El Médico y el Paciente del futuro van de la mano, Dr. Edward Bach.

Una llamada a los colegas de la profesión médica.

“Después de muchos años de investigación, he descubierto que ciertas plantas tienen maravillosas propiedades curativas; y con la ayuda de éstas, un gran número de casos, que el tratamiento ortodoxo sólo podía paliar, son ahora curables.

Por tanto, las enfermedades venideras podrán ser tratadas y prevenidas en esa etapa en que la gente dice: <No estoy lo suficientemente mal como para ir al médico>.

Pero cuando obtengamos la confianza de los quenos rodean en que la enfermedad puede ser atajada en sus primera etapas, y por tanto, cuando seamos capaces de explicarles que en los casos más obstinados y crónicos hay una mejoría cuando se persevera con el tratamiento, nuestra obra se extenderá ampliamente. Porque tendremos un ejército de personas que vendrán a nosotros, días, semanas o meses antes de que, de otra manera, vean su salud desajustada; y segundo, los casos crónicos no sólo vendrán a nosotros cuando busquen alivio al dolor o a las molestias, sino que vendrán para continuar sus casos con la esperanza de obtener una sanación.

Las plantas mencionadas pueden ser utilizadas en conjunción con cualquier tratamiento ortodoxo, o añadidas a cualquier prescripción, y se apresurarán en asistir al tratamiento de todo tipo de casos, agudos o crónicos, para lograr un éxito mayor.

Llegará un tiempo entre nosotros en que la medicina ortodoxa no dará abasto con gran parte de las enfermedades de este país; y ése será el tiempo de obtener la confianza de la gente del pueblo, y de justificar nuestra noble llamada.

Las plantas son tan simples que cualquier estudiante de la naturaleza humana pude comprenderlas, y una de sus propiedades es que nos ayudarán a prevenir los asaltos de los males orgánicos cuando el paciente está en ese estado funcional que, incluso en enfermedades agudos o crónicas, con frecuencia los preceden.” EDWARD BACH. Título original: Letters & Miscellaneous Writings.

***

El paciente del mañana debe comprender que él, sólo él, puede lograr el alivio de sus males, aunque pueda recibir consejo y ayuda de un hermano mayor que lo asistirá en su esfuerzo.

La salud existe cuando hay armonía perfecta entre el alma, la mente y el cuerpo; y esta armonía, sólo esta armonía, es lo único que debe ser obtenido para lograr la curación.

En el futuro, ya no se sentirá orgullo de estar enfermo. (…). EDWARD BACH.

* * *

Queridos lectores:

En el post anterior E. Bach nos presentaba el hospital del futuro y la función del médico del mañana.

En esta carta a sus colegas Bach da protagonismo, ya entonces,  a la prevención de la enfemedad y a la promoción de la salud. Entiende que cuando la enfermedad da la cara, cuando aparecen los síntomas estamos justamente ante las etapas finales y no iniciales de un desequilibrio que se originó previamente. Y él mismo menciona, días, semanas, meses… cuando el paciente nota que no está bien, pero no lo suficientemente mal como para consultar con el médico.

Bach está señalando claramente lo que hoy entendemos como enfermedad subclínica, el conjunto de síntomas, de percepciones subjetivas sin evidencia objetiva, que el paciente vive y siente de forma única y propia. Esa sensación de “no sé que me pasa pero no soy el mismo de siempre”.

De Tots els Colors – Scotland

Las que probablemente van a consultar primero son mayoritariamente mujeres que, si no son víctimas del sesgo de género que impera en el sistema y que las etiqueta de depresivas y/o ansiosas y las manda a casa con un antidepresivo, tendrán “la suerte” de verse sometidas a unas cuantas pruebas diagnósticas que evidenciarán que todo está bien. Así que también tienen muchos números de irse a casa con un antidepresivo… 

http://www.inmujer.gob.es/areasTematicas/salud/publicaciones/Seriesdebartedocumentos/HOME.htm

Existen enfoques que contemplan esos desajustes en sus fases más prematuras. La homotoxicología los aborda, también la oligoterapia, y por supuesto, los cambios en el estilo de vida que promueve el criterio naturista que no busca otra cosa más que devolver la homeostasis poniendo en marcha la fuerza curativa del organismo, lo que los griegos llamaban la Vis Medicatrix Naturae.

¿Y que aporta Bach? Para él la enfermedad es el resultado de un conflicto entre lo que él denomina”el yo espiritual, o ser superior” (el alma) y el “yo mortal” que no es más que la personalidad, el ego. Cuando la personalidad vive en consonancia con los dictados de su Alma el resultado se refleja en forma de salud. Lo contrario abona el terreno, en su alusión más homeopática, a la enfermedad.

De Tots els Colors – Highlands

Por otro lado, Bach supo anticipar lo que hoy en día es una realidad, mucha gente busca otras formas de entender y afrontar lo que le está pasando. Hasta hace unos años había una fractura entre la medicina alopática y “las otras”… pero afortunadamente, esto está cambiando. Hoy la población está reclamando el acceso a otros enfoques que entiendan, trabajen y se centren en la persona, en el ser único e irrepetible que tienen delante, no en otro caso más de “enfermedad X”. Y que además, desde el respeto y la comprensión de ese ser único ofrezcan tratamientos personalizados menos agresivos, menos invasivos y con menor toxicidad.

También están reclamando terapias, pautas de vida que sean respetuosas con lo que cada cual se sienta afín y que en definitiva, van a promover la adherencia terapéutica.

Que lo pidan y que lo exijan como un servicio más de la Sanidad Pública está bien, para mí es el lugar natural donde deberían estar presentes para que el acceso sea posible para todos y no para unos cuantos que se lo pueden pagar.

No quiero entrar en este post en temas de regulación, etc.. no ahora…  Pero lo que está claro es que los pacientes están tomando las riendas, se están empoderando como anticipó Bach y si nos gusta decir que han de ser responsables de su salud y participar de ella, pues seamos honestos y demos respuesta a su demanda, ampliemos las posibilidades.

…Y vuelvo a Bach quien claramente busca la comunión entre su nuevo enfoque y el convencional. Los remedios florales pueden utilizarse junto con cualquier tratamiento ortodoxo ya que actúan como facilitadores. Nos recuerdan el estado natural de equilibrio emocional para que el organismo, por resonancia y por nuestra programacion biológica hacia la salud, recupere la armonía. Como el instrumento  que de tanto usarlo se desafina de vez encuando, a veces sutilmente, pero que está diseñado para interpretar música de la forma más afinada, bella y perfecta posible.

¿De qué se trata entonces? Pues de que todas las miradas confluyan en la persona y en su bienestar de forma inclusiva y no excluyente. Partir de la humildad de que cada enfoque conoce una parte del “todo”, pero no el “todo”. Que cada parte, cada mirada es importante, necesaria, y que trabajando juntos, con el deseo real de aprender y ayudar, podemos complementarnos unos a otros y como resultado, ofrecer esos cuidados integrales y holísticos que intuimos como la evolución natural del paradigma de las profesiones dedicadas a la salud, y que además, nuestros pacientes piden.

Cuando te abres a otras formas de entender la salud, la enfermedad y te sumerges en la apasionante aventura de conocer la naturaleza del ser humano, te das cuenta de que las gafas con las que mirabas el mundo ya no sirven, eran reduccionistas , te mostraban una sóla cara de la realidad, un rectángulo, por ejemplo. Las diferentes gafas nos muestran más caras, y va y resulta que no era un rectángulo, ¡era un cilindro! Por cierto, un cilindro es una figura geométrica formada por la revolución de un rectángulo…

En los próximos post se ampliarán las ideas que introduce Bach sobre “ser el hermano mayor” que aconseja y el desapego de la enfemedad y del síntoma.

Hasta entonces, os deseo todo lo mejor.

De Tots els Colors – Poolewe

Un abrazo,

Elena Lorente Guerrero

El Hospital del Futuro. Edward Bach, febrero de 1931.

Disertación efectuada en Southport por el Dr. Edward Bach,

febrero de 1931

“Venir esta tarde a dar esta disertación no ha sido para mí nada fácil. Ustedes son miembros de una sociedad médica, y yo he venido como médico. Sin embargo la medicina de la que quiero hablar está tan lejos del parecer ortodoxo de hoy, que  hace que haya poco en esta hoja de papel que tenga que ver con el olor del consultorio privado o el hospital, tales como los conocemos en el presente. (…) Demos una ojeada, por el momento, al hospital del futuro.

Será un santuario de paz, esperanza y alegría. Sin prisas ni ruidos, enteramente libre de todos los terribles aparatos y artefactos de hoy, del olor a los antisépticos y anestesias, libre de toda cosa que sugiera enfermedad y sufrimiento. No se molestará el reposo del paciente para efectuar frecuentes tomas de temperatura, que se vera libre de los diarios exámenes con el estetoscopio y de punciones que le imprimen sobre la mente la naturaleza de su enfermedad. No se le tomará constantemente el pulso para sugerir que su corazón late con demasiada aceleración. Pues todas estas cosas evitan la misma atmófera de paz y calma que es tan necesaria para que el paciente tenga una rápida recuperación. Tampoco habrá necesidad de laboratorios, pues el análisis microscópico de los detalles ya no tendrá ninguna importancia, cuando se comprenda por entero que es el paciente el que debe ser tratado y no la enfermedad.

El objetivo de todas estas instituciones es tener una atmósfera de paz, de esperanza, de alegría y de confianza. Todo lo que haga será para estimular al paciente a olvidar su enfermedad, a esforzarse por mejorar; y al mismo tiempo a corregir cualquier falta de su naturaleza, a comprender la lección que debe aprender.

Todo será estimulante y maravilloso en el hospital del futuro, de modo que el paciente buscará ese refugio, no sólo para aliviar su enfermedad, sino también para desarrollar el deseo de vivir mucho más en armonía con los dictados de su alma de lo que ha hecho hasta ahora.

