El Tejido de la Vida: Gratitud, Conexión, Unidad, Amor

De tots els Colors- Bringing Colour to Nursing¡Feliz año nuevo amigos!        

Con este primer post del año nos adentramos en el segundo septenio del blog. Gracias de corazón a todos los que a lo largo de los pasados siete años nos habéis acompañado e inspirado con vuestros testimonios, entrevistas, y comentarios; y a los lectores, por mantener viva la llama.

2017 promete ser un año potente en cuanto a entrevistas. Vamos a tener la oportunidad de seguir conociendo a personas que brillan con una luz hermosa y sobre todo, propia. Entre ellas,  Mamen Segovia, coordinadora de la organización nacional de trasplantes hasta 2016, miembro del Proyecto HU-CI y una de las grandes referentes de la enfermería española.

También a Belén Viloria, alma mater del gran evento anual TEDxValladolid que organiza de forma altruista y que da a conocer ideas que mejoran la vida y el mundo. Y disfrutaremos, cómo no, de historias con alma como la que nos regalará Meritxell Tàpia, enfermera especializada en cuidados intensivos que, tras su experiencia como paciente de UCI, se enamoró de la H y desde entonces está humanizando la unidad de cuidados intensivos del hospital donde trabaja.

Por otro lado, dedicaremos un post mensual a la naturaleza y concretamente a nuestro vínculo con ella. Los ciclos y los ritmos biológicos, los hábitos de vida que promueven la salud y estimulan la capacidad curativa del organismo y las flores de Bach serán algunos de los protagonistas.

Y por supuesto, los aspectos invisibles e intangibles del cuidado nos continuarán acompañando en forma de relatos, reflexiones, colaboraciones y post en los que seguiremos compartiendo como hasta ahora, videos y ponencias que van directos al corazón.

Todo ello para que 2017 sea un año en el que vivamos atentos y despiertos al cuidado de lo esencial. Doce meses por delante para reconciliar nuestra personalidad con el verdadero Ser que somos y así desarrollar las cualidades del alma, nuestro máximo potencial.

Pongamos el corazón para que los próximos 359 días tengan sentido, intención y propósito. Que tengamos el coraje (de corazón) de tocar con amor y compasión el alma de las personas que se crucen en nuestro camino, y la valentía (de valor) de mejorar nuestro entorno aportando la magia personal que nos distingue y nos hace únicos.

Si la vida fuera un gran tejido de patchwork, cada uno de nosotros seríamos una pequeña pieza cosida a otras tantas. Todas únicas, irrepetibles, indispensables. Que el hilo que nos une sea el  único que todo lo ata, el amor. ¿Verdad Eva Gausachs? …

Abrazos y los mejores deseos. Paz y bien para vuestra vida,

Elena Lorente Guerrero

 

Anuncios

Re-imaginando la experiencia de la muerte con Gabi Heras en TEDxValladolid, por Bárbara Salas

Queridos lectores,

Cuando Elena supo que iba a ir al lab interactivoRe-imaginando la experiencia de la muertecon Gabi Heras, me propuso escribir una entrada en su blog narrando mi experiencia; las líneas que siguen son el testimonio de mi paso por TEDxValladolid, y de mis sentimientos y reflexiones durante la jornada. Gracias, Elena, por darme la oportunidad de compartir con tus lectores mis vivencias.

Mi asistencia al Lab “Re-imaginando la experiencia de la muertecon Gabi Heras fue una sucesión de lo que algunos llaman “casualidades”. Originalmente mi billete de regreso a Inglaterra, donde estoy estudiando medicina, lo tenía reservado para el domingo 25 de Septiembre. Gabi me había invitado a asistir a su lab en TEDxValladolid; un lab particularmente interesante para mí debido a mi pasión por los cuidados paliativos y los temas relacionados con el final de la vida. Pero teniendo en cuenta que Valladolid está lejos de Vitoria, donde viven mis padres, el viajar tan lejos el día antes de coger el avión no parecía factible. Por eso lo aparté de mi mente, convencida de que ya habría otras oportunidades para encontrarnos.

