórdenes mentales, nerviosos e incluso físicos que afligen a las personas, provocando un muy amplio promedio de las enfermedades de nuestro tiempo.

Nunca se recalcará los suficiente sobre el hecho de que cada una de las almas encarnadas en este mundo está aquí con el específico propósito de obtener experiencia y comprensión, para perfeccionar su pesonalidad en pos de esos ideales que subyacen en nuestra alma. No importa cuál sea nuestra relación con los demás: marido y mujer, hermano, hermana, padre e hijo, o maestro y hombre, todos atentamos contra nuestros semejantes si obstaculizamos por motivos de deseo personal la evolución de otra alma. Nuestra obligación es obedecer los dictados de nuestra conciencia, y esto nunca nos llevará a ejercer domino sobre otra personalidad. Dejemos que cada uno recuerde que su alma ha dispuesto para él una labor en particular, y que a menos que la realice, aunque no sea consciente de ello, dará lugar a un conflicto inevitable entre su alma y su personalidad, conflicto que necesariamente provocará desórdenes físicos.

Es cierto que un individuo puede dedicar su vida a otro, pero antes de hacerlo debe estar absolutamente seguro de que ésta es una orden de su alma, y de que no ha existido ningún tipo de sugestión de una persona dominante, o falsas ideas de deber mal entendido. Que recuerde también que venimos a este mundo para ganar batallas, para adquirir fuerza contra quienes quieren controlarnos, y para avanzar hasta ese estado en el que pasamos por la vida cumpliendo nuestro deber tranquila y sosegadamente, no impedidos ni influenciados por ningún ser viviente, guiados con serenidad por la voz de nuestro yo superior.

Para muchos, la principal batalla que habrán de librar serán en su hogar, donde antes de lograr la libertad para obtener victorias en el mundo, tendrán que liberarse a sí mismos del dominio y control adversos de algún familiar cercano.
Cualquier individuo, adulto o niño, cuya parte de o bra en esta vida es liberarse del control dominante de otra persona, deberá recordar los siguiente:

primero, que a su pretendido opresor hay que considerarle de la misma manera que se considera a un rival deportivo, como una personalidad con la que estamos jugando al juego de la vida, sin el menor asomo de amargura, y hay que pensar que de no ser por esa clase de rival, no tendríamos oportunidad de desarrollar nuestro propio valor e individualidad.

y en segundo lugar, que las auténticas victorias de la vida vienen del amor y el cariño, y que en tal contexto no hay que usar ninguna fuerza, cualquiera que ésta sea; pues desarrollando firmemente nuestra propia naturaleza, sintiendo compasión, cariño, y a ser posible, afecto – o mejor, amor – hacia el rival, con el tiempo podremos seguir con tranquilidad y seguridad la llamada de la conciencia sin permitir la menor interferencia.

Aquellos que son dominantes requiren mucha ayuda y consejos para poder realizar la gran verdad universal de la unidad y para entender la alegría de la fraternidad. Perderse estas cosas es perderse la auténtica felicidad de la vida, y tenemos que ayudar a eas personas en la medida de nuestras posibilidades. La debilidad por nuestra parte, que permite a éstos extender su influencia, no les ayudará en absoluto; una gentil negativa a someternos a su cntrol y un esfuerzo porque entiendan la alegría de dar, les ayudará a ascender el empinado camino.

La obtención de nuestra libertad, el logro de nuestra individualidad e independencia requerirá en muchos casos una gran dosis de valor y fe. Pero en la horas más oscuras, y cuando el éxito es totalmente inaccesible, recordemos siempre que nuestras almas sólo nos procuran tareas que somos capaces de llevar a cabo, y que con nuestro propio valor y nuestra fe en la divinidad interior, la victoria llegará para todos aquellos que perseveran en su esfuerzo.

* * *

Queridos lectores:

Después de un tiempo de silencio…, reanudo la actividad del blog con este nuevo capítulo de  “Cúrese usted mismo”” de Edward Bach. Probablemente este texto en particular, llega en el momento más oportuno…

Bach continúa haciendo hincapié en la importancia de desarrollar nuestra individualidad. Nos habla, y tengamos presente la fecha del texto…,  de la misión de los padres y madres como maestros y guías que acompañan a los hijos/as en su crecimiento respetando los dictados de su Alma, ayudándoles a dearrollar sus propias cualidades con Amor y sin coacción.

Nos recuerda también que, en muchas ocasiones,  los hijos son verdaderos maestros para sus padres y madres, y prioriza la necesidad de no someternos a las personalidades dominantes,y manipuladoras que lejos de desear nuestro bien, viven centradas en el egoísmo.