El hospital será la madre del enfermo; lo cogerá en sus brazos, lo tranquillizará y confortará, le dará esperanza, fe y valor para superar sus dificultades.

El médico del mañana sabrá que él, por si mismo, no tiene el poder de curar, pero que si dedica su vida al servicio de sus semejantes, a estudiar la naturaleza humana para poder, en parte, comprender su sentido; si desea, con todo su corazón, aliviar el sufrimiento, y renuncia a todo para ayudar al enfermo, luego puede utilizar su conocimiento para guiarlo, y el poder de curación para aliviar sus dolores. E incluso entonces, su poder y habilidad para ayudarlo crecerá en proporción a la intensidad de su deseo y de su disponibilidad para servir. Debe comprender que la salud, como la vida, es de Dios, y sólo de Dios, que él y sus remedios (florales) son simples instrumentos y agentes del plan divino para ayudar al sufriente a volver a la senda de la ley divina.

No tendrá interés en la patología o en la anatomía mórbida, pues su estudio será de la salud. No tendrá imortancia para el médico que, por ejemplo, la insuficiencia respiratoria sea causada por el bacilo de la tuberculosis, el estreptococo o cualquier otro organismo: pero será muy importante saber por qué el paciente sufre de dificultades respiratorias. Tendrá poca importancia saber qué válvula del corazón está dañada, pero será vital descubrir de qué manera el paciente ha desarrollado equivocadamente aspectos de su amor. Los rayos X ya no serán utilizados para examinar la articulación artrítica, sino que más bien se investigará en la mentalidad del paciente para descubrir la rigidez en su mente.

La prognosis de la enfermedad ya no dependerá de los signos y síntomas físicos, sino de la habilidad del paciente para corregir esa falta y armonizarse con su vida espiritual.

La formación del médico englobará un profundo estudio de la naturaleza humana, una gran percepción de lo puro y lo perfecto,  y una comprensión del estado divino del hombre, y el conocimiento de cómo asistir a quienes sufren, de manera que su relación con su yo espiritual vuelva a ser armónica y pueda llevar nuevamente concordia y salud a su personalidad.

Deberá ser capaz, a partir de la vida e historia del paciente, de comprender el conflicto causante de la enfermedad o desarmonía entre el cuerpo y el alma, y así dar el consejo y el tratamiento necesarios para el alivio del sufrimiento.

También tendrá que estudiar la naturaleza y sus leyes: dialogando con sus poderes curativos podrá utilizarlos en beneficio y provecho del paciente.

El tratamiento del mañana despertará esencialmente cuatro cualidades del paciente:

Primero, PAZ; segundo, ESPERANZA; tercero, ALEGRÍA; y cuarto, CONFIANZA.

Todo el ambiente que le rodea, así como la atención que se preste al paciente, conducirán a este fin. Al rodear al paciente en una atmósfera de salud y luz, se apoyará su recuperación. Al mismo tiempo, los errores del paciente, después de ser diagnosticados, le serán señalados, y ahora puede darle asistencia y apoyo para que pueda superarlos.

Además de esto, estos maravillosos remedios (florales) serán administrados para abrir esos canales que más limitan la luz del alma, de manera que el paciente pueda ser sacado a flote con la virtud curativa”. (…). EDWARD BACH.

* * *

¡Qué conferencia tan preciosa! ¿verdad? y qué precioso también ser testigos de tantos profesionales de la salud que en su realidad más inmediata, en su quehacer diario, están construyendo, hoy, ese hospital que visualizaba Bach, centrado en las personas,  en los cuidados holísticos y humanistas.

Las entrevistas de la categoría “Brillan con Luz Propia” os darán a conocer a algunos de los protagonistas que están construyendo esta nueva realidad y que forman parte de la querida familia del blog.

Dejo para la reflexión personal el hospital que dibuja Bach y la función del médico del futuro para resaltar una idea de la conferencia:

El hospital será la madre del enfermo; lo cogerá en sus brazos, lo tranquillizará y confortará, le dará esperanza, fe y valor para superar sus dificultades”.

E. Bach está sugieriendo que el hospital del futuro está también en nuestro interior. Es el espacio personal donde nos permitimos ser nosotros  mismos, un templo de recogimiento, de silencio y escucha atenta.

Cuando la personalidad contacta con el Alma, todo el conocimiento nos es revelado; está en nosotros, siempre lo ha estado. Sólo hay que saber mirar adentro para re-cor-dar quiénes somos y que el médico interior emerja.

Curarse es un proceso parcial e incompleto de afuera hacia adentro.

Sanar es un proceso global y completo de adentro hacia afuera.

Hay muchos temas que podrían ser desarrollados a partir de esta conferencia, pero creo que sería demasiada información y reflexión contenida en una única publicación. Atendiendo al principio de sencillez de Bach, voy a ir trabajándolos poco a poco en una serie de post que estoy preparando.

En un próxima publicación presentaré al paciente del futuro que visualizó Bach. Y posteriormente, voy a iniciar una serie titulada “El Sistema Floral de Bach: La Luz que nunca se Apaga” para desarrollar en profundidad qué son los Remedios Florales, cómo y dónde actúan. Cómo entendía Bach la salud y la enfermedad, e interpretaba los síntomas físicos.

Abordaré también la gran diferencia que hay entre “dar flores” y hacer Terapia Floral. Cómo se llega a un Diagnóstico Floral y a la Prescripción de los Remedios, etc.. Todo ello desde mi aprendizaje y experiencia como Bach Practitioner y Enfermera, con la máxima humildad y rigor posibles.

Ya sabéis que soy una enamorada de Edward Bach. Ahondar en su trabajo y su filosofía es una historia de amor interminable. Con cada lectura en profundidad un nuevo velo se descorre, un nuevo aspecto sutil nos es revelado.

El conocimiento llega cuando estamos preparados para comprenderlo, integrarlo y recrearlo. Así que tengo paciencia y confianza en todo lo que me queda por aprender de la grandeza de E. Bach.

Espero de corazón que disfrutéis de todo lo que compartiremos.

De tots els Colors – The Highlands of Scotland

Un abrazo,

Elena Lorente Guerrero

¿El Sentido de la Vida o una Vida Vivida con Sentido?

“La Espiritualidad es un aspecto esencial del ser humano. Es una vida interior, algo que no es mente y cuerpo sino espíritu. Es algo más amplio que la religión, un proceso dinámico mediante el cual la gente encuentra transcendencia, un sentido final a su vida.” Christina Puchalski en la entrevista publicada por “El Mundo”: “Hacen falta médicos que sean capaces de conectar con el paciente” disponible AQUÍ.

 

¿Buscamos todos el sentido de la vida? No lo sé. Lo que si sé es que al menos la mayoría de nosotros queremos vivir una vida con sentido.

Vivir es tomar decisiones. Desde que nos despertamos hasta que nos acostamos estamos constantemente eligiendo,  decidiendo.

En este mundo tan individualista y competitivo en el que vivimos nos enseñaron a valorar nuestras decisiones en función del resultado obtenido. Sin embargo el paradigma está cambiando y estamos aprendiendo que no hay buenas o malas decisiones, sino experiencias y aprendizaje. 

Las decisiones responsables, las que tienen más sentido en  cada momento y circunstancia suelen ser las menos egocéntricas y las que nos hacen sentir bien independientemente del resultado.

¿Por qué? ¿Por qué a mí? Son preguntas de difícil respuesta ante muchísimas situaciones de la vida. Son preguntas en las que mucha gente se queda atrapada…

Tener consciencia de que somos seres trascendentes y eternos nos pone en contacto con nuestra esencia última o primera, según se mire. Nos hace conscientes de que toda circunstancia es a la vez perfecta en sí misma, y una oportunidad de crecimiento. Si cambiamos de ángulo, cambia la perspectiva, y también cambia la pregunta:

¿Para qué? ¿Qué aprendizaje subyace a esta vivencia? ¿De qué modo puedo transformarlo en algo positivo y bueno que ofrecer a los demás?

El ¿Por qué? nos atrapa. El ¿Para qué? nos libera.

De tots els Colors – El hombre en busca de sentido – Ardmair

Hablar de la búsqueda del sentido es hablar de Victor E. Frankl, psiquiatra, neurólogo,  padre de la Logoterapia (psicoterapia centrada en la búsqueda de sentido) y del Análisis Existencial. 

Su vida y su obra se desarrollan en el contexto de la segunda guerra mundial. Frankl sobrevivió al Holocausto. Estuvo prisionero durante tres años en varios campos de concentración. Parte de su familia murió en ellos, y él mismo muchas veces estuvo a punto de ser exterminado.

Experimentó el sufrimiento absoluto y la ausencia de sentido. Fue testigo de la semilla del odio que habita en todo ser humano, pero también de la semilla de bondad que coexiste. 

En los campos de concentración comprendió que la fortaleza física no valía nada. Sólo los más fuertes de espíritu, los que tenían una voluntad de sentido mayor que ellos mismos sobrevivían al hambre, al dolor, al frío,…

¿Podemos cambiar nuestras circunstancias? muchas veces no, pero:

Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino”. V. Frankl.”El Hombre en Busca de Sentido“. Disponible AQUÍ.


* * *

Conferencia del Dr. Frankl. Puedes activar los subtítulos en varios idiomas: https://www.youtube.com/watch?v=inhtKyqdSl8

De tots els Colors – Espiritualidad – Inverewe Garden

 

“En realidad no importa lo que esperamos de la vida,

lo que importa es lo que la vida espera de nosotros“. Victor Frankl.

Un abrazo,

 Elena Lorente Guerrero

 

Urgencias Vitales, Emergencias Reales.