Pero semanas después, una compañera me dijo que en realidad las clases no comenzaban lunes 26 (como indicaba el calendario), sino el miércoles 28. Nada más saber eso llamé a British Airways con la intención (aunque con casi nulas esperanzas) de cambiar el billete, e increíblemente y sin cargos extra ni problema alguno el cambio del domingo al martes fue posible. Esa serie de “casualidades” me permitió asisitir al TEDxValladolid, y conocer así finalmente a Gabi.

Nada más llegar, me fijé en un panel enorme en el que ponía repetidamente “before I die I want to…” (“antes de morir quiero…”), seguido de una línea en blanco a completar por los participantes. “Before I die I want to become a physician”, pensé. (Antes de morir quiero ser médico). Con eso en mente, y con ganas de dedicar dos horas a reflexionar sobre uno de los temas que más me fascinan, me dirigí hacia el primer piso del LAVA, donde se celebró el Lab.

Entramos en una salita pequeña con sillas que recolocamos en forma de “U”, y comenzamos presentándonos: 22 participantes, mayoritariamente profesionales de la salud, que habíamos llegado allí movidos por razones diversas entre las cuales constaba el “interés por el tema”, “el miedo a la muerte”, “la curiosidad” o “las ganas de aprender”. El ambiente era de expectación y entusiasmo, y aunque algunos parecían estar vigilantes, todos esperábamos con ganas ver cómo se iba a desarrollar la sesión.

Tras una breve presentación personal, pasamos a reflexionar sobre la muerte y sobre cómo deseamos morir. Gabi nos invitó a escribir en post-it palabras que describieran el “cómo”, “cuándo”, “dónde” y/o “con quién” de nuestro propio final, que luego pegamos en una pared: “la pared de la muerte”. Diría que prácticamente todos los que estábamos allí expresamos nuestro deseo de morir “sin dolor” y “sin sufrir”, “en casa” (o “no en el hospital”), “rodeados de amor” y “en paz”.

Gabi sugirió, con razón, que lograr muchos de estos deseos depende en gran medida de nosotros mismos, pero para ello es esencial que nos tomemos el tiempo suficiente para considerar nuestras preferencias, así como los lugares o situaciones que nos gustaría evitar si fuera posible. Y como no sabemos cuándo llegará nuestro final, hemos de transmitir a los que queremos esas voluntades. Así éstas podrán ser respetadas en caso de que no estemos en condiciones de poder comunicarnos.

La segunda parte del lab consistió en la reflexión sobre el vivir: transición natural, ya que pensar sobre cómo deseamos finalizar “nuestra biografía” (en palabras de Gabi) está íntimamente relacionado con cómo vivimos nuestro día a día. Meditamos sobre aquellas cosas que deseamos hacer antes de fallecer, y luego bajamos al hall a llenar de ideas y aspiraciones el panel enorme que había capturado mi atención desde el principio, y que constituiría la “pared de la vida”. Desde “visitar Noruega” hasta “vivir sin miedo”, pasando por “escribir un libro”, “cumplir mi proyecto de vida”, “dar sentido al sufrimiento”, o (¡cómo no!) “humanizar la sanidad”, poco a poco todos plasmamos nuestros deseos y aspiraciones.

Este ejercicio nos ayudó a darnos cuenta de que no sabemos cuándo encontraremos la muerte, y que por tanto hemos de vivir en el presente tratando de lograr nuestros sueños sin caer en la tentación de dejar todo para “más tarde”. Porque quién sabe: quizás no haya un “más tarde”.

En resumen, el lab fueron dos horas de reflexión fascinantes que nos permitieron parar y darnos cuenta de lo que verdaderamente importa en el vivir y en el morir. Personalmente, el tener la oportunidad de conocer a Gabi, quien irradia bondad, honestidad, cercanía e integridad, fue una suerte y un honor.

Ojalá todos, al igual que yo, tengamos nuevas oportunidades que nos permitan avanzar juntos no sólo en la humanización de la muerte, sino también y fundamentalmente de la sanidad en su conjunto.

Y sin duda creo que mi asistencia no fue una sucesión de “casualidades”, sino que pasó porque tenía que pasar.

Bárbara Salas

Estudiante de Medicina y Cirugía, Universidad de Newcastle (Inglaterra)
Teóloga por la Universidad de Oxford (Inglaterra)