La familia, sea cuál sea su estructura, es el nucleo donde los niños aprenden, crecen y se desarrollan como personas, donde adquieren principios y valores que van germinando en su interacción con el resto de la comunidad.

Este texto de Bach y su reflexión, me han conectado con los acontecimientos vividos en las últimas semanas, con la movilización de miles de jóvenes y no tan jóvenes que, a día de hoy, están ejerciendo su individualidad de manera solidaria. Están mostrando sus valores y  reclamando explicaciones y soluciones a aquellos que guiados por el deseo de poder, nos han estado dominando  para mantener un sistema insostenible, que beneficia a unos pocos a expensas del esfuerzo de muchos.

Por fin nos estamos convenciendo de nuestro poder transformador. La sociedad ha madurado, estamos evolucionando…


<Det tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.

LA CURACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE EDWARD BACH. (IV)

Obras completas del Doctor Edward Bach.


CÚRESE USTED MISMO

(Publicado por C.W.Daniel Co., 1931)

Una explicación de la causa real y de la curación de la enfermedad

Capítulo cuatro:

“De este modo vemos que no hay nada accidental en la enfermedad, ni en su tipo ni en la parte del cuerpo que es afectada; tal como otros resultados de la energía siguen la ley de causa y efecto. Algunas enfermedades pueden ser causadas por medios físicos directos, como aquéllas asociadas con ciertos venenos, accidentes y heridas, y grandes excesos; pero la enfermedad, en general, es debida a algunos errores básicos en nuestra constitución, como en los ejemplos ya citados.

Y así, una curación final y completa exige, no sólo el empleo de medios físicos, eligiendo siempre los mejores métodos que se conozcan en el arte de la curación, sino también el esfuerzo de eliminar cualquier defecto de nuestra naturaleza; porque en definitiva la curación viene del interior, del alma en sí, que con su benevolencia irradia armonía a través de la personalidad, cuando se le permite hacerlo.

Dado que hay una raíz principal en toda enfermedad, a saber egoísmo, también hay un método seguro y principal de aliviar todo sufrimiento: la conversión del egoísmo en dedicación a los demás. Con sólo desarrollar suficientemente la cualidad de olvidarnos de nosotros mismos en el amor y cuidado de los que nos rodean, disfrutando de la gloriosa aventura de adquirir conocimiento y ayudar a los demás, nuestros males y dolencias personales pronto llegará a su fin. Es la gran aspiración final: la pérdida de nuestros propios intereses en servicio  de la humanidad. No importa en qué estación de la vida nos haya colocado  nuestra divinidad. Ya tengamos un negocio o una profesión, ricos o pobres, monarcas o mendigos, a todos nos es posible llevar a cabo la tarea  en nuestras respectivas vocaciones y,  no obstante, llegar a ser verdaderas bendiciones para aquellos que nos rodean, comunicándoles el divino amor fraternal.

Pero la gran mayoría de nosotros tenemos mucho camino por recorrer antes de alcanzar este estado de perfección, aunque sorprende cuán rápidamente puede avanzar cualquier individuo si se esfuerza seriamente, probando así que no se confía de su pobre personalidad, sino que tiene fe implícita, que por el ejemplo y las enseñanzas de los grandes maestros del mundo es capaz de unirse con su propia alma, con la divinidad interior, y así todas las cosas son posibles. En muchos de nosotros hay uno o más defectos adversos que impiden particularmente nuestro avance, y es ese defecto, o defectos, los que debemos especialmente descubrir en nosotros, y mientras, trabajamos por desarrollar y extender el lado amoroso de nuestra naturaleza hacia el mundo, esforzándonos al mismo tiempo por borrar cualquier defecto en particular, llenando nuestra propia naturaleza con la virtud opuesta.

Al principio esto puede resultar un poco difícil, pero sólo al principio, pues es sorprendente lo rápido que crece una virtud auténticamente buscada, junto con el conocimiento de que con la ayuda de la divinidad interior, si perseveramos, el fracaso es imposible.

En el desarrollo del amor universal interior debemos aprender a darnos cuenta cada vez más que cada ser humano es hijo del Creador, que tiene en su interior la chispa divina,y que un día, y a su debido tiempo, alcanzará la perfección que todos anhelamos.