De tots els ColorsEl relato personal “Sobrevivir al Ictus, Sobrevivir al Sistema” que Gabi Heras publica en su blog  me ha tocado el alma. Hasta no hace demasiado tiempo, yo también he vivido la angustia de la sala de espera de urgencias acompañando a mi padre en varias ocasiones y a mi madre en múltiples. Así que ponerme en la piel de hija, de enfermera y de hija-enfermera al mismo tiempo, ha sido más que fácil.

“Sobrevivir al Ictus, Sobrevivir al Sistema>:

No hay como ponerse en la piel del otro para entender. Mi padre tiene una enfermedad oncológica abdominal desde hace 19 años, y ahora está en fase terminal. Hace una semana, sobre las 5 de la mañana, me llamó para decirme que tenía que ir al Hospital porque tenía un terrible dolor abdominal. Así que, tras dejar a mis hijas en casa de mi suegra, fui directamente a Urgencias.Gabi Heras. Puedes seguir leyendo AQUÍ.

Empatizar con Gabi debe haber sido fácil para la mayoría de lectores ¿Quién no ha tenido un familiar en urgencias? Lo que no parece ser tan fácil es tomar consciencia de que necesitamos un acercamiento entre la población y el sistema. No puedo ni contar cuantas veces algunos compañer@s del servicio se quejaban del mal uso y abuso que los usuarios hacen de las urgencias hospitalarias. Del mismo modo, los usuarios se sentían relegados y en ocasiones “castigados” a sentarse en la sala de espera durante horas sin recibir información alguna y la mayoría de las veces, sin ser revalorados en triage porque el volumen de trabajo era inasumible.

Nos separa un abismo que sólo genera insatisfacción y burn-out en los profesionales e  impotencia y desconfianza en los usuarios. Necesitamos una voluntad real de acercamiento y entendimiento. No se trata de los unos o los otros. Se trata de que todos somos seres humanos, vulnerables y susceptibles de estar, en cualquier momento, estirados en una camilla de urgencias, como dice  Gabi Heras en su relato.

Así que tal como él nos propone:

ES HORA DE ESCUCHAR TODAS LAS VOCES Y DE BUSCAR SOLUCIONES.

De tots els Colors
De tots els Colors – Inverewe Garden

Un abrazo,

Elena Lorente Guerrero

Demencia: Cuidando con el corazón abierto.

Sigue siendo el gran tabú de nuestra sociedad, y no me refiero a la muerte, que también lo es; si no a la demencia.

Muchas personas conviven con ella sin atreverse a consultar por temor al diagnóstico que intuyen como certero. Algunas familias tratan de justificar los síntomas por el mismo motivo y por miedo al estigma social que rodea a la demencia.

Como consecuencia, la evidencia del deterioro progresivo favorece el aislamiento, la soledad y la tristeza en la persona con demencia. Paralelamente, sus familiares viven con ansiedad y frustración  esa realidad que les aplasta sin contemplaciones y les exige reorganizar su vida sí o sí.

Cuidar a una persona con demencia es un ejercicio de comprensión y de amor incondicional diario que nos exige vaciarnos de nosotros mismos y acercarnos a nuestro ser querido con el corazón abierto.

Su mente puede estar enredada en el pasado, ocupada construyendo una frase de cuatro palabras, o tratando de reconocer a quien tienen delante.  Pero he podido experimentar como una mirada, una sonrisa, una caricia de verdad pueden contener toda la información que deseamos transmitir, y como las personas con demencia comprenden ese lenguaje. Somos seres emocionales.

Es más, las emociones persisten mucho tiempo después de un acontecimiento. Lo que para nosotros es ya pasado, por ejemplo que un familiar se haya despedido y marchado, puede seguir generando inquietud en la persona con demencia durante bastante tiempo después. Detectar y acompañar sus emociones  favorece que se sientan seguros, queridos y a salvo.   Os invito a leer el artículo: Alzheimer’s patients can still feel emotion long after memories have vanished.

Del mismo modo, la forma en que nos dirigimos es de suma importancia. Hacerlo con delicadeza, manteniendo nuestra mirada a la altura de sus ojos, con voz cálida, suave, y acompañádonos de una sonrisa suele garantizarles que pueden confiar en ese desconocido que se aproxima a hablar con ellos. Es uno de los grandes regalos que nos ofrecen, su confianza incondicional.

De tots els Colors – Demencia

Este post es un homenaje a las personas con demencia que cuido día a día. Guardo con cariño y agradecimiento momentos imborrables en los que he podido vislumbrar su alma.

Recuerdo especialmente a Juana, siempre alegre, regalando su sonrisa y sus abrazos de verdad. Agnes que de vez en cuando cogía mi mano entre las suyas, tan ancianas, me miraba y de repente podía contemplar su eterna sabiduría ajena a la demencia, al espacio y el tiempo. John quien conservó hasta el último momento su gentileza y el sentido del humor. Katie, Louise, Ann, cada una de ellas me enseña que aunque su mente esté muy lejos, su luz, su espíritu está siempre presente.

No me olvido de los otros protagonistas, muchas veces en la sombra, la familia. Ellos también merecen ser nombrados, escuchados y cuidados. La demencia de su ser querido es una tierra árida por la que deben transitar. Les exige re-conocer a esa persona que ya no es quien solía ser, y aprender a relacionarse de nuevo con ella sin expectativas ni exigencias. Aceptar esa nueva realidad, vivirla con generosidad y amor es una prueba diaria.

Queridos lectores, deseo que esta reflexión contribuya a romper con los prejuicios y el estigma social y a crear lazos de comprensión y solidaridad.

En demencia, el Amor es el camino y el Amor es la respuesta.

Un abrazo,

Elena Lorente Guerrero

 

Entrevista a GABI HERAS, Médico Intensivista y Creador de Proyecto HU-CI: “La Humanización de los Cuidados Intensivos es mi Proyecto de Vida y mi Aportación a la Medicina.”

Entrevista realitzada por Elena Lorente Guerrero.

DetotselscolorsGABRIEL HERAS LA CALLE es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Alcalá y Especialista en Medicina Intensiva. Ha trabajado como médico cooperante en Ghana y en Bolivia, donde se enamoró de la profesión y supo que sería médico el resto de su vida.

 Lleva ejerciendo como  Médico Intensivista desde 2002. Ha trabajado en varios hospitales de España tanto públicos como privados, y desde 2012 ejerce como médico Adjunto del Servicio de Medicina Intensiva en el Hospital Universitario de Torrejón.

 Es también el creador y Alma mater de Proyecto HU-CI: Humanizando los cuidados intensivos.

Desde febrero de 2014 está cuestionando y desafiando los pilares fundamentales del sistema sanitario. Su blogwww.humanizandoloscuidadosintensivos.com, ha superado las 100.000 páginas vistas desde entonces.

Desde el Hospital de Torrejón, Gabi Heras nos invita a parar, a escuchar y a actuar en favor de una medicina y una enfermería centrada en las personas, sus familiares, y los profesionales de la salud. ¡Una auténtica revolución!

En sólo 8 meses de andadura Proyecto HU-CI ha sido galardonado con el Premio a las Mejores Ideas de la Sanidad 2014 de Diario Médico en la iniciativa Legal, Ética y Deontológica. Y este es sólo el principio de lo que Gabi Heras siente, piensa y vive como su proyecto de vida y su aportación a la medicina.

No esperéis una entrevista compleja ni llena de terminología médica o tecnicismos. Este es el testimonio más cercano y personal de un médico que un buen día se quitó la bata, le dio una patada a ese pedestal con el que jamás se sintió identificado, y se sentó a pie de cama a escuchar a sus pacientes y a ejercer la medicina tal como él la entiende; con Alma.
Gabi Heras abre su blog diciéndonos que “El arma más poderosa en la tierra es el alma humana en llamas”. LA SUYA, BRILLA CON LUZ PROPIA.


Gabi Heras – Fotografía cedida para De tots els Colors
  •   ¿Por qué elegiste la especialidad de Medicina Intensiva?

Es una excelente pregunta para empezar. Tuve la suerte de recibir una beca de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) para ir a Bolivia en el año 2000. Mi labor era ser profesor de primeros auxilios en la Universidad Evangélica Boliviana de Santa Cruz de la Sierra. Como tenía tiempo libre, me presenté en los hospitales de la ciudad y me abrieron sus puertas. En el Hospital Universitario Japonés conocí a un médico residente, el Dr. Alex Castello, que me enseñó la UCI y los pacientes que tenían ingresados. Sigo recordando aquel día como si fuese ahora mismo. La Medicina Intensiva es magia pura, vivimos día a día en la fina línea de la vida y la muerte, y eso la convierte en una Especialidad durísima y maravillosa. Pues bien, la Medicina Intensiva en Bolivia era en 2000 un auténtico drama: si a los pacientes se les acababa el dinero, se les daba el alta y muchos de ellos fallecían; incluso muchos ni entraban porque pertenecían a familias de muy escasos recursos. No se podían establecer agravios comparativos. Aquello me dejó marcado para siempre, y me hizo entender que la vida no vale igual según donde estés y la suerte que tengas.

  •  ¿Cómo están orientadas las Unidades de Cuidados Intensivos actualmente en España?

La especialidad de cuidados intensivos es joven, tiene realmente 40 años y así como se hace en España tampoco existe prácticamente en todo el mundo. Me refiero a la formación específica durante 5 años: en España, en Suiza y en Australia invertimos un tiempo similar. El resto de los países tienen gente que se forma en intensivos pero que viene de otras especialidades como anestesia, cardiología, neumología, medicina interna. Deciden que les gusta el trabajo de intensivos y entonces hacen un curso puente de uno o dos años y con eso pueden ejercer como médicos intensivistas.

Es importante destacar que la formación en España es de 5 años y en el resto de Europa no. Esto es importante porque por ejemplo, si un cardiólogo quiere irse a trabajar a Europa puede, pero un intensivista español no porque nuestra especialidad no está reconocida, aunque sea una especialidad de muy alta formación. De hecho prácticamente muchos países europeos miran a los médicos españoles de cuidados intensivos como la referencia. No porque seamos muy buenos, que también, pero sobre todo porque estamos muy bien formados.

Si yo quisiera irme a trabajar a Inglaterra tendría que hacer una serie de años de convalidación que otro especialista, por ejemplo un anestesista o un cardiólogo, no tiene que hacer. Y esto es importante, porque claro, con los tiempos que corren, con la situación de crisis que hay, si nosotros no podemos salir de España aquí hay un primer conflicto, porque muchos profesionales se tienen que ir buscando las castañas en otros países.

  •  ¿Cuál es la dinámica de una UCI?

Los Cuidados Intensivos es una especialidad que lo que hace es soportar la vida del paciente mientras encontramos qué es lo que le pasa, y hasta que conseguimos resolver la patología que lo ha tenido ahí con el objetivo de devolver al paciente a su situación previa.

Esto es importante y una cosa que hay que cambiar, porque ése es un objetivo marcado inicialmente en la especialidad probablemente hace 30 o 40 años. Lo importante es el proceso además del resultado y ahora somos conscientes de que los pacientes muchas veces, de hecho, gracias a nuestros cuidados o por nuestros cuidados, quedan con por ejemplo con polineuropatía del paciente crítico, sufren neumonías asociadas a la ventilación mecánica o con secuelas psicológicas al alta de UCI. O sea, pasar por la UCI no suele ser gratuito. Es como tomar una medicación que tiene sus cosas buenas y sus efectos secundarios, tú te tomas una aspirina y se te va el dolor de cabeza pero te puede dar una úlcera.

Antes no caíamos en este concepto y ahora cada vez hay más patología asociada a los propios cuidados.

  •  ¿Están mejorando las actuaciones?

Sin duda. Se están creando programas de detección y de medicina preventiva como pueden ser los proyectos de “Bacteriemia Zero” para intentar que los catéteres de los pacientes no se infecten. “Resistencia Zero” para que evitar la resistencia a los antibióticos por el sobre uso. “Neumonía Zero” para intentar que los pacientes estén cuanto menos tiempo en ventilación mecánica y con una serie de medidas que eviten mejor la infección. Al final tendríamos que aprender de Oriente, donde la Medicina busca evitar la enfermedad y promocionar la salud en todos sus ámbitos. Esa es la mejor medida para ahorrar dinero.

La especialidad es joven, somos jóvenes y estamos cambiando con los tiempos, pero… hay gente que no cambia.

  •  ¿A qué te refieres?

Esto es como en todos los ámbitos, cuando tú estás en un espacio a gusto y con una situación controlada y de poder pues cuesta hacer cambios, cuesta mucho.

Mi mujer, Elena, siempre dice: “es que vosotros los intensivistas os creéis los más listos del hospital” y sí que es

Detotselscolors
De tots els Colors

verdad que muchos médicos piensan de esta manera… porque muchas veces ingresamos gente que se ha puesto más enferma porque alguien no ha detectado su enfermedad. Como estamos los últimos en la cadena y vemos la concatenación de posibles fallos diagnósticos, o lo que sea, claro, desde la barrera es muy fácil, cuando ya sabes el final de la película, ya sabes de qué va la historia.

Aquí todo el mundo se cree que “el más tonto hace relojes de madera”…Y para nada, somos personas absolutamente normales. Que sí que es verdad que vivíamos en un castillo y ahora hay una serie de personas que lo que intentamos hacer es tirar los muros del castillo y construir puentes de ida y vuelta para aprender del resto de la gente y para que también la gente pueda aprender de nosotros.

  • ¿Cómo es el día a día en una UCI?

Pues normalmente hay una serie de pacientes ingresados en la UCI, hay un equipo de médicos, enfermeras y auxiliares y repartimos los pacientes para su valoración. Eso es muy fácil, si hay 15 pacientes y hay 4 médicos, pues hacemos la cuenta y repartimos la carga de trabajo. Y luego el que está de guardia normalmente lleva el busca y atiende las llamadas de fuera de la UCI, posibles ingresos, etc.

Concretamente en Torrejón estamos uno de guardia para 16 camas, reforzado con otra persona de tarde que se queda hasta las diez de la noche. El equipo de enfermería tiene un ratio enfermera/paciente de 1-3 o 1-4 que está bastante justo, y auxiliares hay un par de ellas por turno.

En Inglaterra por ejemplo los ratios de enfermería son 1-1, o sea, un paciente-una enfermera. Esto sale a colación porque hace poco lancé la campaña “UCI sin sujeciones” y hubo mucho debate porque claro, en los sitios donde no hay personal ¿la gente que hace?. Pues sobreseda a los pacientes, y los ata con la excusa lógica de que no se extuben.

Había gente que decía, “claro en Inglaterra con una ratio 1:1, es que así…”. Yo pregunto ¿Cuál es el problema entonces, que tienes poco personal?. Pues entonces lo que hay que atacar es que tienes poco personal, porque además estás incurriendo en un conflicto probablemente legal porque atar a un paciente tiene sus implicaciones legales. Una cosa es una sujeción mecánica, una contención utilizada por un psiquiatra para un paciente que está en riesgo de autolesionarse y otra cosa es que cuando venga un paciente de quirófano se le pongan sujeciones sistemáticamente porque no tienes tiempo de estar con él.

  •  Además del estrés añadido que supone para el paciente.

Sí, se aprovecha un poco ese momento en que el paciente está medio dormido, “entre los vivos y los muertos”, recuperándose de la anestesia, despertándose. Y en el momento en que ya está más consciente se prueba si respira, y si respira se le quita el tubo y se le desata.

Vamos a ver, el sistema hace que tus prácticas no sean las correctas y eso es así; si tú tuvieras un ratio correcto lo harías bien. Y esto son cosas que queman a la gente. Todo el personal sanitario somos gente vocacional y además somos muy agradecidos y con poquito que nos cuiden…

¡Si a nosotros nos encanta nuestra profesión! Lo que nos gustaría es ejercer con las mejores medidas técnicas, económicas por supuesto, como a todo el mundo, y estar tranquilos trabajando.

  • La evidencia científica demuestra además que una ratio inadecuada enfermera-paciente incide directamente en los índices de mortalidad.

Sin duda, hay muchísimos artículos que así lo avalan. Parece lógico, cualquiera con sentido común lo entiende sin tener que presentarle los artículos. Pero parece ser que los que gestionan no quieren verlo. Y hay que seguir denunciando este hecho. ¿Quién cuida al cuidador? Tendremos que hacerlo nosotros mismos.

  • ¿Qué propones para que los profesionales recuperen la ilusión?

Párate y piensa ¿Por qué elegiste esta profesión? Es una pregunta que yo le hago a la gente cuando me dicen: “Es que el gerente no se qué…, es que nos están machacando”. Yo suelo contestar: “Un momento ¿Tú por qué elegiste hacer esto? porque tu querías ¿no? Y tú pensabas que la medicina, la enfermería o la psicología eran una cosa y de repente te has encontrado metido en un sistema haciendo una cosa que no es lo que tú querías. Y eso ¿De quién es responsabilidad? ¿Del gerente o tuya? Porque tú en tu día a día no le ves la cara al gerente aunque te pague poco. Tú en tu día a día podrás hacer algo por cambiar tu situación, depende de ti. “

Ahora bien, que puedes estar mosqueado porque te pagan poco o por lo que sea, perfecto, pero ¿solo nos vale el incentivo económico o hay que buscar otros valores añadidos? A Elena, mi mujer, ahora en su hospital le pagan poco, pero ella quiere ser matrona, a ella lo que le hace feliz es ser matrona, y ha dejado otro trabajo en un Centro de Atención Primaria para ser matrona, ese es su valor añadido.

  • Claro, los intangibles que dan valor añadido.

Y además, un recado para todos estos señores que mandan. Nosotros tenemos una cosa que ellos no tienen, y es que nosotros sabemos hacer este trabajo, entonces:

Empodérate, date valor, que lo que tú haces es muy difícil y es precioso y vívelo. Nadie te ha obligado a estudiar 4 o 3 años de enfermería, 6 años de medicina, el MIR y 5 años de especialidad.

¿Qué has elegido ser? Profesional de la salud y cuidar a la gente, pues muévete, o sea movilízate para hacer lo que tú quieras en las mejores condiciones posibles. Dentro de que las condiciones sean adversas, pero hay cosas que dependen de ti.

Y que tu vayas con una sonrisa todos los días a trabajar, eso depende de ti. Y que tú te pares a escuchar al paciente depende de ti. Si te apetece, claro. Lo que pasa es que tenemos la costumbre de “balón fuera”, sistemático, “balón fuera”, la culpa es de otro: “Es que es el sistema… Es que son los políticos”. Bueno, que ya somos mayores, vamos a comportarnos como tal. No podemos estar siempre echando balones fuera.

  • Tenemos que tomar las riendas y aprender a sentirnos cómodos con esa responsabilidad.

Robin Youngson, un anestesista de Nueva Zelanda, fundó la asociación “Hearts in Healthcare” y tuvo una idea buenísima hace poco: Todo el mundo conoce a gente en su día a día que pasa de todos los problemas, que va feliz, con una sonrisa, que nunca se enfada, que se siente realizada, que está tranquila.

Robin pensó: pues que cuenten como lo hacen. Hacemos un libro, y lo publicamos gratis. Y que sea gente de todas partes del mundo para que el resto de la gente que está quemada vea que es posible.

  •  Y esa actitud se contagia y tiene poder creador.
De tots els Colors-Inverewe Garden

Hay gente a tu lado que irradia, que vibra en otra energía y que encima, ¡les va bien! Y la verdad es que el poder que tienen ahora mismo las redes sociales y la comunicación, nos hace conocer mucha gente que vibramos en la misma sintonía y que parece que nos conocemos de toda la vida. Es lo mismo que a mí me ha pasado contigo, ¡si hay gente con la que no tienes que dar explicaciones! Y encima hay buen rollo. Desde febrero que empecé con el blog yo no sé la cantidad de gente que he conocido y es alucinante porque parece que nos conocemos desde siempre.