Por otra parte, la cuestión de la verdad o el error, del bien y el mal, es puramente relativa. Lo que está bien en la evolución natural del aborigen, estaría mal para el ser más ilustrado de nuestra civilización, y lo que para nosotros puede ser incluso un virtud, puede estar fuera de lugar, y ser incluso malo, en quien ha alcanzado la estapa del discipulado. Lo que nosotros denominamos erróneo o malo es en realidad bueno en otro lugar,  y por tanto algo puramente relativo. Recordemos también que el mismo patrón de idealismo es también relativo.

Por ello  hemos de tener compasión y caridad por los demás porque nos queda por recorrer aún un largo camino para alcanzar el nivel de nuestros hermanos mayores cuya luz brilla a través del mundo en todas las épocas. (…) Cuán infinitamente más deberíamos reconocer nuestra propia fragilidad, humildemente, ante el gran Arquitecto del universo!

Si la crueldad o el odio cierran paso a nuestro progreso, recordemos que el amor es el fundamento de la creación, que en cada alma viviente hay algo bueno,  y que en los mejores de nosotros hay algo malo. Buscando lo bueno en los demás,  incluso en quienes primero nos ofendieron, aprenderemos a desarrrollar, aunque sólo sea un poco de compasión, y la esperanza de que puedan vislumbrar mejor camino; luego aparecerá el deseo de ayudarles a elevarse. La conquista final de todos se hará por medio del amor y la bondad, y cuando hayamos desarrollado suficientemente estas dos cualidades nada será capaz de asaltarnos, ya que estaremos llenos de compasión y no ofreceremos resistencia; pues, una vez más, por la misma ley de causa y efecto, la resistencia es la que nos perjudica.

Nuestro objetivo en la vida es seguir los dictados de nuestro yo superior sin dejarnos desviar por la influencia de los otros y esto sólo puede conseguirse siguiendo amablemente nuestra propia senda, pero al mismo tiempo sin interferir con la personalidad de otro o causar el menor perjuicio por cualquier método de odio o crueldad.

Debemos esforzarnos en aprender el amor por los demás, comenzando quizá con un individuo o incluso un animal, y dejar que este amor se desarrolle y extienda cada vez más, hasta que sus defectos opuestos desaparezcan automáticamente. El amor engendra amor, así como el odio engendra odio.

– La cura del egoísmo se efectúa dirigiendo a los demás el cuidado y la atención que dedicamos a nosotros mismos, aumentando así su bienestar hasta olvidarnos de nosotros mismos en el empeño. (…) no hay forma más segura de curar el egoísmo y los subsiguientes desórdenes que ese método.

– La inestabilidad puede ser erradicada desarrollando la autodeterminación, tomando decisiones y actuando con decisión en lugar de vacilar y dudar. Aunque en principio cometamos errores,  es mejor actuar que dejar perder las oportunidades por falta de decisión. La determinación no tardará en desarrollarse, el miedo a zambullirse en la vida desaparecerá, y las experiencias guiarán nuestra mente a efectuar juicios mejores.

– Para erradicar la ignorancia no debemos temer las experiencias, sino actuar con la mente despierta y los ojos y los oídos bien abiertos para captar toda partícula de conocimiento que se pueda obtener. Al mismo tiempo, debemos mantenernos flexibles de pensamiento para evitar que las ideas preconcebidas y los prejuicios formados nos priven de la oportunidad de obtener un conocimiento más amplio y más fresco. Debemos estar siempre dispuestos a expandir la mente y rechazar cualquier idea, por firmemente arraigada que esté, si una amplia experiencia nos muestra una verdad mejor.

– Al igual que el orgullo, la codicia es un gran obstáculo al progreso, y éstos deben ser eliminados sin contemplaciones. Los resultados de la codicia son bastante graves, porque conducen a interferir en el desarrollo anímico de nuestros semejantes. Debemos darnos cuenta de que cada ser está aquí para desarrollar su propia evolución de acuerdo a los dictados de su  alma, y sólo de su alma, y de que ninguno de nosotros debe hacer nada, salvo alentar a nuestro hermano en ese desarrollo. Debemos ayudarle a tener esperanza y, si está a nuestro alcance, aumentar su conocimiento y sus oportunidades de progreso en este mundo.

Así también nos gustaría que los otros nos ayudaran a ascender por el dificultuso y empinado sendero de montaña que es la vida,  así del mismo modo debemos estar siempre listos para tender una mano solidaria y brindar la experiencia de nuestros amplios conocimientos a un hermano más débil o más joven. Deberá ser una actitud similar a la del padre con el hijo, al maestro con el hombre, o del camarada al camarada, dando cuidados, amor y protección en la medida que se necesiten y sean beneficiosos, sin interferir nunca con la evolución natural de la personalidad, que sólo debe ser dictada por el alma.