 

  • Dices que es hora de parar, de revisar qué estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo. Que es hora de repensar los cuidados que necesitan las personas, las familias y el equipo de profesionales de la salud. Eso es muy revolucionario.

Eso parece revolucionario en España ahora, porque si buceas un poco por el mundo en general, hay instituciones que llevan más de treinta años. Antes de nombrar todos los contactos internacionales, es necesario señalar la Comisión de Humanización del Hospital San Juan de Dios de Alicante. Mucha gente no tiene ni idea de que existe, pero lo cierto es que en España fueron pioneros en los años 80 y aún siguen existiendo como tal, organizando sus reuniones y un sinfín de actividades con una constancia y humildad encomiables. El propio Robin Youngson con “Hearts in Healthcare” lleva casi treinta años en Nueva Zelanda hablando de esto, de que hay que rehumanizar la medicina, no sólo los intensivos si no la medicina en general.

The Arnold P. Gold Foundation” de Nueva York, que publicó un post mío en septiembre, lleva 29 años hablando del trato humanizado. “The Beryl Institute” de Texas, exactamente lo mismo. El “Family centered intensive care” de los holandeses hace poco también ganaron un premio por su iniciativa, pues ya llevan unos cuantos años hablando de eso.

Algo está moviéndose en el mundo y una de dos, o entras al trapo o te quedas fuera. O escuchas o te quedas fuera. Creo que cada vez hay más gente que se está dando cuenta.

Mira. El 70% de la gente busca por internet qué es lo que tiene y cuando le das un diagnóstico de su patología, lo busca. Entonces eso está muy bien, pero puede ser peligroso. Ojo donde busques. Ojo la fuente que consultas. Los profesionales sanitarios tenemos la responsabilidad de ayudar a la gente a estar bien informada y a consultar fuentes fiables.

  •  Las personas se están empoderando, ya no está todo en manos del médico.

Eso es. Los médicos somos personas antes que médicos. Los enfermeros son personas antes que enfermeros, y lo que hay que hacer es bajar de ese escalón paternalista que en parte a nosotros nos iba bien, y en mucha parte a los pacientes les iba bien. Claro, es fantástico llegar al médico y decir: ¿Me va a curar? ¿Me va a salvar?. Acabar con la esperanza de alguien es muy duro y es muy duro tanto para la persona a la que tienes que decirle “mira, te vas a morir”, como para el que lo está diciendo aunque el que lo está diciendo se lo eche a la espalda, se lo eche ahí a su lado inconsciente y no le dé importancia. Bueno, ya le saltará en algún momento de la vida todo ese sufrimiento y ese estado de duelo permanente en el que estamos los médicos, y los médicos de cuidados intensivos, más, porque todos los días vemos como la gente ha perdido su salud y eso es un duelo. Es una pérdida y es un duelo.

  • Nos decías antes “¿Quién cuida al cuidador? Tendremos que hacerlo nosotros mismos.” Y esa es precisamente una de las líneas de tu proyecto, crear iniciativas para cuidar a los profesionales de la salud.

Mi jefa, Mari Cruz Martín, escucha. Es la primera jefa que tengo que escucha, y he tenido unos cuantos. Está a tope, y cuando yo le propongo cosas me dice: ”vamos a hacerlo” y ahora probablemente con el premio de Diario Médico, la dirección del Hospital de Torrejón también está a tope. El apoyo institucional es fundamental.

Gabi y José – Fotografía cedida por Gabi Heras para De tots els Colors

Sinceramente me preocupa el estado mental de mi equipo. Me gustaría cuidarlo y para ello creo que habría que enseñarlos a mejorar las habilidades de relación y a empoderar a todos los miembros. Hasta que uno no está a gusto es imposible que este a gusto con el resto de la gente.

La cantidad de gente de menos de 30 años que en este tiempo que se ha cambiado ya de servicio, que ha cambiado de puesto de trabajo y que tiene burn-out demuestra que no es sostenible en el tiempo.

Acabamos de realizar un curso de humor terapéutico con un médico de familia que es clown, y que vino a dar metodología de clown para profesionales sanitarios, lenguaje corporal, reírse. Intentamos así cambiar pequeñas realidades y dar ejemplo a otros servicios.

  • También das mucha importancia a las habilidades de comunicación y la relación de ayuda.

Si nos comunicamos bien con la gente, si la gente entiende lo que queremos decir, cómo lo queremos decir, nos irá mejor y evitaremos muchos problemas. Me parece que es fundamental adquirir habilidades en comunicación, que nos faltan. Esa es otra cosa que el blog promociona. Cada dos por tres estoy poniendo cursos gratuitos, lugares de referencia donde la gente se pueda formar en la relación de ayuda, sobre el manejo del duelo, sobre la comunicación. Porque me parece que está muy bien abrir las puertas de la UCI, que yo quiero abrirlas, pero o aprendo a manejar esa situación o me va a quemar como profesional, porque si no se tratar con la gente… Y no es malo, lo que pasa es que nadie nos ha enseñado. Todo se aprende en esta vida, todo se aprende.

  • Falla desde la base. Los planes de estudios han de dar mayor protagonismo a los aspectos relacionales y emocionales del cuidado.

La situación está cambiando o está empezando a cambiar, porque cuando yo estudiaba medicina, del 95 al 2001, tenía una asignatura sólo de psicología clínica, el profesor era muy bueno pero a mí no me ha servido para nada.

Ahora con todo lo del premio ha habido 3 universidades que han contactado conmigo para decirme “nos interesa tu rollo”. Escuelas de enfermería, no de médicos.

La semana pasada hubo un congreso del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) que publicité en el blog y era ya me pareció el colmo. Los propios pacientes habían organizado una mesa de cómo los profesionales teníamos que informarles. Y es iniciativa a mí me pareció, ¡el colmo!… Tienen que ser ellos, no nosotros, los que sienten, los que sufren nuestro vacío formativo y te ponen una mesa.

Estaban Carmen Segovia que es de las personas que más saben en España sobre el duelo y de comunicar el duelo y que trabaja en la Organización Nacional de Trasplantes y también con nosotros en el blog. Como ponentes había otro enfermero, un médico y un psicólogo. O sea un programa que ya me hubiera a mí gustado podido ir a este curso cuando estaba en tercero o cuarto de medicina.

Muchos de los problemas que tenemos de relación con las familias y entre nosotros, entre el equipo se evitarían si tuviéramos formación en habilidades de comunicación.

  • Y si de verdad queremos cuidar a las personas en todas sus dimensiones tenemos que acercarnos también a su universo emocional y espiritual.

A mí me educaron en la misa diaria, mis padres son muy religiosos. Yo me di cuenta de que igual la religión como ellos la han entendido a mí no me entra, pero sé que soy una persona espiritual y emotiva. Hay que salir del armario emocional; esto es así, y a mí me va bien. Si estoy hablando con un paciente y me entran ganas de llorar, me hace sentir vivo también.

De tots els Colors-Inverewe Garden

Hace poco tuve que informar a una señora, a la que nadie le había informado con claridad, que tenía una cardiopatía terminal y se iba a morir. Y la señora estaba consciente, orientada, asintomática, perfecta. Y estuve un buen rato hablando con ella y cogiéndole de la mano.

Y ella…, ella sabía todo, pero nadie había tenido el valor de decirle: “mira, si tú tienes que arreglar cosas, si tienes que hablar con tu familia, porque además estás bien de la cabeza, es tu momento, porque además la que se va a morir eres tú”. La señora no es muy mayor, tiene 72 años. Cuando terminó la conversación me dijo: “majo, hazme el favor de llamar al sacerdote que quiero hablar con él”.

“¿Qué le has dicho?” Me preguntaron.

Les contesté: “Bueno, ella quiere hablar con el cura y no se está muriendo”. Tenemos la tendencia en cuidados intensivos de ofrecer que vaya el sacerdote independientemente de que sean religiosos o no cuando el paciente va a fallecer, y la señora en ese momento no se estaba muriendo, igual le quedaban 2 meses, 3 meses, 5 meses no lo sé, pero ella es dueña de su situación y necesita saber.

  •  ¿Cómo reaccionó su familia?

Cuando entró la familia, sus hermanos y sus hijos, les dijo: “Yo ya sé que me estoy muriendo aunque vosotros no queráis saberlo. Yo lo sé y yo lo que quiero es que estéis todos juntos y que cuidéis de vuestro padre”.

¡Fue un momentazo! ¿Sabes? Fue muy emotivo porque ella necesitaba estar tranquila. A la señora yo le decía, “que tía más valiente eres porque estás en paz, tranquila, entendiendo que llevas diez años enferma del corazón, que tienes una cardiopatía terminal y que tu momento va a llegar. Yo, como técnico, pienso que te queda poco y creo que debes saberlo por si quieres hacer algo con esa información”.

Tendemos a decir: “no, no, yo ya se lo he dicho la familia. La familia ya sabe que se va a morir. Y yo siempre pregunto: “Y el que se muere, lo sabe?”

  • Las conspiraciones de silencio suelen hacer daño a todo el mundo, a la persona, a la familia y a los profesionales.

Claro, y el que se queda con la información también porque ¿Quién se muere? Esto es así, y es así en todos los sitios donde he trabajado en Madrid en 6 hospitales distintos y en Mallorca. Tenemos la tendencia a pensar: “¡Cómo se lo voy a decir, pobrecillo!”. Y no son cosas nuestras, no te las eches a tu espalda, suéltalas, no es tuyo eso. No haces mejor tu trabajo si no le das esa información al paciente porque piensas que es mejor para él.

Una de las líneas que a mí me encanta desarrollar es la interrelación entre los médicos de familia con la medicina hospitalizada. Hemos de recuperar la narrativa en la medicina. Me contaba un día el Dr. Salvador Casado, que en Francia, los médicos de cabecera cuando alguien se ponía malo le escribían una carta al médico del hospital y le decían: ”Estimado doctor, a mi paciente le pasa esto”. Le mandaban una carta. Y cuando salía del hospital, el especialista le devolvía la carta.

Porque al final, hasta que no entendamos que la enfermedad es un proceso biográfico dentro de la vida de una persona, que no hay pacientes, que hay personas que se ponen malas y que hay otras personas que intentamos ayudar a esas personas a que se pongan buenas y que es una situación circunstancial y temporal. Hasta que no entendamos eso…

Detotselscolors-Arborvitae-
Leckmelm gardens
  •  Completamente de acuerdo contigo. Para cuidar a las personas en toda su complejidad necesitamos la mirada de los diferentes profesionales de la salud que conforman el “famoso” equipo multidisciplinar. Pero la realidad son equipos de trabajo con psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, entre otros, ausentes, más enfermeras y auxiliares de enfermería invisibles.

¡El Equipazo! Efectivamente como lo de los súper héroes pero en invisibles.

Mira, aquí quien cuida es enfermería. Yo muchas veces le digo a los enfermeros, “¿cómo no te voy a querer si sin ti no hay UCI?”. El médico dirige el tráfico pero ¿Quién está ahí todo el día?

¿Por qué ha tenido tanta penetración el blog entre la enfermería? Primero porque sois más y segundo porque el blog también empodera a la enfermería, le da su espacio. Escucha, es que ahora yo quiero escucharte y quiero que tú, como miembro del equipo, me digas como crees que tenemos que hacer las cosas. Y claro, esto a algún médico no le gusta un pelo: “¿Estos también tienen que decirnos cosas de cómo hacemos nosotros las cosas? Si nosotros somos los que mandamos.”

Habrás visto una campaña en las redes sobre la #EnfermeríaVisible a raíz de lo del Ébola. Muchos blogueros de salud hemos dado visibilidad a esto ¿no?

¿Cómo es posible que en una rueda de prensa solo salgan médicos cuando los médicos solo han estado un 5% del tiempo en contacto con la famosa Teresa y el resto de la gente que se ha expuesto es personal de enfermería y auxiliares?

Y luego sale el pataleo, ¿no?. Tenéis toda la razón pero ¿Quién tiene que cambiar eso? Las enfermeras. En el momento en que tú te respetes te garantizo que la gente te respetará. Otra cosa es que cueste y que no interese y que te intenten pisar la cabeza porque el que está arriba no quiere que suba otro al escalón, pero si tú te respetas, ya harás lo posible para estar en ese mismo escalón.

  • Trabajo en equipo, colaboración y respeto entre todos y por parte de todos para garantizar cuidados de calidad.

Esto es como el fútbol, a mí me gusta mucho el fútbol. Si el equipo va bien, no lo toques. Pero, ¿si la cosa no fluye? Hay que hacer cambios. Ese es el ejemplo más claro para mí, ¿no? Cuando mi Atleti juega bien, nadie toca el equipo.

Y si en Medicina o en Enfermería y en la salud estamos tocando es porque hay mucha gente, mucha, cada vez más gente, que sentimos que esto no va; porque esto no es sostenible y entonces hay que buscar otras alternativas. Esto es difícil, porque al final es ir contra la línea de flotación del sistema”.

El Proyecto HU-CI es un proyecto de revolución; y el que se quiera subir, que se suba para el cambio, porque lo que intentamos es generar cambio.

  •  Generar cambio desde dentro.

Eso es. Hay un bloguero, un enfermero, es un súper experto en redes que se llama Chema Cepeda. El otro día estuvimos hablando por videoconferencia y decía: “Tío es que hablo contigo y cada vez estoy más convencido de que lo que hay que hacer es hackear el sistema desde dentro”.

¡Es total! Si tú quieres cambiar las cosas nadie va a venir. Está claro que ni los políticos, no se puede generalizar, pero ni los políticos con la política, ni el gerente con la gerencia, nadie va a hacer el cambio por ti.

Entonces ¿cómo haces tú tu cambio? Párate, tómate tu tiempo, y escucha. Porque no estamos acostumbrados a pararnos y escuchar y cuando te paras y escuchas, escuchas cosas muy buenas, pero también escuchas cosas que no te gustan de ti mismo. Y entonces preferimos no parar; es más fácil no parar.

  • Esa actitud mantenida en el tiempo…

Bueno, yo creo que el cuerpo es muy sabio y cuando te tienes que parar, te para, si no te has parado. Y a mí esto me ha pasado.

Nada es casual. Tu biografía, tu pasado, y cómo te has relacionado tú con el resto de la gente durante todos los tiempos influye directamente en tu situación actual.

Parar y mirar atrás te ayuda a comprender cómo eres y quién eres. Entonces, la única manera desde mi punto de vista de generar cambios es comprendiendo. Cuando tu comprendes las cosas puedes evitar cometer ciertos errores, puedes decir, “vale ahora ya se lo que quiero”.

  • ¿Qué ocurrió cuando te paraste?

Que acabé extenuado. Siendo paciente, como paciente y con paciencia he podido comprender muchas cosas. Una crisis es una oportunidad de cambio, y si tienes paciencia para aguantar el temporal, cambias.

El 90% de la gente deprimida nunca pide ayuda: uno se da al alcohol, otro se da a las drogas para no escuchar, otro se suicida, son decisiones. Y yo creo que lo más difícil ahí es tener paciencia, darte tiempo.

Los profesionales del paciente crítico vivimos en constante urgencia y encima ahora con las tecnologías todo es inmediato. Antes te dejaban un mensaje en el buzón, una carta y tú veías si contestabas. Y ahora con el teléfono, el Facebook y todo este rollo… ¡Ojo! Que va a haber muchas enfermedades porque hemos perdido este concepto de que no hace falta ir a toda prisa por la vida, y soy el primero que me incluyo.

Pararse lo tenemos etiquetado como “no hacer nada”, como algo peyorativo. “Es que no estoy haciendo nada”. ¿Cómo que no estás haciendo nada? ¡Descansar!

A mí esto me pasaba, jamás me acostaba después de una guardia de 24 horas porque pensaba “es que no vivo” y me ponía a hacer recados, a hacer las cosas de la casa,… y ahora he aprendido que es tan importante o más descansar que trabajar.

  • Tomaste consciencia y conseguiste romper con la inercia.

También me ha costado aceptarlo porque yo soy una persona tremendamente cuidadora, y de tanto cuidar me descuidé yo y esta ha sido mi situación de crisis.

Una etapa muy, muy dura, y si a eso le sumas que uno tiene su familia, un trabajo súper estresante, que todo el mundo demanda atención, y que no descansas porque vas corriendo de un lado a otro para intentar atender a todo el mundo, y llegó un día en que dije: “necesito ayuda, no puedo más, me estoy volviendo tarumba”. Le decía a mi mujer: “yo ya no sé hacer nada, ya no quiero hacer nada, me voy a ir a vivir al campo, a comprarme unas vacas y que nadie me moleste. Quiero estar tranquilo”.

  • ¿Qué te ayudó a reencontrarte contigo mismo?
De tot sels Colors-Inverewe Garden

Varias cosas. Pararme a mirar los árboles y ver como se movían. Hay un libro que me ha cambiado la vida, “El poder del ahora” y “Practicando el poder del ahora” de Eckhart Tolle. Y Tolle dice:

“Cuando no sepas que hacer y estés desesperado mira la naturaleza”. Y mí me ha ayudado; y no es una pastilla ni un antidepresivo.

Y supe buscar ayuda profesional, que eso también es una cosa muy revolucionaria. Un médico siempre está bien y nunca necesita ayuda. Yo cada vez estoy leyendo más artículos de otros profesionales exitosos de la Medicina que hacen públicas sus depresiones; de hecho la historia de Eckhart Tolle fue precisamente esa, era un tío hiperactivo que tuvo una depresión mayor y supo escuchar y está ayudando a la gente con su experiencia. Deja de cargar con tu pasado, deja de estar agobiado porque el 80% de las cosas que pasarán en el futuro nunca pasan. Siempre estamos con el “y si…y si… “y luego nunca pasa nada. No tengas miedo.

  • ¿Qué aprendiste siendo paciente?

Ser paciente me ayudó mucho, soy mucho mejor médico desde que he sentido la crisis absoluta porque ahora me paro a escucharme yo y eso también me permite pararme a escuchar a la gente y recuperar el amor por la medicina.

A mucha gente que trabaja conmigo, y a los residentes cuando los tenía en Mallorca les decía “Para y piensa. Para y piensa que son 3 minutos” y escucha. Sobre todo en una situación de estrés, concéntrate. Y ahí sale la resiliencia. Luego ya te temblaran las piernas, pero ahora tú, piensa.

  • Fruto de ese viaje interior y del deseo de cambiar un sistema que está obsoleto nace Proyecto HU-CI. Resiliencia pura.

Nuestro proyecto empieza en Torrejón, en nuestro hospital, porque pensamos “esto hay que mejorarlo” ¿Qué hay que hacer? Escuchar, lo primero es escuchar que es lo que quiere la gente.

Hay una anécdota muy graciosa: proponíamos a la gente cuánto tiempo quería que entrara su familia y todo el mundo decía que lo más posible, pero había un señor que tenía 7 hermanos que decía: “No mira, yo de momento estoy tranquilo, estoy en la uci, así que ni de coña quiero que entre mi familia en la UCI”. Claro, había que entenderle también ¿no?. Este ejemplo te lo pongo para resaltar el hecho de que hay que escuchar a la gente, tampoco se puede imponer nada.