Muchos de nosotros cuando éramos niños y en las primeras etapas de la vida, estábamos mucho más cerca de nuestra alma de lo que estamos años después, y tenemos entonces ideas más claras de nuestra función en la vida, de los esfuerzos que se esperan que hagamos y del carácter que debemos desarrollar. La razón para esto es que el materialismo y las circunstancias de nuestra época, y las personalidades con las que nos asociemos, nos alejan de la voz de nuestro ser superior y nos atan firmemente a los lugares comunes con su falta de ideales, todo lo cuál es evidente en esta civilización. Dejemos que los padres, el maestro, y los camaradas se afanen siempre por alentar el crecimiento del ser superior en aquellos sobre los cuales recaen el maravilloso privilegio y la oportunidad de ejercer su influencia, pero exijámosles que dejen en libertad a los demás, igual que ellos esperan recibir también esa libertad.

Así, de forma similar, busquemos los defectos de nuestra propia constitución y eliminémoslos desarrollando la virtud opuesta, suprimiendo así de nuestra naturaleza la causa del conflicto entre el alma y la personalidad, que es la primera causa básica  de la enfermedad. Esta acción, por si misma, si el paciente tiene confianza y fortaleza, brindará alivio, salud y alegría.

Tenemos que aprender a desarrollar nuestra individualidad de acuerdo a los dictados de nuestra alma sin temer a ningún ser humano y sin que nadie interfiera o nos disuada de desarrollar nuestra evolución, ni del cumplimiento de nuestras obligaciones y de suministrar ayuda a nuestros semejantes. Cuanto más avancemos, más grandes serán las bendiciones para todos aquellos que nos rodeen.

Tenemos que cuidarnos especialmente en nuestra ayuda a los demás, quienes quiera que éstos sean, de esar seguros de que el deseo de ayudarles procede de los dictados de nuestro ser interior y no de un falso sentido del deber impuesto por sugestión o por la influencia de una personalidad dominante.

Una de las tragedias que resultan de los convencionalismos modernos es de este tipo, y es imposible calcular las miles de vidas obstruidas, las muchas oportunidades  perdidas, la penas y el sufrimiento causados (…).  Pensemos en tantos hombres y mujeres a los que se ha impedido quizá hacer una gran obra en pro de la humanidad porque su personalidad fue atrapada por la influencia de un individuo del que no tuvieron valor de desapegarse; los niños que, desde edad muy temprana, sienten la llamada de una vocación y, sin embargo, por dificultades de las circunstancias, disuasión  de otros y debilidad de propósitos, se adentran en otra rama de la vida, en la que ni se sienten felices ni capaces de desarrollar su evolución como de otro modo podían haber hecho. Son sólo los dictados de nuestra cociencia los que pueden decirnos dónde está nuestro deber, con quién o con quiénes hemos de  servir; pero, en cualquier caso, hemos de obedecer sus mandatos hasta el máximo de nuestras capacidades.

Por último, no tengamos miedo de zambullirnos en la vida; estamos aquí para obtener experiencia y conocimiento, y poco aprenderemos si no enfrentamos las realidades y ponemos nuestro empeño. Esta experiencia puede obtenerse a la vuelta de cada esquina, y las verdades de la naturaleza y la humanidad pueden alcanzar la misma efectividad, o más quizá, en una casa de campo que entre el ruido y las prisas de una ciudad.”

* * *

Queridos Lectores:

Actualmente podemos encontrar flores de Bach fácilmente y en diferentes presentaciones. El hecho de que esté al alcance de todos de manera tan sencilla y accesible  favorece que  lleguen a todo el mundo, lo cual es muy positivo. Del mismo modo, es fácil caer en el error de banalizar unos remedios tan útiles y facilitadores de crecimiento interior,  y de salud.

Deseo que este acercamiento al pensamiento de Edward Bach amplie el horizonte de conocimiento más allá de los frascos y las flores…, y os acerque a la gran riqueza interior que podemos llegar a alcanzar.

Los tan mencionados ” aquí y ahora”, y el “conócete a ti mismo”, tienen sentido cuando están en relación con los demás, cuando nos ayudan a poner conciencia de nuestra libertad para decidir y por tanto, de nuestra huella y responsabilidad en el mundo, nuestro mundo más cercano, cotidiano e inmediato…


<Det tots els Colors>: Elena Lorente Guerrero.