Empezamos a hacer unas encuestas de satisfacción de familias y de pacientes, que todavía tengo que analizar, son 250 de familias y 250 de pacientes. Ahora estamos diseñando la rama de los profesionales para analizar la satisfacción: como si estás estresado influye en la seguridad del paciente y el burnout. Pero la encuesta más famosa de burnout es la de Maslach que es del año 76. Así que igual ahora hay que crear una porque… todo el mundo publica sus datos con esa encuesta, pero es que ya hay otros factores estresantes. Entonces, estamos en ello.

Fotografía cedida por Gabi Heras para Detotselscolors
RCP Torrejón – Fotografía cedida por Gabi Heras para De tot sels Colors

 

  • El blog es una plataforma científica y un espacio de encuentro para pacientes, familiares y profesionales.

Yo lo que me he dado cuenta es que tú puedes salir en la tele o en radio, puedes contar tu proyecto y tus amigos te seguirán. Pero si tú argumentas cada dato que das con un artículo científico, la gente te mira con respeto. Y yo creo que uno de los grandes éxitos del blog, y eso se lo tengo que agradecer al Dr. Vicente Gómez Tello, que me dijo: “pide el aval científico de la sociedad y vamos a ver”.

  • Y Proyecto HU-CI está avalado por la SEMICYUC (Los profesionales del enfermo crítico) y la SEEIUC (Sociedad española de enfermería intensiva y unidades coronarias).

Sí, y es muy revolucionario porque nadie previamente había avalado científicamente un blog. Y es justo también reconocer la valentía de estas dos Sociedades Científicas, que han sido pioneras y ya han sido premiadas por ello.

  • ¿Cómo reaccionaron tus compañeros a tu iniciativa?

Muchos intensivistas y gente además con criterio y conocida del mundo de intensivos me dicen:

”Es que a mí el término humanizar no me gusta. ¿Qué pasa, que antes no humanizábamos?” Y otros decían “Pero ¿qué vas a poner ahí?. Cuidado que estás representando a una sociedad científica.”

Y yo digo… hay que estudiar, hay que leerse la literatura. Claro que humanizábamos, nuestras profesiones son el paradigma de lo que es el cuidado al ser humano, pero igual que se investiga si hay que transfundir al paciente con 7 gr/dl de hemoglobina, o se investiga sobre el uso de los antibióticos, o si la presión del respirador tiene que estar en 30 cm de agua para evitar el distres pulmonar. Pues vamos a estudiar si podemos tratar mejor a los pacientes, igual podemos ver si está bien que estén sin ser informados, o lejos de su familia, o si eso interfiere en nuestro día a día o como lo vamos a manejar, porque no tenemos habilidades para manejar el trato con las familias.

Me preguntan también “¿Cómo vas a cambiar la realidad con esto?

Pues publicando, haciendo investigación, para que quede constancia, para que quede por escrito como pensamos que hay que hacer las cosas y luego lo difundimos.

Presenté el proyecto a los premios de investigación de la Sociedad Europea de Cuidados Intensivos (ESICM) y el objetivo que yo proponía era hacer una guía de práctica clínica del trato humanizado. Ni pasamos el primer corte, quizás era demasiado pronto, acabábamos de empezar. Pero eso no ha hecho que tiremos la toalla, todo lo contrario.

Lo seguiré defendiendo en todos los ámbitos, lo que pasa es que en estas cosas es muy difícil encontrar evidencia. Tú dices por ejemplo: evidencia 1 A, tienes que hablar con la familia e informar en un despacho, y alguien te puede decir es que en mi uci si siquiera hay despachos para informar.

Entonces, lo hemos retomado para hacer una serie de recomendaciones de expertos. Por ahí vamos a atomizar el proyecto en vez de hacer una guía de práctica clínica. Hemos detectado a través de la interacción con la gente 9 acciones de cambio, vamos a ir una por, a una. Revisaremos la literatura existente y trabajaremos una por una cada una de estas iniciativas y haremos publicaciones. Como en el proyecto hay mucha gente y cada vez más, cada uno podrá investigar en lo que quiera. Si yo tuviera que “apostar mi dinero al póker” apostaría como primera medida en modificar la comunicación. Hay muchas denuncias porque nos faltan habilidades formativas en comunicación.

  • ¿Cuáles son las acciones de cambio que propones?
  1. Comunicación: información a pacientes/familias y entre los profesionales.
  2. Burn- out de los profesionales.
  3. Horarios de visita-UCI de Puertas abiertas-flexibilización horarios-presencia, satisfacción y participación y familiar en los cuidados.
  4. Narrativa en UCI (pacientes y familiares): recuperar la historia clínica.
  5. Medicina Integrativa: incluir musicoterapia, actividades, fisioterapia, etc.
  6. Mejoras arquitectónicas en UCI.
  7. Secuelas postUCI: psicológicas, depresión, manejo del dolor.
  8. Habilidades formativas: resiliencia, trabajo en equipo, relación de ayuda (counselling), empatía, escucha.
  9. Manejo de situaciones terminales: “Código muerte”, limitación soporte vital, cuidados paliativos.
  •  En un entorno tan hermético y tecnificado como es una UCI tus propuestas son realmente ¡La revolución! Algunas de ellas abren la puerta a otra forma de entender la salud, la enfermedad y el proceso de sanar.

 Hay que generar alternativas, porque lo que tenemos no es suficiente. El desarrollo tecnológico en las UCIs ha sido brutal, y hemos conseguido disminuir la mortalidad a cifras record gracias a este progreso, y esto es maravilloso. Ahora bien, creo que es el momento de que las personas recuperen el lugar natural que les corresponde. Soy amante de la tecnología, pero esta debe estar siempre al servicio de la gente.

Y luego hay otro tema: en mi humilde opinión, no todo se explica por el Método Científico. Hay una parte que reside en el subconsciente, en lo emocional, en lo espiritual, que a los médicos parece no habernos importado demasiado, quizás porque no se ajusta a lo que viene en los libros.

¿Por qué unos pacientes van mejor que otros con las supuestas mismas patologías? Pues porque ni son las mismas patologías, ni son las mismas personas. La expresión de la enfermedad en un ser humano es absolutamente entrópica: creemos saber por estadística, y porque estudiamos, qué le ocurrirá al paciente, pero desde luego desconocemos mucho porque siempre intentamos buscar una explicación reproducible. Ahí está la vuelta de tuerca que yo propongo: abramos los sentidos, escuchemos, miremos a las personas desde otros ángulos, con más corazón; entendamos la perfecta comunión del cuerpo y del alma en cada uno de nosotros y busquemos el porqué de las enfermedades atendiendo a la biografía de las personas.

  • Crear realidad y generar evidencia para afianzar el cambio.

Yo sé que si hacemos ciencia, que es de lo que se trata, ganamos años. Porque, como te decía antes, igual que nadie discute que en el síndrome de distres respiratorio hay que ventilar con tal presión en el respirador, si hacemos un documento sobre cómo hay que tratar a la gente, los profesionales ya no podrá mirar a otro lado. Y si tú lo publicas en una revista de impacto…ya es la leche.

Pues bueno, lo publicamos en una revista de impacto y luego lo publicamos en el blog y lo hacemos universal porque la potencia que tiene el blog es que llega a todo el mundo, que no hace falta ser médico, no hace falta ser enfermero, no hace falta ser sanitario. Es un punto de encuentro donde todo el mundo si quiere decir algo, lo dice. Y una de las cosas que me gusta cuando alguien me dice algo del blog es “no tengo ni idea de medicina y se entiende todo”. Claro, si es que no hay que ser médico.

En cambio mucha gente dice: “Es que eso de los blogs es para la gente que tiene mucho tiempo libre”, y lo dicen porque no alcanzan a comprender la potencia que tiene ahora mismo esto en comunicación. Ahora mismo el blog de Proyecto HU-CI es líder de opinión en Medicina Intensiva no solo a nivel nacional, también internacional. Y es líder de opinión porque usamos ciencia.

Fotografía cedida por Gabi Heras para Detotselscolors
Fotografía cedida por Gabi Heras para De tots els Colors

Todos los días cuando publico un post siempre intento comentar un artículo científico. No mira, es que “esto”, lo han dicho “estos” y encima les cito, y publicito su hospital. Entonces ese ego que hay en la Medicina está satisfecho en el blog porque la gente se siente reconocida. Y siente que su trabajo sirve.

Mucha gente me pregunta cómo me da tiempo de publicar un post todos los días. Pues con mucho esfuerzo y trabajo. Y si pudiera publicar dos lo haría, ¡con toda la conciencia que hay que generar!

  • Presencia y constancia. Cada día publicas en el blog y cada día es interesante.

Carlos Bezos es otro bloguero que trabaja en tecnología de la reproducción humana, tiene un blog precioso que habla de cuidados sanitarios e innovación y me dice: “si es que todo lo que escribes es bueno”. Es muy amable por su parte. Lo que hago es difundir cosas que creo que serán buenas, y lo que hago es tocar teclas.

Me decía otro día Enfermera en Apuros, otra bloguera muy famosa cuyo proyecto nació a la par que Proyecto HU-CI y colabora con sus dibujos con nosotros: “¿Y no crees que es mejor hacer menos y de más calidad?”

Yo creo que no, porque cuando escribo no sé qué tecla le va a resonar a la gente. Entonces igual a ti un post no te gusta, que me parece bien porque el tema no te interese, y ni lo lees. Pero igual el del día siguiente sí que te gusta.

Es muy sorprendente porque a veces que escribo un post que digo, esto es lo mejor que he escrito y no lo lee ni Dios. Y hay otros que dices, porque cada día me mandan más colaboraciones, y yo digo bueno esto a mí no me llama, y triunfan.

  •  ¿Cómo formaste el equipo?

Hice el equipo leyendo la literatura. Así de sencillo, al final no hay tanta gente que se preocupe en los cuidados intensivos de estas cosas, y la inmensa mayoría de gente que se preocupa de estas cosas son enfermeros.

El primer contacto que hice fue con Concha Zaforteza y con todo mi morro la llamé por teléfono a la Universidad de las Illes Balears y le dije: “Concha, me gusta tu trabajo y estoy haciendo esto ¿Te subes al carro?” Y bueno Concha flipaba, me decía: “ostras yo que estoy en la universidad, que un clínico, médico venga a invitarme a un proyecto me parece…, pues eso: ¡la revolución!”.

Fotografía cedida por Gabi Heras para Detotselscolors
Equipo HU-CI – Fotografía cedida por Gabi Heras para De tots els Colors

Y luego fue Lola Escudero de la UCI del Hospital Universitario Central de Asturias, una jefa de servicio que había publicado un artículo que se llama “Por una uci de puertas abiertas”. De José Manuel Velasco de Málaga me enamoré en una charla suya sobre la apertura de las UCIs, a Mª Sol Holanda del Hospital de Valdecilla porque había hecho justo el mismo trabajo que nosotros sobre las encuestas de satisfacción, sin que ninguno lo supiéramos.

Y claro, si te paras a leer la literatura no somos tantos. Entonces a todo el mundo le digo: “te quiero en mi equipo”, entre otras cosas porque yo no soy investigador. A mí me gusta, pero yo nunca he hecho investigación. Y en este equipo cada uno va a tener unas habilidades, unos “súper poderes”. Somos un “Súper Equipo”, y lo que tenemos que hacer es poner al servicio del equipo las habilidades que tenga cada uno.

Entonces, en el equipo hay gente muy potente en metodología de la investigación, pues eso lo hacen ellos. Hay gente que es experta en comunicación, se encargan de eso. Hay un enfermero que es informático, pues da soporte informático. Y yo… yo no sé que soy. Quizás el que prende la llama, sin más.

  • Yo diría que estás incendiando la red…

El proyecto es una mezcla loca de gente muy brillante y con mucha ilusión. Hay tres jefes de servicios de Medicina Intensiva de España, se ha ido uniendo gente, 3 coordinadores de grupos de trabajo de la SEMICYUC. Hay una enfermera de Chile, Verónica Rojas, un médico intensivista de Uruguay, el brillante Nicolás Nin y está Kathy Torpie,

Diario Médico- Fotografía cedida por Gabi Heras para De tots els Colors.

que es una psicóloga de Nueva Zelanda, expaciente de UCI y cuyo video ha dado la vuelta al mundo y ha penetrado en España y Latinoamérica gracias a Proyecto HU-CI. Si conseguimos hacer rodar esto… Fíjate que en 8 meses nos han dado el premio a la mejor idea 2014 de Diario Médico y ¡justo ahora acabamos de publicar el primer artículo! : “HU-CI se escribe con H de HUMANO“.

El proyecto de lo que trata es de tender puentes, y mi ilusión sería que fuéramos todos a una a nivel mundial. Abrí mi cuenta de Linkedin con el blog, aunque es una red social que no me gusta mucho. No la abrí como médico intensivista si no como bloguero y tengo que decir que ha sido una de las redes que más ha ayudado al blog.

Yo veía que desde la mitad del mapa hacia Sudamérica entraba mucha gente, pero de España para el otro lado nadie. Y ahora veo las estadísticas del blog y me quedo alucinado. Entran al blog desde Estados Unidos (el segundo país que más entra) China, Canadá, Australia, Países Bajos, Rusia, Ucrania, Arabia, Canadá… El único continente que no entra es África. Es muy difícil acceder a África. Yo estuve en Ghana cooperando un mes, y el cambio cultural es impresionante, la gente no tiene la herramienta integrada todavía igual que el resto de los países.

  • ¿Y Sudamérica?

Sudamérica adora el blog: Argentina, México, Colombia, Bolivia, Chile, Uruguay.

Y luego cada vez hay más profesionales que me mandan cosas para publicar, incluso ha habido países que me han dicho que querían hacer un Proyecto HU-CI Uruguay, un Proyecto HU-CI Argentina y he dicho que no. Hacemos lo que queramos pero todos juntos. Si ahora hacemos un estudio multicéntrico que estamos preparando para el burnout, lo lanzamos desde aquí y todos juntos a una porque lo que nos da potencia es estar todos juntos. Estamos en un tiempo de atomización autonómica y justo el Proyecto HU-CI es todo lo contrario.

Todos estamos hechos de la misma materia. Hablo con bastante frecuencia por Skype con Kathy Torpie de Nueva Zelanda y sentimos las cosas como si estuviera hablando contigo ahora mismo y está en la otra parte del planeta. Vamos a darle valor a eso. Da igual que uno esté en Chile o que Nicolás NIn que está en el proyecto esté en Uruguay y me dice “hay que empezar aquí ya porque si en España estamos mal pues no veas allí como están”.

Mucha gente tiene prisa pero tranquilos, que esto es un proyecto de vida, esto no es una maratón. Aquí lo que hay que saber es que estamos ahí y seguir estando.

  • Visitas diarias, comentarios, participación, ahí está el pulso del blog.

Yo creo que la gente está un poco abrumada, en el blog hay unos 550 comentarios. Al principio la gente comentaba mucho, de hecho hubo un pico de subida al principio había unas 15.000 visitas y ahora unas 7 u 8 mil visitas. En el último mes volvemos a las 13.000, espero que siga así.

En cambio el blog inglés va como un tiro, ahora tiene 40.000 visitas y al principio no entraba ni Dios. Para mí tiene mucho más mérito haber penetrado en el mundo anglosajón. En España casi que se da por hecho que la gente aunque sea por curiosidad pica y ahora pues cada vez hay más comentarios de gente de Estados Unidos.

  • ¿Cómo va a evolucionar proyecto HU-CI?
    De tots els Colors-Ardmair

    A mí me gusta imaginar el Proyecto como la Fundación HU-CI de los pacientes, familiares y profesionales para la investigación y humanización de los cuidados intensivos .

  • Proyecto HU-CI es la primera piedra de esa Fundación, estoy convencida de ello. Las Sociedades Científicas te apoyan. Ojalá llegue también una inyección económica que ayude a convertirlo en realidad.

Obviamente para eso necesitamos financiación, y estamos dándole vueltas al tema. Creo sinceramente que esta idea es un fenómeno social, desde que empezó. Poco a poco cada vez hay más gente convencida de esto. Probablemente es hora de contactar con grandes empresas para que a través de sus departamentos de Marketing o de Responsabilidad Social Corporativa, consigamos fondos para desarrollar al máximo Proyecto HU-CI.

Pero también creo que a través del crowdfunding o del teaming, o sea, de la gente que sigue el blog, los profesionales del paciente crítico, las familias y los pacientes, podemos ir sumando granos de arena. Al final lograremos ser un oasis en el desierto, y seguiremos creciendo. El éxito del proyecto depende de todos, y para que sea sostenible cada uno ha de aportar lo que pueda, de forma libre y sincera.

  •  ¿Te gustaría añadir algo más?

Pues si, me gustaría invitar a todos a asistir a las Próximas Jornadas de Humanización que tendrán lugar en Mayo de 2015 en el Hospital Universitario de Torrejón y que organizaremos de forma conjunta con el Centro de Humanización de la Salud, toda una referencia y un equipo humano al que admiramos profundamente.

Y que nos animemos entre todos a seguir. Hay que buscar soluciones imaginativas y alternativas a lo que tenemos. Hay mucho que hacer, y al final somos lo que hacemos para cambiar lo que somos, como diría Eduardo Galeano.

Y darte las gracias especialmente a ti, Elena Lorente por querer conocer Proyecto HU-CI y darnos a conocer de una manera tan profunda. Haciendo un juego de palabras, en este proyecto cabe gente “De tots els colors”.

 

Gabi Heras-De tots els Colors-Leckmelm Gardens

 

<DE TOTS ELS COLORS>:

DetotselscolorsEstimados lectores:

Entrevistar a Gabi Heras ha sido un lujo. Es cercano, directo, derrocha energía, confianza e ilusión.

Uno de los secretos del éxito de su proyecto es que Gabi Heras no trata de convencer a nadie; sencillamente está tan feliz y tan convencido de lo que hace que contagia a todo el mundo con esa alegría y humildad que nace del alma de los que son grandes y están llamados a transformar la forma de entender y estar en el mundo.

Es un visionario que tiene las ideas claras y los pies en el suelo porque  ha vivido el sufrimiento en primera persona como paciente, como familiar y en su día a día como médico. Es consciente además de que su proyecto es más grande que él mismo, que le trasciende. Me dice que lo que no se da, se pierde. Que hay que dar el 100% porque es ahí donde esta el alma y para transformar, primero hay que tocar el alma de cada persona.

Y ése es otro de los secretos de su éxito. Gabi Heras es un líder nato, de los de última generación. Ejerce su liderazgo emocional de forma natural, porque lidera con el corazón. Cree en las personas, confía y tiende la mano para que el que quiera, se suba al carro por el cambio. La apuesta es siempre sumar; humanizar los cuidados es cosa de todos.

Y si a su visión, le sumas valores, trabajo y constancia, el resultado es: ¡LA REVOLUCION!. Y eso… no es ningún secreto.

Muchas gracias Gabi Heras por tu confianza y amistad. Gracias por prender la llama, por invitarnos a despertar.

Elena Lorente Guerrero

De tots els Colors vuelve con fuerza.

DetotselscolorsQueridos Lectores:

De tots els Colors vuelve con fuerza:

Estrenamos BRINGING COLOR TO NURSING,  la versión del blog en inglés para llegar más lejos.

 Y abrimos esta nueva etapa del blog con un invitado que no os va a dejar indiferentes, una de las personas que mejor encarna el alma de Detotselscolors,  Gabi Heras, creador y blogger de Proyecto HU-CI: Humanizando los Cuidados Intensivos. En breve disfrutaremos de su entrevista.

Hasta entonces, un abrazo y Feliz 2015 a todos,

Elena Lorente Guerrero